TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Déficit público y déficit mental

Por: | 28 de febrero de 2013

Images

Algún día alguien debería recoger todas las tonterías, bueno, todas las que pueda, naturalmente, que dicen nuestros próceres políticos. Sería una excelente prueba del nivel intelectual de los mismos. El problema es por dónde empezar porque hay de todo y para todos. Y siempre con constancia de lo dicho en los informativos. Así, por ejemplo, todos pudimos ver a nuestro registrador de la propiedad favorito y presidente del Gobierno anunciar en el Congreso que se había conseguido situar el déficit público en el 6,7%, lo que supuso inmediatamente el aplauso general de su grupo parlamentario, un aplauso similar al que se produjo cuando el ínclito Aznar anunció que España se integraba en las fuerzas del Bien para combatir al Mal en Irak. Sabemos -todos menos Rajoy, al parecer, porque no lo comentó- que si a ese déficit se le añaden las ayudas a la banca, el desfase aumentaría hasta el 10%. Dicho de otra manera: todo lo que la ciudadanía ha aportado para rescatar la desastrosa gestión de los banqueros (Cajas de Ahorro incluidas) ha supuesto el 3,3%, del déficit público, el 50% de ese tan cacareado 6,7%. Y lo aplauden.
Y la joya de la corona de ese desastre es, por supuesto, Bankia, esa entidad gobernada durante años por esos dos línces de las finanzas, Miguel Blesa y Rodrigo Rato, tan amigos y protegidos por ese estadista de talla mundial que se llama José María Aznar y que, visto lo visto, lo mejor que ha hecho en su vida es tener una sobrina que se ha despelotado en Interviú y está dispuesta a llevárselo más o menos crudo en Sálvame. El resto, desde meternos en guerras ilegales a montar un sarao hortera y pretencioso en El Escorial para casar a su hija, ha sido, básicamente, un disparate. Y todo eso sin citar que fue con su Gobierno cuando se sentaron las bases de la maldita burbuja inmobiliaria.
Dicen los expertos que la crisis de Bankia va camino de batir todos los récords, y todos ellos negativos. En pérdidas, y según los resultados que han presentado hoy: 20.000 millones de euros. En ayudas de los contribuyentes: 23.500 millones. Y en la valoración de sus acciones, se calcula que el precio final será de 1 céntimo de euro. Los que compraron sus acciones cuando salió a Bolsa, han perdido el 99,7% de su inversión. (Ahora es cuando la bancada popular debertía de irrumpir nuevamente con una calurosa ovación a sus dirigentes).
Juan Antonio Chicharro, general de división y exjefe de Infantería de Marina, tuvo a bien sugerir en un acto público que "la patria es anterior y más importante que la democracia", dando a entender que si llegara el caso de poner en riesgo su integridad, el Ejército debería intervenir. Esa frase repleta de demagogia y torpeza (¿quién mide la importancia o el valor de un concepto abstracto como es el de "patria"?). Si la patria es anterior a la democracia, los imperios, la cuevas y las cavernas son muy anteriores a la patria, y eso lo sabe el más simple. En todo caso, las declaraciones del general Chicharro son un buen test para medir el grado de implicación del ministro de Defensa con el orden establecido, es decir, con la democracia. Habrá que seguir atentamente lo que haga el señor Morenés con ese general tan amante de las cuantificaciones.
Y unos datos de audiencias de los informativos en el horario estelar: Informativos Telecinco 21h: 18.8% y 3.478.000 espectadores. Antena 3 Noticias 2: 12.5% y 2.266.000 espectadores y Telediario 2: 11.6% y 2.271.000 espectadores. Un nuevo triunfo de Somoano y sus adláteres en el día que se publica la intervención en el senado del presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, en el Senado, y en la que realizó una defensa de la independencia de los informativos de la corporación y aseguró que durante su mandato no se ha producido ningún ataque a la libertad de información ni se ha echado a nadie por razones políticas, en contra de las quejas formuladas por la oposición, los consejos de informativos de RTVE y el Consejo de Europa.

Una dama en apuros

Por: | 27 de febrero de 2013

índice

Hay noticias que ilustran mas y mejor a quienes las comunican que el propio hecho informativo. El programa de ayer de Te vas a enterar (Cuatro: 4.6% de audiencia y 531.000 espectadores) fue un ejemplo de los defectos asumidos de su cadena-madre, Telecinco, en el tratamiento de una información: estuvieron todo el programa vendiendo una exclusiva (unas declaraciones de Corinna zu Sayn-Wittgenstein) que, a la postre, no fueron sino unas educadas declaraciones de la susodicha declinando hablar para la cadena. Es el estilo Sálvame: venden durante todo el programa una gran exclusiva que, mayoritariamente, es una memez. El programa vespertino de Cuatro entra, pues, en esa fatigosa espiral de vender humo con grandes pretensiones de tener un scoop.

La citada Corinna, por cierto, vuelve a acaparar la actualidad del corazón desde la portada del ¡Hola!, en un sorprendente giro de una publicación que hasta ahora se caracterizaba por sus mensajes políticamente correctísimos y mas si se referían a la familia real. Una entrevista pasto de los programas mañaneros e incluso de las tertulias políticas por ese afán corinniano de pretender pasar desapercibida aireando a todo trapo labores y favores en materias reservadas estatales. Tampoco el Rey ha estado a la altura de las circunstancias. Con una monarquía en sus horas más bajas y deplorables, no se le ocurre otra cosa que vetar a los medios no oficiales -es decir, invitar a la agencia EFE y TVE- al último y poco interesante acto de recibir al ministro portugués de Asuntos Exteriores. Una rabieta del monarca ante el interés suscitado en los medios por las declaraciones de la tan citada Corinna, y una inquietante demostración de la confusión entre lo público y lo privado de la Zarzuela. Es discutible que las amistades entrañables del monarca sean un asunto privado (al fin y al cabo es el Jefe del Estado), lo que es indiscutible es que si una de sus entrañables amistades declara públicamente que ha realizado servicios importantes y delicados para el Gobierno, sin especificar ni qué servicios, ni cuando ni por qué, el personaje y el tema es automáticamente de interés público. En fin, al parecer asistimos a un doble duelo: de un lado, el que mantiene el Rey con Corinna y los medios de comunicación. De otro, el de Bárcenas con el PP en general, y María Dolores de Cospedal, en particular.


Que el extesorero del PP mienta en sus variadas declaraciones ante los jueces es su derecho como imputado. Que lo haga la secretaria general del partido en el poder y presidenta de una Comunidad, no es de recibo. Claro que la señora de Cospedal nos tiene ya muy acostumbrados a decisiones impresentables, desde los cierres de los servicios de urgencia sanitaria en los pueblos de Castilla-La Mancha, los brutales recortes en servicios sociales a los dependientes o los cierres de centro de acogida a las mujeres maltratadas a, ésta es la última, de momento, la consigna dada por escrito de su consejera de Vivienda por la que ordena a sus delegaciones territoriales que omitan la palabra "deshaucio" en la información que remitan a las familias que van a ser deshauciadas. El lenguaje es una construcción social e histórica que influye en nuestra percepción de la realidad: condiciona nuestro pensamiento y determina nuestra visión del mundo. Dicho de otra manera: lo que la señóra de Cospedal y su Gobierno autonómico pretenden es modificar la percepción de la realidad a través de la destrucción del lenguaje, de su uso bastardo. No le basta con hacer el ridículo en todos los informativos a cuenta de la simulación del finiquito aplazado de Luis Bárcenas, ahora quiere subvertir la construcción de la cultura y el pensamiento. Un lujo.

De empanadillas y atracos

Por: | 26 de febrero de 2013

índice

Realidad, ficción, ficción, realidad,... todo se entremezcla y confunde, y mas si quienes quieren deslindar la una de la otra, como María Dolores de Cospedal, elabora unas explicaciones que se asemejan mas a las empanadillas de Móstoles de Martes y Trece que al relato de unos hechos. Es sorprendente que con el ritmo zen que se han adjudicado los líderes del PP para presentar querellas o aclarar las muy confusas relaciones laborales con su extesorero, llegue el día de la rueda de prensa y salgan a la palestra con una empanada mental impresentable: "La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido en forma simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución". Sea usted licenciada en Derecho, apruebe las duras oposiciones a Abogado del Estado, gane las elecciones autonómicas de su comunidad y ejerza, también, de secretaria general del PP para decir esas absurdas e inextricables explicaciones sobre algo tan sencillo como mostrar el finiquito de Bárcenas.
Pero si esa era la realidad, veamos que nos trae hoy la ficción: dos películas estupendas, cada una en su estilo. De un lado (La 2, 22.00 horas) Atraco a las 3, una comedia espléndida dirigida por José María Forqué en 1962, y con un reparto extraordinario: López Vázquez, Cassen, Gracita Morales, Manuel Alexandre, Agustín González, etcétera, de lo mejor de un cine español tan denostado. Una comedia en la que un cajero de un banco convenze a sus compañeros de sucursal para desvalijarla, es decir, lo que Díaz Ferrán, Ángel de Cabo, Enrique Crespo (Emarsa) y tantos otros han hecho durante años desde la prepotencia y la intuición de la impunidad. La diferencia con estos últimos es que el talento de Masó y Coello, sus guionistas, permitió traslucir las miserias e injusticias sociales de quienes sólo encontraban en el robo la forma de superarlas, mientras que los ladrones de cuello blanco de hoy, incluido un duque, actúan desde posiciones sociales relevantes animados exclusivamente por la codicia.
La segunda película notable del día es Una historia del Bronx, primer largomatraje de Robert de Niro que emitirá La Sexta 3 también a las 22.00 horas. La fascinación que siente el pequeño Calogero por el gángster Sonny se entremezcla con las recomendaciones de un padre honrado que trata de alejarle del mitificado héroe del barrio. Estupenda narración basada en un monólogo teatral de Chazz Palminteri y en la que De Niro demuestra ser un buen alumno de su maestro Scorsese, del que, también, asimila y cuida la importancia de una excelente banda sonora.
Realidad, ficción y esa extraña conjunción que es Gran Hermano 14, un concurso en el que los protagonistas sobreactúan constantemente y convierten cualquier vaso de agua en la tormenta perfecta. De momento, la edición número 14 no parece arrancar con excesiva aceptación. Ayer tuvo un 16.5% de audiencia y 2.334.000 espectadores, su mínimo, datos por debajo de las expectativas. Es, pues, el momento propicio para que surja un escándalo, un idilio apasionado o una gran bronca por cualquier tontería. Reseñar que en la promoción del concurso se informó de que en esta ocasión la casa de Guadalix tenía libros, un dato insólito en las 13 ediciones anteriores, aunque lamentablemente todavía no se ha visto a ninguno de sus habitantes abrir alguno. Si, como decía Cioran, "el amor es la unión de dos babas", en la casa predominan los problemas babosos, o, como diría Cospedal, su simulación.

No dan la talla

Por: | 25 de febrero de 2013

índice

Uno de los baremos más eficaces para comprobar si nuestra clase política da la talla es analizar sus reacciones en los tiempos difíciles. Ahora sabemos, por ejemplo, que el portavoz de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria (ver foto), no la da. Decir el día de las masivas manifestaciones contra las políticas sociales y económicas del Gobierno que "es tiempo de trabajar por el empleo y los emprendedores, no de que los enemigos de la libertad y los antisistema amedrenten en las calles", propone, antes de anunciar que "necesitamos democracia, no que hoy, como hace 32 años, los enemigos de las libertades tomen el Congreso y las calles", no sólo es decir una estupidez: es un ejemplo de cinismo. El consejero de Presidencia y Justicia madrileño sabe perfectamente que la legitimidad del Gobierno se basa en dos pilares: su programa electoral y, consecuencia del mismo, el resultado de las urnas. Desligar el uno del otro es falsear las reglas del juego democrático, es decir, falsear la legitimidad.
Que el Gobierno no ha cumplido ni de lejos su programa electoral lo ha reconocido hasta el propio Mariano Rajoy: "No he cumplido mis promesas electorales, pero siento que he cumplido con mi deber". Miren ustedes, el programa electoral es público, su concepto del deber es privado y, con frecuencia, inconfesable, por lo que incumplir lo publicado en aras de cumplir con algo personal es, sencillamente, una estafa. Por favor, no cuenten más milongas e intenten dar la talla.
Salvados de ayer domingo, sí dio la talla. La primera parte, Soy inmigrante tuvo un 15.1% de audiencia y 3.279.000 espectadores. Tuvo también la virtud de enfrentarnos a todos frente al espejo, comprobar cómo hemos usado a la inmigración en tiempos de bonanza para los trabajos menos deseados para, en tiempos de crisis, recortarles los derechos más elementales, por ejemplo el de la asistencia sanitaria, la parcela en la que brilla como en sus fiestas de cumpleaños familiares la indescriptible Ana Mato. La segunda parte del programa, Desmontando Salvados, con un 13.2% de audiencia y 2.830.000 espectadores, tuvo como leit-motiv una amplia entrevista de David Trueba con Jordi Évole, en la que la crítica y autocrítica no fueron implacables, pero sí inteligentes. Salvados, sin ser, probablemente, consciente de ello, se ha convertido en el portavoz de las conciencias críticas ante las injusticias y los despropósitos de un sistema que, además, se han visto potenciadas por un Gobierno reaccionario e incompetente.
En el ámbito del espectáculo, la noticia de la madrugada y el día son, sin duda, los premios Oscar. Argo, como estaba previsto, se llevó el premio gordo, el de la mejor película. El afán mercantilista de los norteamericanos ya han cuantificado lo que supone dicho premio para la recaudación del filme: 14 millones de dólares que añadir a la taquilla. Ang Lee consiguió el de mejor dirección (11 millones de dólares como suplemento a la recaudación) por la película La vida de Pi. Dicho de otra manera: Spielberg y su Linconl, nominados para 12 categorías sólo obtuvo dos, mejor actor protagonista (Daniel Day -Lewis) y mejor dirección artística (Rick Carter), lo que a juicio del Hollywood cuantitativo no supone ingresos adicionales en taquilla, algo que, probablemente, tampoco necesite. Una anécdota de 1989. Spielberg rodó en el Cabo de Gata algunas secuencias de su muy popular Indiana Jones. La última cruzada. Para tal fin llevaron hasta la inhóspita playa un elefante. Tras varios días de rodaje, recogieron los bártulos y decidieron dejar abandonado en la playa al elefante. Era demasiado costoso devolverlo en barco a su destino, y allí se quedó varado el pobre animal que malvivió -no se cuanto tiempo- gracias a la generosidad de los almerienses que le llevaban comida. No tiene nada que ver con el talento cinematográfico de Spielberg pero sí con su concepto del negocio. Es decir, me alegro de que no se llevara ningunos de los premios gordos, no dio la talla.

Volando voy...

Por: | 22 de febrero de 2013

ImagesReconforta comprobar que pese a toda la torpeza, corruptelas y mentiras hay mucha más gente que sigue haciendo su trabajo (si lo tiene) lo mejor que sabe y puede. Y en el mundo del cine español uno de sus grandes talentos, Pedro Almodóvar, vuelve a demostrar su buenhacer en Los amantes pasajeros, film que se estrena el próximo 8 de marzo y en el que su autor se reencuentra de nuevo con sus orígenes: la comedia.

Naturalmente no a todo el mundo le gusta Almodóvar pero lo que resulta difícilmente discutible es su voluntad por crear un mundo propio, tan personal e intransferible como el de esos extraordinarios Berlanga y Azcona. En Los amantes pasajeros se enfrenta a un reto infrecuente: conseguir divertir con una historia que transcurre en su inmensa mayoría en un solo decorado, el interior de un avión. Para ello se basa en un reparto coral espléndido (con especial relevancia en Javier Cámara, Raúl Arévalo y Carlos Areces, los mejores aeromozos que imaginarse puedan, en Lola Dueñas, Cecilia Roth, Guillermo Toledo y Antonio de la Torre, entre otros muchos, y con unos cameos estupendos de Penélope Cruz y Antonio Banderas), en unos diálogos almodovarianos, es decir, rompiendo los tabúes de una moral trasnochada, en el traspaso de los géneros con una fluidez y conocimientos ejemplares y en la sabia utilización de la música original (Alberto Iglesias, una vez mas) y de las Pointer Sisters, iconos de la mejor música urbana de los 80.

Noventa minutos estupendos que, ademas, nos sitúan con un par de pinceladas en la España que vivimos, la de los pelotazos y estafas. Almodóvar se ha convertido hace tiempo en una de las bichas de la derecha más reaccionaria, la que tan ejemplarmente se representa, por ejemplo, en Cristóbal Montoro. De ahí el rechazo que les produce cualquier manifestación cultural de cierta altura y dignidad. Y si, además, consiguen que nos ríamos de ellos y de nosotros mismos, el rechazo se convierte en rabia. Siempre reconforta el saber de la posibilidad de que se les acentúe las úlceras de estómago.
Y de una España vital y divertida, a la cutre y lamentable de nuestros próceres. Un titular de hoy (elpais.com): "Las ayudas a la banca disparan el déficit español por encima del 10%". Felicidades Mariano. Otro titular: "Bruselas desmonta las previsiones económicas del Gobierno".

Después de que nuestro registrador de la propiedad favorito sacara pecho en el Congreso, la maléfica Comunidad Europea nos deja de piedra unas horas después. Felicidades De Guindos. Ahora bien, si ustedes quieren pasar de la comedia heterodoxa y deslenguada al hardcore, no se pierdan la crónica de Pablo Ordaz, corresponsal de El País en Roma, Escándalos económicos y sexuales enturbian la salida del Papa. Me imagino lo que habrían hecho Chandler o Hammett con esa información y sólo cabe lamentar la muerte de ambos.
Una última sugerencia: si hay un programa informativo que pueda aportar algo nuevo al muy destripado caso Urdangarín, ése es Equipo de investigación (La Sexta. 22.30 horas) presentado por Gloria Sierra. Un programa en el que la información es la estrella y no aparecen ninguno de las docenas de tertulianos que opinan día tras día desde la obviedad.

Lo que no se nombra no existe

Por: | 21 de febrero de 2013

1361432071_676818_1361448220_portada_normal

"Rajoy: los corruptos hace años que no tienen responsabilidad en el PP". El presidente tiene un problema. Mejor dicho: la ciudadanía tiene un problema. Bueno, en realidad todos tenemos un problema, o mas. Son frases rotundas que quedan en las hemerotecas y que resurgirán cuando los juicios por prevaricación, cohecho, falsificación, y tantas otras cosas lleguen a su fin. Recordar a estas altura nombres como los de Bárcenas, Sepúlveda, Carlos Fabra, los de los diez diputados del PP en la Comunidad valenciana, alcaldes, exalcaldes, concejales, consejeros, gürtellianos, etcétera, etcétera, sería hasta grosero por obvio.
En realidad, al presidente lo único que le interesa es ganar tiempo. Siempre lo ha hecho así. Antepone las hipotéticas rentabilidades electorales a cualquier otra consideración, incluída una gestión política más funcional y considerada con el ya casi inexistente Estado del bienestar. Está esperando a que escampe en el catastrófico campo de batalla para sacar la cabeza. Anuncia tímidos proyectos de mejoras que se redoblarán cuando se acerquen las elecciones generales y guardará en alguna sala de Génova los nuevos recortes. Es tan burda su táctica, tan elemental su concepto de la política, que cree que con no nombrar a Bárcenas o a Sepúlveda el problema desaparece. Para su desgracia tuvo a bien elogiar en un pasado cercano a los Camps, Matas, Rato, Fabra, incluso al tan citado Bárcenas. Unos pivotes de su partido que han ido pasando por distintos juzgados de guardia.
En fin, no todo es Rajoy. También hay Rodrigo Rato. La gran esperanza blanca de José María Aznar, primer candidato a sucederle, prófugo civil del Fondo Monetario Internacional, expresidente imputado de Bankia y uno de los cinco peores ejecutivos del mundo en 2012 según el semanario Bloomberg Business Week, sigue siendo una fuente -en realidad, un manantial- de noticias sorprendentes. Ahora sabemos por la declaración en la Audiencia nacional de su amigo y socio Jaime Castellanos, presidente de Lazard, que la entidad presidida por Rato llegó a aprobar, cuando ya estaba al borde del colapso, un presupuesto de asesoramiento corporativo encargado a su banco de inversión que ascendía a 10,6 millones de euros. Nuestro particular lince de las finanzas trabajó a las órdenes de Castellanos tras su fuga del FMI con un salario de un millón de euros anuales. Ningún problema: la amistad es la amistad. Cuando accedió a la presidencia de Bankia comenzó a contratar a su antigua empresa por diferentes motivos y minutas sorprendentemente elevadas. Se calcula que el monto total fue de 36 millones de euros. Lo molesto de éste tipo de personajes es que, ademas, se creen los más listos.
Ya en territorios menos hostiles, señalar que la segunda temporada de Luna, el misterio de Calenda consiguió ayer la mayor cuota de pantalla en su horario (13.4%) y 2.358.000 espectadores. Curiosamente, la serie, que en su primera temporada era un frenesí de asesinatos y hombres lobo, en esta su segunda parece apostar descaradamente por el estilo de los culebrones: mucho sentimiento a flor de piel, algún denostado padre de familia que resurge cuando nadie se lo esperaba, separaciones, reencuentros, algo de sexo...toda la parafernalia de los melodramas de andar por casa que, sin embargo, parecen gozar del favor popular.
Y ya para cerrar el círculo, señalar que hoy La Sexta 3 ha programado -en un mal horario, todo hay que decirlo: a las 14.00 horas- la primera película de Woody Allen, con un título que parece pintiparado para el inombrado Bárcenas: Toma el dinero y corre.

Con un par

Por: | 20 de febrero de 2013

índice

Que el señor Montoro sea un descerebrado debería de ser sólo un problema para su familia. Al haber sido designado ministro de Hacienda, el problema se amplía. Con todo, el mayor problema que tiene el señor Montoro y quienes le padecemos es que confunde estar en el Gobierno con ser el dueño de su gabinete. Está convencido que Hacienda es su cortijo particular, que puede amenazar, chantajear y amnistiar cuando le de la gana y a quien le salga de sus notables narices. La última bravuconada fue la de acusar a algunos de nuestros más famosos actores de no pagar impuestos en España. Hay que ser tonto, de verdad. Tan tonto que el mismo día que amenazaba en el Senado a no se sabe quién, se informaba que, por ejemplo, la inmobiliaria Reyal Urbis quebraba dejando, entre otros, una deuda con Hacienda de 400 millones de euros. Todos sabemos que si alguien delinque fiscalmente, se le reclama y persigue. Lo que no sabemos es quién y cuándo se ha perseguido a la inmobiliaria. Por cierto, el señor Montoro sigue cobrando 1.800 euros al mes en concepto de dietas por desplazamientos al ser diputado por Sevilla pese a que tiene tres pisos en Madrid y un cargo bien remunerado en el Gobierno.
Afortunadamente no todo es tan lamentable y chulesco. La Cadena Ser informaba ayer que : "La Agencia Tributaria comunicó el 13 de febrero de 2012 a la Dirección de Presupuestos y Contratación del Congreso de los Diputados una diligencia de embargo contra Arturo Grupo Cantoblanco S.L por un importe de 3,6 millones de euros como consecuencia de un expediente de apremio para el cobror de deudas pendientes de pago...Según el informe, el Congreso comunicó a la Agencia Tributaria que la empresa prestadora del servicio de cafetería y restauración del Congreso era Grupo Cantoblanco Alimentación S.L. Es decir, una empresa distinta aunque también propiedad de Arturo Fernández". Un lujo de vicepresidente de la CEOE. Tampoco sabemos cuantos han puesto la mano en el fuego por éste personaje.
En fin, que pese a que éste es un blog de televisión apenas se habla de televisión. En esto, lo reconozco, me parezco al programa electoral del PP, por mas que la actualidad se apiade en ocasiones del plumilla y le ofrezca noticias como la de que Julio Somoano ha recogido ayer un destacado premio para los Informativos de TVE, "pero con un matiz importante: el galardón no reconocía la labor del actual director de este área en la cadena pública, sino el trabajo de su antecesor, Fran Llorente". Vertele.com informa del hecho en base al texto de Europa Press, y señala que "el galardón del Ministerio de Cultura, dotado con 30.000 euros, reconocía la labor de los Informativos de TVE en el 2011, pero ha sido entregado ayer en un acto presidido por los Príncipes. El ministro Wert, presente en la ceremonia, ha dicho que este es un premio "a la independencia" de Televisión Española, sin citar el año al que corresponde el galardón". Visto lo visto, Montoro es Schopenhauer y Ana Mato, madam Curie.

El Valle de las Sombras.

Por: | 19 de febrero de 2013

1361273156171

ERE de Orizonia: de 3.000 a 3.500 empleados a la calle. ERE de Danone: 900 despedidos. ERE de Iberia: 3.807 empleados. Reyal Urbis presenta la segunda mayor suspensión de pagos de la historia. Fátima Báñez: "La reforma laboral está contribuyendo a mantener muchos puestos de trabajo". De Guindos insiste en los "brotes verdes" a pesar de los malos pronósticos de Bruselas y Merkel. No se diga mas.
Bueno sí, digamos algo mas. Por ejemplo que en el colmo de la imaginación, Javier Arenas, el simpático dirigente del PP, tuvo a bien ilustrarnos sobre el escándalo de las cuentas de Bárcenas con el siguiente análisis: "Tenemos que saber que ha habido una batalla que en el fondo lo que quiere es la sustitución del actual presidente del Gobierno", destacó antes de remontarse hasta el 11-M para afirmar que el "lenguaje" utilizado le recuerda al de los días posteriores a los atentados. Extraordinario. Los tejemanejes de un gerente y tesorero del PP imputado en una trama de corrupción, con varios millones de euros en Suiza, con una contabilidad muy sospechosa y una chulería inaguantable es lo de menos. Primero le dienden, después no les consta nada, más tarde, le despiden pero no le despiden y ahora se trata de una conspiración como la del 11-M. Hay momentos en los que la hipocresía es sencillamente un atentado. Y un dato: el 76% de ua encuesta reciente no se cree las explicaciones del PP sobre la contabilidad de Bárcenas, entre ellos un 58% entre los votantes del PP. No se diga mas.
Rectifico, digamos mas: el conde de Fontao, asesor jurídico de la Casa Real niega haber asesorado a Iñaki Urdangarin. Pascual Vives, abogado del duque, pone en duda la credibilidad de los correos electrónicos de Diego Torres. Todo parece indicar que la Casa Real, y el Rey, estimularon y apoyaron las tropelías de ese adolescente mental con indudables síntomas de represión sexual que es el duque de Palma. Conclusión: cada vez son menos los que se creen los desmentidos y cada vez son mas los que muestran su distanciamiento de la Monarquía:  "El rechazo a la institución ha subido ocho puntos, hasta situarse en el 41% debido al desapego que muestran los jóvenes de entre 18 y 29 años hacia los Borbón. El 57,8% no apoya la Monarquía como forma de organización del Estado, frente a un magro 37,3% que sí lo hace. El año pasado, el 67% de esos jóvenes tenían una imagen buena del soberano".
Y en éste maremagnum se aprecia el surgimiento de un nuevo concepto periodístico en el que el sarcasmo y el humor ocupan cada vez mayor influencia en los tradicionales concepto de información y formación. Programas como El Intermedio, Salvados y, desde ayer, Así nos va (La Sexta. 6,8% de audiencia y 993.000 espectadores), consiguen la risa o la sonrisa ante declaraciones como las Javier Arenas, Pascual Vives y tantos otros personajes, sin olvidarnos tampoco de próceres como Rita Barberá, González Pons y Camps que con su generosidad y esfuerzos han conseguido hundir en la miseria todo lo que tocan.
Una sugerencia final: si quieren desconectar de tanta estulticia pongan La 1 a las 22.40 horas. Tienen garantizadas dos horas de entretenimiento y buen hacer con la excelente El Dorado, un western de Howard Hawks con dos actores inolvidables, John Wayne y Robert Mitchun, y una historia de lealtad tan extraordinaria como infrecuente en los tiempos que nos ha tocado vivir. Ellos encontraron la mítica ciudad mientras los demas seguimos vagando por el valle de las sombras.

Dos o tres cosas que sé de ella

Por: | 18 de febrero de 2013

Images

La gala de los Goya de ayer noche (La 1. 22.2% de audiencia y 3.917.000 espectadores) dejó constancia de la variedad de estilos y temas de los realizadores españoles, de su profesionalismo, de su irrenunciable deseo de criticar lo establecido y de la ingente cantidad de padres, madres, mujeres, maridos, hijos, y  demas familia que tienen los galardonados. Fue una gala sobria, con buenos momentos cómicos (los de Muchachada Nui, estupendos. La irrupción de Resines y su doble, impecable), algún mensaje dramático (Candela Peña), el absurdo error del anuncio del premio a la mejor canción original y mucha solidaridad con, y sin, ironía. Una Eva Hache discreta, un presidente de la Academia en su papel y el reconocimiento multitudinario, merecido y muy cariñoso a Concha Velasco y José Sacristán.
En mayo de 1955, es decir, hace casi 58 años, se organizaron las llamadas "Conversaciones de Salamanca", un intento de analizar el estado del cine español en aquel tiempo por los distintos gremios que conformaban la industria. Juan Antonio Bardem resumió los analizado: "El cine español es: Políticamente ineficaz. Socialmente falso. Intelectualmente ínfimo. Estéticamente nulo. Industrialmente raquítico". Más de medio siglo después queda en pie, con seguridad, una de aquellas conclusiones: "Industrialmente raquítico". Las otras pueden ser discutibles pero lo cierto es que la clave está en esa industria endeble. Y su esmirriada situación no es fruto de la falta de talento, ni de la de buenos profesionales. Es una mezcla del desprecio que tuvo el franquismo hacia la cultura y su entreguismo absoluto a la, ésta sí, muy potente industria estadounidense, además de un distanciamiento absoluto por parte de los inversores financieros y el surgimiento de una serie de pícaros ignorantes que se autoproclamaban productores. En España hay tantos buenos cineastas como escritores, pintores o músicos. El problema es que para realizar una película se necesita talento y uno, dos, tres, cinco o 30 millones de euros, lo que no es necesario para el resto de las artes. De ahí que el raquitismo industrial condiciones una buena parte de los proyectos.
El Gobierno del PP, como sus ancestros políticos, ha manifestado, también, un absoluto desprecio por la cultura. Es mas: la ha perseguido inmesericordiamente. Ese 21% del IVA en cultura (el mayor de Europa) es la prueba. Persigue todo lo que no entiende o controla como buen Gobierno reaccionario que es. Y lo hace en compañía de unos medios de comunicación cavernícolas que defienden sus subvenciones desde el paraguas de una hipotética crítica objetiva. Lo que no estimula, por ejemplo, es la anunciada y nunca concretada Ley del Mecenazgo, ni persigue una de sus lacras: la piratería. Ayer, Enrique González Macho, presidente de la Academia, lo dejó muy claro: la piratería en el cine supuso 3.000 millones de euros en el último año. La Ley Sinde ha quedado en agua de borrajas y España está a punto de ingresar de nuevo en la lista negra de los países piratas. Lo sensato habría sido negociar con productores, distribuidores e internautas los precios de las descargas legales pero para ello se necesitaría querer resolver el problema, lo que no es el caso. Tampoco se negocian los inmensos errores de la codiciosa gestión bancaria: directamente se rellenan sus agujeros con el dinero de todos. Es su estilo. En fin: estas son las dos o tres cosas que sé de la industria cinematográfica.


¿Saben aquel que dice...?

Por: | 15 de febrero de 2013

índice

Lo cierto es que la pérdida de tres puntos en la audiencia de La noche de José Mota (14.3% y 2.877.000 espectadores) no debe extrañar a nadie: la actualidad político-financiera nacional es un competidor demasiado fuerte para el talento de un único cómico, por más que además de graciosa sea indignante. ¿Cómo superar la frase del socialista Manuel Bustos, alcalde de Sabadell, al dimitir por estar imputado en la llamada operación Mercurio?: "presento mi dimisión cuando ha quedado claro que no hemos cobrado ninguna comisión". ¿Quiere decir que si no hubiera quedado claro seguiría en el puesto?
Tampoco le queda atrás la ristra de razonamientos del presunto delincuente Díaz Ferrán en en las declaraciones ante el juez a las que ha accedido Cinco días, efectuadas el 5 de diciembre, dos días después de ser detenido y en las que el expresidente de la CEOE trata de justificar los bienes encontrados en su domicilio, atribuyendo el oro a un regalo de sus padre, el dinero a sus hermanos y el coche de lujo (un Rolls Royce) a Ángel Cabo. Eso no hay José Mota que lo resista. Como tampoco se puede aguantar ese asunto de espionajes varios en el restaurante La Camarga de Barcelona. Visto lo visto allí espiaba hasta el apuntador. Desde el dueño del local a, prácticamente, todos los partidos políticos. Nunca un centro floral de mesa ha cobijado tantos micrófonos. Si hay una secuencia que pueda igualar tal aglomeración de Cluseau privados no puede ser otra que la del camarote de los Hermanos Marx, unos referentes indispensables para comprender a nuestros preclaros dirigentes.
¿Hay una secuencia mejor, y mas válida, para distintas parejas políticas españolas que la que protagonizan Groucho y Chico a propósito de un contrato laboral en Una noche en la ópera? Imagínense a Rajoy y Bárcenas (siempre y cuando éste último no esté esquiando en Baqueira, Suiza o Canadá, naturalmente) en lugar de los hermanos negociando el contrato que unirá al extesorero con el partido:
"Si quiere se lo leo otra vez.
- Tan solo la primera parte.
- ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?
- No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.
- Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como ésta? La cortamos.
- Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?
- Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.
- Eso si que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?"

Y ya si hacemos alguna excursión por las hemerotecas y videotecas, el resultado puede llegar a superar a Chaplin, Keaton y Lloyd juntos. Por ejemplo cuando Enrique González Pons decía aquello de que el PP aspira a crear 3.500.000 puestos de trabajo en esta legislatura cuando lo cierto es que en el primer año pepero se han destruido 850.000. O cuando Esperanza Aguirre y su fiel consejera Lucía Figar, decían constantemente que no habría recortes en Educación. Con políticos así, el desaparecido Eugenio tendría un filón: "Saben el de aquel político que diu...".
Ni Mota, ni Martes y Trece, ni Móstoles ni empanadillas, con el PP basta y sobra.


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal