TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Del hartazgo

Por: | 30 de enero de 2015

Compro_coches_de_alta_gama_con_embargo_y_reserva_96838050375194464

Mañana es el día de la convocatoria de la manifestación en Madrid auspiciada por Podemos y ratificada por numerosas organizaciones cívicas. Se ha explicado a lo largo de estos días que se trata de una convocatoria que busca más demostrar el hartazgo ciudadano por la situación en la que se encuentra el país que el luchar y defender una reivindicación concreta. Si así fuera, y ante el probable éxito cuantitativo que, naturalmente, será rebajado en un 50 u 80% por la delegación del Gobierno y medios afines, el triunfo de la misma no debería ser rentabilizado por ninguna fuerza política determinada pues se debería más a los desastres de la política gubernamental y a los errores y torpezas de la clase dirigente que a los aciertos de las propuestas partidarias. Veamos algunas de las razones que justifican el hartazgo y que han mostrado a lo largo de la semana todos los informativos televisivos:
Por ejemplo, que 81 altos ejecutivos financieros tuvieran a bien comportarse como reyezuelos bananeros con las tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia a cinco meses vista de un rescate que ha costado al personal, como poco, 22.000 millones de euros, casi la misma cantidad que ahora exige inflexiblemente el ministro De Guindos a la Grecia de Alexis Tsipras. 81 miembros de ese Gotha de pícaros enmoquetados que siguen disfrutando de sus confortables coches de alta gama porque, al parecer, saquear una entidad financiera y hundir en la miseria a miles de preferentistas y pequeños accionistas no conlleva lo que los juristas llaman "alarma social".
Por ejemplo, ver y oir al exhonorable Jordi Pujol en el juzgado alegar una serie de disparatados argumentos para justificar la ocultación de una fortuna durante más de tres décadas en un alarde de incongruencias que le asemejaban más a un vulgar chorizo que a un padre de la patria catalana. Añádanle a ese lamentable espectáculo el no menos lamentable rebote del partido que fundó, CDC, al no poder evitar que su actual líder, el de momento muy honorable Artur Mas, fiel colaborador del exhonorable, tenga que poner a trabajar sus neuronas para dar una imagen coherente en la comisión parlamentaria que pretende investigar los variados casos de corrupción patria. Sabemos de antemano que todo lo que hizo fue impecablemente legal, que está limpio como una patena y que no tuvo nada que ver con nada salvo con una retrógrada e insolidaria política social, laboral, asistencial, cultural y económica, si bien es verdad que eso no lo investiga ninguna comisión. El punto de humor en éste lamentable episodio lo pondrá, muy probablemente, TV3.
También podremos comprobar, por ejemplo, como el, de momento, principal partido de la oposición está dispuesto a pactar con el Gobierno el que en el Código Penal se incluya la cadena perpetua para el castigo de los terroristas, y que lo haga sin mencionar expresamente la nueva pena en un sorprendente alarde de hipocresía: "La proposición de ley que socialistas y PP presentarán el lunes incluirá en el artículo 572 bis una referencia que dirá que los terroristas podrán ser condenados a la "pena máxima establecida" en los artículos 33 y 35 del Código Penal. Y en ambos la condena más elevada es la cadena perpetua". Una reforma del Código Penal de la que a juicio de 63 catedráticos de Derecho Penal "supone un despropósito de graves consecuencias" por lo que han firmado un manifiesto solicitando al próximo Gobierno que derogue de inmediato el texto. Los expertos manifiestan su indignación, sobre todo, con los cambios que alejan de los tribunales el juicio de las conductas ciudadanas de los tribunales para dejarlas al criterio la Administración de turno.
Y es que, al parecer, si hay que elegir entre los principios y los votos se eligen los votos, exactamente lo contrario que elegirán mañana quienes acudan a la manifestación.

De lodos y barros

Por: | 28 de enero de 2015

1369764459_765429_1369769464_noticia_normal

Hay noticias sorprendentes en sí mismas y otras que exigen una cierta contextualización. En los informativos de ayer, incluso en el aparato de propaganda electoral del Gobierno que es TVE, se dejó constancia de un dato preocupante: "El 33% de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años, es decir, uno de cada tres, considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias controlar los horarios de sus parejas, impedir que vean a sus familias o amistades, no permitirles que trabajen o estudien o decirles lo que pueden o no pueden hacer. Es la conclusión más llamativa de un estudio elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) por encargo del Ministerio de Sanidad para conocer cómo perciben la violencia de género los adolescentes y jóvenes".
El estudio es la cotinuación de otro realizado el año pasado entre personas de todas las edades. Pues bien, comparando los resultados de uno y otro se comprueba que los jóvenes son menos críticos que los mayores con este tipo de actitudes machistas dentro de las parejas: el 32% de las chicas las toleran frente al 29% de la población femenina general, mientras que el 34% de los chicos las consideran aceptables, cuatro puntos más que el conjunto de hombres de todas las edades, unas conclusiones que se producen en un tiempo y un país que, en los mismos días, ofrecía otro tipo de noticias.
El pasado lunes, la Junta de Andalucía convocaba elecciones anticipadas y disolvía el Parlamento. Naturalmente los diputados perdieron su condición de aforados en un momento en el que la juez Alaya ultimaba el largo expediente judicial de los ERE. Como, al parecer, en política todo vale si lo que está en juego son las poltronas, el PSOE decidió incluir en la comisión permanente del Parlamento a tres diputados y exconsejeros socialistas señalados por la juez con lo que mantienen el aforamiento hasta después de las elecciones del 22 de marzo. Todo perfectamente legal pero impresentable.
También en Andalucía se alcanzaba un acuerdo entre socialistas y populares para blindar la Cámara de Cuentas, el órgano fiscalizador de la comunidad, de tal manera que no podrá haber nuevas incorporaciones hasta noviembre de 2017. La ley dice que todos los grupos deben tener representación en la institución, así que si Podemos logra escaños en el Parlamento andaluz el próximo 22 de marzo, como vaticinan algunas encuestas, tendrá que aguardar a esa fecha para integrarse en la citada Cámara de Cuentas. Fiscalización sí, pero la nuestra, sin posibles advenedizos.
El compañero Luis de Guindos, por su parte, se ha mostrado inflexible con la posibilidad de que el nuevo Gobierno griego aspire a una quita de su abultada deuda y exige que se devuelvan a España los 26.000 millones de euros que se aportaron en los sucesivos rescates. Bien. Sorprende ese talante justiciero en quien forma parte de un Gobierno que tuvo a bien mantener el perdón a las eléctricas de más de 3.000 millones de euros cobrados por ellas indebidamente, o el mismo que decidió pagar en un mes 1.350 millones de euros de indemnización al consorcio que pretendía explotar la plataforma Castor, un tinglado por el que acaban de ser imputados 18 altos cargos de la etapa socialista por estar bajo sospecha la concesión de las correspondientes licencias. El mismo Gobierno que anda negociando quitas con las autopistas por unos contratos ridículos aunque, eso sí, muy perjudiciales para la ciudadanía y el que promulgó una amnistía fiscal que benefició a los delincuentes de cuello blanco.
DraghiSe olvida también el compañero De Guindos de su lamentable paso por Lehman Brothers, la banca de inversión que provocó la crisis mundial con las subprime. ¿Y qué decir de su colega Mario Draghi, el capo del Banco Central Europeo, que también exige que Grecia pague lo que debe? En el caso del italiano, el sarcasmo llega a su máximo nivel pues mientras Draghi era vicepresidente de Goldman Sachs International, uno de los máximos responsables de la compañía en Europa, la entidad financiera asesoró a Kostas Karamanlis sobre cómo ocultar la verdadera magnitud del déficit griego, ocultación del fraude que condujo a la crisis fianciera de Grecia de 2010-2011.
Añádanle a todo esto casos como el de los Romanones de Granada, de los que ayer se levantó el secreto del sumario por abusos sexuales de menores de ese selecto grupo de sacerdotes, o contemplen ese paseíllo de los Pujol entre abucheos e insultos de una población cada vez más indignada con los que hace tiempo decidieron que lo público es privado, y más concretamente suyo, y comprenderán que el que 32% de las chicas de entre 15 y 29 años toleren las actitudes machistas mientras que el 34% de los chicos las consideran aceptables, no es sino la consecuencia de un ambiente general en el que todo vale para enriquecerse mucho y rápido, o para preservar las poltronas políticas y sus correspondientes privilegios, o para desterrar de la memoria personal y colectiva las perversiones profesionales, o para estimular el consumo de basura televisiva mientras se suprime la asignatura de Educación para la Ciudadanía y se mantiene el 21% del IVA a la cultura. En resumen: ustedes tienen la palabra y lo que es más importante, el voto.

Sí pero no

Por: | 27 de enero de 2015

Telecinco

"Ni yo ni los dirigentes del partido que yo conozco tenían la más remota idea sobre la existencia de la caja b. A lo mejor era la caja de alguien, la del PP no", fue una de las respuestas en la amplia entrevista que ayer ofreció Telecinco con el presidente Rajoy en el horario estelar. Un Pedro Piqueras educado y amable y un político profesional que no se salió ni un milímetro del guión oficial del partido que preside por disparatado que pudiera parecer en ocasiones.
La peregrina teoría de que la contabilidad b no era del PP sino de Bárcenas, "o de alguien", llevaría a situaciones tan pintorescas como que Bárcenas "o alguien" pagara las reformas de la sede central de la calle Génova, adelantara la remodelación del piso de Pío García Escudero tras un atentado o regalara 200.000 euros al contable de Castilla-La Mancha poco antes de la campaña electoral de su actual presidenta autonómica. Es tan absurdo el mantener esa explicación que invalida cualquier otra aunque fuera cierta.
El presidente Rajoy reivindicó una vez más la gestión económica de su Gobierno. Lo curioso del caso es que lo hace, también una vez más, negando la realidad: "Los españoles supieron evitar el rescate. Hubiera supuesto bajar las pensiones como en Grecia un 10%. La gran decisión de estos tres años ha sido hacer todo lo posible para que España no fuera rescatada, y eso los españoles lo saben. Esa es la mejor decisión de política social, si no estaríamos como otros países europeos", afirmó rotundamente y en plena sintonía con su ministro Luis de Guindos que esa misma mañana había afirmado en el diario Expansión al ser preguntado sobre la situación griega en relación a España que :"No es comparable ni equiparable. Hay una diferencia fundamental y es que España evitó el rescate y ésta es la clave de la recuperación económica que estamos viviendo ahora". Bien.
Ni el presidente ni el ministro recuerdan al parecer los 100.000 millones de euros en inyecciones directas de capital -a las que hay que sumar el coste púbico de otros instrumentos como los esquemas de protección de activos (EPA) que comprometen también más de 100.000 millones más- o de los 39.078 millones de euros que Europa concedió para el rescate de las cajas, o los 2.192 millones para el banco malo Sareb, unas cifras que a unos nos resultan mareantes y a otros parece ser que les resultan perfectamente prescindibles en sus triunfalistas balances, pero "¡Moncloa, tenemos un problema!: El comisario europeo de Energía, el alemán Guenther Oettinger, metió a España en el cesto de los países rescatados al oponerse a una posible reestructuración de la deuda griega: "Si recortamos la deuda, daría una señal equivocada a Portugal o Irlanda, Chipre o España", algo que también hizo el alemán Martin Schulz, presidente de la Eurocámara y que recogió Al Rojo Vivo de ayer, lunes. La contabilidad b no era del PP y hemos evitado el rescate: dos de dos.
Detenidos-paralizacion-desahucio-anciana-alzheimer_EDIIMA20130405_0201_4La tercera, y última para no cansar, fue la respuesta que dio ante el cruel caso de una familia con tres hijos, uno de ellos de dos meses, deshauciada de su vivienda de protección oficial porque el Ayuntamiento de Madrid había decidido vender 5.000 pisos a un fondo-buite que, poco después, tuvo a bien triplicar los alquileres. Nuestro solidario presidente lo tenía claro: "Tal vez se puede hacer más. Pero eso [el caso en cuestión] no es la norma habitual. Una noticia es lo malo. Lo que no es noticia es que no haya un desahucio. Pero las entidades financieras están siendo mucho más flexibles. Muchas veces es gente que tiene un alquiler y también lo necesita. Los desahucios han bajado". A los fondos-buitre, como a Luis Bárcenas, ni se los nombra. Después llega la realidad: "Los deshaucios volvieron a aumentar en el primer semestre del año 2014 con un avance del 17%, lo que equivale a 1.218 viviendas, según la estadística que ha publicado este jueves el Banco de España". Está claro que el presidente del Gobierno y sus ministros necesitan no una sino diez o doce RTVE para tratar de que alguien les crea.

El palo y la zanahoria

Por: | 26 de enero de 2015

1422185310_966823_1422253752_noticia_fotograma

Fue una convención extraordinaria y no tanto porque se repitiera una vez más lo habitual de todas las convenciones de todos los partidos, una especie de gran ritual onanista, como por el hecho de que no se mencionara la sombra, probablemente la más alargada, que planeaba sobre el auditorio: la de Luis Bárcenas, un escrupuloso tesorero y presunto delincuente de guante blanco que se cansó de repetir aquello de que "¿cómo no iba a conocer Mariano Rajoy la caja B del partido si don Alvaro Lapuerta le llevaba todos los meses un sobre con dinero negro como consta en la contabilidad visada por el tesorero?".
Pues no, Mariano Rajoy no se dio por aludido y Rafael Hernando, el nuevo filón para los humoristas, recomendó al extesorero que se levara la boca con lejía antes de pronunciar el nombre del presidente. La pregunta es evidente: ¿en qué años 40 del pasado siglo vive el señor Hernando al hablar de lejía para lavar los pecados? ¿Qué enseñanzas paternas recibió el portavoz parlamentario del PP si su otra gran aportación al análisis político fue la de señalar que las asociaciones de víctimas del franquismo solían surgir a la vida pública en función de las subvenciones que recibían? No sería de extrañar que la principal fuente de información del distinguido político fuera la radio-galena.
En fin, el tinglado comenzó con un gran palo, el que aportó ese gran estadista que atiende al nombre de José María Aznar y que dio a entender que su partido ni sabe por dónde anda ni, al parecer, tiene claro si debe ganar las elecciones. De la corrupción dejó claro que él respondía de sus decisiones, de todas ellas, suponemos que incluídos los nombramientos de los correspondientes extesoreros imputados por diversos y presuntos delitos, de permitir y potenciar la llamada burbuja inmobiliaria con su modificación de la Ley del Suelo, de declarar públicamente que Rodrigo Rato fue el mejor ministro de Economía del mundo mundial o de haber maniobrado para colocar a Miguel Blesa al frente de Caja Madrid y a Juan Vilallonga al frente de Telefónica, por no citar éxitos internacionales como las armas de destrucción masiva de Irak o celestiales como la barra libre para las inmatriculaciones de la jerarquía eclesiástica. Y es que hay curriculums que no se pueden aguantar.
Y tras el palo, la zanahoria presidencial: "No hemos recortado en lo sustancial el Estado de bienestar", afirmó sin desmayarse el líder a la vez que pidió a los suyos "que salgan a la calle con la cabeza bien alta a contar que el PP ha sacado a España del agujero", hábil propuesta, ciertamente, puesto que los que deben de salir a la calle son los suyos, no él. El sale tomando café a la espera de que se le ponga piel a las cifras o visitando por sorpresa honrados domicilios de clase media para agradecer a sus habitantes sus esfuerzos, no los suyos, naturalmente, y siempre en el terreno de la ficción cinematográfica, ese mundo vitrtual por el que siente una predilección especial y que, por otra parte, la mayoría ciudadana conservadora agradece el que no abandone el plasma pues hay que recordar que una de sus últimas salidas en la vida real fue para apoyar al primer ministro griego Antoni Samarás, líder de Nueva Democracia, y así le ha ido.
1401184759_447506_21316600_fotograma_2Pero si una de las grandes sombras presentes, la de Bárcenas, no se mencionó, la otra gran sombra, la de Podemos, alcanzó la categoría de omnipresente: que si no se puede jugar a la ruleta rusa, que si incompetentes, que si populistas, que si no es lo mismo hablar en un plató de televisión que el Consejo Europeo, que si doctrinarios desfasados... lo que ustedes quieran y se les ocurra en esta carrera por ver quien desacredita más y mejor en menos tiempo. Sólo tenía prohibido participar el gurú Arriola (ver foto) desde que dijo con sus dotes adivinatorias, y tras las elecciones europeas,  aquello de que "aquí tenemos todos los frikis del mundo", especialmente en Madrid, donde se ha convertido en tercera fuerza: "Todos los frikis acaban planeando sobre Madrid".
La revolera final de la exultante convención la puso, naturalmente, el presidente Rajoy. Lamentablemente no quedó claro si se refería a Podemos o a su propio y popular partido pues hay ambigüedades que matan: "En los mítines es muy fácil prometer la luna e incluso el sol, pero a la hora de sacar las castañas del fuego, las cosas se complican”. Vale.

Las tres B

Por: | 23 de enero de 2015

1421970002_564481_1421970231_album_normal

En la larga, muy larga, posguerra española uno de los modestos reclamos publicitarios del comercio eran las tres B: Bueno, Bonito y Barato. Ayer, ya con toda la tecnología audiovisual al servicio de la información, surgieron de nuevo las tres B: Bárcenas, Banco Central Europeo y Buñuelos de Viento, aún reconociendo lo artificioso de la denominación.
De Bárcenas se sabe ya prácticamente todo y realmente nada. Sabemos que durante décadas estuvo manejando una contabilidad B del partido que está en el poder y que por supuesto dicho partido desconocía dicha contabilidad, lo que nadie pone en duda puesto que si el PP se ha caracterizado por algo en estos tres últimos años de poder y gloria es de no haber mentido jamás, como muy bien señalan todos sus dirigentes.
Ni se han recortado los servicios sociales, ni la educación, ni la sanidad, ni se precarizó el empleo, ni se propusieron leyes represivas, ni se subieron los impuestos, ni el IVA, ni se financió irregularmente, ni destruyeron los discos duros con información, ni siquiera se aludió a la "herencia recibida" como prometió en el discurso de investidura el presidente Rajoy. Con una hoja de servicios de esas características, ¿cómo va a tener más credibilidad un presunto delincuente que anotaba escrupulosamente las entradas y salidas de donaciones y sobresueldos y que, al parecer, han sido ratificadas por la Fiscalía, la Abogacía del Estado y los distintos jueces que investigan los hechos? Lo que también sabemos es que el extesorero ha cogido un cierto punto de ironía marianesca en los 19 meses de prisión preventiva al agradecer al presidente el consejo de que fuera fuerte, consejo que al parecer ha seguido al pie de la letra.
De la B del Banco Central Europeo y su decisión de invertir más de un billón de euros en activos poco se puede decir que no lo dijeran y analizaran hasta la saciedad los expertos en la materia en los distintos programas tertulianos añadiendo más confusión a la ya confusa mente de los ignorantes. En resumen: mucho más dinero para la banca con la esperanza de que acabe llegando a lo que llaman "la economía productiva o real", es decir que, Draghi reivindica la fe, la esperanza y la caridad del sector financiero, lo que quizá sea mucho reivindicar a tenor del comportamiento que dicho sector ha tenido hasta ahora, o como señala el editorial de hoy de El País "se supone que parte de esos recursos liberados irán a parar a inversiones crediticias en pequeñas y medianas empresas, todavía con dificultades de acceso a esas fuentes de financiación", es decir, no se sabe con certeza, simplemente se supone. Tiempo al tiempo.
Por último la B de buñuelos de viento se refiere de una forma ciertamente alambicada, a la anécdota política de la reunión en la casa de José Bono, de Rodríguez Zapatero, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, una reunión que los protagonistas calificaron de privada, que saltó a los medios de comunicación y que, de repente, se convirtió en un hecho trascendental para el devenir de la historia política española contemporánea de una forma tan incomprensible como, en alguna medida, delirante e involucrando a todos los comentaristas habidos y por haber e incluso a los dirigentes del Partido Socialista. Que un encuentro entre dos veteranos exdirigentes socialistas y dos jóvenes y emergentes líderes políticos se convierta en una gran noticia demuestra, cuando menos, el cada vez más devaluado concepto de "noticia" en el ámbito de la política nacional y aporta una información interesante sobre el grado de etnocentrismo de nuestros políticos, convencidos de que el mundo sigue permanentemente todos y cada uno de sus intranscendentes gestos. Bueno, Bonito y Barato: un lujo.

Elogio de la croqueta

Por: | 22 de enero de 2015

Asamle-CdeInf-Xabier-Fortes

La relativa proximidad de las elecciones municipales y autonómcas está acelerando las tomas de posiciones de los diferentes partidos y de sus respectivos aparatos de propaganda, aparatos declarados oficialmente como tales, y oficiosamente en la práctica en numerosos casos. TVE, por supuesto, hace tiempo que forma parte del aparato de propaganda oficial del PP. Relevar al derechista Somoano por el más derechista Álvarez Gundín fue el pimer aldabonazo. El útimo, en esa casa, se produjo el pasado martes con el nuevo comunicado del Consejo de Informativos en el que denuncia, una vez mas, "la caza de brujas" que instauró la nueva dirección y la banalización de los contenidos de sus telediarios (en la foto, asamblea de trabajadores convocada el pasado martes en Torrespaña).
Durante los últimos días se ha producido el despido de la periodista de Cataluña Cristina Puig o el relevo del periodista encargado de la información de Laboral durante los últimos seis años, que ha pasado a desempañar tareas relacionadas con la información para sordos. Respecto a la banalización de los contenidos, el Consejo denuncia que, por ejemplo, las protestas de los enfermos de hepatitis C o la declaración judicial de la exalcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, se cubrieron con sendas informaciones de 18 segundos cada una de ellas, sin olvidarnos de los 14 segundos que dedicaron para informar que el Comisario de Derechos Humanos del Consejo Europeo había criticado las devoluciones en caliente que proyecta legalizar el Gobierno,. El Día Internacional de la Croqueta, por su parte, ocupó cuatro minutos del telediario.
Una vez comprobado que la Croqueta, pese a ser un plato tradicional de esto que llamamos España, no se presenta a las próximas elecciones, la dirección de informativos de TVE prepara un nuevo espacio: una tertulia política que se emitirá los viernes por la noche para contrarestar las perversas influencias de La Sexta Noche (los sábados) y Un tiempo Nuevo (Telecinco). Para ello nada mejor que fichar como presentador-estrella a un distinguido periodista procedente de la COPE, Ernesto Sáenz de Buruaga, conocido por su simpatía ideológica con Podemos y con el ya desaparacido líder albanés Enver Hoxa. En todo caso, y para garantizarse una audiencia que supere el aforo de un autobús urbano, el nuevo programa político de La 1 irá precedido por un programa de humor de Jesús Mota a ver si con la pereza de cambiar de canal a las 23.00 horas, se mantiene parte de la audiencia que a buen seguro conseguirá el cómico. Triquiñuelas de los programadores.
Y ya que hablamos de programación, habrá que dejar constancia del notable cabreo de Arturo Pérez Reverte, autor de la saga de Alatriste, por programar la adaptación seriada de sus novelas en Telecinco tras la emisión de un amplio resumen de Gran Hermano VIP, concurso en el que personajes como Belén Esteban, Kiko Rivera y Olvido Hormigos, entre otros, están, al paracer, rompiendo esquemas mentales día sí y día no. "Y ahora imaginen con qué estado estomacal veo a Belén Esteban y a Olvido Hormigos, tres minutos antes, de teloneras de Caridad la Lebrijana", twitteó el escritor. Un par de datos adicionales: Belén Esteban cobra 65.000 euros por cada semana de concurso y Kiko Rivera, 50.000. Si tenían alguna duda sobre el concepto de libre mercado o el de la oferta y la demanda, ahí tienen una irritante demostración.
Lo cierto es que con esos cachés se agudiza el problema para el PP. ¿Podrá Luis Bárcenas rechazar las ofertas que recibirá de las televisiones generalistas para que cante lo que todos están deseando oir? Siempre cabe la posibilidad de que en las nuevas medidas anticorrupción aprobadas en el Congreso se añada un artículo-express por el que se prohíbe a los presuntos corruptos acudir a cualquier plató televisivo.

El último que apague la luz

Por: | 21 de enero de 2015

Barcenasbesugo

Si por alguna extraña circunstancia usted se encuentra de bajonazo -y muy extraña tendría que ser puesto que vivimos en el país que más va a crecer de toda la Unión Europea en el presente año-, no se preocupe: ponga el telediario de La 1 o cualquier informativo del canal 24 horas y su ánimo, todo usted, remontará su crisis personal con la misma celeridad preelectoral con la que hemos dejado atrás la crisis colectiva. Es lo que tiene el disponer de una televisión pública que, ¡por fin!, "le pone piel a las cifras". Un oasis que destaca lo bien hecho. Un ejemplo:
Lleva cerca de treinta años dejándose la vida por el bien de su empresa. Su capacidad emprendedora le permite ir ahorrando unos dinerillos que a su vez invierte con acierto en bodegones como de calendario desfasado que multiplican por 10.000 el valor inicial. Sus señoritos reconocen su labor y le adjudican el mayor salario de la empresa, a lo que corresponde anotando minuciosamente las entradas y salidas de dinero en unos papeles preinformáticos. Unos plumillas destapan el pastel, se arma un gran revuelo, y el emprendedor entra en la cárcel.
Un par de días después de conocer que el fiscal pide algo más de 40 años de cárcel para el de los bodegones de calendario desfasado, la Audiencia decide concederle la libertad provisional a cambio de 200.000 euros. ¿Premio a una vida dedicada a su empresa? Podría ser. También podría ser que se dieran cuenta de que si los Rato, Blesa, Urdangarin, Oliva, las docenas de Pujol y tantos y tantos mas están en la calle, ¿por qué no lo iba a estar él si al fin y al cabo se dedicaba a lo mismo? Hoy en día, el patriotismo se mide por el número de cuentas que tengas en paraísos fiscales y a eso, pocos le ganan al resistente Luis, descontando a Oleguer, claro, que al parecer acaba de aflorar 89 millones de euros y que sólo por ese detalle merece un pequeño papel en Amanece que no es poco, II, si es que Cuerda se decide a rodarla de una vez.
Bar del pueblo. Interior. Día.- En una mesa está sentado Ruiz Gallardón. Llega Oleguer Pujol Ferrusola con su pico y su pala y se sienta con él.
- ¿Qué, cómo ha ido hoy la floración?
- No me puedo quejar: 54 millones. ¿Y a ti cómo te han ido tus obras emblemáticas como alcalde de Madrid?
- Muy bien, la verdad. La Caja Mágica, presupuestada en 140 millones de euros terminó costando 294 y, ahora, el Ayuntamiento le otorga un valor de 19 millones. En el Centro Acuático, un esqueleto junto a La Peineta, se han invertido 54,5 millones; la tasación privada encargada por el Ayuntamiento valora la construcción en 19 millones. El frustrado Centro de Convenciones, un agujero junto al paseo de la Castellana, ha costado 82,8 millones. El Ayuntamiento asigna a la parcela un valor de 25,7 millones, frente a los 79 millones en los que valoró el suelo Madridec, una empresa pública que quebró en 2013 ocasionando una pérdida de 118, 3 millones al Ayuntamiento. En resumen: sólo con tres de las obras emblemáticas que pensaba dejar a la ciudad he dejado un pufo de más de 300 millones. No me puedo quejar.
En ese momento entra en el local Oriol Junquera y un grupo de danzas folclóricas del Bajo Guadalquivir. Fundido en negro.
Plaza del pueblo. Exterior día. Dos coches mal aparcados. Se bajan sus conductores y se funden en un prolongado abrazo. Esperanza y Carromero celebran el carpetazo judicial ante la complaciente mirada de monseñor Rouco Varela que sigue de okupa en la casa parroquial. Apaga y vámonos.



Mucho arte

Por: | 19 de enero de 2015

Fotonoticia_20141124150236_644

En la tarde del viernes la gota malaya de la primera fase del caso Gürtel agujereó una de las múltiples corazas del Partido Popular con las peticiones de la Fiscalía: 42 años para el extesorero Luis Bárcenas, tres para el extesorero Álvaro Lapuerta y ocho para el extesorero Ángel Sanchís. 40 años para el exalcalde Majadahonda (PP) Guillermo Ortega y 46 años para el exviceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo. La lista sigue pero también siguen las corazas populares. Tras conocerse las peticiones de la Fiscalía, la primera reacción de los genoveses fue hablar del respeto a la justicia.
Aquí se respeta tanto a la justicia que los jueces que destaparon el caso Gürtel y el caso Caja Madrid están dando conferencias en diversos foros cívicos, y el penúltimo Fiscal General debe de estar a punto de reaparecer como comentarista cinematográfico en Tele Madrid. Un respeto puesto de manifiesto cuando la policía judicial registró la sede central del partido ante el ninguneo que sus dirigentes les estaban hacienco al juez con la entrega de documentos, ya que ni siquiera construyeron barricadas para que no pudieran entrar.
La Fiscalía, por su parte, también exige que el PP devuelva 328.440 euros como "partícipe a título lucrativo" de los delitos supuestamente cometidos por los exalcaldes de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda (Madrid), así como que la compañera Ana Mato, reembolse 28.467 euros de serpentinas y viajes, nada que ver con los 11 años y siete meses que piden para Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo, exmarido de Ana Mato y exdueño de un Jaguar. Y hablamos sólo de los militantes más conocidos del Partido Popular imputados en esta primera fase. Para los cabecillas de la trama, Correa y Crespo, las peticiones son de 125 años y un mes para el number one, y 83 años y tres meses para el segundo, pero eso estaba previsto. Ya lo había pronosticado hace meses Pablo Crespo en El Intermedio: "nos va a caer la del pulpo".
Pero si es usted militante convicto o confeso del PP, o simpatizante, no se preocupe: aquí no ha pasado nada. La cúpula del PP (el partido que más ha hecho en contra la corrupción, como suele decir su presidente y, después, sus voceros) sacó una nota al día siguiente de conocidas las peticiones de la Fiscalía en la que subraya que "ha sufrido y sigue sufriendo" perjuicios por estos hechos, que se imputan a personas concretas, y de los que es "absolutamente ajeno".
Carlos Floriano,
por su parte, había calentado motores la víspera del comunicado declarando que "al final los jueces pondrán las cosas en su sitio y resplandecerá la verdad, y una vez eso suceda, muchos tendrán que pedir perdón" y otros, añadimos, tendrán que devolver el dinero. Y es que tienen un arte que no se puede aguantar -no hay más que verlos tomando café y escuchando al susodicho "que hay que ponerle piel a las cifras"- y si no, fíjense en el comunicado de nuestros entrañables dirigentes populares de 8 de abril de 2010 a propósito de la dimisión de Luis Bárcenas:
"El Partido Popular ha recibido esta mañana la comunicación de D. Luis Bárcenas manifestando su decisión de renunciar con carácter definitivo a sus funciones como tesorero del Partido y solicitando la baja temporal como militante de nuestra orgnización.
El Partido Popular quiere hacer un reconocimiento público a la magnifica gestión que durante estos años D. Luis Bárcenas ha prestado como Gerente Nacional y Tesorero del Partido y quiere agradecerle igualmente la lealtad que ha demostrado al partido y a sus dirigentes.
Estamos convencidos, como lo hemos estado desde el principio, de que demostrará su inocencia frente a las falsas imputaciones de las que ha venido siendo objeto".
Lo dicho: mucho arte.

Bochorno

Por: | 16 de enero de 2015

511

Mientras nuestros entrañables próceres alardean de habernos sacado de la crisis con esa galanura de los que confunden el deseo con la realidad, los hechos nos sumergen en una serie de imágenes bochornosas de los servicios de Urgencia de los Hospitales públicos. No se salva ninguna Comunidad. En eso, al parecer, hemos conseguido un cierto igualitarismo.
"El colapso es habitual en esta fechas, pero se ha ido agravando cada año desde la aprobación del Real Decreto 16/2012 ("racuionalización" del sistema sanitario) que ha impedido que que se renueven las plantillas, según fuentes del sindicato de médicos AMYTS. Desde el decretazo de Ana Mato, sólo se repone uno de cada 10 bajas de personal. Además, más de 50.000 trabajadores sanitarios han perdido su empleo en los últimos años en toda España. En Madrid, "la plantilla se ha reducido un 19% desde 2012 por la no reposición de las bajas, denuncian desde el citado sindicato.
Vigo, Canarias, Cádiz,... se repite la misma situación: pasillos abarrotados de pacientes, protestas ciudadanas y desmentidos de las correspondientes autoridades sanitarias: nadie asume ninguna crítica. La culpa es de la epidemia de gripe y no, por supuesto, de los recortes que han obligado a cerrar plantas enteras para que ahora se amontonen los enfermos en una especie de almacenes de desechos.
Hace algo más de un año y medio el presidente Rajoy, en la firma del Pacto por la Sostenibilidad y la Calidad del Sistema Nacional de Salud, sacaba pecho por enésima vez de sus reformas: "Podemos decir que vamos a seguir disfrutando de uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo". Cabe recordar que el Gobierno de uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo recortó 7.000 millones de euros en la partida de Sanidad en los primeros Presupuestos Generales del Estado de la legislatura. Además, implantó el copago farmacéutico y excluyó 450 fármacos de uso común de la cartera básica de salud y retiró la tarjeta sanitaria a inmigrantes sin papeles o españoles mayores de 26 años sin ninguna cotización.
Pero ahora no sólo la crisis ya es historia sino que además se acercan las elecciones autonómicas y municipales. Es tiempo, pues, de alentar a la ciudadanía con pequeños gestos demagógicos, por ejemplo el que dejó caer el jueves el flamante ministro de Sanidad en el Congreso: ha reconocido que está abierto a reflexionar sobre la posibilidad de eliminar el copago farmacéutico hospitalario que implantó la exministra Mato. Lástima que no añadiera que desde su anuncio numerosas comunidades se mostraron reacias y no lo han aplicado, y hubo incluso algunas como Castilla y León, Andalucía o País Vasco que interpusieron recursos contra esta medida.

Burocracia

Por: | 15 de enero de 2015

1421273577_970332_1421275050_portada_normal

Desde la que en absoluto añorada Ana Mato prometió públicamente a finales del pasado mes de septiembre que habría la medicación adecuada para todos los enfermos de hepatitis C a hoy, han pasado unos meses, unos cuantos muertos más por no recibir la medicación, el cese de la ministra, encierros de enfermos en hospitales, fotografías de distintos líderes con los enfermos, manifestaciones y, ahora, sabemos que el nuevo responsable de Sanidad, Alfonso Alonso, aseguró tras su primer consejo interterritorial como ministro que aún no se puede saber a qué pacientes será necesario tratar con los nuevos y costosos fármacos porque España carece de un registro nacional. El cálculo que hizo el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, de tratar entre 6.000 y 7.000 pacientes este años son sólo "estimaciones. Los hepatólogos han asegurado que lo necesitan 30.000.
Como es sabido, la cuestión es el coste del tratamiento farmacológico: 43.500 euros por 12 semanas y paciente lo que no quita para que el nuevo ministro de la cosa afirmara tranquilamente que "hay capacidad financiera para afrontar los nuevos tratamientos de la hepatitis C", es decir, que si no es una cuestión de dinero, ¿de qué es? La Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAHC), por su parte, ha confirmado el pasado martes que presentarán antes del 21 de enero una querella criminal contra la exministra de Sanidad Ana Mato. La asociación no descarta ampliar la denuncia a otros responsables políticos, como el actual titular de Sanidad, Alfonso Alonso, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que apuntan como responsable último de su situación.
La plataforma estima que el Gobierno es culpable de las más de 4.000 muertes causadas por la enfermedad desde que en enero de 2014 la Agencia Española de Medicamentos aprobara el uso del Sovaldi. Dicho de otra manera: cada día que pase mareando la perdiz en comisiones, subcomisiones, y planes nacionales, el Gobierno se ahorra cerca de medio millón de euros en medicación. Para los defensores a ultranza de la vida y para la Conferencia Episcopal -tan locuaz en algunos casos y tan silente en otros- los enfermos de hepatitis C son menos que cero o, si se prefiere, menos que los 1.350 millones de euros que tuvo a bien darle el Gobierno al consorcio de la plataforma gasística Castor, con Florentino Pérez a la cabeza, por un contrato firmado en su día por los socialistas y ejecutado con presteza -menos de un mes desde que lo aprobó el Consejo de Ministros hasta que se liquidó- por el actual Gobierno popular en un asunto que ni se ha explicado, ni se ha investigado ni mucho menos informado de lo que al final le costará a la ciudadanía la broma del almacén de gas. La OCU ha calculado que la cantidad última que se pagará a los bancos será de 4.731 millones de euros ya que Enagás ha firmado un acuerdo con varios bancos para pagar los 1.350,7 millones a cambio de cederles los derechos de cobro de los recibos del gas durante los próximos 30 años.
Del otro gran tema de los programas de debate e informativos, el adelanto de las elecciones catalanas, el párrafo final del editorial que publica hoy EL PAÍS es lo suficientemente explicativo para no necesitar añadir mucho más: "El cansancio ciudadano es enorme, incluso entre el soberanismo más militante. Mas pide otros ocho meses, sobre todo porque es evidente que ahora se presentaría a las urnas sin balance, con las manos vacías, o llenas de palabrería. Es dudoso que ocho meses consiga llenar el zurrón de su  balance, pero al menos tiene margen para seguir con el regate diabólico de su juego táctico, acreditado ya por su eficacia para mantenerse a flote, y por la vaciedad de resultados y visión estratégica".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal