TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Dificultades y augurios

Por: | 30 de septiembre de 2016

Ferraz

"Pese a las dificultades extraordinarias y los malos augurios, el PSOE ha vuelto a reafirmar su condición de partido hegemónico de la izquierda española". Esta frase de Pedro Sánchez pronunciada públicamente en la noche electoral del pasado mes de junio permite intuir una manera de ser y estar del líder socialista. Un dato: obtuvieron 85 escaños y 5.425.000 votos, cinco diputados y unos 120.000 sufragios menos que en diciembre.
"Pese a las dificultades extraordinarias y los malos augurios..." demuestra que el ombliguismo es la reina de la casa. Las dificultades extraordinarias deberían ser,a su juicio, la rivalidad de Podemos y las críticas internas. No hay la menor referencia a las dificultades extraordinarias con las que se encuentra el PP, trufado de juicios por corrupción y financiación irregular, ni, por supuesto, el menor atisbo de autocrítica. Es decir, que la teórica alternativa al gobierno de Rajoy está mucho más preocupada por la sangría de votos que le ha causado en el último año Podemos, quienes a su vez también perdieron un millón de votos en junio aunque esa es otra historia, que por rentabilizar su oposición al partido político más corrupto de la democracia española, el mismo partido que ha beneficiado a los ricos y empobrecido al resto de la ciudadanía, que ha incumplido todas sus promesas electorales, que ha perseguido con saña a la cultura y que ha mentido sistemáticamente sobre las bondades de su política económica.
Lo de "los malos augurios", es decir las encuestas, encubre una nueva contradicción: si el superar las previsiones democóspicas es un triunfo, pese a obtener los peores resultados de la historia reciente, parece explicar que lo importante es el pragmatismo electoral lo que no encaja con esos recientísimos alardes vindicativos de una ideología de izquierda para distanciarse de quienes pretenden moverle la poltrona. Hace años Alfonso Guerra dijo aquello de que "quien se mueva no sale en la foto", sentando las bases de un peculiar pragmatismo. Ahora lo importante es superar los augurios. Bien.
El problema, o uno de ellos, es que si los resultados son lon que importa, Pedro Sánchez hace tiempo que tendría que haberse ido a su casa, y si lo que importa es la ideología, ese concepto del mundo en el que, teóricamente, de lo que se trata es de ser más justos y procurar mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, no se entiende para nada el lamentable y soez espectáculo que unos y otros están dando con descalificaciones, triquiñuelas estatutarias, guardas de seguridad en el portal de Ferraz (ver foto), etcétera, a pocas semanas de finalizar el plazo de una segunda legislatura demencial en la que, como siempre, los únicos que han sabido sacarle tajada es la derecha pura y dura con una servil presidenta del Congreso, una derecha que pretendía nombrar a Soria preboste del Banco Mundial, que continúa manipulando obscenamente la televisión pública, la que sigue enfangada en múltiples casos de corrupción, la que nombró a Blesa y a Rato en CajaMadrid y Bankia, la que ha regalado miles de millones a los bancos y cajas rescatadas, la que amnistió a los defraudadores y, finalmente, la que se tiene que contener las carcajadas ante el despropósito en el "partido hegemónico de la izquierda".

El espectáculo

Por: | 27 de septiembre de 2016

1474881488_675619_1474884857_album_normal

Si hay un espectáculo intenso en vivo y en directo es el que ofrecieron ayer todos los informativos: navajazos, zancadillas, abrazos de oso y un banquillo con 65 presuntos delincuentes, la flor y nata de los financieros arribistas, aquellos que con los modales exquisitos de los parvenu, se llevaban hasta los ceniceros. "Mi querida España. Esta España viva, esta España muerta...", que cantaba Cecilia.
Los navajazos, naturalmente, está en Ferraz. Pocas veces se puede asistir a una demostración cainita más espectacular. Un líder que ha cosechado en pocos meses tres derrotas electorales consecutivas decide plantar cara a quienes le critican. Es una fuga hacia adelante de libro, que dirían los comentaristas deportivos. El sentido común sugiere que se presente la dimisión, como así los hicieron en su día Joaquín Almunia y Pérez Rubalcaba por derrotas menos traumáticas. Almunia dimitió por haber perdido 16 escaños y medio millón de votos socialistas en las elecciones generales de 2000, en las que, pese a todo, consiguió 7.918.752 votos (el 34,1%) y 125 diputados. Rubalcaba lo hizo tras perder 9 eurodiputados en las elecciones europeas de 2014. En las generales de 2011, la bancada socialista bajó a 110 escaños. De Pedro Sánchez basta el dato de las últimas elecciones generales: el PSOE, 85 escaños y 5.424.709 votos.
Las zancadillas provienen de Podemos, zancadillas legítimas añadiría un tertuliano. El partido comandado por Pablo Iglesias parece tener una sola obsesión: superar al PSOE y convertirse en la primera fuerza de la oposición. Si ya en diciembre boicoteó la candidatura de Pedro Sánchez, ahora mete el dedo en el ojo de quienes se oponen a Sánchez al anunciar la muerte del pacto en Castilla-La Mancha en plena bronca socialista. El discurso es breve y claro: o dejan al secretario general del PSOE que pacte un gobierno alternativo o se quedan sin algunos gobiernos autonómicos. Extremadura y Aragón podrían seguir la misma senda. Una duda: si el motivo de la ruptura del pacto es el del incumplimiento de lo firmado, ¿consideran que un gobierno autonómico minoritario, con un PP que le aventaja en un escaño, sería la solución del problema? Y ahí surje ya ese abrazo del oso que no es otro que el ofrecimiento de Cospedal de apoyar al gobierno socialista manchego.
Por último queda el juicio por las tarjetas black de CajaMadrid y Bankia, sin duda el alarde de desfachatez más ruidoso de la larga y dolorosa crisis económica. Mientras España registraba el mayor paro de su historia, soportaba los mayores recortes en educación, sanidad y dependencia y se despojaba de buena parte de los derechos laborales adquiridos a los trabajadores, un selecto grupo de presuntos delincuentes de cuello blanco decidían gastarse entre todos 15 millones de euros en caprichos caros. Al parecer, España, CajaMadrid y Bankia se lo debían por sus enormes desvelos en favor de la ciudadanía.

De la levadura

Por: | 26 de septiembre de 2016

Hostias4

Se supone que el pan ha de amasarse bien con su levadura y ha de fermentar correctamente para que luego al cocerlo suba y quede esponjoso. El fracaso de todo ese proceso sería al final lograr un pan como unas láminas finas, que son las hostias de consagrar, que ni sirven para alimentarse ni como pan alguno. Ese ha sido ayer el proceso electoral de la izquierda en general, y de los socialistas, sobre todo de los socialistas, en particular: hacer un pan como unas hostias.
Algo quedó claro en las elecciones autonómicas: ganó la derecha, con mayoría absoluta en Galicia, y con mayoría simple en el País Vasco. Dicho de otra manera: la izquierda ha sido incapaz de ofrecer un gobierno alternativo. El resto es literatura, pero de la mala.
Núñez Feijóo volvió a obtener mayoría absoluta. ¿Por qué? Suponemos que habrá varios factores uno de los cuales, sin duda, ha sido su habilidad para desmarcarse del PP central, sin apenas mítines conjuntos con Rajoy y con un lugar muy secundario de las siglas del partido en su campaña. Ahora bien, si la derecha consiguió las misma mayoría absoluta que hace cuatro años quiere decir que la izquierda en su conjunto consiguió los mismos resultados. Es cierto que los socialistas son los que mas han perdido (de 18 escaños a 14), que En Marea han conseguido los mismos (14), con más votos, y que el BNG ha perdido un escaño, es decir, que la izquierda ha redistribuido sus votos y escaños pero no ha conseguido ni uno mas, y ello pese a los cuatro años de recortes, privatizaciones y escándalos que han rodeado la gestión del PP. Curiosamente no se ha oído en la noche electoral ningún anuncio de dimisión, ni siquiera la del líder socialista gallego, único que reconoció la derrota.
En el País Vasco, más de lo mismo: la derecha nacionalista (PNV) aumentó en dos escaños su mayoría simple, el conjunto de las fuerzas de la izquierda, nacionalista o no, se ha quedado como estaba y la derecha no nacionalista ha perdido dos escaños (uno el PP y otro UPyD, que queda fuera del Parlamento). Es decir, que la izquierda ha vuelto a redistribuir sus escaños: Bildu pierde 4, los socialistas pierden 7 y Podemos gana 11. Tampoco se ha oído ningún anuncio de dimisión aunque sí contemplamos el delirio del PP vasco cuando sus dirigentes manifestaban los orgullosos y satisfechos que estaban por haberse situado en el último lugar del espectro político aunque, eso sí, empatados en escaños con los socialistas.
En resumen: la derecha sigue gobernando en las dos comunidades y la izquierda sigue enzarzada en sus divisiones, vetos y líneas rojas redistribuyéndose el mismo trozo de pan que, sin dudarlo, han conseguido que sea como unas hostias.

P.D.- La pregunta idiota: ¿Por qué el compañero García Ferreras -Al Rojo Vivo- lleva a varios invitados a su programa si sólo habla él?

Todo controlado

Por: | 23 de septiembre de 2016

Fabrica-ENCE-ria-Pontevedra_EDIIMA20151116_0598_26

No deja de ser sorprendente el que ninguno de los cuatro líderes nacionales esté haciendo campaña en favor de los resultados electorales en Galicia y en el País Vasco: están a lo suyo, en plena campaña electoral para formar Gobierno. Rajoy sólo habla de la conveniencia de un Gobierno estable. Sánchez maniobra en la oscuridad para formar un Gobierno alternativo. Iglesias ofrece su mano varias veces al día al de las maniobras en la oscuridad y Rivera no para de hablar del desbloqueo por el bien de España. ¿Dónde están Galicia o el País Vasco? Ni se sabe pero no importa: todo está controlado.
Génova 13, por su parte, vuelve a manifestar su predilección por los trucos, por el trilerismo. El último detalle han sido los dos intentos consecutivos de recusación de la juez del caso de los ordenadores de Bárcenas. La primera por su hipotética proximidad al PSOE y la segunda por una presunta y velada acusación a los populares de "machistas". De lo que se trata es de retrasar todo lo posible el juicio oral a varios cargos del PP por la destrucción de los mencionados ordenadores, un estilo que viene ya de lejos y cuyo padre espiritual no es otro que el silente embajador de España en Londres, Federico Trillo, un prócer que ha dejado huella en el ministerio de Defensa, en algún que otro escándalo con su "compi" de escaño Pujalte y experto maniobrero entre bastidores del poder judicial.
Y ya que hablamos de justicia, hablemos de un caso peculiar en el que la política y la empresa privada se complementan con la bendición del Tribunal Constituciona. En marzo del presente año todos los grupos de la oposición presentaron un recurso ante el Constitucional por la negativa del Gobierno en funciones a rendir cuentas de sus actos ante el Parlamento. El mencionado tribunal, siete meses después, sigue sin resolverlo lo que ha permitido que el Gobierno se siga negando a explicar sus decisiones. Si lo hubieran resuelto con la misma celeridad, por ejemplo, que en el caso de la candidatura de Otegui a las elecciones vascas, probablemente la ministra de Agricultura habría tenido que explicar la prórroga de 60 años que ese Gobierno en funciones tuvo a bien conceder a la planta de celulosa de la empresa Ence en la Ría de Pontevedra (ver foto) cuando faltaba algo más de un año para su cierre.
Conviene recordar que fue esa prórroga no explicada la que motivó el que el Ayuntamiento de Pontevedra declarara persona non grata al presidente Rajoy. Pues bien, ahora supimos que dicha papelera Ence "disparó un 54% la retribución de su alta dirección en el primer semestre de este año, hasta la cifra récord de 2,285 millones de euros" y ello pese a que "entre enero y junio, el beneficio de Ence se redujo a prácticamente la mitad (fue de 11,4 millones de euros, frente a los 22,1 millones de un año antes), mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó un 31,2% (hasta 53,2 millones) y las ventas bajaron un 7,7%, hasta 289,2 millones. La cotización de sus títulos retrocedió un 25% en ese periodo", datos que, al parecer, justifican el que deban ser recompensados los siete miembros de la alta dirección de la empresa". También es cierto que ese aumento retributivo no afectó, en un alarde de sobriedad salarial, al consejo de administración. Por cierto que en el mismo se sientan la exministra Isabel Tocino, José Carlos del Álamo, (ex consejero de Medio Ambiente de la Xunta de Manuel Fraga) y Pascual Fernández, secretario de Estado de Aguas y Costas con José María Aznar. Y es que los políticos son como los enciclopedistas y los tertulianos: saben de todo y sirven para todo.

El vil metal

Por: | 20 de septiembre de 2016

1364312430_552660_1364371468_noticia_grande

"Estafa: Delito que comete el que, mediante engaño, abuso de confianza o uso de su cargo, se lucra indebidamente". Está claro. Un sencillo eneunciado nos remite directamente a una buena parte de la clase dirigente española que, con frecuencia, añade al concepto el de chapuza, de tal manera que el estafador autóctono es con frecuencia un chapucero. Veamos un caso ejemplar:
"En una reunión de 25 minutos, con un único punto del orden del día y sin debate el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón en el Ayuntamiento de Madrid aprobó el 26 de marzo de 2007 un aumento de gasto de 1.632 millones de euros a pagar en 32 años a la empresa Calle 30, una sociedad mixta formada por el propio Ayuntamiento y una unión de empresas que construyó y mantiene la M-30". Una decisión que supuso encarecer en un 18,61% el presupuesto por el que se había adjudicado el proyecto. Aún hay mas detalles pues solo en mantenimiento supone pagar 330 millones más durante 33 años. Esa primera revisión de los costes de conservación de la vía (un capítulo que ingresa el socio privado) encareció la factura anual en 10,5 millones de euros cada año: pasó de 12,2 millones en 2005 a a 23 millones en 2007. Hoy ese capítulo cuesta a las arcas municipales 28 millones de euros.
En octubre de 2012 se produce un incendio en los túneles de la mencionada autovía: mueren dos trabajadores de la empresa de mantenimiento. Los correspondientes informes técnicos comprobaron que: el sistema de extinción por agua nebulizada no se pone en marcha, lo que permite que se propague el fuego fortuito en unas baterías de emergencia. Tampoco funcionó correctamente el sistema de ventilación en la planta incendiada. El humo se extendió por la escalera de emergencia, lo que habría complicado la evacuación en caso de que hubiera personas afectadas tratando de huir. Las botellas de nitrógeno que debían activar la vaporización estaban desconectadas del circuito de canalización y se comprueba, asimismo, que el sistema de protección contra incendios lleva dos años sin ser revisado por un técnico.
Meses después, en marzo de 2013, la concejal socialista Ruth Porta hizo una serie de preguntas en el pleno municipal presidido por aquella gran experta en frutas (peras y manzanas, ya saben) que fue Ana Botella: "¿Cómo es posible que no hayan iniciado ni un procedimiento judicial, o que ni siquiera se hayan personado en el proceso penal abierto? ¿Cómo es posible que no haya apercibido a los directivos de la empresa municipal Calle 30, que ustedes nombraron y que han incurrido en faltas muy graves? ¿Cómo es posible que la empresa de mantenimiento siga campando por sus respetos y cobrando el 100% de sus honorarios?”. Pelillos a la mar.

Cantidad y calidad

Por: | 16 de septiembre de 2016

1

En un sistema de libre mercado hay un lema sagrado: tanto vendes, tanto vales, es decir, la cantidad condiciona la calidad: si arrasas en la taquilla, en los grandes almacenes, en las librerías o en los balances anuales, eres el mejor, el más listo, al margen de que lo que vendas sea una porquería o hagas trampas. Y en eso estamos.
Aplicado al ámbito de la política las cosas cambian. Tenemos un Gobierno que no hace otra cosa que sacar pecho por lo acertado de su gestión. El PIB aumentará cerca del 3%. Somos la envidia de Europa. Los mejores. Y los somos hasta el punto que el Presidente en funciones no para de llevar la apocalíptica nueva: o yo, o el caos. Bien.
Ayer conocimos el dato de la deuda pública que facilitó el Banco de España: la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los 1.106.693 millones de euros en el segundo semestre del año, un 100,5% del PIB, lo que supone un crecimiento de 49.132 millones respecto al mismo periodo de 2015. Si se desglosa el dato tenemos que la administración central tuvo una deuda del 73,2% del PIB (805.710 millones); las comunidades autónomas del 24,8% (273.199 millones) y las corporaciones locales del 3,2% (35.107 millones). Dicho de otra manera: los responsables del Gobierno central, los de las Comunidades Autónomas y los de los Ayuntamientos han vivido por encima de sus posibilidades.
Y añade EL PAÍS: "Desde principios del siglo XX, tras los desastres de la guerra de Cuba y sus consecuencias sobre la economía española, no se alcanzaba tal porcentaje de deuda pública. Los pasivos financieros de las administraciones casi se han triplicado desde el inicio de la crisis. A finales de 2007, los compromisos financieros representaban el 35,5% del PIB frente al 100,5% que marcó en junio pasado. De hecho, en el primer trimestre de 2008, la deuda pública llegó a suponer solamente un 34,7% del PIB. Desde entonces, ha crecido en 727.287 millones millones de euros. Para hacerse una idea, la deuda pública ha crecido a razón de 241,38 millones al día".
El del yo o el caos, naturalmente, sigue sacando pecho con su gestión económica. Sigue afirmando que se crean cientos de miles de empleos aunque el nivel salarial y la duración de los contratos se mueven en terrenos tercermundistas. Sigue afirmando desde una desfachatez de récord que se ha preservado el Estado del bienestar aunque sabemos que sólo en Educación y Sanidad se han recortado 16.000 millones de euros durante su legislatura. Y sigue afirmando que su Gobierno ha sido el que más ha luchado contra la corrupción al mismo tiempo que se acumulan diariamente los casos de corrupción, eso sí, con ramificaciones socialistas y convergentes más que notables.
Su táctica es clara: lo que no se nombra no existe. ¿Barberá, Bárcenas, Lapuerta, Soria, Cotino, Matas, Arístegui, Rato...? ¿De qué me habla?, ¿1.800 pisos de protección oficial vendidos a fondos buitres a precio de saldo durante el mandato municipal de la mujer del mejor estadista desde Carlos V? Ni idea. ¿Que se dan por perdidos 26.300 millones de ayudas públicas al rescate bancario? ¿De qué rescate me habla? Lo dicho: cantidad y calidad o yo, o el caos.

Más madera

Por: | 13 de septiembre de 2016

Bancos_thumb[2]

En el mítin electoral que dió ayer Rajoy ante su grupo parlamentario, y tras afirmar por enésima vez que el malo de la película es Pedro Sánchez, una constancia en la denuncia que ha calado en la ciudadanía, llegó a afirmar con esa galanura que le caracteriza que esa actitud obstruccionista del PSOE, ese empeño del principal partido de la oposición en no acudir a su rescate, "todo esto no es gratis", es decir que nos costará una pasta. Bien.
Lo que no dijo el Presidente en funciones es que ayer supimos que de las ayudas públicas al sector financiero, básicamente a las Cajas, "el Banco de España ha admitido a EL PAÍS que 26.300 millones que puso el Estado se han perdido para siempre, pese a que el Gobierno prometió que los ciudadanos no pagarían la crisis". Dicho de otra manera: los largos años de despropósitos de unos consejos de administración trufados de políticos y piratas con aires de megalómanos que tanto han trabajado por el bien de España, de tanto exvicepresidente del Gobierno que, presuntamente, se llevaba hasta los ceniceros de Bankia, de tanto visionario aeroportuario o de Cidade da Cultura, han desembocado en que cada españolito que ha venido al mundo, incluidos mujeres, niños y militares sin graduación, ha pagado más de 530 euros por un rescate que, naturalmente, Rajoy, Sáez de Santamaría y De Guindos niegan.
Lo que tampoco dijo Rajoy en su mítin de ayer, y lo cierto es que podía haber alardeado de ello, es que lo que sí sale gratis es piratear en la red películas, libros y discos, con un añadido: lo que no se puede piratear se grava con un 21% de IVA, tasa que se ha mantenido a lo largo de toda la legislatura sin que se les ocurriera ninguna amnistía fiscal ad hoc. Para una vez que fomentan la gratuidad de algo no lo comentan.
Claro que si volvemos a lo del sistema financiero habrá que señalar dos datos de cierto interés: esos 26.300 millones que se fueron por las cloacas de los buenos gestores equivalen a los recortes que hizo "el partido de los trabajadores" (Cospedal dixit) en Sanidad y Educación (16.000 millones en total) más una propina de 10.000 millones, suficiente para equilibrar ese déficit público que con tanto empeño exige Bruselas y que con no menos constancia incumple el Gobierno del PP.
Por último sólo nos queda felicitar a nuestros entrañables bancos, tan rescatados ellos, por ese alarde conciencia social al haber estabilizado los desahucios en España en 68.000 casos en 2015, lejos, muy lejos de los 26.000 que se producían antes de la crisis, en 2007. Es cierto que la dación en pago todavía no se contempla, a pesar de los cambios en la legislación y de la Iniciativa Legislativa Popular presentada con más de 1,5 millones de firmas por parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, pero todo llegará porque, como se sabe, las cosas de Palacio van despacio y la culpa de todo la tiene Sánchez.

Cinismo

Por: | 09 de septiembre de 2016

Guindos-Saenz-Santamaria-Rajoy-Montoro_ECDIMA20140425_0011_29

Cinismo: "Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación". Parece una fotografía del Gobierno. De todo él.
Al rebufo de una semana de polémica sobre el provocador intento del nombramiento de José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial por parte de su amigo De Guindos, intento frustrado y sustituido en horas por otro "compi", que diría la Reina Letizia, se produjeron un par de noticias de mayor peso y, al parecer, de menos relieve entre los tertulianos y analistas políticos.
El Estado solo se ha recuperado el 5% de las ayudas financieras realizadas a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para rescatar a la banca, según datos que ha facilitado este martes el Banco de España. En total, solo se han recuperado 2.686 millones de euros de los 53.553 millones de fondos públicos aportados desde 2009, es decir, que siguen debiendo más de 50.000 millones de euros. El cálculo es simple: si en siete años han devuelto el 5% de las ayudas, habrán pagado todo dentro de 140 años, lo que es un alivio.
El 12 de junio de 2012, el presidente Rajoy afirmaba rotundamente que "el rescate de la banca no va a tener coste para los ciudadanos españoles". Ese mismo día, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Luis De Guindos declaraba que "el crédito de hasta 100.000 millones de euros concedido el pasado sábado por la Unión Europea para recapitalizar la banca española no tendrá coste alguno para los ciudadanos". El 27 de julio de 2013, la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría anunciaba a bombo y platillo que "el préstamo a la banca no costará ni un euro a los españoles". Que mienten con descaro es evidente. La impudicia queda reflejada en que han preferido recortar todo tipo de derechos sociales y laborales, y saquear la hucha de las pensiones, antes que apretarles las tuercas a las entidades financieras, apoyados, eso sí, por una caterva de comentaristas que aplican una memoria tan selectiva como la del propio Gobierno.
En La Noche en 24 horas de ayer, sin ir más lejos, un selecto grupo de tertulianos comentaba con preocupación el último informe del gabinete de estudios del BBVA en el que se instaba a la formación de un Gobierno estable lo antes posible si no se quería perjudicar notablemente las expectativas macroeconómicas. Bien. Lo que ni el gabinete de estudios del Banco ni los tertulianos señalaban es que una de las estupendas maneras de apuntalar el crecimiento económico sería, sin duda, que dicha entidad bancaria devolviera los 13.005 millones de euros que recibió en ayudas públicas.
Pero no todo son malas noticias: "El número de multimillonarios no ha dejado de crecer en España ni durante lo peor de la crisis y con la recuperación económica han tomado un nuevo impulso. Un total de 508 personas declararon al fisco tener propiedades valoradas en más de 30,05 millones de euros en 2014, según las estadísticas del impuesto sobre patrimonio difundida este martes por la Agencia Tributaria. La cifra muestra que el número de súper ricos aumentó un 8% respecto al año anterior". Ya sólo hace falta una nueva amnistía fiscal para que todos durmamos felices.

Chapuza

Por: | 06 de septiembre de 2016

Soria y Rajoy

Nepotismo: "Trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos". Chapuza: "Trabajo hecho sin técnica ni cuidado o con un acabado deficiente". Dos definiciones en dos líneas escasas que definen perfectamente el nuevo "caso Soria", un personaje singular propio de países subdesarrollados con Presidentes de Gobierno que confunden lo público con lo privado.
La sensación que dan los responsables del PP es la de no haber superado aún un régimen autoritario, aquel en el que la autoridad no tiene que dar explicaciones a la ciudadanía porque ejercen sobre ella un control político y policial absolutos. Y, desde luego, lo que no han superado es la ya inexistente mayoría absoluta parlamentaria, de tal manera que cuando el máximo responsable toma una decisión chapucera tanto él como su corte de palmeros se enredan en unas explicciones tan torpes como la decisión inicial. Mienten porque no saben que decir.
"En España hay más de 2.000 de funcionarios de élite con experiencia económica que podrían haber optado para el cargo. Por ejemplo, alguno de los 1.400 inspectores de Hacienda, o de los 484 técnicos comerciales y economistas del Estado o de los más de 300 interventores del Estado", señala el diario Público. Es decir que las explicaciones de que se trataba de una convocatoria concursal para funcionarios de alto rango resultó ser falsa. El cargo al que accede el exministro es de libre designación del Gobierno y no un concurso de méritos. El señor Soria, cuyo curriculum presentado en Davos en 2014 era una página en inmaculado blanco, exactamente igual que el curriculum de la otra lince de la política conservadora española, Ana Botella, que también acudió a tan distinguido conciliábulo con similar bagaje intelectual, tiene en su haber varios méritos: por ejemplo veranear en un hotel ilegal de un amigo suyo en Lanzarote o compartir con su santa esposa cuatro noches en una suite presidencial en Punta Cana, también en un hotel de su amigo, por la que pagó 70 euros la noche cuando el precio superaba los 1.300 euros.
Otra de la estúpidas explicaciones sobre el nombramiento del exministro es la de que lo había decidido una comisión técnica, que no era una decisión del Gobierno. Como sería el despropósito del argumento que hasta La Razón de Marhuenda informó que dicha comisión técnica estaba formada por Íñigo Fernández de Mesa, secretario de Estado de Economía; Jaime García Legaz, secretario de Estado de Comercio; Rosa Sánchez-Yebra, secretaria General del Tesoro; Jorge Dajani González, director general de Análisis Macroeconómico y Rodrigo Madrazo García de Lomana, Director General de Política Económica, es decir, altos cargos del Gobierno. Y todo esto sin necesidad de sacar a colación las mentirosas y torpes explicaciones que dio el propio exministro cuando le cogieron con el carrito del helado de los papeles de Panamá y que le obligó a dimitir del ministerio de Industria, del Congreso de los Diputados y de la presidencia del PP canario.
Lo dicho: no es que mientan y se enreden con sus propias mentiras, es que no están habituados a tener que dar explicaciones. España es su cortijo y ¡hasta ahí podríamos llegar!

De la tortura

Por: | 02 de septiembre de 2016

Guindos-cope-U10107938990DWD--620x349@abc

Uno de los raseros más evidentes para medir el ansia de mantenerse en el poder de Rajoy y el PP es el de repetir una y otra vez que o alcanzan de nuevo el poder o esto será un caos y un ridículo. Lo ha dicho el Presidente en funciones y, después, todos y cada uno de sus sucedáneos, desde los jóvenes cachorros vicesecretarios hasta veteranos como García Margallo. De Guindos, por su parte, añadió al cansino mantra una guinda: unas terceras elecciones "sería una tortura para la sociedad española". Naturalmente el señor De Guindos tiene un concepto de la tortura muy peculiar: han degradado y retorcido tanto el lenguaje para no nombrar lo obvio, la crisis, el paro, el empobrecimiento, la amnistía fiscal... que se acaban equiparando las urnas con la picana.
El profesor Bernardos explicaba ayer que el Gobierno en funciones, y sobre todo su ministro de Economía, era el único en el mundo que mostraba un pesimismo apocalíptico sobre el futuro inmediato de España, salvo que se reeligiera a Mariano Rajoy. A juicio del profesor, esa insistencia en el caos era un mensaje absurdo y falso cuya única finalidad era fomentar el miedo en la ciudadanía sin pararse a pensar que también podría ahuyentar las inversiones, nacionales o extranjeras. "De Guindos pasará a la historia como el primer ministro que dice que se va a crecer menos de lo que realmente se crece" y destaca que lo dice para que se piense que hay que hacer lo que sea para que haya Gobierno". De nuevo anteponen sus intereses personales o de partido al general.
Declarar públicamente que lo que se quiere es seguir en La Moncloa resultaría hasta grosero, de ahí que se busquen coartadas y se manipulen los hechos para encubrir esas ansias de poder. Rajoy, en su discurso de la fallida investidura, hizo gala de esa memoria selectiva tan propia de los demagogos. Popuso urbi et orbe varios temas que a su juicio deberían ser de obligado y consensuado cumplimiento, por ejemplo "un Pacto Nacional por la I+D+i, para alcanzar en 2020 el objetivo de inversión pública del 2% del PIB en el conjunto de todas las actividades de este sector". Muy bien. Lo que no explicó es que en su legislatura recortó la inversión en ciencia un 25%, dejándola en el 0,6%.
"Mi voluntad como Presidente del Gobierno será abrir un diálogo con todas las fuerzas políticas para lograr un Pacto Nacional por la Educación", una extraordinaria voluntad de quien aprobó la LOMCE en contra de la opinión de todos los partidos políticos y de todos los sectores que conforman la educación. El colmo del cinismo, o uno de ellos, fue cuando declaró, con ese estilo de mesa-camilla tan propio, que "uno no puede gastar lo que no tiene, no debe malgastar los recursos de los que dispone", y lo dijo a sabiendas de que durante su gestión la deuda pública pasó del 68% del PIB a superar el 100%. En junio subió en 18.549 millones, alcanzando un total de 1.107 billones de euros, la mayor cantidad de la historia en términos absolutos. En porcentaje de PIB, la ratio de endeudamiento se situó en el 100,9%. Y como no se deben malgastar los recursos de los que dispone, el Gobierno ha tenido a bien dejar el Fondo de Reserva de las pensiones en 25.176 millones de euros, 41.000 millones menos que cuando accedió al poder hace más de cuatro años. Son los grandes gestores que nos anuncian que o siguen en el chiringuito o esto será el caos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal