TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Incoherencia

Por: | 30 de octubre de 2017

FISCAL-CONCEPCIÓN-SABADELL

Uno de los efectos colaterales más lamentables de estos días intensos es que han pasado casi desaparcibidas las conclusiones que hace una semana expuso la fiscalía de la Audiencia Nacional que juzga la primera época del caso Gürtel: "La fiscal Anticorrupción, Concepción Sabadell (ver foto), concluye que el entramado corrupto liderado por Francisco Correa usó las contrataciones para “enriquecerse” y “financiar al PP” de forma fraudulenta. Los acusados imponían “sobreprecios” en las adjudicaciones que no beneficiaban a las administraciones implicadas “sino a los propios acusados y al Partido Popular”. El daño provocado por la trama en las distintas causas en las que está dividido el procedimiento supera los 800 millones. Para la fiscal Sabadell, con este método se perjudicó “gravemente al interés general esquilmando las arcas públicas”, y este sistema “se instaló, extendió y enraizó en diferentes entidades públicas y ayuntamientos” como Madrid, Pozuelo, Majadahonda, o la propia Comunidad de Madrid". En circunstancias normales la calificación de la fiscal sería el gran tema de portada de todos los medios de comunicación.
Que el PP y Convergencia son los partidos más corruptos de España parece indudable, sin olvidarnos de los Ere andaluces. Que la fuga hacia adelante de la amalgama independentista (burgueses y antisistema de la mano) les ha venido al pelo tanto a sus 3% como a los gürtelianos peperos, parece indiscutible. ¿Y los de Podemos?, pues en un mundo de contradicciones notables a propósito de las naciones, de los referendos, de los Podem por un lado y el resto por otro.
Lo señaló ayer Pedro Sánchez en Galicia: los parlamentarios catalanes votan en secreto para evitar posibles imputaciones judiciales pero exigen a los funcionarios que desobedezcan las órdenes del Gobierno central pese a las consecuencias que les puede acarrear tal actitud. Oriol Junqueras por su parte dice no reconocer el cese de su cargo de vicepresidente económico pero ya no dice más tonterías con las que pretendía minimizar la fuga de empresas, desde que se pelearían para instalarse en Cataluña hasta que como se han ido a los Países Catalanes no hay problema o que aún quedan 200.000 más. Cualquier cosa menos reconocer su fracaso como responsable de la política economica.
El domingo, el expresident Puigdemont desde Girona, tuvo a bien decir cosas como "la mejor manera para defender las conquistas alcanzadas hasta hoy es la oposición democrática a la aplicación del artículo 155, que es la consumación de una agresión premeditada a la voluntad de los catalanes que de manera muy mayoritaria y a lo largo de muchos años nos hemos sentido Nación de Europa". Lo que no explicó fueron "las conquistas alcanzadas hasta hoy". ¿Qué conquistas, las de aprobar una República Independiente con 70 votos tras retorcer el Estatut, que exigía 90 votos, hasta amoldarlo a su conveniencia?, ¿la de celebrar un referéndum repleto de irregularidades y sin las garantía mínimamente exigibles, como así concluyeron los observadores internacionales, quienes, tras denunciar las cargas policiales contra la población, rechazaron la adecuación del referéndum a los estándares internacionales por "el trabajo en el anonimato y sin transparencia de la administración electoral que debía velar por el 1-O". De lo de que "a lo largo de muchos años nos hemos sentido Nación de Europa" parece más una despedida que otra cosa. Todos hemos visto y oído el rechazo de la Unión Europea a la ocurrencia del Govern. Naturalmente, ni un resquicio para la autocrítica.
Y por si todo esto fuera poco, al Madrid no se le ocurrió otra cosa que perder ante el Girona, suponemos que para paliar tanto disgusto soberanista. ¡Hasta el tradicional señorío debe tener sus límites! En fin... muertos Berlanga y Azcona sospecho que nos quedamos sin el análisis lúcido de la situación.


La maldita hemeroteca

Por: | 27 de octubre de 2017

De-los-pasos-perdidos-al-tiempo-perdido-en-el-parlament-de-catalunya

El 28 de septiembre de 2015, el día después de las últimas elecciones en Cataluña, Antonio Baños (en la foto), líder entonces de la CUP anunció en rueda de prensa que "La declaración unilateral de independencia iba ligada al plebiscito: no hemos ganado el plebiscito, luego no hay declaración unilateral de independencia". Años después se celebra un referéndum trufado de irregularidades, y pese haber sacado menos votos que entonces, los entrañables Puigdemont y Junqueras, entre otros, no paran de decir que seguirán lo que ha decidido el pueblo catalán.
El 13 de octubre de 2017 "El Gobierno catalán está convencido de que Cataluña seguiría dentro de la Unión Europea y de la zona euro en un eventual escenario de independencia, que haría necesario crear un Banco Central de Cataluña "como autoridad monetaria del nuevo país", con una plantilla de 500 empleados". El 14 de julio de 2017, "el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha reiterado este viernes en respuesta a una pregunta parlamentaria que una Cataluña independiente saldría automáticamente de la Unión Europea".
El 20 de septiembre de 2015, Artur Mas decía en un mítin electoral: "No nos tomen por tontainas. Los bancos se pelearán por estar en Cataluña". En la primera quincena de octubre cambiaron su sede social fuera de Cataluña más de 1.300 empresas, entre ellas los dos bancos catalanes más importantes, CaixaBanc y Sabadell.
El 10 de septiembre de 2017, el vicepresidente del Gobierno de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha afirmado que "se sienten acogidos por el derecho internacional" con respecto a las nuevas leyes de referéndum y transitoriedad aprobadas por el Parlamento catalán. El 26 de septiembre, dos semanas después de la declaración de Junqueras "más de 400 de los aproximadamente 550 profesores de Derecho Internacional de toda España han firmado un manifiesto en el que desmontan los “errores” de fundamentación jurídica del referéndum de autodeterminación de Cataluña previsto para el próximo domingo y suspendido por el Tribunal Constitucional. Los profesores, miembros de la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales, concluyen que Cataluña "no es una entidad que disfrute de un derecho de separación del Estado reconocido por el Derecho internacional".
Durante la campaña para las elecciones autonómicas del 27 de septiembre de 2015, Forcadell aseguró que "si Cataluña se convierte en Estado propio, las mujeres podrán "hacer de mujeres" y no"de canguros en caso de las abuelas o de compañeras en caso de las cuidadoras". Ayer, jueves, se publicaba que "la recaudación en Cataluña para pagar pensiones y prestaciones por desempleo quedó muy por debajo del gasto en 2016. El déficit fue de 6.704 millones, sin contar con las transferencias del Estado para pensiones de funcionarios o complementos a mínimos, según un informe del Ministerio de Empleo. Ese es el desfase que tendría que afrontar una hipotética Cataluña independiente, ya sea a través de impuestos o emitiendo deuda, en un mercado que califica sus títulos en el nivel de bono basura". Y así sucesivamente.
Visto lo visto desde hace años y visto lo visto ayer, ese peculiar homenaje al Groucho Marx presidenente de Libertonia en Sopa de ganso, si algo ha conseguido el dubitativo Puigdemont es que el inactivo Rajoy suba enteros en la próximas elecciones generales. Se cumple, una vez mas, el principio independentista de "cuanto peor, mejor".

Dos Passos

Por: | 26 de octubre de 2017

14484528827150

El documental Robles, duelo al sol, que emitió La 2 el pasado 20 de octubre permite comprobar la capacidad narrativa y analítica del cine cuando se realiza con rigor. Si como dijo Celaya "la poesía es un arma cargada de futuro", el cine puede ser, y en este caso lo es, un arma cargada de presente que clarifica el pasado.
José Robles (a la izquierda de la fotografía que comparte con el escritor norteamericano) fue un intelectual formado en la Institución Libre de Enseñanza, políglota y republicano, que conoció a John Dos Passos en uno de los viajes que el escritor realizó por España. Comenzó una gran amistad que se consolidaría a lo largo de los años. Robles fue el traductor de la novela más importante de su amigo, Manhattan Transfer, un texto innovador y difícil que necesitaba de un traductor culto y dominador del oficio.
Los 85 minutos del documental de Sonia Tercero tiene dos pilares básicos: la colaboración de familiares, historiadores y escritores que comentan la inexplicada desaparición de José Robles y una utilización excelente de un gran material de archivo, y es de esa conjunción de presente y pasado de la que se desprenden varias conclusiones: en primer lugar la insobornable personalidad de Dos Passos dispuesto a desentrañar el misterio de la desaparición de su amigo al que en noviembre de 1936, en Valencia, en donde trabajaba de intérprete de la delegación soviética, se lo llevaron unos desconocidos y nunca más se supo de él. Ahí acabó la vida de un intelectual español que residía en Baltimore, que era profesor de la Johns Hopkins University y que optó por quedarse en España al servicio de la República tras el levantamiento golpista del general Franco.
También se puede comprobar el submundo de los servicios secretos soviéticos, a quienes se les atribuye el asesinato de Robles, en sus turbios manejos con el Gobierno republicano. Eran tiempos inmisericordes. Stalin había comenzado ya sus grandes purgas en la Unión Soviética. El sueño utópico de la revolución bolchevique se había reconvertido en una inmensa carnicería con los correspondientes daños colaterales en España, algo que Hemingway nunca comprendió y que le valió el que Dos Passos finalizara su amistad con él.

Días extraños

Por: | 24 de octubre de 2017

Pujol-y-Aznar1

Días extraños
es el título de una estupenda película de Kathryn Bigelow y, también, el tiempo que nos está tocando vivir. La ventaja de la ficción es que en la película una buena parte de la población está enganchada a una tecnología ilegal (SQUID) que permite experimentar como propios los recuerdos y sensaciones grabados por otros. Lástima que, al menos hasta ahora, no sea posible utilizar en la vida real dicha tecnología.
Con el SQUID hoy y ahora podríamos revivir, por ejemplo, los recuerdos de José María Aznar, entonces presidente del Gobierno, cuando propició el Pacto del Majestic en 1996 entre el PP y CiU, en el que se cedía al Govern de Jordi Pujol numerosas competencias, entre ellas la de Educación, hasta el punto que recibió los elogios de políticos como Duran i Lleida (UDC), Ramón Tremosa (CDC), Heribert Barrera (ERC) y el propio Pujol. Un pacto destinado a fortalecer "la vertebración social, territorial e institucional de España", cuyos resultados podemos contemplar ahora en nuestras propias carnes. La perspicacia política de Aznar, que por cierto en estos días critica a Rajoy por su debilidad ante los nacionalistas catalanes, se demostró también al sentar las bases legales de lo que después se llamó "la burbuja inmobiliaria" o en favorecer las inmatriculaciones de la Iglesia católica.
Ceder transferencias es legítimo y conveniente pero el ansia de poder, la ambición de Aznar por conseguir el apoyo de Pujol ("en la intimidad hablamos en catalán", llegó a declarar) le llevó a desestimar opiniones tan respetables como las de Josep Tarradellas, el cual, 15 años antes del mencionado pacto ya había publicado una reveladora carta en La Vanguardia analizando el devenir del nacionalismo catalán, análisis que por supuesto ignoró ese autoconvencido gran estadista que fue Aznar.
Conviene recordar algunos párrafos de la carta que el expresident envió en 1981 a La Vanguardia: "Para empezar, sepa que al día siguiente de haber tomado posesión el nuevo presidente de la Generalitat (Pujol), es decir, el 9 de mayo del año pasado, manifesté que se había roto una etapa que había comenzado con esplendor, confianza e ilusión el 24 de octubre de 1977, y que tenía el presentimiento de que iba a iniciarse otra que nos conduciría a la ruptura de los vínculos de comprensión, buen entendimiento y acuerdos constantes que durante mi mandato habían existido entre Cataluña y el Gobierno. Todo nos llevaría a una situación que nos haría recordar otros tiempos muy tristes y desgraciados para nuestro país".
También alertaba de un nacionalismo "sectario, discriminador y carente de todo sentido de responsabilidad: la división cada día será más profunda y se alejará más y más de nuestros propósitos de consolidar para nosotros y para España la democracia y la libertad a la vez que los equívocos que surgirán entre nosotros serán cada día más graves". Y por si no quedaba claro, señalaba que "es desolador que hoy la megalomanía y la ambición personal de algunos, nos hayan conducido al estado lamentable en que nos encontramos (...) ¿Cómo es posible que Cataluña haya caído nuevamente para hundirse poco a poco en una situación dolorosa, como la que está empezando a producirse?". Es lo que hay.

Romeva y la supervivencia

Por: | 23 de octubre de 2017

Raul-romeva-ministre-affaire-etrangeres

Hay frases que las carga el diablo, por ejemplo la que pronunció el pasado sábado el conseller catalán de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, quien advirtió que "ante el fascismo no valen equidistancias ni concesiones" y ha llamado a defender la república porque, en su opinión, "ya no es solo una opción, sino una absoluta necesidad de supervivencia". Calificar de "fascismo" la decisión del Gobierno central de aplicar un artículo de la Constitución ante la situación catalana demuestra una ignorancia absoluta sobre el fascismo o una burda manipulación de la realidad, y dado que el señor Romeva es licenciado en Ciencias Económicas y se doctoró en Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde ejerció como profesor de Relaciones Internacionales, lo más probable es que se dejara llevar por esa cada vez más común tendencia de retorcer los hechos hasta que encajen con los deseos.
Claro que la peor parte de sus convicciones se la lleva la segunda parte de la frase, la que considera que defender la república "ya no es solo una opción sino una absoluta necesidad de supervivencia". Dejando de la lado la ambigua referencia a una supervivencia de la que no se sabe si se refiere a la de Cataluña -lo que sería excesivo pues supondría que equipararía la Generalitat con ella, "Cataluña soy yo", podría alegar Puigdemont siguiendo ese razonamiento- o a la suya propia en tanto que conseller con coche oficial, es curioso que tan rotunda frase sobre la amenzada perdurabilidad de una hipotética república coincidiera con la que pronunció ese mismo sábado el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, al recibir la UE uno de los premios Príncipe de Asturias: "Cuando algunos siembran la discordia ignorando voluntariamente las leyes, creo que es necesario recordar la importancia del respeto al Estado de derecho. La Unión Europea ha tenido éxito porque es el fruto de una Comunidad de Derecho". En realidad no solo es curioso, es sorprendente, puesto que el que fuera profesor universitario de Relaciones Internacionales fue europarlamentario entre 2004 y 2014, es decir, conoce bien la Unión Europea.
Por último cabe señalar que el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Internacionales y Transparencia, encargado de internacionalizar el proceso soberanista catalán, lleva dos años y diez meses en el cargo sin que hasta la fecha se pudiera clasificar su gestión de brillante y sin que, por supuesto, se le ocurriera en ningún momento presentar la dimisión. Al parecer es una cuestión de supervivencia. También es cierto que a su vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras, tampoco se le pasó por la cabeza ni por un momento esa desagradable costumbre de abandonar el cargo al haber dejado el área de su competencia como un sembrado. Gestionar con acierto lo que se les encomendó y por lo que cobran su salario no es importante. Lo importante es compartir con ese líder en la sombra que es Artur Mas su convicción de que son los Gandhi y los Luther King catalanes.

El color del cristal

Por: | 17 de octubre de 2017

1508137356_829076_1508184699_noticia_fotograma

Lo dijo Ramón de Campoamor en el siglo XIX: ""En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira" y si hubiera alguna duda sobre el acierto de la frase basta comprobar las distintas interpretaciones, análisis y comentarios a la decisión de la juez de la Audiencia Nacional de decretar la prisión incondicional sin fianza de los líderes de la ANC y Ómnium.
La juez Lamela investiga las protestas ciudadanas de los pasados 20 y 21 de septiembre: "Ese día, más de 40.000 personas, convocadas a través de las redes sociales por ANC y Òmnium, se agolparon ante la Consejería de Economía de la Generalitat para protestar por las detenciones de 11 altos cargos que supuestamente se encargaban de la logística del referéndum ilegal. Los altercados que se produjeron en esas protestas dificultaron, sin llegar a impedirla, la labor de la comisión judicial. Ese día, la secretaria del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona tuvo que salir de la Consejería de Economía de la Generalitat, en el paseo de Gracia, por una azotea y posteriormente mezclarse con la gente que salía de un teatro contiguo, mientras los más exaltados destrozaban tres todoterrenos de la Guardia Civil, causando daños cifrados en 135.600 euros". Previamente a la decisión de encarcelar a los líderes secesionistas, la juez decidió aplicar unas medidas cautelares leves al Comisario Mayor de los Mossos y a la intendente de dicha policía. Hasta aquí los hechos.
Las reacciones, naturalmente, dependieron del color del cristal con que se miraban. El Govern, una vez mas, demostró su habilidad para arrimar el ascua a su sardina con unos comentarios en las redes que pretenden rentabilizar para su causa la decisión judicial. Puigdemont escribía en twitter: "Pretenden encarcelar ideas pero nos harán más fuerte la necesidad de libertad". Oriol Junqueras, por su parte, señalaba que "Pedimos hablar, sentarnos y dialogar y el PP, vía Fiscalía, responde con prisión incondicional". Los más de 135.000 euros de daños materiales y la multitudinaria coacción a quienes cumplían la orden judicial de registro de la Consejería de Economía eran una chiquillada. Vale.
Frente a ello, los paladines del Estado de Derecho, el Gobierno central y su partido. Lástima que no adoptaran la misma actitud cuando, también por una orden judicial, se registró la sede principal del PP en busca de las pruebas de una presunta financiación irregular encontrándose, por ejemplo, con un ordenador del extesorero completamente destrozado a martillazos.
Todos son muy respetuosos con la decisiones judiciales siempre que las decisiones judiciales les favorezcan. Lo que es evidente, al margen de la utilización política del encarcelamiento de Cuixart y Sánchez, es que la juez ha tomado sus decisiones sin considerar la inoportunidad de las mismas. Junqueras habla de que el PP, vía fiscalía, responde con prisión incondicional. Podía añadir que el PP, vía judicial, deja en libertad con unas medidas cautelares leves al Mayor de los Mossos, pero eso no conviene. Lo importante es resaltar la condición de victimas. Poco importa la fuga de empresas en Cataluña, como tampoco importa que el número de españoles en el umbral de la pobreza es aún 4,1 puntos porcentuales mayor que en 2008, lo que la sitúa como el tercer país donde más ha aumentado esta tasa entre 2008 y 2016, solo por detrás de Grecia (del 28,1% al 35,6%) y Chipre (del 23,3% al 27,7%). Govern y Gobierno a lo suyo: a ver quien es más macho. ¿Y la oposición?: a verlas venir. ¡Felicidades a todos!

Del diálogo

Por: | 16 de octubre de 2017

Rajoy-puigdemont-720_560x280

"Diálogo" es el mantra más utilizado últimamente por los independentistas catalanes. Todos sus argumentos políticos se reducen a la abusiva utilización del término al que han dotado de una serie de connotaciones positivas como contraposición de las maldades del Gobierno central quien, a su vez, también utiliza con frecuencia la necesidad del diálogo.
Naturalmente, unos y otros tienen un concepto de la comunicación verbal o escrita radicalmente diferente. Para los independentistas, dialogar es negociar desde la extraña resolución firmada por 72 parlamentarios en la que se declaraba la independencia de Cataluña en base a un referéndum ilegal convocado por una chapucera ley, también declarada ilegal, no sin antes haber modificado injustamente el propio reglamento parlamentario. Para el Gobierno central el diálogo no es posible sin una previa aceptación de unas mismas reglas del juego para todos, es decir, desde la Constitución. Dicho de otra manera: no es posible el diálogo. El resto es marketing.
Unos y otros saben que para dialogar es inevitable ceder y que para ceder es imprescindible dejar de lado los sentimientos y ajustarse a la razón, olvidarse de las manipulaciones históricas que habitualmente se utilizan para rentabilizar su hipotético poder psicológico o espiritual.
Un ejemplo de lo dicho: En referencia al tratamiento que los independentistas han hecho de la guerra de 1714 "es uno de los mayores engaños", añade el historiador y economista Gabriel Tortella, "es tremendo, ni fue un aplastamiento de la nación catalana por los Borbones, ni Rafael Casanova encaja con la figura del gran héroe que nos han querido contar". El retrato que hace Tortella de Casanova poco tiene que ver con la mitificación de aquel Conseller en Cap que convertido en estatua reúne cada once de septiembre a las autoridades de la Generalitat: "Fue herido en la defensa de Barcelona contra las tropas borbónicas, pero herido y nada más. Después no fue perseguido y vivió durante décadas como un súbdito normal de Felipe V. Siguió ejerciendo como abogado. No fue un mártir". Frente a ello también existen manipulaciones históricas en la otra parte:"Todos los nacionalismos abusan de la historia. Cuando el señor Rajoy o el señor Aznar dicen que España es la nación más antigua de Europa o del mundo también están abusando de la historia", explica el historiador José Álvarez Junco en el reportaje Cuando la historia se cuenta para convencer, que hoy publica EL PAÍS. Cuando se pisan todos los charcos habidos y por haber, cuando se manipula y se miente, la única consecuencia segura del diálogo es la degradación del término.


Un mal guión

Por: | 15 de octubre de 2017

1507969517_378225_1507969833_noticia_normal_recorte1

En todas las grandes series, desde The Wire a House of Cards o desde Los Soprano a Borgen, por citar tan solo unas cuantas, sus guionistas demuestran su talento alternado situaciones límites con pausas relajantes, entremezclando la intensidad de una situación con momentos de placer o de humor: dan un respiro al espectador para evitar su agotamiento y, siempre, sin dejar de lado un in crescendo que fidelice o aumente la audiencia.
Las semanas que llevamos los espectadores contemplando el problema de Cataluña en todos los informativos, en todos los programas de tertulianos, en los programas del corazón y hasta en los deportivos demuestran que quienes han pergeñado su guión son unos incompetentes.
El problema es importante, sin duda. El más importante desde el 23-F con seguridad pero el tratamiento de los responsables de la cuestión, con sus trampas y manipulaciones en el hipotético guión, han conseguido exactamente lo contrario a lo anhelado: la saturación, un daño colateral en la ciudadanía que al parecer no es percibido por quienes han decidio protagonizar una huída hacia no se sabe donde.
Añádanle a todo ello la utilización del problema para aumentar las audiencias de las cadenas generalistas. Informen una y otra vez de lo mismo en todos los programas del día con un pretendido afán de servicio público y sin dejar de mirar la cuota de pantalla; animen a sus analistas para que repitan machaconamente lo ya dicho, para que expliquen su punto de vista explicado ya decenas de veces y basado en datos, cifras y cronologías que se han dicho hasta la saciedad. ¿El resultado?: el hartazgo ante lo reiterativo. Ni una pausa placentera, ni el menor atisbo de humor..., las mismas imágenes una y otra vez, los mismos líderes, los mismos portavoces en una progresión creciente que acentúa el ansia de que se acabe ya de una vez y, naturalmente, comprueben la ausencia absoluta de la política. En resumen: Tribunales, orden público y entelequia. Tres pilares de un mal guión.

Venganza

Por: | 12 de octubre de 2017

Tim-Roth-Tin-Star

"A Little Bear, un pequeño pueblo de las montañas de Canadá llega Jim Worth (Tim Roth), un antiguo detective británico que, buscando una vida más tranquila junto a su familia, ha sido nombrado jefe de policía de la población canadiense". Naturalmente, el antiguo detective británico no encuentra una vida más tranquila. Una serie de televisión que describa la tranquila vida de un jefe de policía local y su familia, así, sin mas, tendría menos audiencia que la media de la televisión de Murcia (2,6% en el pasado septiembre). Es decir que desde el primer capítulo de Tin Star se acabó la rural e idílica tranquilidad, algo previsible tratándose de un protagonista como Tim Roth, un espléndido actor vinculado desde Reservoir Dogs, Pulp Fiction y Four Rooms, todas de Tarantino, a papeles extremos. No en vano debutó a los 21 años en el papel de un skinhead racista en el telefilme Made in Britain.
La serie cuenta con un gran guionista, Rowan Joffe, autor de las películas The American, No confíes en nadie o 28 semanas después, entre otras, y con la exhuberante Christina Hendricks (Mad Men), además de los espectaculares paisajes de las Montañas Rocosas canadienses, paisajes que se verán alterados por la instalación de una refinería de petróleo. El pretendido progreso industrial traerá consigo las ventajas de más empleo y más dinero y las desventajas de un aumento de la delincuencia en un entorno en el que, además, una reserva de indios nativos potenciará los errores del jefe de la policía local por la ignorancia de sus costumbres. Violencia y venganza son las palabras clave de esta interesante serie.
Los 10 capítulos de Tin Star (Movistar Series Xtra)  se están emitiendo desde el pasado 8 de septiembre un día después de su estreno en el Reino Unido, dato que confirma el interés de las productoras por el mercado español. No en balde la media individual frente al televisor del españolito que vino al mundo ronda las cuatro horas.

De la desmemoria

Por: | 11 de octubre de 2017

1507630250_872602_1507668833_noticia_fotograma

Es extraordinaria la capacidad de olvido en el ser humano. Se relegan a no se sabe dónde las acciones y decisiones recientes si resultan desagradables. La ceremonia de la confusión de ayer, martes, en el Parlament, y las posteriores reacciones de la clase política son ejemplares al respecto.
En un poco más de un mes, ese mismo Parlament decidió rechazar la Constitución, el Tribunal Constitucional, el Estatuto de Autonomía e incluso su propia ley de un referéndum que en el mejor de los casos, y dando por buenas todas sus irregularidades, no alcanzó ni el 50% del censo electoral. Esto es así, acéptese o no, algo que ignora absolutamente el presidente Puigdemont cuando declaró que "llegados a este momento histórico, y como presidente de la Generalitat, asumo al presentar los resultados del referéndum ante el Parlamento y nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república". ¿El mandato del pueblo?, ¿le mandó el pueblo modificar torticeramente el reglamento interno del Parlament hasta conseguir que con 72 votos que se pudieran aprobar las leyes más trascendentales desde el final de la dictadura, manteniendo, en cambio, que para cambiar al responsable de TV3 se necesiten 90 votos? Es un mal chiste.
Claro que la desmemoria la comparten muchos mas. Por ejemplo el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que tuvo a bien
alabar la “sensatez” de Carles Puigdemont tras entender que había renunciado a sus planes originales de proclamar de forma unilateral la independencia de Cataluña, una soprendente declaración pues tras el absurdo ceremonial del presidente autonómico, él y los diputados independentistas firmaron un texto en el que, entre otras consideraciones, se afirma que "CONSTITUIMOS la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social. DISPONEMOS la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República. INICIAMOS el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante". Pues no se diga mas. Bueno, sí, una cosa mas: cuando Iglesias declaró que "Mariano Rajoy tiene menos legitimidad para optar por el artículo 155 de la Constitución y suspender la autonomía de Cataluña que Puigdemont y sus aliados secesionistas para declarar unilateralmente la independencia (DIU)", convendría recordarle que la legitimidad de Rajoy, mal que nos pese a muchos, que nos pesa y mucho, se basa en unas elecciones democráticas y con garantías -nada que ver con el referéndum de la Generalitat-, elecciones que se llevaron a cabo por la inexplicada torpeza de Podemos cuando hace algo menos de dos años decidió impedir tras un arrebato de megalomanía que Pedro Sánchez llegara a la Moncloa. Por cierto que tampoco se han explicado las ausencias del citado Pedro Sánchez y Miquel Iceta en la manifestación del domingo pasado en Barcelona. Al parecer las hipotéticas conveniencias electoralistas siguen pesando demasiado.
Sorprendente es también la insistencia de formaciones políticas de izquierdas en reivindicar el diálogo entre las partes enfrentadas cuando una de ellas deambula en la ilegalidad constitucional, lo que no les impide señalar en el texto firmado ayer que "las negociaciones tendrán que ser, necesariamente, en pie de igualdad". El error político del Gobierno de Rajoy al reprimir con dureza el tan citado referéndum es evidente porque ya es el único argumento que les queda a los soberanistas para justificarse, y al que se agarran como a un clavo ardiendo. Que la Generalitat pretenda dialogar "en pie de igualdad", es decir, uno respetando las reglas del juego y el otro no, es incoherente. Que pretendan una mediación internacional, es un delirio. Convendría pues un poco más de coherencia y cordura.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal