TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Anomalías

Por: | 30 de noviembre de 2017

Marcella-Serie

Hans Rosenfeldt deslumbró a los amantes de las series con el guión de Broen (El puente), una coproducción sueco-danesa que comienza con un cadáver en el puente de Oresund que une Suecia con Dinamarca y en la que una pareja de detectives atípica trata de desentrañar el misterio. La segunda temporada, tras el éxito de la primera en los países escandinavos, se emitió en el Reino Unido. Puede ser el origen de que la cadena británica ITV produjera Marcella (Netflix), la nueva propuesta de Rosenfeldt.
Ocho capítulos con Anna Friel de protagonista absoluta, una detective retirada que vuelve a su trabajo tras la separación de su marido. Una mujer, también, con anomalías cerebrales -como la detective Saga Norén de El puente- que permite al guionista jugar con la ambigüedad de determinados actos del personaje central. ¿Truco efectista?, sin duda, pero con una coherencia en el relato de la trama que, a su vez, deja abierto un final que justificará la segunda temporada. El clásico dijo que el cine era un arte pero también un patio de butacas que hay que llenar y eso los buenos guionistas de televisión, y los responsables de las cadenas, tratan de cumplirlo a rajatabla.
La detective Marcella Backland tendrá que lidiar con sus agobiantes problemas personales mientras retoma su abandonada actividad policial en la que, además, vuelve a surgir el irresuelto caso de un asesino en serie que 11 años atrás le atormentó con sus fallidas pesquisas. Su marido, Jason Blackland, jefe de los servicios jurídicos de una gran empresa constructora, es el responsable de sus agobios, un prototipo del ejecutivo capaz de cualquier acto miserable con tal de mantener su status. Rosenfeldt une con habilidad los dos ámbitos en los que se desenvuelve la protagonista, el público y el privado, y consigue mantener el interés del espectador, la butaca que hay que llenar, aunque no con la brillantez del caso del cadáver en el puente de Oresund. La pujanza de las ficciones nórdicas es cada vez más indiscutible: buenos actores, excelentes guionistas y producciones ajustadas a las necesidades consolidan una industria que no solo rentabiliza las inversiones, el aspecto industrial del medio, sino que ademas exporta talento.

 

 

La burbuja dadaísta

Por: | 29 de noviembre de 2017

Barcelorovira720_560x280

"Y ahora me dicen que ha escrito usted Luz de agosto, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! [...] ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?", declaraba el sargento de la Guardia Civil de Amanece, que no es poco. Pues en Cataluña, al parecer, la verdadera devoción es por el realismo mágico, con perdón del realismo mágico. Cuando la secretaria general de Esquerra Republicana de Catalunya, Marta Rovira, en una entrevista en la cadena Ser, niega la existencia de una salida unilateral para el conflicto soberanista catalán y la califica de "invento patentado por el Estado español", ¿está o no rindiendo un homenaje a un realismo mágico cutre, de andar por casa?
Que a estas alturas de la película alguien con cierta responsabilidad política en el ámbito del independentismo sea capaz de afirmar que la unilateralidad es producto de la imaginación del Estado está alcanzando un grado de cinismo inimaginable, además de una tomadura de pelo a la ciudadanía. Es comprensible que quienes están en prisión preventiva aleguen lo que haga falta para conseguir la libertad condicional, sea cierto o no. El deber de todo preso es salir de la cárcel. Pero que quien está libre manipule de tal manera, es una falta de respeto a la inteligencia.
Angels Barceló en esa misma entrevista le preguntó por quién había amenazado "con sangre en las calles" si se declaraba unilateralmente la independencia. La respuesta fue también ejemplar: "Se lo tendrán que preguntar a Puigdemont", pero si hay que preguntárselo al expresident ¿por qué lo afirmó rotundamente ella en otra entrevista radiofónica? Las contradicciones de la secretaria general de Esquerra le asegurarían un papel de extra con frase en alguna de las películas de los Hermanos Marx.
El vodevil soberanista hace tiempo que entró en terrenos dadaistas. Por un lado está una secretaria general que aspira a presidir el Govern acompañada, eso sí, por un fanático de las performances que atiende al nombre de Rufián. De otro, hay un expresident que se cree president, que está en un exilio unilateral y que preside un Govern de cuatro exconsellers en el exilio y el resto acatando el decreto por el que han sido cesados todos, incluidos los de Bruselas.
El dadaísmo, al cuestionar y retar el canon literario y artístico, crea una especie de antiarte moderno que es una provocación abierta al orden establecido. El dadaísmo soberanista cuestiona y reta a la razón y crea una antipolítica que resulta ser una provocación al orden establecido, un orden imperfecto pero necesario para la convivencia. Y en eso estamos.

Venganza

Por: | 26 de noviembre de 2017

Jon-bernthal-punisher-daredevil-netflix

La primera sensación al contemplarla serie The Punisher (Netflix) es la de comprobar que no se trata de uno de los superhéroes de Marvel, la factoría más prolífica en comics, series y largometrajes de personajes dotados de poderes extraordinarios. La segunda sensación es que Marvel no puede renunciar a los protagonistas en los que el exceso es la norma. Frank Castle, the Punisher, es capaz él solo de acabar con media CIA y todas las fuerzas especiales que se le interpongan en su camino de venganza.
Creado para el comic en 1974, su primera aparición lo fue como rival de Spider-Man. Desde entonces a hoy ha ido recuperando protagonismo hasta conseguir una serie de televisión propia. Se le define como un antihéroe capaz dar y recibir palizas inacabables, visitar camillas hospitalarias con una frecuencia desmedida y matar y torturar con una eficacia solo concebible en un exmarine curtido en mil batallas en Iraq o Afganistán.
Su obsesión es vengar la muerte de su mujer e hijos, y aquí surgen una curiosa diferencia entre el comic y la serie: si en el primer caso los responsables de los asesinatos familiares era la mafia neoyorquina, en la serie lo es un grupo turbio de miembros de la CIA que ha traficado con heroína afgana. El enemigo está dentro y Frank Castle lo sabe.
Y si las historias de la factoría Marvel triunfan entre la gente joven -incluídos los científicos frikis de Big Bang Theory-, The Punisher no podía ser menos. Entre los usuarios de Rotten Tomatoes, la serie consiguió un 94% de aceptación, superada solo por Daredevil, serie en la que también aparece el personaje de Castle. Para los usuarios de IMBD, webs estas dos en las que los adictos a las series votan y califican sus favoritas, consigue una nota de 9,1 sobre 10 y se coloca en el lugar de honor. La violencia es un cebo apetetitoso para los jóvenes y Frank Castle es su profeta en una trama en la que, además, todo vale si se consigue el objetivo anhelado.

Victimismo y corrupción

Por: | 24 de noviembre de 2017

Sanchez

Lo de Cataluña hace tiempo que se convirtió en una comedia de enredo. La incapacidad de los políticos, catalanes y no catalanes, para resolver la cuestión está alcanzando cotas inimaginables. De un lado tenemos a un expresident que se niega a ser "ex" que es lo mismo que decir que se niega a comprender la realidad con más de medio Govern aceptando el artículo por el que fueron cesados, tiranso balones fuera con requiebros dialécticos ("fue una declaración simbólica de la República", "fue una declaración política..."), reconociendo que no estaban preparados para llevar a la práctica la República o rechazando para un futuro más o menos inmediato la declaración unilateral de independencia.
Puigdemont, por su parte, sube un peldaño mas en la escalada de denuncias al Gobierno de España al mismo tiempo que se recubre de una especie de heroísmo de guardarropía. Su abogado declaró el miércoles que Puigdemont consideró que "no permitiremos que gente de buena fe que se habló de que venga a rodear el Palau de la Generalitat para evitar que me detengan, que esto pueda provocar una masacre". Es decir, que la absurda fuga en coche a Marsella, absurda porque no estaba procesado en ese momento, es decir, podía salir tranquilamente desde El Prat aunque, en ese caso, no habría podido silenciar su fuga ante sus compañeros de partido que se enteraron por la prensa, lo reconvierte en un sacrificio para salvar las vidas de la gente de buena fe que a buen seguro rodearía el Palau de la Generalitat para evitar que lo detuvieran. Habría sido mucho más sencillo presentarse directamente en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, o en la Audiencia Nacional, cuando fuera citado aunque eso le quitaría cualquier connotación épica.
Sobre las elecciones del 21 de dieciembre cabe decir que todas las encuestas vaticinan unos resultados similares a las anteriores aunque las tácticas de los partidos se han modificado. Si, como han dicho, Convergencia, después PDeCat, después Junt pel Si, después Junts per Catalunya (de momento se les han acabado los sinónimos para encubrir las raíces) y los de Esquerra han llegado al acuerdo de no reivindicar la independencia salvo que fuera pactada con el Gobierno central, de entrada tendrán el apoyo de los de Catalunya en Comú-Podem, alianza que siempre apostó por un referéndum pactado.
¿Y los constitucionalistas? Sus posibilidades de alcanzar la mayoría en el nuevo Parlament pasan por dos supuestos: que la llamada "mayoría silenciosa" decida acudir masivamente a las urnas y que los partidos que defienden la Constitución, PP, Ciudadanos y PSOE, lleguen al acuerdo de apoyar al candidato más votado de los tres partidos. No va a poder ser. "El PSC no apoyará una investidura que haga presidenta a Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, de la misma forma que los socialistas catalanes tampoco permitirán formulaciones de Gobierno de partidos independentistas. Así lo avanzó ayer el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en una entrevista en TVE". Ni contigo ni sin ti.
Mientras tanto los informativos dejan constancia de las conversaciones de Ignacio González con Zaplana, López Madrid o Luis Vicente Moro, exdelegado del Gobierno en Ceuta, en las que el descaro en hablar de comisiones por obras públicas para el PP y para los intermediarios es absoluto. Dicho de otra manera: en Barcelona el próximo Govern será soberanista y la corrupción sigue con una estupenda salud. Bruselas, por su parte, sitúa a España a la cabeza de la desigualdad por renta en la Unión Europea junto a Bulgaria, Grecia y Lituania, según un informe sobre Empleo en la UE presentado esta semana. Chapéau.

Uno de los nuestros

Por: | 21 de noviembre de 2017

1448092854000

El ardor con el que el ministro de Justicia señaló que serán perseguidos, si así se considera, los tuits que se alegraban o mofaban, que de todo hubo, por la muerte del Fiscal General contrasta con el silencio ministerial sobre los salvajes tuits que un grupo de policías municipales de Madrid dedicó a la alcaldesa Carmena, a su equipo y a varios periodistas deseándoles la peor de las muertes, además de manifestar su lirismo llamándola "vieja zorra". Naturalmente el reprobado ministro puede tener las afinidades que le plazca, siempre que no molesten, y lo cierto es que su parcialidad molesta bastante.
La cuestión es que con comportamientos de este tipo lo que se está expresando es que no todos somos iguales ante la justicia. Que el Fiscal General "es uno de los nuestros" mientras que Carmena "es de los otros". Si los mensajes de los que se alegraban de la muerte de Maza eran ofensivos, los dedicados a Carmena eran directamente crueles e infames. No se trata tanto de comparar agravios como de asumir de una vez por todas que los derechos de los ciudadanos no son divisibles, que la democracia no consiste en pregonarla sino en ejercerla. El Gobierno, una vez mas, sigue demostrando que hay distintas clases de ciudadanos.
Claro que entre los pretendidos demócratas independentistas, los que se llenan la boca y las pancartas denunciando el autoritarismo centralista, los ramalazos totalitarios, los sectarismos stalinistas, nazis o fascistas (a elegir), enseñan la patita por debajo de la puerta en cualquier momento.
El pasado domingo se celebró en Maià de Montcal (Girona) un homenaje en memoria de Ernest Lluch, asesinado por ETA hace 17 años. Desde el 2001 se le recuerda con una ofrenda floral en el pueblo en el que está enterrado. Pues bien, como declaró su hija Eulàlia Lluch, en una entrevista con Gemma Nierga en Catalunya Ràdio, "hemos recibido ciertas sugerencias y consejos cariñosos, todo esto entre comillas, que nos dicen que no participemos en el acto". El motivo de la impresentable sugerencia es que al acto estaba previsto que asistieran gente que resulta ser “non grata en Maià de Montcal” para ciertos activistas, tal y como le han hecho llegar en los mensajes que ha recibido. Entre los non gratos, Miquel Iceta y otros destacados miembros del PSC. Al parecer tampoco eran de los suyos.

De los profetas

Por: | 17 de noviembre de 2017

_pres_db7bc47e

Profeta: "Eventualmente, se utiliza el término para designar a alguien que predice acontecimientos futuros, generalmente cuando lo hace interpretando señales o basado en una revelación sobrenatural". (Wikipedia).

El 13 de noviembre de 2002 ocurrió la catástrofe medioambiental provocada por el vertido de fuel del Prestige. Mariano Rajoy, entonces vicepresidente del Gobierno de Aznar, lo tenía claro: "No es en ningún caso una marea negra. Se trata sólo de manchas muy localizadas". Unas semanas más tarde, de vuelta a Galicia, añadía más datos sobre lo que salía de la proa del buque: "No son mas que unos pequeños hilitos que se han visto, cuatro regueros que se han solidificado, con aspecto de plastilina en estiramiento vertical". El pasado miércoles la Audiencia de A Coruña notificó el auto de ejecución de la sentencia del caso Prestige en el que determina una indemnización para el Estado español de 1.573 millones de euros, de los que 931 son por daño patrimonial, 279 por daño medioambiental y el resto, 363, por daño moral indemnizable. Asimismo, la sala ha acordado el pago de 61 millones a Francia, ya que el vertido de fuel tras el hundimiento del petrolero hace ahora quince años alcanzó la costa francesa, y el abono de 1,8 millones a la Xunta de Galicia por los gastos de reciclaje del fuel, además de las sumas que se fijan para otras entidades, ayuntamientos y particulares". Los "hilitos de plastilina" fueron en total 67.000 toneladas de fuel. Si te he visto no me acuerdo. Fin de la cita.
Y de la plastilina a Troya. En septiembre de 2013, y a requerimiento del juez Ruz, el abogado de Cospedal, por su parte, justificó la actuación del PP en la destrucción del disco duro de Luis Bárcena asegurando que ese proceder es el "normal" con un ordenador que ha utilizado el empleado de una empresa. Es más, ha dicho que eliminar el disco duro es lo que "establece la ley" y disponen los "protocolos de cualquier empresa en España". Adolfo Prego ha insistido en que eliminar el disco duro es una "operación de higiene informática elemental" y un "modo correcto" de actuar. "Ahora existen los troyanos que se pueden meter en los discos duros y se quedan como espías de lo que se hace", indicó. Antesdeayer se conocía que "el Partido Popular se convertirá en la primera formación política en la historia de la democracia española en sentarse en el banquillo por una acusación penal. La Audiencia de Madrid ha corroborado su procesamiento por delitos de encubrimiento y daños informáticos al borrar y rallar 35 veces hasta la destrucción definitiva los ordenadores de Bárcenas, en los que los según su testimonio, guardaba información sensible sobre la caja b del PP. Le acompañarán en la causa el representante legal de la formación conservadora, Alberto Durán y la tesorera, Carmen Navarro", informaba la cadena SER.
En declaraciones a Catalunya Ràdio el pasado 15 de octubre, el entonces vicepresident del Govern de Catalunya, Oriol Junqueras, consideraba que "la unidad en el bloque independentista es imprescindible, porque sin unidad no hay camino, no se culmina la República, y la mejor manera de hacer la República es con unidad y diálogo". 23 días después se publicaba que "El presidente de ERC, incluso desde la cárcel, mantiene un control férreo sobre su partido. La jugada de Carles Puigdemont de solicitar una lista única desde Bruselas, llevándose a la capital de Europa a Mònica Terribas (Catalunya Ràdio, un medio público) para dar más dimensión a su llamamiento, ha caído en saco rato. Incluso la ANC se sumó a la petición. Pero ni así. Junqueras impuso su criterio y la CUP se negó a inscribir su marca blanca". Y a lo tonto a lo tonto, se pasa el rato con estos visionarios repletos de revelaciones sobrenaturales.

 

Algo falla

Por: | 14 de noviembre de 2017

Violencia-machista-2017

Uno de los efectos colaterales de la cuestión catalana es el menosprecio informativo de temas de gran calado. ETA asesinó desde 1975, es decir en 42 años, a 829 personas. En los últimos 15 años han sido asesinadas más de 900 mujeres a manos de sus parejas. El dato es terrorífico y lo que aún resulta más desolador es que más de uno de cada cuatro (el 27,4%) de los jóvenes de entre 15 y 29 años encuestados en el Barómetro 2017 de ProyectoScopio elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) consideran que la violencia machista es una conducta "normal" dentro de la pareja, o que el 21,2%, uno de cada cinco, están muy o bastante de acuerdo en que la violencia de género es un tema "que está politizado, se exagera mucho".
Algo está fallando en una sociedad que alardea de tolerancia, que ha sido pionera en muchos aspectos de la igualdad de derechos fuera cual fuera la condición sexual de sus ciudadanos y que, sin embargo, no es capaz de superar la lacra de la violencia machista ni de concienzar a los jóvenes de su crueldad. Al notable peso de la religión católica, tan discriminatoria de las mujeres, el no menos importante peso de un sistema educativo conservador que ha despreciado asignaturas como Educación para la Ciudadanía y, suponemos, que un ambiente familiar en el que el consumismo, en los casos posibles, naturalmente, se impone a las más elementales normas de respeto al otro, habrá que sumar la escasa atención que dedican al problema los políticos, obsesionados con temas superestructurales y ninguneando los de a pie de calle.
Temas solapados como por ejemplo el que hoy comienza el primero de los procesos del caso Púnica en el que el exconsejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, será la estrella. Un caso más de corrupción del PP, al igual que los cinco millones de euros que escondía en Colombia el expresidente Ignacio González, presunto depredador de las arcas públicas de la misma Comunidad, y sin olvidarnos de las demoledoras conclusiones de la Fiscal del primero de los juicios de la Gürtel o de las declaraciones del policía de la Udef a propósito de los indicios de cobrar sobresueldos en negro toda la cúpula del PP, Rajoy incluido.
¿Y de la cuestión catalana, qué decir? Pues que convendría hablar con más claridad y sencillez: cuando los independentistas califican de democracia defectuosa al régimen español actual lo hacen exclusivamente desde sus propios intereses. Es defectuosa porque están encarcelados provisionalmente quienes incumplieron las leyes o fomentaron su incumplimiento. Se antepone, una vez mas, lo propio sobre lo general. Cuando Esquerra se niega a una lista única en las próximas elecciones no lo hace pensando en el hipotético bienestar de la ciudadanía. Lo hace porque intuye que su lista será la más votada, es decir, que Junqueras podría ser el próximo President. Lo propio antes que lo colectivo.
Cuando Puigdemont explica que hay otras formas de relacionarse con el Estado español que la independencia unilateral, está comenzando a guardarse sus espaldas ante el juicio que se avecina. De igual forma cuando pretende una lista única encabezada por él mismo, sabe que es su única posibilidad de acceder al sillón presidencial. Cuando Carles Riera, el candidato de la CUP, acepta ser cabeza de lista debería explicar al mismo tiempo lo que declaró pocas semanas atrás: que la CUP no tan sólo no participará en un escenario de convocatoria de elecciones autonómicas, sino que además se opondrá frontalmente por ser “la herramienta más eficaz, demoledora y mortal para abortar” el proceso de independencia. Y mientras tanto, más de 900 mujeres asesinadas por la violencia machista ante la indiferencia de quienes tienen la responsabilidad de fomentar el respeto y la convivencia.

 

Julio Iglesias, Goethe y Forcadell

Por: | 10 de noviembre de 2017

_forcadell_2849d794

Ya lo cantaba Julio Iglesias: "Al final, la vida sigue igual...". Dicho de otra manera: Puigdemont sigue dando la matraca soberanista y felicitando a los jóvenes rebeldes que con su heroica actitud retuvieron a unos 150.000 viajeros del AVE durante varias horas y a no se sabe cuantos particulares en sus particulares vehículos. No cabe duda de que el independentismo ha conseguido varios cientos de miles de votantes mas pues al fin y al cabo con su actitud han lograron que pasaran unas cuantas horas entretenidos analizando pormenorizadamente el interior de los vagones ferroviarios o las vistas desde las ventanillas de sus coches en un plano fijo. ¿Qué el consumo eléctrico fue algo superior a un día normal? Naturalmente: todos encendieron las bombillas y las máquinas para saludar la buena nueva siguiendo la recomendación de Goethe: "Luz, más luz".
Por su parte el inspector jefe en la Unidad de Delitos Económicos y Fiscal (UDEF) Manuel Morocho, responsable policial del caso Gürtel, indicó en la correspondiente comisión del Congreso que "existen indicios de que el presidente del Gobierno recibió pagos de la 'caja B' del Partido Popular que manejaba el tesorero Luis Bárcenas". Aquí conviene recordar que el propio presidente declaró en su día que "todo lo que se refiere a mí y a mis compañeros de partido no es cierto. Salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación", con lo cual, estimado Morocho, nada nuevo bajo el sol. Nuestro entrañable registrador de la propiedad en excedencia ya se había cubierto la espalda con ese "salvo alguna cosa".
También se cubrieron las espaldas los componentes de la Mesa del Parlament con la aguerrida presidenta al frente cuando "durante la vistilla ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, y cuando ya conocían las duras medidas que quería imponerles la fiscalía, los investigados se comprometieron a acatar la legalidad. Barrufet dijo directamente que dejaría la política; los demás mostraron su intención de seguir ejerciéndola, pero precisaron que lo harían "renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional".
Recordar ahora algunas de las numantinas frases  de hace unas semanasde la propia Forcadell sería de mal gusto. Lo importante es reconocer la heroicidad de quienes están en Bruselas, de quienes buscan que el bien gane al mal en las próximas elecciones autonómicas, de quienes consideran que la declaración unilateral de la República fue un gesto meramente simbólico, de quienes ocuparon las estaciones y autopistas reivindicando los atascos como sinónimos de libertad y de quienes, con la indiciaria gallardía que les caracterizan, cobraron sobresueldos. Y de nuevo surge Julio Iglesias con sus dotes proféticas y cantarinas: "...Al final las obras quedan las gentes se van/ otros que vienen las continuarán/ la vida sigue... igual".

Del humor

Por: | 09 de noviembre de 2017

Dailymotion_k3L42E4rl5DjAcoPJTO

La proyección de Fe de etarras en el pasado Festival de San Sebastián fue uno de sus platos fuertes y por dos razones: porque tocaba en clave de comedia el final de la banda armada, algo que era casi insólito, y porque era una producción de Netflix, una plataforma on line que exige por contrato el estrenarla en dicha empresa antes que en las salas comerciales, lo que también era extraordinario en un festival cinematográfico.
El filme dirigido por Borja Careaga y con un guión excelente firmado también por Diego San José, un tándem que se curtió en la serie de humor de la televisión vasca Vaya semanita, y que alcanzó la madurez total con el guión de Ocho apellidos vascos, es una nueva demostración del talento de sus autores y del humor considerado como una de las bellas artes. Verano de 2010: cuatro personajes encerrados en un piso franco dispuestos a romper la decisión de la cúpula terrorista de abandonar la lucha armada. Dos vascos, un riojano y un nativo de Chinchilla (Albacete) que, de entrada, tiran por tierra el etnocentrismo euskaldún. Añádanle unos diálogos brillantes, unos intérpretes impecables, una realización magnífica y un decidido afán de hacernos reir con lo que casi hasta entonces era considerado heroico para unos y abominable para los mas, y el resultado es un placer para quien lo contempla.
Ahora piensen en "la cuestión catalana". Lean y contemplen lo que opinan los protagonistas sobre el asunto. Observen el grado de autocomplacencia de los responsables cuando hablan de "libertad", "democracia", o cuando denuncian "el totalitarismo" o "el golpe de Estado", naturalmente el de los otros, con esa amnesia selectiva capaz de recordar a quien ha muerto hace 42 años al mismo tiempo que borran de la memoria que hace apenas dos meses Govern y Parlament despreciaron la opinión de sus letrados, del Estatut y de la Constitución. Escuchen y pregúntense si han intuido en alguna de las declaraciones una brizna de humor.
Todo es transcendente como corresponde a los iluminados que traen la buena nueva a un pueblo sojuzgado que no goza de la mínima libertad. La respuesta a esa incapacidad para reírse nos la dió hace tiempo Darío Fo: "La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos".

Los restos del naufragio

Por: | 03 de noviembre de 2017

1509648893_908965_1509662590_noticia_normal_recorte1

Tras los últimos hechos vistos y no vistos protagonizados por el president Puigdemont resulta evidente y literalmente que el Muy Honorable se ha reconvertido en el Muy Impresentable.

Sorprendente resulta también que el expresident denuncie desde un lugar indeterminado de Belgica que la decisión de la jueza Lamela es "un golpe contra las elecciones del 21-D", sin añadir que la mencionada jueza, desde la objetividad, se ha convertido en la mejor aliada de las expectativas electorales del independentismo. Y todo ello señalando que si dichas elecciones las hubiera conovocado él días atrás, ahora ni habría encarcelamientos, ni 155, ni pito que lo fundó.

Decía Don Pablo, el alcalde de Villar del Río: "Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar. Que yo, como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar, porque yo, como alcalde vuestro que soy...". Puigdemont, al parecer, como ya no era alcalde no le debe ninguna explicación a nadie de sus cambios de decisiones. Si un mediodía decidió convocar elecciones, en la sobremesa decidió convocar la República. ¿Por qué? Chi lo sa.

Claro que el mismo Don Pablo añadió una frase que resulta perfectamente aplicable a la gestión del Gobierno del PP: "Como alcalde vuestro, yo os aseguro que para pagar esto ni un céntimo ha salido de las arcas públicas, porque en las arcas jamás ha habido un céntimo". Tampoco el Gobierno del PP ha explicado a la ciudadanía que lo que no iba a costar ni un euro a los españoles, el rescate de la banca y Cajas de Ahorro, acabó costando en torno a los 40.000 millones de euros, que son los que el Banco de España da por irrecuperables.

En todo caso, y salvo algunas imprecisiones, hay que reconocer que la más literaria de todas y todos es la alcaldesa Colau. Es imprecisa su afirmación de que el expresident “Está cesado pero es legítimo quien ha sido escogido por la ciudadanía de Cataluña”. Es bien sabido que al señor Puigdemont le eligió el señor Artur Mas, no la ciudadanía de Cataluña, dicho sea con todos los respetos. Lo literario, casi de realismo mágico, surgió cuando dijo: "¿Quién le convenció para no convocar elecciones? Su partido, el señor Junqueras, que hace declaraciones y artículos crípticos, que parece una pitonisa y no sabemos a quién nos podemos remitir para interpretar sus palabras opacas y enigmáticas".

Lo cierto es que el señor Junqueras más que criptico es mesiánico a tenor del tuit que escribió desde la Audiencia Nacional en el que pidió "al bloque independentista hacer cada día lo que esté a su alcance para que el bien derrote al mal en las urnas del 21-D".

Menos mal que como afirmó David Bassa, el jefe de Informativos de TV3: "estamos muy tranquilos porque nos parecemos más a la CNN o la BBC que a las televisiones españolas".

Y en eso estamos.


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal