TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Hasta el moño

Por: | 26 de febrero de 2018

Torrent_colau_nadal_felipevi_cena_mobile-1440x808

"El rey Felipe VI será bienvenido a la República de Catalunya como máxima autoridad en España cuando pida perdón por su papel inconstitucional el pasado mes de octubre", explicó el exhonarable Puigdemont desde su dorado retiro de Waterloo, y lo cierto es que es una frase que explica muchas más cosas de las que, probablemente, quería. Explica, por ejemplo, el grado de desfachatez de un político del que todavía no se sabe cuánto le está costando al erario público mes a mes. ¿Cómo puede calificar cualquier acto o discurso de inconstitucional alguien que ha despreciado y vulnerado la Constitución sistemáticamente, el mismo personaje que arrastró a los suyos a un referéndum ilegal en el que se basó para proclamar ilegalmente una República que no sirvió para nada salvo para sacarle los colores a todos los dirigentes del procés a excepción, quizás, de Oriol Junqueras, al reconocer ante los jueces que había sido una proclamación simbólica? Unos dirigentes que, al parecer, consideran lo simbólico como sinónimo de "mentirijilla o gracieta" por mas que les encanta salir en las fotos con sus esteladas y sus varitas mágicas municipales.
El discurso de Felipe VI no fue, sin duda, lo más acertado, como impresentable fue la actuación de las fuerzas de orden público el 1 de octubre pero eso no exculpa a unos dirigentes que han manipulado y mentido hasta la saciedad, que han empobrecido a Cataluña, que ninguno ha pedido perdón por el desastre de una gestión que ha estimulado el que cerca de 4.000 empresas punteras catalanas hayan cambiado el domicilio social fuera de la Comunidad, o que los Mossos intentaran destruir los documentos vinculados a los preparativos del referéndum del 1 de octubre, sin olvidarnos de los prófugos que encubren su incapacidad de asumir sus responsabilidades con la coartada de "internacionalizar el conflicto".
Son demasiadas falsedades, demasiadas torpezas de unos gobernantes centrales -y ahí están los pensionistas-, autonómicos y municipales que anteponen día a día sus intereses electorales a las necesidades y convivencia ciudadanas. Esos gestos de cara a la galería de Torrent y Colau al negarse a recibir al Rey ¿lo hacían en nombre de todos los catalanes y barceloneses?, ¿sopesaron las ventajas e inconvenientes de cara a la continuidad de la feria de los móviles? Sospecho que el hartazgo ciudadano va en aumento- y ahí están los últimos resultados electorales de sus formaciones políticas para comprobarlo-. Por hartar han hartado hasta al gran Nazario Luque que escribió en su fb: "Las veleidades de Colau&Cia., la del sí pero no y el quizás y a lo mejor (mi antaño admirada alcaldesa), entre otra de sus arbitrariedades, cierra mi panadería (a 4 paradas de Metro) a donde acudía a comprar, una vez por semana, el mejor pan de Barcelona". ¡Qué país, Miquelarena!

Bertolandia

Por: | 25 de febrero de 2018

15193856212452

Son tres, de momento, los mejores ejemplos de esa sugestivo subgénero televisivo que podría llamarse "docucomedia": ¿Qué fue de Jorge Sanz?, Vergüenza y, la más reciente, Mira lo que has hecho, la nueva aportación del cómico Berto Romero. Seis capítulos de 25 minutos cada uno que nos introducen de lleno en el siglo XXI (las tres en Movistar).
Cada vez son mas los historiadores que comparten la creencia de que para conocer la historia cotidiana de los siglos pasados y del presente serán más útiles las obras de ficción que los legajos historiográficos. Lo que está claro es que para conocer las costumbres de la España del siglo XXI habrá que revisar las obras citadas y muy especialmente la de Berto Romero. ¿Cómo conocer ese nuevo fenómeno de los youtubers sin visionar en Mira lo que has hecho algunas de las mejores secuencias de la serie? En esos minutos se resumen la vanidad de los nuevos ególatras entremezclada, eso sí, con un mercantilismo desaforado. Son los amos de las nuevas tecnologías digitales sin percatarse, como señaló en su día Manuel Vicent, que esa digitilización no es sino el regreso al momento en que el primate descubrió el valor del uso del dedo, del digitus, de tal forma que progreso y regresión encuentra su punto de unión. Basta recordar las primeras imágenes de 2001, una odisea en el espacio para comprobar el inicio de la era digital.
En Mira lo que has hecho hay un alarde de humor inteligente con un tono irreverente, tono que no es sino llevar hasta el límite el cada vez más infrecuente sentido común. El terror de los padres primerizos ante un nuevo ser que no entienden, las noches en vela, los agobios cotidianos, su primera guardería -Montessori, por supuesto-, ese afán tribal de los nuevos grupos de wasaps, las relaciones familiares, la nueva manía de los selfies...Berto Romero no deja títere con cabeza dentro de un orden, amable, sin acritud, como lo son el humor que ejercen los que, suponemos, son dos de sus maestros: Woody Allen y Buenafuente.

Mundos paralelos

Por: | 23 de febrero de 2018

1519301733_476758_1519304009_album_normal

Llega un momento en el que la pregunta del millón es la de saber quiénes viven en mundos paralelos: ellos o nosotros, los que tienen, hipotéticamente, el deber de gobernar con decencia para que la convivencia sea lo mas placentera y justa posible o los que cumplen con sus obligaciones cotidianas sin otro afán que sobrevivir con dignidad y, si es posible, dejar un mundo mejor que el recibido.
Al contemplar las manifestaciones de ayer de los pensionistas en todas las ciudades importantes resultaba inevitable recordar las falacias de la ministra Báñez cuando aseguraba, y aún asegura en el colmo del cinismo, que los jubilados no han perdido capacidad adquisitiva. Es tan burda su mentira que no cabe ni siquiera explicar la verdad.
Ese 0,25% de aumento anual de las pensiones es el resumen del concepto de solidaridad del PP, de lo que entiende por el respeto a quienes han trabajado durante décadas pagando sus impuestos para comprobar finalmente el saqueo del Fondo de las Pensiones, de quienes no se han aprovechado ni del amiguismo, ni de los cohechos o las prevaricaciones, ni han legislado a favor de los poderosos, ni han sabido nunca lo que eran los paraísos fiscales, los sobresueldos o la ingeniería financiera, ni han concedido amnistías fiscales o rescates bancarios que nunca se recuperarán.
Son esos los que se han manifestado ayer en media España hartos del incremento de la desigualdad y de los privilegios de los corruptos. Son los mismos que han tenido que soportar hace unos días escuchar al presidente del Gobierno recomendar que se ahorre más, que se invierta en fondos de pensiones privados cuando la pensión media es de 926 euros mensuales. Son los que en Madrid han querido rodear el Congreso de los Diputados hastiados también de una oposición incapaz de modificar lo establecido: una Reforma Laboral que sólo satisface a los empresarios, que es incapaz de que la Seguridad Social tenga unos ingresos acordes con sus gastos, que ha precarizado el empleo hasta cotas inimaginadas o una Ley Mordaza que sirve para perpetuar las prebendas del Gobierno y de la Iglesia más reaccionaria. Una oposición que hace tiempo vive también en una burbuja de los problemas abstractos, de las superestructuras ideológicas o de memeces como la de si se debe poner, o no, letra al himno nacional.

Ha nacido una estrella

Por: | 21 de febrero de 2018

1519114673_337884_1519136079_noticia_fotograma

Si algo quedó claro en la jornada política de ayer, martes, es la de que ha nacido una estrella: Álvaro Pérez, el exbigotes, un personaje peculiar capaz de enlazar al Lou Reed de los tiempos difíciles, "es muy fácil insultar a los que estamos en el lado oscuro" con los castizos más genuínos de los que pululan por el Foro: "Y figuran como atizantes, vienen a soltar el mondongo", en referencia a patriotas intachables como Ignacio López del Hierro, marido de Dolores de Cospedal, y a Ángel Piñeiro López, el edecán del señor Rajoy, que a juicio del declarante figuran en los papeles de Bárcenas como donantes irregulares del PP y sin embargo "no vienen aquí a declarar, ni los he visto en ningún banquillo y los medios de comunicación no dicen ni pío de ellos". Es la grandeza de los sencillos: quiere que todos compartan el cuarto de hora de fama warholiano.
¿Y de dónde le viene el desparpajo a don Álvaro? Todo parece indicar que de haberse trabajado mucho la noche. En eso coincide con Brassaï. Sabido es que fue mánager de Andrés Pajares pero el toque selecto, como él mismo rememoró ayer en su intervención en comisión parlamentaria, se lo debió de dar Alejandro Agag, el yernísimo de Aznar que hace tiempo entró en el Libro de los Récords por conseguir la lista de invitados a su boda con el mayor número de imputados por metro cuadrado. Recordaba Pérez que conoció a Agag porque tomaba copas en el mismo cabaret que frecuentaba el exbigotes. Suponemos que deslumbrado el yernísimo por la locuacidad de su nuevo amigo le propuso que trabajara para su suegro y su partido. "Hombre, yo hago otro tipo de espectáculos", le explicó el declarante. "Está relacionado", le contestó el de la boda escurialense.
Son diálogos como el transcrito los que elevan el nivel de la política nacional, los que permiten mantener aún una cierta confianza en el género humano tan deteriorada. Desde ahora y desde aquí solicitaremos que el señor Pérez, una vez cumplida la condena por tanto trasiego descontrolado de mondongo y tantas comidas y cenas con los atizantes, sea nombrado ministro portavoz del Gobierno correspondiente y si ello no fuera posible por algunos trasnochados escrúpulos de los que entonces gobernaran, sea designado al menos jefe de prensa del Gobierno en el exilio de Puigdemont o de su embajada en Suiza, con la exanticapitalista Anna Gabriel al frente.

Desde fuera y desde dentro

Por: | 12 de febrero de 2018


Visto desde fuera sólo hay una explicación racional para la obcecación de Junts per Catalunya en querer proclamar en la distancia a Puigdemont President de la Generalitat pese a todos los informes en contra y la anunciada prolongación del 155 en tal caso: tener garantizado un puesto de trabajo remunerado por el erario público y designado por el prófugo de Bruselas. Visto desde dentro, la única explicación plausible para tamaña obcecación es la de garantizarse un puesto de trabajo a cargo de la Generalitat. El resto es literatura demagógica barata del tipo de que los fugados en Bruselas son víctimas en hoteles de cuatro estrellas de la represión del Estado español.
Visto desde fuera el alegato de Mariano Rajoy en favor del ahorro y de la suscripción de planes de pensiones privados es el reconocimiento explícito del fracaso de la política económica del Gobierno, incapaz de garantizar la jubilación digna de los millones de ciudadanos que durante décadas han pagado escrupulosamente sus impuestos. Visto desde dentro, el fracaso de la política económica del Gobierno demuestra la incapacidad de una oposición para ver más allá de su ombligo pues sabiendo que el origen de ese desastre radica esencialmente en la reforma laboral que impuso hace seis años la entonces mayoría absoluta del PP, seis años después y sin mayoría absoluta, no han sido capaces de modificar en lo más mínimo una reforma que genera desigualdad, precariedad y saqueo del fondo de pensiones.
Visto y oído desde fuera las declaraciones ante el juez del Tribunal Supremo de la mayoría de los próceres del independentismo imputados, desde Forcadell y Forn hasta Sánchez y Cuixart, se comprende lo que se ha venido en llamar "la condición humana" y su instinto de conservación: todo vale si con ello se evita la cárcel, que tampoco es el caso. Visto y oído desde dentro, el intento de montar un relato épico sobre la heroica lucha de los próceres del independentismo por llevar a sus conciudadanos a la tierra prometida se resume en una actitud: "En el transcurso del programa FAQS  de TV-3, el cuñado del líder de ERC Oriol Junqueras, Francesc Ribera, ha asegurado que a día de hoy Puigdemont no ha efectuado desde Bruselas ni una sola llamada telefónica a la esposa de su exvicepresidente para interesarse por su situación personal en la prisión de Estremera (Madrid), algo que ha reconocido que le ha "sorprendido" bastante". ¡Es la solidaridad, estúpidos!
Visto desde fuera conviene recordar el enorme interés que tenía el ministro de Fomento para preservar los fondos públicos cuando Bruselas impuso una multa de 23 millones de euros por el retraso en la liberalizacíón del secrtor de la estiba, cantidad que podía llegar a ser cinco veces mayor, es decir unos 115 millones de euros, de persistir los estibadores en su huelga, "multas que tendrán que pagar los españoles", según el ministro.
Visto desde dentro, no está mal recordar lo publicado en julio del pasado año: "El Tribunal de Cuentas se ha pronunciado por primera vez sobre el despilfarro que supone el rescate de las autopistas radiales quebradas y, en un informe de auditoría de las cuentas del Estado, apunta que la factura pública podría alcanzar 3.718 millones de euros. Este es el importe al que tendría que hacer frente el Estado en concepto de Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) por el carácter fallido de las concesiones y la reversión de los activos a manos públicas. Un hecho que se producirá en los primeros meses del 2018, tal y como confirmó el jueves el ministro de FomentoÍñigo de la Serna". La multa por la huelga la pagarán todos los españoles pero los 3.718 millones de euros de indemnización por las autopistas radiales los pagará el Estado. Menos mal. ¡Gracias ministro!

España vista por un pijo

Por: | 05 de febrero de 2018

Selfie2-621x309

De lo particular a lo general. De una película con un presupuesto menor de 10.000 euros, Selfie, de Víctor García León, al mejor retrato de la España actual con un formato de falso documental visto a través del hijo de un ministro corrupto, un pijo que a fuerza de vivir en una burbuja verosimil se acaba convirtiendo en un excelente notario de lo que el propio realizador define como "una alegoría subnormal de España".
La cámara seguirá constantemente a Bosco, el hijo de un ministro encarcelado por corrupción con casoplón en La Moraleja, con varios coches en el garaje, uno de los cuales, el más caro, "se lo regalaron a mi padre porque a mi padre muchos le quieren mucho", nos explica. Se entera por el telediario que su progenitor ha ingresado en la cárcel por blanqueo de capitales, cohecho, malversación... y así hasta completar el catálogo de corruptelas al que ya estamos habituados. Es el princpio del fin. La madre, destacada militante del PP, decide volverse a su pueblo. Su hermana, a Nueva York y él comenzará un lento viaje al fin de la noche: de La Moraleja a Lavapiés.
Es tiempo de elecciones y Bosco, siempre con la cámara detrás, recorrerá diversos escenarios políticos donde se representan los correspondientes autos sacramentales laicos, desde Podemos al Partido Popular. En el primero de ellos conocerá a una ciega militante violeta con la que mantendrá una relación en la que el amor se entremezcla con el interés: la chica le proporcionará cobijo y un pequeño trabajo. Desde que le embargaron el casoplón familiar no tenía techo donde cobijarse. Ya está en Lavapiés. "¿Aquí es peligroso comprar comida?", pregunta. Le han expulsado del máster, la grúa se le ha llevado el coche y no puede pagar el rescate, le ha dejado la novia rica: es un apestado que todavía no ha tomado conciencia de su nueva situación. "Lo que pretendíamos era enseñar lo lamentable que somos", explica el director.
Mítin del PP en la Plaza de Colón con una Esperanza Aguirre que hace un cameo sin saberlo (en eso hay que reconocer su coherencia: gobernó rodeada de corruptos también sin saberlo). Viaje rápido a Talavera de la Reina a ver a su madre, responsable del PP local: nada qué hacer. ¡Hasta luego, Bosco! Su nueva novia le deja por un militante de izquierda que asegura lleva años preparando una oposición: "un idiota de izquierdas y otro de derechas se pelean por una ciega que no sabe lo que quiere ni a dónde va", explica García León. No se salva ni dios aunque con matices: "Con esta película he aprendido que los pijos son listos, pero ni necesitan aparentarlo. Algo que, en cambio, sí desarrollamos las clases medias, que nos esforzamos por mostrar lo cultos que somos. Pensamos en pijos vestidos de Armani oyendo música clásica, y en realidad la clase alta está en su casa con la camiseta de la selección española comiendo torreznos", concluye su responsable.
Una película con un presupuesto ridículo, con mucho talento, con mucha colaboración gremial, sin un duro de subvención y que casualmente triunfó en el Festival de Málaga, que encontró a posteriori un productor que la colocó a un distribuidor y que se exhibió en 80 locales y que ahora se puede ver en Movistar. Un pequeño cuento de la lechera a la que, afortunadamente, no se le rompió el cántaro aunque, eso sí, pueden volver a pasar varios años hasta que su creador vuelva a rodar un largometraje, y es que el amor que sienten los partidos nacionales por la cultura es tan irrelavante como incomprensible.

De la confusa claridad

Por: | 02 de febrero de 2018

Cataluna-Carles_Puigdemont-Belgica-Politica_281734856_63225904_1024x576

Si algo está claro en todos y cada uno de los pasos que da el expresident Puigdemont es que todo es confuso. Vayamos por partes: primero el exconseller Comín (¡ay si su padre levantara la cabeza!) decide leer en público y a la vista de alguna cámara de televisión los mensajes particuares que le había enviado el expresident en donde, claramente, se notaba que estaba de bajón. Revuelo político notable, idas y venidas, reuniones a puerta cerrada, "que sí, que tuve un bajonazo pero uno no es de piedra y sigo siendo el president... que se lo debo a mi pueblo" (y aquí un recordatorio a Chumy Chúmez y a su chiste de un político que clama agradecido en un mítin que se lo debe todo al pueblo y que es contestado por uno de los asistentes con un "pues devuélveselo"). Tot descontrolat y carnaza para los tertulianos.
Llegados a este punto, en el que por cierto no se sabe si TV3 informó de los whatsapp del líder o si Polonia habrá hecho un sketch sobre las depresiones momentáneas de los salvadores de la patria, todo vuelve a la normalidad: Junqueras propone dos presidencias de la Generalitat, una simbólica -como la República de Catalunya, según la Forcadell- y otra ejecutiva. ¿Dos por el precio de una? Sospecho que no: dos por el precio de dos y una de ellas, la simbólica, con dietas al estar ubicada en Waterloo (Bélgica), que también son ganas de ubicarse.
En la meseta central y autoritaria, donde floreció la literariamente llamada "generación de la berza", siempre pensamos que Barcelona era descaradamente francófona y europeísta y ahora resulta que el abanderado del independentismo abomina de la Unión Europea y alquila chalé en Waterloo (ver foto), de infausto recuerdo para los bonapartistas, a 4.400 euros de vellón mensuales. Claro que no todo está tan claro pues sabemos de la juvenil inclinación musical del líder que en el Casal Parroquial de Amer, su pueblo, creó con unos amigos el grupo Zenit allá por los años 80, de ahí que quizá ubicarse en Waterloo se debiera a un deso de rendir homenaje al grupo Abba. No olvidemos que en la canción homónima, los suecos cantan: "Oh no/ intenté contenerte, pero tu eres más fuerte./ Oh sí,/ y ahora parece que mi única oportunidad/ es abandonar la lucha/ y cómo podría siquiera rechazarlo/ si siento que gano cuando estoy perdiendo" que como se podrá comprobar no deja de tener su punto autobiográfico del expresident.

P.D.- Habrá que estar atentos a la fiesta de inauguración de la residencia de la simbólica presidencia. Guardiola, Lluis Llach, la Rahola...una alfombra roja de vértigo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal