TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

La incoherencia de los lenguaraces

Por: | 17 de abril de 2018

Montoro-kBPB--984x468@Diario Montanes

Lenguaraz: "Deslenguado, atrevido en el hablar". Estamos rodeados y má si se le añade "con inclinación a la incoherencia" que es, desafortunadamente, en lo que suelen caer buena parte de nuestros dirigentes políticos.
Según argumenta en sus resoluciones el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, se utilizaron algo más de 1,6 millones de euros del dinero del presupuesto de la Generalitat para financiar el referéndum del 1-O que el Tribunal Constitucional dictaminó que era ilegal, argumento que se incluyó en la euroorden de extradición del expresidente Puigdemont que estudian los jueces alemanes, además de utilizarlo en el presunto delito de malversación que pesa sobre el exvicepresidente Oriol Junqueras. Es ahora cuando surge el lenguaraz Cristóbal Montoro y en una entrevista en el diario El Mundo afirma que el Gobierno de la Generalitat no se gastó ningún euro de las arcas públicas en la organización del referéndum del 1-O ni tampoco con la manutención de Carles Puigdemont. "No sé con qué dinero se pagaron las urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público". La Vanguardia titula con un matiz importante "Montoro reitera que el 1-0 no se pagó con dinero público desde que el Gobierno intervino la Generalitat". En cualquier caso poco tardaron los abogados de los encausados en adjuntar las afirmaciones del ministro de Hacienda a la defensa del exvicepresidente y, naturalmente, traducirlas al alemán a fin de que las lean los jueces del Tribunal Superior del land de Schleswing-Holstein. Es lo que tiene la incoherencia.
Claro que tampoco se quedan atrás los miles de manifestantes y los numerosos políticos catalanes cuando exigen "libertad de expresión" en manifestaciones públicas y libres, libremente retransmitidas por todos los medios. Es como reivindicar que no haya hambre en los postres de una buena comida. Otro ejemplo de personaje lenguaraz es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuando para justificar el cambio del rótulo de la calle Almirall Cervera por el de Pepe Rubianes, alega que "era un facha". El Almirante falleció en 1909, trece años antes que Mussolini accediera al poder, un detalle sin importancia si de lo que se trata es de utilizar frases hechas sin intención de analizar la justificación del argumento, aunque cuando quiso explicarlo casi fue peor:
"La gente que decide ser artista demuestra que se pueden hacer cosas bonitas, que se puede hacer reír, que el mundo puede ser un lugar mucho mejor", y cree que los políticos deben seguir el mismo camino. No hay nada como la modestia pues hay que reconocer que los políticos hace tiempo que nos hacen reir, y mucho. Pepe Rubianes se merece una calle, faltaría mas, pero sin necesidad de banalizar la Historia. ¿Recuerdan cuando Dolores de Cospedal calificaba de "nazismo puro" los escraches?
¿Consecuencia de tanta incoherencia?, que el político más coherente de todos sea Mariano Rajoy cuando aseguró públicamente que
"España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho españoles", aunque lo de "gran" es dicutible.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal