TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Poco pan y mucho circo

Por: | 30 de abril de 2018

Img.rtve.es

"Los representantes de los Consejos de Informativos de RTVE, que representan a los periodistas de la radio y la televisión estatal, han expresado su "indignación" por las maniobras del PP para frenar el desarrollo de la ley arobada el año pasado para recuperar la independencia de la corporación RTVE y el pluralismo en la elección parlamentaria de sus órganos", informaba El País de hace cuatro días. ¿De qué maniobras se hablaba?, pues la iniciativa del PP de solicitar nuevos informes jurídicos, una medida que implica dinamitar el calendario que habían pactado los socialistas, Ciudadanos y Podemos para nombrar a la nueva cúpula del ente antes del verano. Las triquiñuelas legales de los trileros profesionales.
Veamos una aplicación práctica de lo que entienden los actuales directivos de RTVE por información pública: en los informativos del canalillo 24 Horas de la noche de ayer se dedicaban los primeros 18 minutos de los mismos a dejar constancia de los éxitos deportivos del domingo: la victoria del Barça en la Liga, el triunfo de Rafael Nadal en el Godó, el campeonato de Europa de Carolina Marín, algo de rugby y los goles de la jornada. En total: dos tercios de los contenidos. Mucho más circo que pan.
El último tercio comenzaba con las obviedades del ministro del Interior que afirmaba que se perseguiría a los terroristas de ETA (y suponemos que a los demás) con la misma dedicación de siempre, incluso después del 4 de mayo. Vale. Una sugerencia al ministro: ¿sabe quién ha sido el que en estos días ha sembrado el terror en las mentes de cientos de miles de ciudadanas y ciudadanos?: el magistrado de la Audiencia de Navarra Ricardo González, autor de un delirante y provocador voto particular de una sentencia incomprensible sobre La Manada. Digo más: ¿es o no es terrorismo el que el ministro de Cultura se declare cantarinamente ser el novio de la muerte?
Cubierto el cupo de "un ministro cada 20 minutos", por lo menos, en los informativos de TVE, ni una referencia a la mencionada sentencia o a las multitudinarias manifestaciones en protesta por la misma. De Cristina Cifuentes y el vacío que deja su dimisión...¿quién es Cristina Cifuentes? Aquí ni la mencionamos. Algo de Manuel Valls porque ha pedido una plataforma constitucionalista unitaria para las elecciones autonómicas catalanas, es decir, con el PP incluído, y el informe del tiempo. ¿Comprenden por qué el PP retrasa todo lo posible el cambio de la cúpula de RTVE?

Siete días

Por: | 27 de abril de 2018

1524762106_702951_1524779954_noticia_fotograma

Pensiones, Cifuentes, Agramunt y mujeres, cuatro sucesos que conmovieron a España en sólo siete días y que desvelan claramente la molicie de una clase política, en general, y de un partido, el PP, en particular. Cuatro baldones en la Marca España que desatan la indignación ciudadana y llevan al límite una imagen internacional bochornosa de un país que no se merece este Gobierno ni, probablemente, unos parlamentarios aborregados en los que la sumisión al jefe es su principal característica.
La sentencia del llamado caso de La Manada es un sinsentido: se declara que la víctima sufrió abusos sexuales por parte de cinco individuos pero no lo califican de violación porque no hubo violencia física, es decir que el que cinco impotentes arriconen a una joven en un portal, la penetren, la traten como un objeto, se rían de ella, graben su hazaña, le roben el móvil para que no pueda llamar y la dejen abandonada y maltrecha no es violencia. Y eso lo afirman unos señores que aún siguen utilizando el obsoleto tratamiento de "ilustrísimos" y que pertenecen al gremio que más se protege a sí mismo.
La pereza del Presidente del Gobierno ha contagiado a su partido, a sus parlamentarios y, al parecer, a todo el Congreso. Los diputados, cada vez con más frecuencia, se sientan a la espera de ver que ocurre en las calles, cuantos asisten a las manifestaciones y qué dicen las encuestas. Las mujeres, sobre todo las mujeres, llevan meses reivindicando su derecho a vivir libremente. Las víctimas de la violencia machista siguen incrementando las estadísticas y cuando la situación se desborda por fallos judiciales como el de la Audiencia de Navarra, entonces comienzan a hablar de reformar el Código Penal. Es la táctica de Rajoy que se ha impuesto en una clase política que vive en una burbuja egocéntrica. Si como afirmaba el exFiscal General Torres Dulce, el Código Penal se ha modificado en treinta ocasiones desde 1995, ¿a qué esperan sus señorías para modificarlo de nuevo?
El tema de las pensiones, por su parte, evidencia una vez más las mentiras del Gobierno. Hace poco más de un mes, el Presidente afirmaba que no había dinero para subir las pensiones al ritmo del IPC. Ahora, ante la posibilidad de que los Presupuestos Generales no se aprobaran y, probablemente, no se agotara la legislatura, acepta que suban lo mismo que el IPC. ¿No había dinero, ya hay dinero? Han estado vetando cualquier iniciativa progesista de la oposición con el argumento que incidiría negativamente en los Presupuestos y ahora, en un plis plas, añaden 1.700 millones que, naturalmente, recortarán de alguna partida que no moleste a los del IBEX 35.
En los casos personales, señalar la torpeza de quienes le tributaron una enorme ovación en Sevilla cuando ya se conocían sobradamente las mentiras de la señora Cifuentes, su absurdo empecinamiento en no dimitir, la tradicional mirada hacia otro lado de la cúpula de Génova hasta que todo se precipita por un vídeo ilegal oculto durante siete años a la espera de que llegue el momento oportuno para la vendetta. De la pereza al apuñalamiento rastrero. Y del senador del PP Agramunt y su fascinación por Azerbaiyán, un apunte: "La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa lanzó ayer un llamamiento a cinco de sus miembros objeto de una investigación, entre ellos el senador del PP Pedro Argamunt y el diputado del PDeCat Jordi Xuclà para que renuncien y devuelvan sus actas por haber vulnerado el código de conducta". La Marca España está que se sale.

Sobre las noticias falsas

Por: | 26 de abril de 2018

Denunciado-abad-valle-caidos_ediima20180308_0361_4

En el octavo capítulo de la segunda temporada de la estupenda The good fight se explica la torticera manipulación de la realidad, las llamadas fake news, y los intereses inconfesables que persiguen. En la serie, el objetivo es influir al jurado en beneficio de una de las partes. Se estudian sus preferencias y gustos, los hábitos, trabajo, educación, etcétera, se crea un perfil falso en facebook que englobe sus peculiaridades y se publican noticias falsas sobre la parte contraria con los ingredientes suficientes para llamar la atención de quienes decidirán el resultado del juicio. En este caso se trata de una demanda multmillonaria contra la policía de Chicago pero vale lo mismo para una elecciones generales o un proceso independentista. Su lema es transparente: si la realidad no se ajusta al deseo, se cambia la realidad.
Claro que también están las noticias verdaderas, las que describen una realidad que sin embargo parecen parte de una campaña de desprestigio, una manipulación. El 31 de octubre de 2007, el Congreso de los Diputados aprueba una ley presentada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero "por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura". Es la llamada Ley de la Memoria Histórica. Diez largos años después, el nuevo y conservador Gobierno sigue derogándola de facto al no dotarla presupuestariamente para su aplicación. Se acepta la ley pero no se cumple. ¡Son las argucias de los trileros, estúpidos!
Por su parte el Abad del Valle de los Caídos -el megalómano mausoleo de Franco a la vez que la mayor fosa común de España con 33.832 personas enterradas de las que un tercio están sin identificar-, tras dos años sin aceptar una sentencia que le obligaba a que las familias que lo habían demandado pudieran exhumar los restos de sus familiares, acapara las portadas por cumplir la decisión del tribunal. En resumen: si la ley no te gusta, no le hagas ni caso.

Nacionalismos

Por: | 22 de abril de 2018

Occupied

Noruega sigue ocupada por los rusos aunque se mantienen ciertas formas democráticas. El primer ministro Jesper Berg conspira en la clandestinidad con los nacionalistas de Noruega Libre para expulsar a los ocupantes. Es la trama esencial de la segunda temporada de Occupied (Movistar), una excelente serie Noruega basada en una idea original del autor de novelas negras y economista Jo Nesbo en la que, además, contradice lo de que "segundas partes no son buenas". Es mejor.
En la primera temporada llega al poder el Partido Verde pues las cuestiones medioambientales, sobre todo las relacionadas con la producción de petróleo, despiertan una gran sensibilidad en la ciudadanía. Al parar su extracción petrolífera, Rusia, que ve amenazado el suministro, invade pacífica y prepotentamente el país apoyada por la inacción de una Unión Europea que tampoco está de acuerdo con una decisión noruega que complica sus intereses.
En la segunda temporada los rusos llevan ya seis meses en el país. El movimiento nacionalista Noruega Libre incrementa sus acciones violentas. El Primer Ministro Jesper Berg se fuga e intenta formar un Gobierno en el exilio. La ciudadanía está dividida entre los partidarios de Noruega Libre y los que aceptan la situación y pretenden negociar una solución sin violencia. Naturalmente esta ficción no es equiparable a ninguna otra realidad pero sí lo es en algunos apuntes sobre la evolución ideológica de quienes optan por la lucha armada en la que, antes o después, el hipotético fin justifica todos los medios. El comunicado de la disolución de ETA del pasado viernes -con los más de 850 cadáveres a sus espaldas- es la comprobación del cinismo de los fundamentalistas poseedores de la verdad absoluta y de como pretenden manipular los hechos: si la realidad no se ajusta a tu discurso, manipulemos la realidad.
Series noruegas como Borgen ya habían deslumbrado por su trama, por esa mirada profunda sobre la política y los políticos en un sistema democrático. Occupied , la serie con el mayor presupuesto de cuantas se rodaron en su país, casi 10 millones de euros, muestra la hipocresía y el egoismo de las potencias occidentales y el sórdido devenir de un nacionalismo inicialmente ingenuo hasta desembocar en el fanatismo totalitario.

Morir matando

Por: | 20 de abril de 2018

1486403267_000438_1486408167_noticia_normal

Lo de Cristina Cifuentes ya alcanza un punto de no retorno. En todas sus intervenciones parlamentarias su defensa es el ventilador: lanzar acusaciones a quienes la acusan con la diferencia de que los acusados no ocupan el poder y ella sí. Lo gracioso es que la última denucia que realizó ante la justicia es la de enviar los papeles de ese disparate de la malversación y la mala gestión que es la Ciudad de la Justicia (ver foto), ese proyecto de obra faraónica que les costó a los madrileños entre 95 y 130 millones de euros en tiempos de la lideresa Aguirre y que acabó convertido en un solar para las ratas y un edificio sin función conocida. El ventilador en esta ocasión se enfocó hacia su propio partido aunque, eso sí, un mes más tarde que lo hubiera denunciado la oposición. Si había alguna duda sobre las especulaciones de que "el caso del máster" era en realidad fuego amigo, ahora de la especulación se ha pasado a la convicción. Esperanza ya es, definitivamente, la reina de las ranas y Cifuentes, al parecer, está dispuesta a morir matando.
Curioso es también el caso de los costes del referéndum ilegal en Cataluña, con esos dos paladines de la lucha contra la corrupción que son Rajoy y Montoro, por un lado, y el juez Llarena por otro. Y es curioso por varios motivos: porque al afirmar como afirmaron en su día tanto Rajoy como Montoro que no se había gastado ni un euro del dinero público en dicha consulta, invalidaban la acusación de malversación que pesa sobre los miembros del Govern encausados. Sólo hay una explcación hacia una actitud tan extraña: salvar su propia reputación, si es que les queda algo de la misma pues no olvidemos que desde el pasado septiembre el ministerio de Hacienda es responsable del control de las cuentas del Govern y reconocer que se efectuaron pagos desde la Generalitat para realizar un referéndum que el Tribunal Constitucional declaró ilegal es, en realidad, reconocer un fracaso.
Lo sorprendente de este asunto es que el 20 de octubre, 19 días después de la consulta, el mismo ministerio de Hacienda de Montoro interpuso una denuncia ante la fiscalía del Tribunal de Cuentas contra el Govern destituido y las organizaciones ANC y Òmnium por "la utilización de dinero público en el referéndum ilegal" por si hubiera "responsabilidades contables". Igualmente es curioso el que cada vez que un ministro, el Presidente del Gobierno o el expresidente Camps afirman de un proyecto que "no va a costar ni un euro a la ciudadanía", la ciudadanía se echa a temblar o, como diría Bruce Springsteen, "nacidos para correr".

Benidorm

Por: | 19 de abril de 2018

Fotonoticia_20180131195315_640

Si hay un icono del auge del turismo en España ese es Benidorm que de pueblo de pescadores pasó a tener el panorama urbano más manhattiano de Europa. Y allí se fueron Quique Peinado y Manuel Burque para inaugurar la segunda temporada de Radio Gaga, el estupendo programa que emite #0 de seis en seis capítulos.
En realidad Radio Gaga es el sueño de todos los corresponsales televisivos pues con frecuencia sus crónicas son más radiofónicas que audiovisuales. Cuestión de presupuesto o de molicie periodística. Peinado y Burque no engañan, con una ventaja: los dos escuchan mucho más que hablan lo que nos permite oir las opiniones de los protagonistas, los invitados, y no al previsible egocentrismo del autosatisfecho entrevistador.
Decir Benidorm es decir disparate urbanístico al mismo tiempo que paraíso de jubilados y así lo recogía el primero de los programas de la segunda temporada. Historias personales sin edulcorar con un denominador común: las ansias de disfrutar de lo que queda del día. Jubiladas con cáncer de páncreas que no renuncian al placer de vivir; damas separadas de sus maridos desde hace 16 años, los mejores de su vida; camioneros que bailan el tango a los 84 años de edad... en fin, una serie de personajes anónimos que se resisten a tirar la toalla frente a lo despiadado de un sistema que hace tiempo entronizó la rentabilidad.
Claro que por nuestros pagos "rentabilidad" equivale frecuentemente a corrupción, moral y económica, la que considera que el que más tiene es el más listo aunque siempre surgen iluminados que reprochan a los pensionistas el no haber invertido suficientemente en activos financieros, ¿como en las preferentes de Bankia, señor Linde? Otra conclusión no menos sabia es a la que llegó Christine Lagarde, directora generente del FMI: "Los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía global. Hay que hacer algo ya". ¡Es la rentabilidad, estúpidos!
Ya se anuncian los próximos programas: adolescentes que luchan contra la anorexia y la bulimia; personas sin hogar que quieren rehacer sus vidas; conversos al Islam que conviven con hippies y budistas en plena Alpujarra y familias que coexisten con el cáncer infantil. Y todo sin acritud y escuchando.

El Camarote II

Por: | 18 de abril de 2018

1446837055_601631_1446838076_noticia_normal

Interior día.- Se abre la puerta del camarote y entra Cristina Cifuentes con varios documentos en las manos.
Cristina: Que si, que lo tengo todo documentado. Aquí está el albarán del diploma (enseña una cuenta del Carrefour) y aún me acuerdo de los nervios que pasé defendiendo mi trabajo de fin de máster el 3 de julio de 2012 (era domingo y enseña una foto con Cospedal en las fiestas de La Paloma.
Entra Mariano Rajoy y al verla se da rápidamente la vuelta no sin antes decir lo de que "Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo, beneficio político", creando una cierta confusión en la Cifuentes que con rapidez de reflejos modificó la mano tendida para saludare a agitarla como despedida de estación. Hay que decir que en esta ocasión, la presidenta comunitaria no mostró ningún documento.
Aparece Rafael Hernando señalando con el dedo al mundo mundial: "Es mucho más grave lo de Toni Cantó, que dijo que era pedagogo y sólo daba clases de pedagogía teatral, que lo de Cifuentes". Lo cierto es que no le acusó de cobrar subvenciones como sí lo hizo en su momento con los familiares de las víctimas de la Guerra Civil. Está claro que poco a poco se va moderando. De segur así acabará ocupando una buena embajada, como Morenés.
Entra una Tuna madrileña que, como se sabe, ocupa el segundo lugar en la lista de odios de Manuel Vicent (el primero se lo lleva La madrugá retransmitida por la Ser). Revolotean alrededor de la presidenta que sonríe sin parar y sin que le afecte a la cirugía plástica. Poco después llega un nutrido grupo de diputados JxCat: ¿Tienen Cacaolat? ¿Pero este barco no va a Berlín? Consternación. La Tuna sigue revoloteando, la presidenta agita otro documento (en esta ocasión un boleto de Euromillones): "Y aquí está el acta, firmada y bien firmada". Con cierta dificultad entran Chaves y Griñán que, por supuesto, no saben nada de nada. Quizá por eso se han dedicado a la política. Alguien enciende el televisor y aparecen Puigdemont y Rajoy peleándose por el plasma. TV3 sólo retransmite en la mitad de la pantalla, en la que aparece Puigdemont. Un camarero trae varias botellas de Cacaolat directamente de la Granja Viader. Los de JxCat brindan por la premier de Guardiola. Bertomeu, que creía que el barco iba a Poblet, explica que una de las posibilidades que está barajando la junta del Barça para la final de Copa es la de regalar un taper de butifarras con mongetes a todo aquel que porte una estelada.
Ya no cabe nadie mas en el camorote. El Libertat d’expressió (antes de Colau, Américo Vespucio) pone rumbo a ninguna parte.

La incoherencia de los lenguaraces

Por: | 17 de abril de 2018

Montoro-kBPB--984x468@Diario Montanes

Lenguaraz: "Deslenguado, atrevido en el hablar". Estamos rodeados y má si se le añade "con inclinación a la incoherencia" que es, desafortunadamente, en lo que suelen caer buena parte de nuestros dirigentes políticos.
Según argumenta en sus resoluciones el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, se utilizaron algo más de 1,6 millones de euros del dinero del presupuesto de la Generalitat para financiar el referéndum del 1-O que el Tribunal Constitucional dictaminó que era ilegal, argumento que se incluyó en la euroorden de extradición del expresidente Puigdemont que estudian los jueces alemanes, además de utilizarlo en el presunto delito de malversación que pesa sobre el exvicepresidente Oriol Junqueras. Es ahora cuando surge el lenguaraz Cristóbal Montoro y en una entrevista en el diario El Mundo afirma que el Gobierno de la Generalitat no se gastó ningún euro de las arcas públicas en la organización del referéndum del 1-O ni tampoco con la manutención de Carles Puigdemont. "No sé con qué dinero se pagaron las urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público". La Vanguardia titula con un matiz importante "Montoro reitera que el 1-0 no se pagó con dinero público desde que el Gobierno intervino la Generalitat". En cualquier caso poco tardaron los abogados de los encausados en adjuntar las afirmaciones del ministro de Hacienda a la defensa del exvicepresidente y, naturalmente, traducirlas al alemán a fin de que las lean los jueces del Tribunal Superior del land de Schleswing-Holstein. Es lo que tiene la incoherencia.
Claro que tampoco se quedan atrás los miles de manifestantes y los numerosos políticos catalanes cuando exigen "libertad de expresión" en manifestaciones públicas y libres, libremente retransmitidas por todos los medios. Es como reivindicar que no haya hambre en los postres de una buena comida. Otro ejemplo de personaje lenguaraz es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuando para justificar el cambio del rótulo de la calle Almirall Cervera por el de Pepe Rubianes, alega que "era un facha". El Almirante falleció en 1909, trece años antes que Mussolini accediera al poder, un detalle sin importancia si de lo que se trata es de utilizar frases hechas sin intención de analizar la justificación del argumento, aunque cuando quiso explicarlo casi fue peor:
"La gente que decide ser artista demuestra que se pueden hacer cosas bonitas, que se puede hacer reír, que el mundo puede ser un lugar mucho mejor", y cree que los políticos deben seguir el mismo camino. No hay nada como la modestia pues hay que reconocer que los políticos hace tiempo que nos hacen reir, y mucho. Pepe Rubianes se merece una calle, faltaría mas, pero sin necesidad de banalizar la Historia. ¿Recuerdan cuando Dolores de Cospedal calificaba de "nazismo puro" los escraches?
¿Consecuencia de tanta incoherencia?, que el político más coherente de todos sea Mariano Rajoy cuando aseguró públicamente que
"España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho españoles", aunque lo de "gran" es dicutible.

Ordinariez

Por: | 09 de abril de 2018

1523167663_733362_1523214719_noticia_normal_recorte1

Fue un largo fin de semana ordinario, es decir, habitual y grosero. Comenzó con un aquelarre frustrado en Sevilla donde todo estaba previsto para conseguir un despegue electoral extraordinario por parte del PP. No pudo ser. La ordinariez del asunto Cifuentes mas la incorrecta euroorden del juez Llanera convirtieron lo extraordinario en lo habitual: chanchullos de quienes consideran que el país es su finca y contradicciones judiciales.
Lo de la presidenta de la Comunidad de Madrid sigue fielmente la tradición conservadora: se descubre un escándalo, se niega, se denuncia a los mensajeros, el presidente Rajoy apoya al o a la protagonista del problema y, todo parece indicarlo, se acaba despeñando a la estrella del desmán. Bárcenas, Rato, Soria, Matas, Olivas, Aguirre, Camps, González, Pedro Antonio Sánchez..., en fin, en general todos aquellos a los que Rajoy y los suyos han puesto las manos en el fuego por ellos.
Pero el caso Cifuentes es algo mas, es un test del comportamiento del resto de los partidos del Parlamento autonómico. Lo de Ciudadanos es perfectamente ordinario: no dan un paso sin sopesar hasta el límite sus consecuencias electorales. Hoy sabemos por eldiario.es que "el partido que lidera Albert Rivera ha encargado un trabajo específico sobre el escándalo de la presidenta madrileña con interrogantes que desvelan todo un abanico de posibilidades: desde apoyar la moción de censura hasta entrar en un Gobierno con el PSOE o hacerlo con el PP". Vale. De momento han aplazado su decisión con la creación de una comisión de investigación parlamentaria, algo absurdo puesto que ya se conocen sobradamente las versiones de las partes implicadas en el escándalo: la de la presidenta afirmando que todo es legal y la de la Universidad señalando que no consta nada de lo que dice la presidenta y trasladando el tema a la Fisalía tras comprobar las irregularidades y falsificaciones de actas correspondientes. ¿Qué más puede aportar una comisión de investigación parlamentaria? Tiempo, solo tiempo suficiente para estudiar los resultados de la encuesta y, suponemos, negociar con el PP un candidato conservador alternativo a Cifuentes, como ya hicieron en Murcia. Es el lampedusiano "Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie"
La ordinariez llegó el lunes con las declaraciones a El País de Alberto Nadal, Secretario de Estado de Presupuestos (ver foto): "Hemos intentado introducir en estos Presupuestos algo que creemos que va a ser el inicio de un cambio de cultura: Vincular las rentas al crecimiento de la producción, del PIB. Es una de las grandes novedades tanto en los salarios públicos como en las pensiones. Y debería ser también el marco en el que se fijen los salarios en el sector privado. Que cuando las cosas vayan mejor, que cuando aumentamos nuestra productividad y crezca la economía, todos se beneficien de ese crecimiento, porque todo el mundo ha participado, ha puesto su granito de arena". Mire usted, señor Nadal, bromas las menos. Ya a finales del pasado año se publicaba que el beneficio empresarial había crecido 17,5 veces más que los salarios así que no sea demagogo. Cargar el aumento de las pensiones o el de los salarios al aumento del PIB sería relativamente lógico si la carga se hiciera por igual pero cuando unos ganan 17,5 veces más que otros decir lo que usted dice es una grosería porque toma a la ciudadanía por idiota.

Incapacidad, capacidad

Por: | 06 de abril de 2018

Cifuentes-aguirre--644x362

Toda la incapacidad que tienen nuestro gobernantes para solucionar los problemas más graves que afectan a la mayor parte de la ciudadanía -el paro, la precariedad, el deterioro del Estado de bienestar...-, se revierte en una gran capacidad para tratar de salvar los muebles, sus muebles, cuando vienen mal dadas.
Ya la inolvidable Esperanza Aguirre, expresidenta de una parte de lo que TV3 llama el Estado español, demostró sus reflejos de autoayuda cuando en pleno Parlamento autonómico dijo aquello de que había sido ella la que había destapado el caso Gürtel, una frase para cualquier frontispicio y más teniendo en cuenta que había alcanzado la poltrona gracias al "tamayazo".  Luego vinieron las ranas, los charcos, una desafortunada maniobra de aparcamiento, una más que humillante persecución policial (humillante para la policía que no pudo detenerla), alguna lágrima que otra... hasta que no le quedó más remedio que tirar la toalla política para satisfacción de la empresas de cazadores de talentos que a buen seguro la volverán a recibir con las manos abiertas dada sus dotes para valorar a los posibles líderes.
Ahora es la actual presidenta de ese trozo del Estado español, Cristina Cifuentes, quien está a punto de ser incluída en la nómina de las inolvidables. "Quiero recordar que yo he sido la primera que lamentablemente en todo este asunto tan lamentable, valga la redundancia, lo he tenido que poner en manos de los tribunales", declaró en los pasillos del Parlameno autonómico al saberse qu el lamentabe asunto de su máster pasaba a manos de la correspondiente Fiscalía. Y sí, fue la primera pero no en pasar el tema a manos judiciales sino en poner una querella a dos periodistas de eldiario.es por haber destapado la chapuza académica.
Algo similar ocurre con el núcleo duro de los independentistas catalanes que están todos que lo tiran, sobre todo el cava, porque al expresident de ese trozo de España, no se quién define así a Cataluña pero alguno habrá, ya sólo pesa sobre él un posible delito de malversación, lo que les ha llenado de orgullo y satisfacción. Al parecer malversar, es decir, apropiarse o destinar los caudales públicos a un uso ajeno a su función, debe de ser pecado venial para los de Monserrat.
¿Qué el juez Llarena se ha columpiado con lo de la rebelión?, pues sí, es evidente. ¿Qué la malversación puede llegar a una inhabilitación de hasta diez años?, pues también. Señalar por último que en los mentideros independentistas se llegó a deducir que la decisión de detener a Puigdemont podía estar relacionada con la compra de 30 nuevos aviones militares Eurofighter con Alemania como socio. Suponemos que ahora, tras la decisión del tribunal regional alemán, en lugar de 30 sólo habrá que comprar cinco o seis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal