Verne

Por: | 24 de octubre de 2014

El futuro que nos merecíamos: ¿dónde están mi coche volador y mi robot mayordomo?

Robida

Esta ilustración de 1882 nos muestra cómo creía el artista Albert Robida que iríamos a la ópera en el año 2000. Se trata del mito por antonomasia del futuro: el coche volador, una de las muchas cosas que esperábamos de un porvenir tecnológico que no ha llegado.

1. Coches voladores
Los coches voladores son una constante en el imaginario colectivo en lo que respecta a previsiones futuristas. Pero aunque no se ven muchos por la calle, lo cierto es que ya existen. Según Maclean's, ha habido más de 300 modelos de coches voladores funcionales, sin contar la primera patente registrada, que es de 1918 y apostaba por un modelo de coche-submarino-volador.

Por ejemplo, este de los años 40.

Y actualmente hay al menos dos prototipos convincentes, como el Terrafugia y el Aeromobil, que en realidad no difieren en gran medida del modelo de hace 60 años.



Eso sí, estos coches voladores no permitirían salir de la ópera volando, sino rodando: hay que despegar y aterrizar en un aeropuerto. Es decir, no se pueden usar para ir a trabajar ni podríamos circular con ellos por las ciudades actuales.

Y eso suponiendo que fuera buena idea hacerlo. Elon Musk, uno de los cofundadores de Paypal, es también propietario de Tesla, empresa que está desarrollando coches eléctricos, alguno de ellos sin conductor. Según Musk, los coches voladores podrían traer más problemas que soluciones: afectarían al paisaje, serían más ruidosos y habría más posibilidades de que algo te cayera en la cabeza. A eso habría que sumar que los accidentes probablemente serían más graves: un simple alcance podría suponer que los vehículos cayeran desde decenas de metros de altura. Es decir, a lo mejor no tenemos coches voladores porque son aún peores que los rodantes, que ya es decir.

En todo caso y al menos en lo que se refiere a los medios de transporte, Paul Krugman tenía razón cuando dijo en 2009 que “el mundo de hoy no es tan diferente al de 1959 como el de 1959 era respecto al de 1909”. Los coches (y aviones y trenes) son más limpios y seguros, pero no han cambiado esencialmente en decenas de años. En algunos casos, ni siquiera en lo que respecta a la velocidad. Por ejemplo y si recordamos que el Concorde no vuela desde 2003, tardamos más en cruzar el Atlántico que hace unos años.

2. Robots
No estamos disfrutando de los robots mayordomo que queríamos, a no ser que incluyamos en el grupo la Roomba y la Thermomix. Tenemos un robot que simula los síntomas del ébola. Hay otros que te siguen a todas partes para sacarte fotos y vídeos. En Ginebra se ha discutido el posible uso de robots asesinos que todavía no existen. También hay robots que tocan el violín y que juegan torpemente a fútbol. Y (eso sí) hay avances significativos en prótesis robóticas. Pero ni nos han robado el trabajo (aunque hay robots industriales) ni nos planchan las camisas.

Lo más parecido que tenemos a un robot son los algoritmos, que a nosotros nos facilitan la vida (al menos en parte) y a las empresas les facilitan el negocio. Pensemos en cómo Google cada vez acierta más con lo que vas a buscar o Amazon con el libro que quieres comprarte.

Villemard

En 1910 el ilustrador Villemard dedicó una serie de láminas a cómo imaginaba el año 2000, incluyendo este barbero robótico. Se expusieron en la Biblioteca Nacional Francesa.

Hablando de robots, hay que mencionar a Isaac Asimov, que dedicó un buen puñado de libros a estos inventos que no acaban de llegar. Este escritor predijo acertadamente en 1964 que en 2014 habría platos precocinados, energía solar, vuelos sin tripulación a Marte y robots no comunes, pero sí existentes. También dijo que nos aburriríamos, pero no supo ver que combatiríamos este aburrimiento con GIFS DE GATOS. Aunque hay que mencionar que esperaba coches voladores (qué manía) y ciudades subterráneas. 

No es el único que ha acertado, al menos parcialmente, en algunas de sus predicciones: Aldous Huxley anticipó (más o menos) los antidepresivos en Un mundo feliz; George Orwell predijo el espionaje a ciudadanos en 1984, y el ingeniero John Elfreth Watkins anticipó la fotografía digital en color y los móviles. Aunque también aseguró que la C, la X y la Q desaparecerían del alfabeto inglés, que todo el mundo caminaría 10 millas a diario, que no habría mosquitos ni pulgas y que, sí, casi todo el tráfico iría bajo tierra o elevado. Aquí hay otros 11 ejemplos de predicciones acertadas.

3. La conquista del espacio

Luna

Grabado que ilustra Alrededor de la Luna, de nuestro querido Julio Verne (Getty Images).

En abril de 1969, la revista Triunfo lanzó cien predicciones acerca de cómo sería el año 2000. Muchas de ellas siguen siendo todavía deseos, a pesar de los 45 años que han pasado.

Por ejemplo, la instalación permanente en la Luna, cuando no hemos vuelto desde 1972. El escritor Robert Heinlein era aún más optimista al respecto, y en sus previsiones de 1952 para el año 2000 apuntaba (además de la cura contra el cáncer y el resfriado común) la exploración del sistema solar y la preparación del primer viaje a la estrella más cercana, además de vida inteligente en Marte. 

No sólo no hay marcianos (al menos de momento), sino que además la Nasa y el gobierno estadounidense no tienen previsto enviar a humanos a Marte hasta la década de los 30. Es más, este viaje, que parece casi de primero de ciencia ficción, sería “uno de los retos de ingeniería más caros y difíciles del siglo XXI”, según Wired. Para llevarlo a cabo hará falta desarrollar nuevas formas de vivir lejos de la Tierra. Además, el peso de la nave obligará a que despegue por partes y que los astronautas la monten ya en órbita. También será necesario diseñar nuevas formas de almacenar combustible y víveres, además de la forma correcta de aterrizar en Marte de manera segura. 

Es decir, ni siquiera sabemos cómo llevar a tres o cuatro personas al planeta de al lado, como para hablar de bases lunares, viajes más allá del sistema solar o la conquista de la galaxia.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 19.12.36

Ilustración publicada en Triunfo (abril de 1969).

4. Previsiones meteorológicas acertadas

En el ya mencionado artículo de Triunfo se habla incluso de una “previsión meteorológica más fidedigna y más a largo plazo”, en la que posiblemente sea una de las previsiones futuristas más sensatas y razonables de la historia. Sin embargo y a pesar de que los modelos han mejorado, lo cierto es que esto sigue siendo una aspiración y no una realidad. Actualmente, por cierto, se confía en el big data para conseguirlo.

¿Y por qué cuesta tanto predecir el futuro, ya sea si llegaremos a Marte o si pasado mañana lloverá o no? Por lo general, lo que hacemos es extrapolar el futuro a partir del presente y simplemente nos imaginamos lo mismo, pero mejor, más potente o más rápido.

Por ejemplo, si ya tenemos coches, pensamos en coches voladores. Pero como en los años 50 no había ordenadores en casa, no era fácil predecir algo parecido a internet, que a pesar de ser el avance más significativo (al menos) de las últimas décadas, no protagoniza ni mucho menos las novelas de ciencia ficción clásicas.

En cambio, ahora que ya tenemos internet y contamos con algoritmos cada vez más refinados, surgen ideas como la singularidad, que prevé que a mediados de siglo la inteligencia artificial supere el control humano e incluso aspira a la inmortalidad a través de cuerpos virtuales. En serio.

Es decir, teniendo en cuenta que la innovación no siempre es una mera evolución de lo que ya tenemos, es posible que el progreso tecnológico llegue por un camino al que ahora mismo no prestamos atención. Y eso, si llega.

171105351

La Nueva York del futuro (Getty Images).

Hay que apuntar que la mayoría de estas predicciones son tan recientes como el crecimiento económico del que dependen y a la vez propician. Como explica Satyajit Das en What Whould We be Worried About?, la renta per cápita se dobló entre 1300 y 1800. Para volver a doblarse, sólo hicieron falta 100 años más. Y en el siglo XX creció cinco o seis veces, doblándose entre 1929 y 1957 y de nuevo entre 1957 y 1988. 

Pero estos crecimientos se basan en gran medida en el consumo, en la deuda y en la degradación del medio ambiente, y por supuesto no hay nada que garantice que puedan continuar de forma indefinida.

También hay que tener en cuenta que los incentivos para inventar son cada vez menores. Como escribe Neil Gershenfeld en el mismo libro, “si la tecnología disponible ya puede proporcionar comida, refugio, calor, luz y vídeos virales de gatos monos, la invención no es ya el imperativo para la supervivencia que fue una vez”.
 
De hecho, es más que probable que nunca en la historia tantos hayan tenido tanto, a pesar de las indudables desigualdades y de la situación de pobreza en la que vive (todavía) gran parte del mundo.

Es decir, quizás el futuro no llegue jamás.
 
Gatu
¿El futuro era esto?

5. Viviremos más de 100 años

Que no cunda el pánico: en lo que se refiere al supuesto parón tecnológico, las opiniones no son ni mucho menos unánimes. Por ejemplo, Bill Gates está totalmente en contra de estas opiniones y recuerda al respecto los avances en generación de energía, el diseño de materiales, la fabricación de medicinas y el potencial en el terreno de la educación, por ejemplo y entre otros avances.
 
Además, hay que recordar que a menudo comparamos lo que ahora tenemos con las predicciones de la ciencia ficción y no con cómo estaríamos sin esos avances.

Por ejemplo y como muestra de los indudables progresos tecnológicos y científicos (a pesar de la ausencia, insistimos, de coches voladores), podemos pensar en el incremento en la esperanza de vida: en Estados Unidos pasó de 49 años a principios del siglo XX hasta los 74 en 1980, según el citado artículo de The Economist (actualmente está en los 79,8). Aunque de nuevo en Triunfo encontramos una predicción que está costando alcanzar: viviremos, de media, entre 100 y 150 años.

Según el genetista Aubrey de Grey, esto lo hemos logrado: la primera persona que cumplirá 150 años ya ha nacido, aunque lo único que sabemos de él o ella es que se trata de una persona de mediana edad. 

A pesar de este optimismo, lo cierto es que ni siquiera tenemos claro cómo funciona el envejecimiento, aparte del hecho obvio de que cumplir años contribuye en gran medida. Las causas y factores son muchos y todavía no se sabe cómo incrementar de forma significativa la esperanza de vida con buena salud.
 
Mr-nobody-1
En Mr. Nobody, Jared Leto interpreta al último mortal de la Tierra.

En cambio, muchos de los objetos cotidianos viven cada vez menos, como predecía New York Times Magazine en abril de 1964 (también para el año 2000): “Cuando un reloj se estropee o una suela de zapato se desgaste hasta llegar al dedo, esta cosa simplemente se tirará y será reemplazada por una réplica producida en masa”.

El autor opinaba que nadie querría ganarse la vida trabajando con sus manos, cuando lo cierto es que se trata más bien de obsolescencia programada y, por supuesto, de nuestras ganas de tener el último modelo de cualquier cosa.
 
90728619
Un atasco en el cielo francés, según el ilustrador Albert Guillaume (1901+1914) (Getty Images).

En definitiva, es imposible predecir el futuro. Quizás sea una mejora de lo que ya disfrutamos: hay cosas que siempre querremos, como vivir sanos el máximo tiempo posible, y a las que dedicaremos esfuerzo y dinero. Pero lo más probable es que el futuro, cuando llegue, nos sorprenda con algo mucho más útil y más necesario que un coche volador.

No sé, cómprate un helicóptero.


Sigue leyendo:
- El olor de la lluvia sobre la tierra seca y otras 28 cosas que no sabías que tenían nombre
- Ya he probado Inbox: el intento de Google de ordenar Gmail (y mi vida)

 

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

 

Hay 9 Comentarios

Se puede entender hasta cierto punto lo de los coches voladores, la conquista espacial y cosas de esas, pero ¿la ropa? Esa especie de uniforme blanco nuclear que no falta en ninguna película futurista que se precie, ¿a quién se le pudo ocurrir que vestiríamos así?

La robótica es una realidad. Mi hijo sin ir más lejos está en un club de robótica de ConectaKID en ConectaLAB. Es una maravilla lo que pueden llegar a realizar.

La robótica está a la vuelta de la esquina, no hay que ser un genio para poder crearte hoy en día un robot. Mi propio hijo lo está haciendo en un curso de robótica en ConectaKID de ConectaLAB

Gracias Víctor, justo acaba de corregirlo un compañero.

(Siguiendo con mi comentario anterior)

De todos modos, yo no pierdo la esperanza de tener algún día un coche volador.

Ya que se ha perdido irremediblemente "el tren" de 2015 (como en "Regreso al Futuro II"), esperaré al año 2019, en el que está ambientada la película "Blade Runner" (de Ridley Scott, 1982, con Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young y Daryl Hanna), para comprarme uno.

Así que le doy a la DGT 5 años de margen para que convalide mi Carnet de Conducir por uno de Piloto...

Desde el pasado martes 21, veo muchos artículos sobre este tema, que bien podríamos llamar: "¿quién nos robó nuestro futuro?".

Y no es de extrañar, pues sólo falta un año (de hecho, sólo 362 días) para EL FUTURO por antonomias: el 23 de octubre de 2015.

Esa fue la fecha elegida por Emmet "Doc" Brown (el científico protagonizado por el actor Christopher Lloyd) para llevar a su joven pupilo Marty McFly (Michael J. Fox) justo 30 años en el tiempo, en la película "Regreso al Futuro, parte 2" (dirigia por Robert Zemeckis y estrenada en 1989, aunque ambientada en 1985).

La mayoría de predicciones de la película para ese año se han visto incumplidas, empezando por el tan manido "coche volador", siguiendo por la ropa que se seca automáticamente, as zapatillas que se echan la lazada solas, la publicidad estática de animación 3D (sin pantalla, directamente en el aire), etc. Y no tiene mucha pinta de que nada de ésto llegue a hacerse realidad en el escaso tiempo que falta.

En cambio, sí acertaron sus guionistas en la omnipresencia de las enormes pantallas planas de TV con miles de canales temáticos (la mayoría, absurdos) y en la intercomunicación total del población (sumando la videconferencia más el fax, se podría decir que avanzaron la existencia de Internet).

Al final, va a ser verdad que lo único que nos ha traído la modernidad son las inanidades cibernéticas (dicho menos finamente, "las paridas informáticas") tipo "gifs de gatitos".

Cuando el futuro nos alcanzó, descubrimos con tristeza que el cohete no estaba en el jardín. En 1947 Ray Bradbury escribió que en 1999 viviríamos el verano del cohete, justo cuando la primera nave partiría a la conquista de Marte http://bit.ly/1D5e5ge Cuando llegamos al futuro, Marte aún era inalcanzable. Aún así, las 'Crónicas marcianas' de Bradbury, como la mejor ciencia ficción estadounidense de los cincuenta, siguen siendo un clásico. Fallaron como profecía tecnológica, pero, como el '1984' de Orwell http://bit.ly/1wob4Xk siguen siendo una advertencia moral.
Un saludo cordial.


SI que hemos vuelto a la luna en más de una ocasión después del 69. Estados Unidos estuvo enviando misiones tripuladas después de esa fecha, siendo la ultima la Apolo 17 en el 72 (en el 69 alunizo el Apolo 11)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal