Amor y extrañamiento según Michael Haneke

Por: | 09 de febrero de 2013

* ADVERTENCIA Este post no es recomendado para quienes no hayan visto Amour, de Haneke, porque el autor reflexiona a partir de su final.

Por MANUEL GUTIÉRREZ ARAGÓN

Amour-1

 

De pronto, la situación que estamos contemplando en la pantalla, se invierte. De la dedicación, la generosidad y la comprensión de la pareja, se pasa a un comportamiento violento, inesperado. El amante coloca una almohada sobre la cara de la amada, y la asfixia con cuidado, casi con delicadeza. Momento inesperado, digo, pero no falto de lógica. Me estoy refiriendo a la escena –un solo plano sostenido, insostenible- en que el protagonista acaba matando aquello que más quiere: su mujer, enferma incurable y sufriente. Y la película es Amour, la última entrega del director Michael Haneke a sus incondicionales espectadores, entre los que me encuentro.

En ciertos aspectos, el trabajo cinematográfico de Michael Haneke se parece al método que los antropólogos llaman “extrañamiento,” al obligar al espectador a contemplar los hechos que suceden ante él como si fueran las prácticas sociales de algo lejano, desconocido, como si se tratara de una familia que no fuera de nuestra tribu – léase civilización. Y sin embargo, su comportamiento es tan habitual, cotidiano, reconocible, tan parecido al nuestro que diríamos que somos nosotros mismos.

La pareja protagonista de Amour – encarnada por Emmanuel Riva y Jean-Luis Trintignant- habita de manera prácticamente solitaria su hermoso piso parisino, que poco a poco se va transformando ante nuestros ojos en una guarida, en una madriguera-escondrijo. Y sin embargo es el mismo piso, con los mismos muebles, el mismo piano de cola y el mismo servicial portero.

Todo es igual y, a la vez, distinto.

Haneke nos coloca siempre es una situación difícil, justamente porque todo permanece en la normalidad, y advertimos lo terrible de la norma, la crueldad del modelo-patrón.

En la película Amour no hay música de acompañamiento, las imágenes se nos dan en crudo. La única música que suena es la diegética, es decir, aquella que se interpreta en escena, ante la cámara, en el piano del salón. Y se trata de la Bagatela de Beethoven y de un impromptu de Schubert que, de puro delicado y sensible, acaba por sonar terrible. En Haneke, la misma composición musical puede vaciarse de sentido sin cambiar su sonido. Quizá -al menos para mí-,  esa sea una de las cosas más terribles de sus películas, como tuvimos ocasión de comprobar en La pianista.

Ahora Haneke la emprende con Cosí fan tutte, la ópera de Mozart con libreto de Da Ponte. Es una historia anterior a la fijación literaria del amor romántico –por más que siempre el amor haya sido romántico, desde el rapto de Elena por el príncipe Paris. Pero aquí no se trata de que el sentimiento justifique todo lo demás, sino de un amor más ligero, más conspirativo, más desvergonzado, y por lo tanto, más melancólico. Todo pasa y todo queda.

Haneke presenta la acción de la ópera como una representación en un palacio dieciochesco, en el que personajes actuales se visten para hacer teatro, cantar e intercambiar parejas. Al fin y al cabo, no hay por qué tocar el texto –tantas veces censurado y retocado en otro tiempo-  para que la mirada descubra la intención.

Conociendo la importancia que tanto el director musical, Sylvain Cambreling, como el director de escena conceden a las escenas de conjunto, vamos a estar ante una verdadera comedia de salón. Toda la acción, además, se acentúa porque Haneke la desarrolla apretadamente en unas horas: desde el atardecer y la larga noche hasta la madrugada en que cada oveja vuelve con su pareja.

Haneke ensaya mucho con sus actores cantantes, sometidos a una gran disciplina actoral. Tras más de un centenar de audiciones para elegir los cantantes, se ha elegido un reparto joven, acorde con lo que sucede en escena. Haneke se vale de un storyboard, como en el cine, para fijar las posiciones de los actores en el escenario, aunque el ritmo y los tiempos los marque la música. Una labor minuciosa, con ensayos más largos que lo habitual, agotadores, según algunos.

El amor y los juramentos de lealtad se ven puestos a prueba por una apuesta entre amigos, que se convertirá en un juego peligroso. Se ven con distancia la honestidad y las promesas, la fidelidad y el amor romántico. Lo más perverso es precisamente que hay un final feliz, y no una catástrofe de celos. Todos se casan como si aquí no hubiera pasado nada.

Siempre dicen que Cosí fan tutte es una defensa de la tolerancia y el perdón. Su desarrollo final parece más bien parece un ejercicio de diplomacia y de componendas mutuas. El disimulo es el sinónimo blando del perdón.

Hay 35 Comentarios

Una película totalmente prescindible, una pérdida de tiempo. Igual que la crítica de este señor del blog.

A mí no me hacen sufrir esos dos actores, sufro más, por ejemplo, sabiendo que hay ancianos en esa situación y sin nadie que los cuide, ni ayudas estatales para ello.

Lo que más hace sufrir de esta película son los ratos en los que estás viendo durante varios minutos secuencias inútiles como en la que caza a la paloma, o cómo va el anciano de un lado a otro de la casa. Le quitas esas pérdidas de tiempo y la película dura 30 minutos escasos. Claro, yo soy videoclipero.

A Haneke le gusta hacerte sufrir riéndose de ti, haciéndote perder el tiempo, y encima en esta película te enseña lo que te espera al final de todo este tiempo perdido.

En una crítica NUNCA se debe contar el final, da igual que sea previsible o no, y sea del director que sea. Es una norma básica. Yo jamás habría ido a ver la película si hubiera visto el final, suerte de que no leí este artículo en su día. Se supone que una crítica tiene que ayudarme a decidir si vale la pena ir a ver una película, por lo que los "destripes" no tienen cabida.

Me asombra la de moderneces estúpidas que hay que leer porque el realizados sea un alemán la mar de inteligente. AHORA RESULTA QUE EL SUSPENSE ES MOTOR DE LA INCULTURA, y lo dice alguien que adora las películas con silencios, los sentimientos sinceros, latentes y bien contados. Y que prefiere cine lento al videoclipero. Ya van dos abuelas en mi haber en las que vivo algo similar, y lo siento señores cultos que aman el cine, pero no me despertó ni un solo sentimiento, ni un encogimiento del estómago. Esperaba salir del cine destrozado, a eso también voy al cine. Y una cosa más, tanto clasicismo y plano fijo del señor Haneke para acabar rozando el ridículo absoluto con las flores y la paloma. Para gustos los colores.

Jordani films pone a tu disposición un equipo de profesionales con mas de 10 años de experiencia que junto aun completo equipo de medios (cámaras dslr cinematográficas, stedycam , slider trípodes) realiza un reportaje con los mejores momentos de la boda con un look cinematográfico y en alta definición... los videos de bodas son grabado por uno o dos profesionales dependiendo de la promoción que elijas .
http://www.videobodasevilla.com/

Qué pesados y gruñones resultan muchos de los comentarios con lo de que el post ha destripado el final...Que es una peli de Haneke, no una novelita de Agatha Christie...Que parece que el único sentido del cine sea el suspense más simpló.n. Es como si para hablar de Hamlet (atención, spoiler) no pudiese mencionar que es su tío quien mata a su padre. Me parece que la moda de los cliffhanger de las peores series ha hecho bastante daño a la cultura audiovisual.

¡es increíble, no he visto la película y me han explicado el final!.

¡ La advertencia de spoiler no tiene visibilidad suficiente!

Lo peor, en mi opinión, no es ya que desvele el final, sino que lo malinterprete, no considerándolo, precisamente, un ejemplo de dedicación, generosidad y comprensión de la pareja. Él, matándola, la libera, como ella había deseado, y se condena. Por amor.

Pavorosamente cercana, casi familiar, por mi propia decrepitud física y los sacrificios de mi esposa que ya comienzan a pesarme a mí, e indiscutiblemente a ella. Con unos hijos, que como la hija de los protagonistas de Amor, se preocupan mucho de sus padres(y lavan así sus conciencias), PERO QUE NO HACEN NADA, NO AYUDAN. Por fortuna la situación,por el momento no es tan límite como la de la cinta. Pero en contrapartida, pese a tener dos aceptables pensiones nosotros no podemos permitirnos en el futuro contratar a dos enfermeras, a lo sumo una asistenta por horas....... El nivel económico en la cinta es algo superior. Por otro lado, el crítico no se si hace su función o destripa la cinta y eso que nosotros ya la vimos. Dimita amigo.

Tengo la buena suerte de leerle habiendo visto la película, así el estupor de las primeras líneas se ajusta más al nivel de aburrimiento que genera todo lo demás. Me apunto su nombre, para huir de todo aquello que escriba. Lamentable.

Amor, crueldad intolerable. Extrañamiento? sí, resulta extraño que alguien pueda ver sentido en hacer una película como esta, para qué? para mostrar que es posible revolver las tripas, lo es, pero para qué? hay formas más sutiles y mas artísiticas de mostrar que el amor puede llevar a actos de violencia, a situaciones extremas, a acciones que parecen surgir del sentimiento contrario pero que realmente vienen de un acto de amor extremo. Hanecke consigue revolver, hacer daño, incluso repugnar xo para qué??? Esto no es arte, es una mierda de una crueldad intolerable. Dad las gracias los que os habéis ahorrado la entrada por el spoiler de esta crítica, seguro que hay cosas mejores en las que emplear esos euros.

Me parece una falta de respeto desvelar el final de la película en el primer párrafo del artículo. Para los que dicen que siendo una peli de Haneke es algo que se ve venir, les diría que eso no da derecho a desvelarlo. Y que no todo el mundo se esperaba esa acción por cómo narra la película. De hecho, aunque solo una persona de cada sesión no se esperara el desenlace,ya estamos impidiendo a esa persona disfrutar de algo que se presupone que quien firma este artículo aprecia,el cine.

Bella y triste. Me gustó, aunque reconozco que resulta difícil recomendarla por lo dura que es. Los que hemos vivido una situación parecida en casa que seremos unos cuantos, sabemos que la realidad es muchísimo más difícil y desagradable que lo que muestra la película. Y eso Haneke lo sabe, pues no pretende hacer un documental. Simplemente nos muestra el verdadero sentido del amor de una forma poética y amarga.

No pasé del primer párrafo. Si necesitas destripar el argumento de una película para reflexionar sobre la misma no puedes pretender ser crítico de cine. Que horror.

Por favor, como puedes escribir el final en la primera linea de la critica!!. para muchos lo que escribas sobre esa pelicula va a ser irrelevante salvo que empieces por contar el final (que por otra parte es algo para lo que no necesitas ser muy sesudo con el cine). Menuda forma de tocar al lector: arruinandole la pelicula. critico ejemplar. Por favor, aparten este articulo del periodico.

Gracias por contarme el final, me ha ahorrado Vd. 8 euros. Lástima que no me contaran en su día los finales de las suyas y no habría perdido el tiempo viéndolas.

Saludos.

El desenlace es dramatico de por sí, el asesinato para algunos liberación para otros, pone de manifiesto las mil caras que pueden existir en una relacion amorosa entre dos personas, esto de acuerdo con el Sr. Gutierrez Aragon que en la normalidad puedes encontrar lo inquietante del final, pero en mi opinion no deja de ser una acción tremendamente valiente, y porque no, llena de amor.

no se, me parece una buena pelicula a secas, un tratamiento muy suave para el que conoce y ha vivido situaciones parecidas, no se ven escenas de crisis emocionales de cada uno de ellos, y su arrepentimiento de haberlas padecido, el final en el que simbolicamente el tambien se va, no me parece adecuado, me hubiera gustado mas una escena de soledad, que es lo que finalmente le sucede al que se queda.

Haneke, sin memas que se corten los labios vaginales con cuchillas desgastadas mientras interpretan estados mentales, pierde mucho. Se entiende que es difícil apatar en cada película pero es su deber currárselo, por toda esa gente que lo adora y aborrece el cine y una buena historia.

Desde luego, el que se sorprenda y casi se horrorice porque el autor del artículo "destripa" el final de "Amour" es porque ha visto muy poco cine de Hanecke, por no decir nada. El final es el colofón lógico a una obra típicamente haneckiana, que pienso que a nadie sorprende. Hanecke no filma historias, deja la cámara y las historias suceden lógica y humanamente frente al objetivo. Y no habléis de cine para gafapastas y para no-gafapastas. Hay cine bueno, regular y malo. Nada más. Lo que ocurre es que no todo el mundo está culturalmente preparado para ver este tipo de obras, como para disfrutar un Picasso o disfrutar de una sinfonía de Mahler. Y yo no digo que yo lo esté tampoco, ojo.

¿Qué exije el amor?
...DUELE...DUELE....

Lo de contar el final no va. Peor aún la reseña en si, me parece que se desvirtúa la intención de la película. Que lástima que el autor no haya tenido la sensibilidad suficiente para interpretar un filme tan vasto como Amour

Si hay algo previsible en esta película es el final. No pasa nada porque lo destripe Gutierrez Aragón. Por la demás estoy convencido de que al señor Haneke le importa poco que se adivine el final, su obra no está construida sobre algo tan vulgar como el suspense. Su arte está por encima de eso, no pretende entretener, ni siquiera hacer reflexionar, tan sólo hacer sufrir. Algo especialmente de agradecer en los tiempos que corren.

Soy muy fan de Haneke pero "Amor" me dejó realmente noqueado, una de las mejores películas que he visto en los últimos años.

http://www.atalanta77.blogspot.com.es/2013/01/amor-segun-haneke.html

Por cierto: que se la carga es algo que sabía yo desde que supe que era de haneke....y no la he visto.

Mirad chicos: con todos los respetos. Si fuera una peli de Hitchcock, pase, pero estamos hablanco de Haneke ¿eh?

Port cierto: Hitchcock sí es un genio del cine, Haneke? Pues está bien oye. Te hace sufrir, y eso mola en gafapastolandia.
Pero vamos, sea como sea, poner verde a Aragón por desvelar el final de una de HANEKE tié huevos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Versión muy original

Sobre el blog

La sección de Cultura de El País te comenta lo último del cine de aquí y de allí. Últimas noticias, rumores, proyectos, protagonistas, rarezas, festivales… Es decir, todo lo que necesitas para satisfacer al cinéfago que llevas dentro.

Sobre los autores

Blog de los redactores de cine de EL PAÍS, que se mueven entre la cinefilia y la cinefagia.

Eskup

Facebook

Tentaciones de verano

Tentaciones de Verano

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal