Juan Arias

El corazón de Brasil

Por: | 16 de abril de 2014

Sociedad de Brasil
¿Quién es el corazón de Brasil?
¿El Gobierno? ¿Las fuerzas del orden? ¿La Bolsa o el capital? ¿El ejército de los violentos que nos atemorizan? No, el motor que mueve al país es la sociedad, lo somos todos, sin distinción. Y lo somos si ese corazón palpita al unísino.

Los Gobiernos pasan, pero la sociedad permanece y la sociedad somos todos, incluidos los políticos, aunque a veces ellos se olviden y crean vivir en otra galaxia, latiendo con un corazón privilegiado distinto al de la gente.

El Gobierno y las demás instituciones existen solo en función del corazón de la sociedad, para ayudarla a desarrollarse en libertad y con justicia. La sociedad existiría sin Gobierno, mientras que los políticos serían cañas burladas por el viento sin la sociedad y su apoyo.

Ha hecho bien el diario O Globo en crear una nueva sección bajo el epígrafe de Sociedad. Es a ella a la que deben dirigirse todos los apremios, el interés y el cariño de la información, porque en la sociedad y no en las intrigas del palacio se encuentran todos los dolores y alegrías del corazón del mundo.

Sociedad son todos los que luchan para abrir mayores espacios de libertad y democracia, los que se esfuerzan para ampliar los derechos humanos. Son todos los que habitan el país, sean nobles o plebeyos, sabios o analfabetos, artistas y creadores, famosos o anónimos.

Sociedad no son solo los que brillan en las pantallas de televisión. No lo son solo los fuertes sino también los débiles, los aplastados y sin voz. Lo son los millones de mujeres y varones, de madres y padres de familia que en el silencio, con honradez, sin dejarse vender por un plato de lentejas, van construyendo con sacrificio e ilusión un presente y un futuro mejor para sus hijos.

Lo son los segregados en las favelas y los blindados en el asfalto. Son la sociedad los millones de funcionarios públicos sin brillo, incapaces de corromperse, que llevan a cabo con ahínco un trabajo indispensable para que la máquina de la sociedad funcione.

Son sociedad no solo los sanos sino también los enfermos, sobre todo los abandonados en hospitales, a veces carentes de todo. Lo son no solo los atletas sino todos los minusválidos, los despojados de dignidad, los moradores de la calle.


Sociedad son no solo los empresarios, indispensables para crear riqueza para todos, sino también todos los trabajadores a sueldo que se sacrifican el mes entero, a veces en tareas duras, desagradables y hasta peligrosas, para poder llevar el pan a sus hijos.

Toda esa gente, la que disfruta y la que llora en público o en privado; los que acuden a las fiestas y los enfermos de soledad, los que tienen suerte y los que nunca la tuvieron.Los ocupados y los sin trabajo, todos son la sociedad.

Sociedad de brasil (2)Pertenecen a lo más íntimo de corazón de Brasil todos los olvidados y burlados por el poder, todas las mujeres que desean abortar en conciencia y que por ser pobres tienen que hacerlo en túneles de la ilegalidad arriesgando sus vidas. Los niños de escuelas precarias a quienes les espera un negro futuro.

Lo son también, tristemente, los saqueadores, los falsos, los especuladores, los sin escrúpulos, los que desprecian la vida de los otros, víctimas unas veces de su propia maldad y otras de una sociedad que acabó marginándolos sin abrirles caminos alternativos a su loca violencia. A ellos no les podemos, sin embargo, linchar a nuestro antojo. No son cucarachas, siguen siendo seres humanos con derecho.

Por esa sociedad, que es el corazón palpitante de Brasil, debemos interesarnos todos ya que nos salvamos o nos destruimos juntos.

En el bien y en el mal, la sociedad, compuesta por ese gran caleidoscopio humano, es todo lo que somos y tenemos. Todos somos responsables de sus luces y sus sombras.

Creerse por encima de esa sociedad, fuera de ella, o contra ella, es una vana ilusión. Somos muchos y diferentes y somos uno porque nos mantiene vivos un mismo corazón. Si falla el corazón de la sociedad infartamos todos.

¿Entienden eso los políticos que tantas veces se consideran ellos el corazón del mundo en lugar de estar al servicio de esa sociedad, para que su corazón pueda funcionar con más oxígeno, más justicia y mayores espacios de felicidad?

Cuando se den cuenta de que acabarían asfixiándose si se creyesen capaces de respirar sin sentirse parte del corazón del país, quizás se decidan a preguntar a la gente, escuhándola de cerca, cómo quiere vivir para sentirse menos infeliz, y dejarán de ofrecerles el plato ya cocinado según su propio gusto e interés.

Al final, la sociedad, en la que deben caber todos, cada uno con su propia identidad, su cordura o su locura, es la que hará que el país siga adelante ganando batallas, en vez de servir de peón para las guerras que ellos inventan y nadie les ha pedido.

(Publicado en la Edición de América)

 

TRADUCCIÓN AL PORTUGUÉS

Sociedad de brasil (3)
Quem é o coração do Brasil? O Governo? As forças da ordem? A Bolsa e o capital? O exército dos violentos que nos atemorizam? Não, o motor que move o país é a sociedade, somos todos, sem distinção. E o somos se esse coração palpita em uníssono.

Os Governos passam, mas a sociedade permanece, e a sociedade somos todos, incluídos os políticos, embora às vezes eles se esqueçam disso e creiam viver em outra galáxia, pulsando com um coração privilegiado, diferente do das pessoas.

O Governo e as demais instituições só existem em função do coração da sociedade, para ajudá-la a se desenvolver em liberdade e com justiça. A sociedade existiria sem Governo, ao passo que os políticos, sem a sociedade e seu apoio, seriam juncos soprados pelo vento.

Fez bem o jornal O Globo ao criar uma nova seção sob o título de Sociedade. É a ela a que devem se dirigir todos os cuidados, o interesse e o carinho da informação, porque na sociedade, e não nas intrigas do palácio, se encontram todas as dores e alegrias do coração do mundo.

Sociedade são todos os que lutam para abrir maiores espaços de liberdade e democracia, os que se esforçam para ampliar os direitos humanos. São todos os que habitam o país, sejam nobres ou plebeus, sábios ou analfabetos, artistas e criadores, famosos ou anônimos.

Sociedade não são só os que brilham nas telas de televisão. Não são só os fortes, mas também os fracos, os esmagados e sem voz. São os milhões de mulheres e homens, de mães e pais de família que em silêncio, com honradez, sem se deixarem vender por um prato de lentilhas, vão construindo com sacrifício e ilusão um presente e um futuro melhor para seus filhos.

São os segregados nas favelas e os blindados no asfalto. A sociedade são os milhões de funcionários públicos sem brilho, incapazes de se corromperem, que levam a cabo com esforço um trabalho indispensável para que a máquina da sociedade funcione.

A sociedade são não só os sãos, mas também os doentes, sobretudo os abandonados em hospitais, às vezes carentes de tudo. São não só os atletas, mas também todos os deficientes, os despojados de dignidade, os moradores de rua.

A sociedade são não só os empresários, indispensáveis para criar riqueza para todos, mas também todos os trabalhadores assalariados que se sacrificam o mês inteiro, às vezes em tarefas duras, desagradáveis e até perigosas, para poder levar o pão para seus filhos.

Toda essa gente, a que se diverte e a que chora em público ou em privado; os que vão às festas e os doentes de solidão, os que têm sorte e os que nunca a tiveram... Todos são a sociedade.

Pertencem ao mais íntimo do coração do Brasil todos os esquecidos e burlados pelo poder, todas as mulheres que desejam abortar com consciência e que, por serem pobres, precisam fazê-lo nos túneis da ilegalidade, arriscando suas vidas. As crianças das escolas precárias, a quem um negro futuro espera.

São também, tristemente, os saqueadores, os falsos, os especuladores, os sem-escrúpulos, os que desprezam a vida dos outros, vítimas algumas vezes da sua própria maldade, e outras de uma sociedade que acabou por marginalizá-los sem lhes abrir caminhos alternativos à sua louca violência. Não podemos, entretanto, linchá-los a nosso bel-prazer. Não são baratas, continuam sendo seres humanos com direitos.

Por essa sociedade, que é o coração palpitante do Brasil, devemos nos interessar todos, já que nos salvamos ou nos destruímos juntos.

No bem e no mal, a sociedade, composta por esse grande caleidoscópio humano, é tudo o que somos e temos. Todos somos responsáveis por suas luzes e suas sombras.

Acreditar-se acima dessa sociedade, fora dela, ou contra ela, é uma vã ilusão. Somos muitos e diferentes, e somos um porque nos mantém vivos um mesmo coração. Se o coração da sociedade falha, todos enfartamos.

Entendem isso os políticos que tantas vezes se consideram o coração do mundo, em vez de estarem a serviço dessa sociedade, para que seu coração possa funcionar com mais oxigênio, mais justiça e maiores espaços de felicidade?

Quando perceberem que acabariam se asfixiando se acreditassem ser capazes de respirar sem se sentir parte do coração do país, talvez se decidam a perguntar às pessoas, escutando-as de perto, como elas querem viver para se sentirem menos infelizes, e deixarão de lhes oferecer o prato já cozido segundo seu próprio gosto e interesse.

Ao final, a sociedade – na qual devem caber todos, cada um com sua própria identidade, sua prudência ou sua loucura – é que fará que o país siga adiante, ganhando batalhas, em vez de servir de peão para as guerras que eles inventam e ninguém lhes pediu.

Mujer en el barrio de Jardim Columbia
Si el marido es agresivo con la mujer y los hijos, será castigado con abstinencia de sexo y bebida.
Lo ha decidido la comunidad de mujeres del barrio pobre de Jardim Columbia de la rica ciudad de Campinas en el Estado de São Paulo.

Los maridos, sean agresores físicos o verbales de sus esposas, podrán ser castigados por la comunidad formada por más de 200 familias y cuya iniciativa podría ser copiada en otros lugares del país, sobretodo porque parece estar dando, según ellos, buenos resultados.

La historia la ha contado Giovanna Balogh, el diario Folha de São Paulo tras haber visitado a la aguerrida comunidad de mujeres. Esas esposas de maridos violentos ya no aceptan pasivamente ser maltratadas. Se han unido en una misma causa.

Se reúnen cada 15 días para analizar la conducta de sus maridos y para ver si están cumpliendo o no los castigos que han decidido infligirles. Aunque podría parecer que el más duro es la abstención sexual, en realidad el que más les duele, al parecer, es el no poder beber en el bar.

Lo más curioso es que las mujeres han conseguido la solidariedad del dueño del bar del barrio que podría ser el más perjudicado: “Yo nunca maltraté a mi mujer” dice orgulloso, y añade: “pero es verdad que las mujeres han sido siempre maltratadas por sus maridos”. Y confirma que la clientela de bebedores ha disminuido drásticamente, castigados por sus mujeres que vigilan si cumplen el castigo.


Campinas¿Y qué dicen los hombres castigados?
La mayoría esconde ser una de las víctimas de su mujer, pero curiosamente los más jóvenes, como Michel Nascimento Barbosa de 23 años, aprueba la iniciativa de castigar a los maridos violentos y confiesa que él también tuvo que pasar un buen periodo sin hacer sexo. “Fue horrible, pero ella llevaba razón”.

La iniciativa no se ha quedado restringida al barrio pobre de Campinas y ya ha tenido eco en la misma Universidad (Unicamp) de la ciudad, donde María do Carmo Pereira de Sousa de 44 años, líder de dicha comunidad discursó sobe la iniciativa en el “I Foro sobre Violencia contra la mujer”, al lado de catedráticos de renombre.

Las mujeres no se contentan, sin embargo, con castigar a los maridos violentos negándoles sexo y bebida. En caso de que uno de los maridos sea reincidente y vuelva a las mismas después de haber cumplido la penitencia impuesta, puede ser castigado públicamente. El marido es atado a un árbol y la mujer puede aporrearlo frente a las demás.

Y ha sido esta práctica la que ha creado el alarme de las autoridades, ya que justamente en Brasil se vive un momento delicado en el que las personas de la calle se están tomando, como en Argentina, la justicia por su cuenta llegando a ejecutar en público a quién es pescado, por ejemplo, asaltando a alguien.

De ahí que la Delegada de Policía María Cecilia Favero ha aconsejado a las esposas de maridos violentos que en vez de hacer ellas misma justicia, denuncien dichos atropellos a la fuerza pública que es la única con derecho para juzgar e imponer sanciones.

Brasil, en efecto cuenta con una de las legislaciones más duras contra los varones que ejercen cualquier tipo de violencia con las mujeres. Es la famosa Ley Maria da Penha, una de las más severas de América Latina.
Lo que, sin embargo, alegan las mujeres de la comunidad del barrio de Campinas es que dichas denuncias suelen acabar en nada; los maridos buscan la forma de burlar la ley y ellas continúan siendo objeto de nuevas y peores violencias.

¿Cuál sería entonces la forma mejor para defender a esas mujeres de las violencias del marido generalmente generadas por el exceso de bebida o por los celos enfermizos? Difícil hallar una solución, aunque es verdad que la de tomarse la justicia por su cuenta puede acabar como un boomerang contra la misma mujer. Es por lo menos lo que piensan los psicólogos y sociólogos consultados por este bloguero.

Ladrón lichado por la gente en BrasilLadrón lichado en la calle en Brasil

Activista brasileña se desnuda en la selva para Playboy

Por: | 09 de abril de 2014

Activista desnuda en la selva
La ambientalista brasileña de Greenpace, Ana Paula Maciel, de 32 años, fue conocida en todo el mundo por haber estado encarcelada en Rusia durante dos meses por sus protestas contra la exploración de petroleo en el mar Ártico.

Gracias a una intensa acción de la diplomacia brasileña, la activista consiguió recobrar su libertad y volver a su tierra natal en el Estado de Río Grande do Sul.

Su sueño había sido siempre poder cuidar de una reserva ecológica en la Amazonia. Para ello se ofreció a posar desnuda para la revista Playboy en medio de la selva. La recompensa la emplearía para su antiguo deseo.

  Activista desnuda (3)
La revista quiso hacer antes una prueba: publicar a la ambientalista en biquini y tomar el pulso a las reacciones de los lectores. Ante la buena acogida de la treintañera, con fama de defensora de la naturaleza, le presentó el contrato a la firma que Ana Paula aceptó.

Los fotógrafos de la revista, se fueron con ella en medio de la selva y fue retratada en traje de Eva. La revista ahora es esperada con curiosidad en Brasil y sobretodo en tierras gauchas cuna natal de la aguerrida ecologista.

Es posible, que como todo lo que se refiere al desnudo femenino y a las decisiones de las mujeres al disponer de su cuerpo, el gesto de Ana Paula sea a la vez condenado y aplaudido. Pero ella no es mujer que se achique ante las críticas. Ella deseaba realizar un sueño y su piel aún joven se lo ha permitido.

Activista desnuda (4)
Otra actriz activista, antes que ella, se había hecho también fotografiar contra el uso de los abrigos de astracán  bajo el eslogna: “Yo uso sólo mi piel”.

Ana Paula ha usado también su piel como anzuelo para conseguir un puñado de dólares que le permita ahora disfrutar de un pedazo de tierra virgen de la Amazonia, un santuario ecológico, herido y humillado por las especulaciones de sus verdugos que, en vez de desnudarse, se ocultan bajo las sombras de la impunidad.

Activista desnuda (5)

Metro de São Paulo
En algunas ciudades de Brasil, como por ejemplo, la gran São Paulo, las mujeres se están organizando para defenderse del acoso sexual en los apretujones de las pocas lineas de metro existentes.

Los medios públicos de transporte que en las grandes ciudades brasileñas han sido calificados como peores “que para el ganado”, fueron uno de los motivos principales de las violentas protestas de junio pasado.

Organizado por un grupo de feministas, comenzarán a ser repartidas a las mujeres unos saquitos de plástico con gruesos alfileres para clavarlos en las partes íntimas de los llamados, en portugués informal "encoxadores".

La idea surgió con motivo de una infeliz publicidad del metro de la capital paulista que afirmaba que era una suerte para los hombres que los vagones del metro estuvieran abarrotados porque así podrìan “xavecar” a las mujeres. La publicidad fue retirada ante las iras femeninas, pero en lo que va de año, policías vestidos de paisano, han detenido ya a 23 personas que se aprovechaban de los apretones del metro, para disfrutar sexualmente de las mujeres.

Camila Lisboa, de 29 años, miembro del colectivo que está organizando la distribución de alfilares como defensa, aprueba la inicitiva alegando que una mujer tiene todo el derecho de autodefensa. Y asegura que los alfiletarazos en las piernas de los abusadores les “van a doler mucho”.

Las feministas aseguran que con esa iniciativa desean “abrir un debate sobre los abusos sexuales en los transportes pùblicos”, ya que según ellas “la mujer debe ser respetada en todas las circunstancias”, y tienen todo el derecho de defenderse por su cuenta cuando las autoridades públicas no consiguen hacerlo.

 Algunas mujeres han confesado que ya han usado con buenos resultados los alfileterazos “allí donde más duele”, y que enseguida han sido dejadas en paz.

Las autoridades públicas, preocupadas con las aglomeraciones en los metros y autobuses de las ciudades que empeorarán con motivo del Mundial de Futbol, están estudiando medidas urgentes para combatir esas molestias a las mujeres que se han multiplicado de forma alarmante.

Quedan pues aviados los hinchas extranjeros que al llegar a Brasil para disfrutar del Mundial pudieran caer en la tentación de querer disfrutar de algo más en los apretones de metros y autobuses. Las mujeres pueden pincharles de verdad y acabar viendo las estrellas en vez de las bellezas naturales de este maravilloso país.

EL SONDEO BRASILEÑO ESTABA EQUIVOCADO

Acaba de llegar la noticia de que el sondeo sobre la violación a las mujeres realizado por el prestigioso Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea) que creó un verdadero terremoto en el país y que fue objeto del post anterior de este blog, ESTABA EQUIVOCADO. No era el 65% de los brasileños los que consideraban que una mujer en ropa corta podía ser violada, sino el 26%, algo bien distinto. 

El Ipea, cuyo director del área social ha pedido dejar el cargo, ha explicado que el error se debió a un cambio de los gráficos del resultado de la investigación realizada a nivel nacional con más de tres mil entrevistas. 

En verdad, el 70% de los brasileños se demostraba en contra de que una mujer por el simple hecho de estar vestida ligera pudiera ser violada. La cifra del 65% se refería a que las mujeres que reciben violencia por parte de los maridos y siguen con ellos, demuestran  por ello que les "gusta" dicha violencia.

Los brasileños, pues, no son tan machistas, como revelaba el sondeo de marras.

¿Y si se equivocaran también así los sondeos políticos? Toda prudencia es poca con esos bailes de cifras. Atentos a la próxima.

 

Autobus en Salvador de Bahia

La mayoría de los brasileños justifica la violación

Por: | 30 de marzo de 2014

Contra el estupro (2)Ha causado impresión el resultado de un sondeo realizado por el Instituto de Economía Aplicada (Ipea) con un muestrario de 3.810 entrevistas a nivel nacional, que revela que la mayoría de los brasileños, el 65%, justifica que la mujer pueda ser violada cuando sale a la calle ligera de ropa o vestida sexy.

Enseguida ha llovido un diluvio de análisis acusando a Brasil de machista, de atrasado y conservador. ¿Piensan así sólo los brasileños? ¿Y si ese sondeo se realizara en los otros países de América Latina? ¿Y en Europa? Según algunos psicólogos, quizás los brasileños hayan pecado de sinceridad, porque, en realidad, a pesar de todo el movimiento feminista, en el mundo el machismo sigue vivo.

Si ya no se duda, como lo había hecho Santo Tomás, el gran doctor de la Iglesia, que las mujeres tengan alma, se continúa sin embargo admitiendo, consciente o inconscientemente, que la mujer sigue siendo inferior y que de un modo u otro continúa siendo propiedad del hombre, sobretodo de los maridos.

La diferencia consiste quizás en que en algunos ambientes ya no se confiese esa realidad para no aparecer retrógrados, pero en el fondo se sigue pensando igual o parecido al resultado del sondeo brasileño.

Según ha destacado en el diario O Globo, la antropóloga, Miriam Goldenberg, que lleva media vida estudiando el comportamiento de sumisión de las mujeres, lo más grave del resultado del sondeo de Brasil es que el 66% de los entrevistados y que justifican que la mujer sea violada si aparece en público “provocando” con su ropa corta, eran mujeres.

Según la antropóloga, el sondeo ha revelado lo “indecible”, lo que pocos se atreven a verbalizar, es decir que la mujer “se culpa a si misma de ser mujer”.

Aquí, las mujeres que se han sentido ofendidas con los resultados del sondeo han creado un movimiento de protesta en Facebook bajo el eslogan: “Yo tampoco merezco ser violada ("estuprada”, en Brasil) y han postado una foto de ellas desnudas hasta la cintura y con el eslogan escrito sobre los pechos.

A la llamada en las redes sociales se han asociado también, en solidariedad con las mujeres varios hombres, más bien jóvenes, mientras que otros hicieron chistes de mal gusto.

El site, a la hora de escribir este blog tuvo que ser retirado de internet porque algunos habían amenazado con violar a la responsable del mismo. Hubo hasta una amenaza de “estupro colectivo” a las que estaban participando.

¿Cómo salir de esa situación que debería ser impensable en nuestro mundo moderno, desinhibido, donde el sexo ha sido hasta banalizado y nadie – se dice- se escandaliza ya de nada?

Según los expertos, sólo las mujeres podrán poner fin a ese machismo con su actitud de rechazo de su subordinación a los varones. No pueden ni deben esperar a que sean ellos los que cambien de mentalidad, aunque muchos jóvenes lo estén haciendo, quizás, más por mérito de las mujeres que de ellos.

La lucha está en las manos de ellas que deben defender su dignidad de seres libres, dueñas de su cuerpo y de su sexualidad.

Esperar a que sean los hombres los que les resuelvan el problema, sería una vana quimera. La lucha es de ellas. Y en realidad ya ha comenzado.

Si ese sondeo se hubiera hecho por ejemplo en España en los años 50, en plena dictadura militar, que como todas las dictaduras era machista, no hubiera sido  sólo el 65% que habría justificado la violación cuando la mujer se presenta, según el hombre, provocadora en su ropa, sino el cien por cien.

Las cosas cambian lentamente, pero cuando las aguas empiezan a desbordarse es difícil ya detenerlas.

Contra el estupro

El milagro de la unidad de Brasil

Por: | 27 de marzo de 2014

Orgullo de ser brasiloeño
Existe en el mundo una fiebre de separatismo que contrasta con el milagro de Brasil de una unidad sin grietas, a pesar de ser un país-continente, con 27 Estados, muchos de ellos mayor que algunos países europeos, pero donde todos sienten el “orgullo de ser brasileños”.

Ese prurito de secesionismo de la madre Patria surca hoy los cielos del Planeta. Aunque con motivaciones diferentes, existen hoy tentaciones de independencia como estamos viendo en Ucrania y en no pocos países de la Europa “Unida”, como España, Reino Unido, Bélgica e Italia, hasta el punto que preocupa, lo que ya es llamado “el creciente separatismo que agita a Europa”.

En la actualidad, sin embargo, no se para en Europa ese escozor de independencia. Se observa ya hasta  en los Estados “Unidos”, como es el caso del importante Estado de Texas que desearía ser independiente, o en México, donde algunos estados del Norte flirtean con ser independientes.

El rescoldo del secesionismo que está hoy resurgiendo podría  acabar contagiando a otros países arrastrados por ese demonio de la independencia en un mundo en el que se había soñado con acabar con las fronteras para poder ser todos hijos y hermanos de una única Patria común, aunque llevando cada uno consigo la riqueza de su cultura, sus costumbres y su idiosincrasia. Un mundo que debería estar amasado con la riqueza de su diversidad.

Ese milagro, que hasta ahora es sólo una dulce quimera a nivel planetario, existe en Brasil, que más que un país, es uno de los órganos importantes del cuerpo humano mundial.

Tocaría a los historiadores y antropólogos explicar ese fenómeno considerado en la actualidad como “milagroso”, pero que ya desde ahora, supone una enorme responsabilidad para los que rigen los destinos de este país de ocho millones de kilómetros cuadrados, en el que cabrían dos veces todos los países de la Unión Europea, y que cuenta con la mitad de los habitantes de los 28 Estados miembros de dicha Unión.

Nada existe como definitivo en la Historia, y Brasil no sería tampoco una excepción. Las tentaciones de separatismo pueden aparecer de repente como nubarrones en un cielo  despejado. Hoy, en el mundo globalizado, se pueden globalizar también las tentaciones al igual que las epidemias.

Si Brasil quiere mantener vivo y sólido el milagro de su unidad, que tantos contemplan hasta con estupor, debe ya desde ahora, mirándose en el espejo de la actualidad mundial, fortalecer lo que ha hecho posible esa unión visible a cualquiera que visite este país.

Y una de las recetas necesarias y urgentes sería el fortalecimiento de su condición de República Federal, que otorga por Constitución gran espacio político y administrativo a cada Estado miembro.

Cualquier tentación de querer debilitar a los Estados o de sofocar sus identidades que, juntas, constituyen la gran riqueza de su diversidad cultural, supondría abrir una rendija para que se cuele el viento de una tentación separatista.

Deberían tenerlo en cuenta los responsables por llevar a cabo en este país esa reforma política que nunca llega, porque todos la huyen por miedo a perder privilegios adquiridos. En esa reforma deberían ya aparecer los componentes para un reparto más equitativo, por ejemplo de los miembros del Congreso por Estados.

El poder central debería quedar repartido según la importancia y las necesidades de cada territorio, sin que sea fruto de conchavos o intereses bastardos, al mismo tiempo que esa unidad deberá ser un seguro de prosperidad para todos, en la medida en que la justicia sea igual para negros y blancos, mujeres y hombres, escolarizados y analfabetos, gente importante o común.

Brasil debe crecer económica, social y culturalmente de una manera justa y equitativa para que, ya que no existen - y ese es el milagro - brasileños que quieran dejar de serlo, tampoco existan Estados de primera o de segunda, y mucho menos, brasileños de abajo y de arriba, servidores y siervos, sino portadores de una misma dignidad y de unos mismos derechos y deberes.

Hoy, en un mundo que puja para separarse, Brasil debería  juntarse cada vez más en el empeño de mantenerse unido, sintiendo  que esa unidad es un seguro de seguridad y prosperidad para todos. ¿Van a enfrentarse São Paulo y Río por una disputa del agua?

Que no baste ya el orgullo de ser brasileño, sino el de sentirse participante y defensor activo de ese proyecto de unidad que hoy el mundo, enfermo de separatismo, contempla con asombro y en muchos casos hasta con envidia.

(publicado en la edición de Brasil de EL PAÍS)


 TRADUCCIÓN AL PORTUGUÉS

Existe no mundo uma febre de separatismo que contrasta com o milagre da unidade sem fissuras do Brasil, apesar de se tratar um país-continente com 27 Estados, muitos deles maiores que alguns países europeus, mas onde todos sentem o “orgulho de ser brasileiro”.

Esse anseio de secessionismo em relação à Mãe Pátria sulca hoje os céus do planeta. Embora com motivações diferentes, existem atualmente tentações independentistas como estamos vendo na Ucrânia e em não poucos países da Europa “Unida”, como Espanha, Reino Unido, Bélgica e Itália, a ponto de preocupar e já ser chamado de “o crescente separatismo que agita a Europa”.

Na atualidade, entretanto, esse ardor independentista não se limita à Europa. Observa-se já até nos Estados “Unidos”, como é o caso do importante Estado do Texas, que desejaria ser independente, ou no México, onde alguns Estados do Norte flertam com a secessão.

O rescaldo do secessionismo que está ressurgindo atualmente poderia acabar contagiando outros países, arrastados por esse demônio da independência em um mundo onde se havia sonhado com a eliminação das fronteiras para podermos ser todos filhos e irmãos de uma única Pátria comum, embora mantendo cada um a riqueza da sua cultura, dos seus costumes e das suas peculiaridades. Um mundo que deveria estar composto pela riqueza da sua diversidade.

Esse milagre, que até agora é apenas uma doce quimera em nível planetário, existe no Brasil, que, mais do que um país, é um dos órgãos importantes do corpo humano mundial.

Caberia aos historiadores e antropólogos explicar esse fenômeno considerado na atualidade “milagroso”, mas que pressupõe desde já uma enorme responsabilidade para os que regem os destinos deste país de 8 milhões de quilômetros quadrados, no qual caberiam duas vezes todos os países da União Europeia, e que conta com a metade dos habitantes dos 28 Estados membros daquela União.

Não há nada de definitivo na História, e o Brasil não haveria de ser uma exceção. As tentações separatistas podem aparecer de repente, como nuvens negras num céu claro. Hoje, no mundo globalizado, as tentações podem ser globalizadas, assim como as epidemias.

Se o Brasil quiser manter vivo e sólido o milagre da sua unidade, que tantos contemplam até com estupor, deve desde já, olhando-se no espelho da atualidade mundial, fortalecer o que tem tornado possível essa união, visível a qualquer um que visite este país.

E uma das receitas necessárias e urgentes seria o fortalecimento da sua condição de República Federativa, cuja Constituição outorga grande espaço político e administrativo a cada Estado membro.

Qualquer tentação de querer debilitar os Estados e sufocar as identidades que, juntas, constituem a grande riqueza da sua diversidade cultural significaria abrir uma fresta para que penetre o vento de uma tentação separatista.

Isso deveria ser levado em conta pelos responsáveis por realizar neste país uma reforma política que nunca chega, porque todos fogem dela com medo de perder privilégios adquiridos. Nessa reforma já deveriam aparecer os componentes para uma partilha mais equitativa, por exemplo, das vagas de cada Estado no Congresso.

O poder central deveria ser repartido segundo a importância e as necessidades de cada território, sem que fosse fruto de conchavos ou interesses escusos, ao mesmo tempo em que essa unidade deverá ser um seguro de prosperidade para todos, na medida em que a justiça seja igual para negros e brancos, mulheres e homens, escolarizados e analfabetos, gente importante ou comum.

O Brasil deve crescer econômica, social e culturalmente de uma maneira justa e equitativa, para que, já que não existem brasileiros que desejam deixar de sê-lo – e esse é o milagre –, tampouco existam Estados de primeira ou de segunda categoria, e muito menos brasileiros de baixo e de cima, servidores e servos, e sim portadores de uma mesma dignidade e dos mesmos direitos e deveres.

Hoje, em um mundo que luta para se separar, o Brasil deveria se juntar cada vez mais no empenho por se manter unido, sentindo que essa unidade é um seguro de segurança e prosperidade para todos. Será que São Paulo e o Rio vão se enfrentar por causa de água?

Que já não baste o orgulho de ser brasileiro, e sim o de se sentir participante e defensor ativo desse projeto de unidade que o mundo atual, doente de separatismo, contempla com assombro e em muitos casos até com inveja

Antes su perro que una embajada en Brasil

Por: | 23 de marzo de 2014

Angelino y su perro
El gesto de Angelino Garzón, vicepresidente de Colombia, de rechazar ser embajador de su país en Brasil por amor a su perro, ha despertado sentimientos encontrados.

Unos se han echado las manos a la cabeza: “Está loco”, dicen, ya que ser embajador en Brasil supone ocupar no sólo un lugar de honor en la diplomacia mundial por ser la séptima economía del Planeta, sino también una forma de representar a un país como Colombia en el mayor país del continente americano que es además su mayor socio comercial.

La canciller colombiana, Maria Ángela Holguin, ha considerado la repulsa de Garzón “muy constringente" y considera que el hecho “perjudicará la imagen de Colombia en América Latina”.

Holguin ha explicado que esperaba que los “motivos personales” alegados por el vicepresidente para desistir de la importante embajada de Brasil “hubiesen sido más serios” y que daba la impresión de que Garzón no había entendido “la enorme importancia que Brasil tiene para Colombia”.

El vicepresidente colombiano que ya había advertido al presidente Juan Manuel Santos que no se presentaría a la reelección el próximo 25 de mayo, “por motivos personales”, ha revelado al semanal colombiano Semana que no aceptó la embajada brasileña porque la ciudad de Brasilia es “muy caliente” y su perro, un pastor alemán, difícilmente “se adaptaría a aquellas temperaturas” y podría “ser nocivo para su salud”. La canciller colombiana ha perdido disculpas al gobierno brasileño que no ha hecho ninguna declaración.

Este blog entiende y comprende los motivos de pesar del gobierno colombiano ante el desplante de su vicepresidente al renunciar a la importante embajada de Brasilia. Sin embargo, acostumbrado en tantos años de periodismo a presenciar más bien luchas internas de poder en los políticos y diplomáticos de diferentes gobiernos para asegurarse una embajada importante; los a veces enjuagues ocultos y la movilización de amistades y poderes para conseguirlo, tengo que reconocer que el gesto del vicepresidente colombiano me ha no sólo extrañado sino alegrado

No es fácil observar a alguien en esas alturas del poder rechazar una embajada importante por el simple “amor a su perro”, es decir, para evitarle el sufrir el calor de Brasilia, muy parecido al de los veranos madrileños.

No conozco de nada al vicepresidente Garzón, ni siquiera puedo saber si ha sido ese el verdadero motivo de su desplante a Brasil. Aceptando, sin embargo, que haya sido esa la verdadera razón personal, lo que no entiendo es a los que se rasgan las vestiduras al no aceptar que en el ser humano ciertos sentimientos íntimos pueden ser mayores que cualquier ambición terrenal o de poder.

Y si lo que aún escandaliza más es que ese sentimiento de amor personal para desistir de aceptar una embajada, se refiera al amor no por una persona sino por el de su perro, tengo que reconocer que a mí, personalmente, más bien me satisface.

Siempre he defendido en este blog que nuestros hermanos los animales, pueden ser objeto de un amor que no tiene por qué contraponerse a los amores humanos. Son amores distintos, pero igualmente fuertes, capaces de hacernos renunciar a una verdadera bicoca, por no hacer sufrir a nuestro fiel amigo y compañero de vida.

Y para los que defienden que no es posible que un político o un diplomático, sea capaz de renunciar a un cargo o a una promoción, “por nada al mundo”, ahí tienen al vicepresidente colombiano, renunciando a la prestigiosa embajada brasileña, simplemente por “amor a su pastor alemán”.

¿Quién es capaz de juzgar las alegrías que ese su amigo canino le ha dado en su larga vida compensándole, quizás,  tantas veces de sus amarguras políticas o personales?

Si en periodismo se dice que no es noticia que un perro muerda a un hombre sino, que un hombre muerda a un perro, en este caso la noticia existe, porque no es normal que un político renuncie a un puesto importante, nada menos que para que su perro “no sufra de calor”.

Embajada de colombia en BrasiliaLa bella embajada de Colombia en Brasilia

 

Las ballenas vuelven a enamorarse de Rio

Por: | 17 de marzo de 2014

Rosto baleia bryde BIA HETZEL menor
Las ballenas quizás han entendido que Río de Janeiro está en vísperas de una gran transformación
con motivo de los Juegos Olímpicos que debería abarcar también una limpieza a fondo, siempre aplazada, de la preciosa bahía de Guanabara, hoy convertida en un basurero flotante. Y han empezado a llegar este verano numerosas dando la impresión de que desean invadir las míticas playas e islas cariocas.

Justamente, antes de que la bahía de Guanabara y las míticas playas de Río, fuesen profanadas por la suciedad arrojada en ellas, las ballenas y delfines se divertían jugando en aquellas aguas cristalinas y eran la delicia de pequeños y grandes como muestran viejas fotografías en blando y negro de aquellas épocas.

Después se alejaron entristecidas. Y este verano, de repente, según noticias de hoy del equipo del Proyecto Islas de Río que analiza los cetáceos de esa área marina, presidida por la bióloga Liliane Lodi, numerosas ballenas bride (Balaenoptera edeni), una especie que llega a tener 15 metros de largo están invadiendo Río.

Filhote baleia de bryde salto pao de acucar BIA HETZEL2 menor
El por qué de esa llegada repentina de dichas ballenas a las aguas de Río, a pesar de la polución del mar está siendo analizada. Uno de los motivos, según los expertos podría ser el de la llamada “resurgencia”, que ha traído masas de agua frías ricas en nutrientes.

Se trata de una especie de milagro de la naturaleza, cuenta a este blog, Bía Hetzel, escritora, editora y autora de las fotografías aquí publicadas, a quién tanto le debe la defensa de ballenas y delfines con quienes mantiene una rara familiaridad.

El milagro sería el siguiente: en el encuentro entre el agua fría y la caliente surge el plancton; detrás del plancton llegan los peces pequeños y los calamares: detrás de estos las aves marinas y enseguida los grandes cetáceos como las ballenas.

Como este verano prácticamente no ha llovido en Rio, el océano recibió menor cantidad de basura ayudando a las aguas a estar más claras, lo que ha podido también atraer a las ballenas.

Filhote baleia bryde detalhe BIA HETZEL menor
Las riquezas del océano pueden hasta sorprender y resurgir como está aconteciendo, advierten los biólos que, sin embargo alertan que esas riquezas y esos milagros no son eternos. Y las aguas de Río que antaño eran más bien de cristal y verdaderos espejos naturales, hoy aparecen como recogedores de basura.

Una escena dolorosa y desagradable ha sido vivida los últimos días no sólo por los biólogos sino por todos los que aman a estos grandes cetaceos tan amigos del hombre. Contemplada hasta por los bañistas en la mítica playa de Copacabana frente al Pâo de Açúcar, una cría de ballena de unos cuatro metros dio un espectáculo de saltos y piruetas.

Considerada como  “carioca” por haber nacido allí, ese ejemplar de una especie poco conocida, tuvo que arreglárselas para convivir con el ruido de los motores de los barcos y con la suciedad de las aguas.

Sin separarse de su madre, la cría de ballena nadaba en medio a restos de todo tipo de basura, de pedazos de redes viejas, de plásticos y maderas flotantes poniendo en peligro su vida.

El domingo pasado, justo en el lugar donde el pequeño carioca marino y su madre fueron avistados, una lancha de aluminio de siete metros de larga chocó con una ballena, lanzando al agua a los tripulantes. La ballena quedó gravemente herida.

Las ballenas y delfines se han enamorado de Río, llamada la “ciudad maravillosa” y quieren habitar en sus aguas marinas. Ahora lo que hace falta es que Río se enamore también de estos simpáticos y dulces cetáceos y sea capaz de evitarles, limpiando sus aguas de tanta basura acumulada en estos años, el tener que huir a otros mares menos hostiles y más limpios.

Sería la mejor herencia dejada por los Juegos Olímpicos en este rincón del mundo del que decía el famoso arquitecto, Le Corbusier, que la naturaleza lo había hecho tan original que no existe posibilidad de programar la ciudad de otro modo. Río sólo puede ser Río.

Y es esa su fascinación. Una fascinación que perdería brillo si la abandonaran las ballenas que hoy siguen jugueteando incluso entre la basura lanzada por el menos educado de los animales, como lo es el hombre.

Baleia bryde copa agua suja BIA HETZEL menor

===================================================

TEXTO EN PORTUGUÉS

AS BALEIAS VOLTAM A SE APAIXONAR PELO RIO

Talvez as baleias tenham entendido que o Rio de Janeiro está nas vésperas de uma grande transformação por causa dos Jogos Olímpicos, que deveria promover também uma reforma a fundo , sempre adiada, da preciosa Baía de Guanabara, hoje convertida em lixeira flutuante.

Já começaram a chegar neste verão numerosas baleias, dando a impressão de que desejam invadir as míticas praias e ilhas cariocas.

Justamente, antes de que a Baía de Guanabara e as míticas praias do Rio fossem profanadas pela sujeira jogada nelas , as baleias e golfinhos se divertiam brincando naquelas águas cristalinas e eram a delícia dos pequenos e grandes, como mostram as fotografias em branco e preto daquela época.

Depois se afastaram entristecidas. E neste verão, de repente, segundo notícias de hoje da equipe do Projeto Ilhas do Rio, que analisa os cetáceos desta área marinha, presidida pela bióloga Liliane Lodi,, numerosas baleias Bryde (Balaenoptera edeni), uma espécie que chega a ter quinze metros de comprimento, estão invadindo o Rio.

O motivo da chegada repentina destas baleias nas águas do Rio, apesar da poluição do mar, está sendo estudado. Um deles, segundo os especialistas, poderia ser a chamada “ressurgência”, que trouxe massas de águas frias ricas em nutrientes .

Trata-se de uma espécie de milagre da natureza , conta a este blog Bia Hetzel, escritora, editora e autora das fotografias aqui publicadas, a quem a defesa das baleias e golfinhos tanto deve e com quem mantém uma rara familiaridade.

O milagre seria o seguinte: no encontro entre a água fria e a quente surge o plâncton; detrás do plâncton chegam os peixes pequenos e as lulas; detrás deles chegam as aves marinhas e em seguida os grandes cetáceos como as baleias.

Como neste verão praticamente não choveu no Rio, o oceano recebeu menor quantidade de lixo ajudando as águas a ficar mais claras, o que também pode ter servido para atrair as baleias.

As riquezas do oceano podem até surpreender e ressurgir como está acontecendo, advertem os biólogos, mas estas riquezas e estes milagres não são eternos. E as águas do Rio que antigamente pareciam de cristal e eram verdadeiros espelhos naturais, hoje aparecem como coletoras de lixo.

Uma cena dolorosa e desagradável foi vivida nos últimos dias, não só pelos biólogos mas por todos os que amam estes grandes cetáceos tão amigos do homem. Contempladas até pelos banhistas na mítica praia de Copacabana, , em frente ao Pão de Açúcar, um filhote de baleia de uns quatro metros deu um espetáculo de saltos e piruetas. Considerada como “carioca” por haver nascido ali, este exemplar de uma espécie pouco conhecida, teve que se virar para poder conviver com o ruído de barcos e motores e com a sujeira das águas.

Sem separar-se de sua mãe, o filhote de baleia, nadava em meio a restos de todo tipo de lixo: pedaços de redes velhas, plásticos e madeiras flutuantes, pondo em perigo a sua vida.

No domingo passado, bem no lugar onde o pequeno carioca marinho e sua mãe foram avistados, uma lancha de alumínio de sete metros de comprimento, se chocou com a baleia, jogando na água os seus tripulantes. A baleia ficou gravemente ferida.

As baleias e golfinhos se apaixonaram pelo Rio, chamado de “Cidade Maravilhosa”, e querem habitar suas águas marinhas. Agora falta que o Rio também se apaixone por estes simpáticos e doces cetáceos e seja capaz de evitar que fujam para outros mares menos hostis e mais limpos por causa de tanto lixo acumulado ao longo dos anos.

Seria a melhor herança deixada pelos Jogos Olímpicos neste pedaço de mundo que fazia o arquiteto Le Corbusier dizer que a natureza o havia feito tão original, que não existe a possibilidade de programar a cidade de outro modo. O Rio só pode ser o Rio.

E é este o seu fascínio. Mas que perderia o brilho se as baleias que hoje seguem brincando em suas águas , inclusive entre o lixo lançado pelo menos educado dos animais como é o homem, a abandonasse.

El secreto oculto en un diamante de agua brasileño

Por: | 14 de marzo de 2014

Diamante sin valor pero lleno de misterios
La noticia es científica, pero como todo en la vida tiene mil lecturas. Es una noticia que fascina porque puede revelar misterios hasta ahora secretos del vientre oculto de nuestro Planeta.

El protagonista de la noticia que llega a movilizar cifras de 30 ceros, es paradójicamente, un minúsculo diamante de agua de cinco milímetros que acaba de ser encontrado en Brasil, en el Estado de Mato Grosso.

El diamante es feo pero cuajado de noticias. Como cuenta, Renato Grandelle, en el diario O Globo, llegó a la superficie de un río hace 90 millones de años.

Todo en torno a esa gota de agua convertida en mineral, es de dimensiones incalculables. Con sus cinco milímetros revela que en el vientre de la Tierra, a 400 kilómetros de profundidad, puede existir un contingente de agua de un quintillón ¿Cuántos ceros tiene ese número?

El hallazgo es importante porque se pensaba que un mineral, conocido como ringwoodita, incrustado en el corazón del diamante, existía solo en meteoritos, nunca en la Tierra.

Según el científico, Gratham Pearson, de la Universidad de Alberta en Canadá, que ha publicado un estudio en Nature sobre este mineral, la permanencia de una parte de agua dentro del diamante después de haber llegado de las profundidades de la Tierra revelaría que existe una cantidad ingente de agua represada en el corazón del Planeta a una profundidad entre 410 a 670 kilómetros de profundidad.

Este minúsculo diamante sin valor (ocho dólares) podrá ser capaz de acabar con una polémica entre científicos que está en pie desde hace 50 años, entre los que creen que la estructura interna de la Tierra es una área seca o bien un lago inmenso de agua.

Hasta ahora no ha existido una tecnología capaz de resolver este enigma algo que podría hacerlo ahora ese minúsculo diamante de agua.

Saber si el vientre de la Tierra es un desierto o un mar de agua acumulada desde su creación, puede tener consecuencias de enorme importancia para el equilibrio del Planeta.

Esta es la noticia que, no escondo, me ha fascinado. ¿Y su lectura fuera de la importancia científica del descubrimiento? Probablemente podrá ser tan diferente cuantas personas la lean.

A mi me ha hecho pensar en los ridículo y al mismo tiempo sublimes que somos los humanos. Ridículos porque nuestra media de vida de 80 años, haría reír, si fuera capaz de hacerlo, a ese diamante de agua que tiene 90 millones de años y nos revela misterios y secretos con cifras casi imposibles de calcular, medidas en quintillones.

Sublimes, porque a pesar de nuestra insignificante existencia medida en años de vida, somos el único ser del Planeta capaz de descubrir los misterios que encierra.

El pequeño diamante de agua brasileño, la capacidad de los científicos de observar en él los secretos ocultos que encierra y las posibles consecuencias que podría tener en el futuro del Planeta, nos revelan al mismo tiempo que el Homo Sapiens, con todos sus horrores y limitaciones, es capaz de sorprender cada día con sus nuevos descubrimientos capaces de resolver los problemas que angustian a la humanidad.

Justo en el momento en que la escasez de agua en la Tierra empieza a preocupar gravemente, esa minúscula gota de agua encerrada en una piedra, nos revela que en el vientre del Planeta existe agua medida en cifras con 30 ceros, o sea una inmensidad.

Si la Biblia judía presenta a un Dios creando con la fuerza de su palabra el mundo, sus estrellas y sus mares, sus luces y sus sombras, lo más parecido a la magia divina es esa capacidad del ser humano de sorprender con sus descubrimientos cada día más insospechados.

Lástima, sin embargo, que aún no hayamos sido capaces de descubrir un diamante capaz de ayudarnos a comprender que el ser, a la vez, tan pequeños y tan grandes nos debería ayudar a sentirnos más cercanos las personas y los pueblos, más solidarios, más buscadores de maravillas dentro de nosotros, en vez de generadores de guerras y ridículas discriminaciones.

Somos todos átomos de una misma materia, pequeños diamantes de agua capaces, si lo deseamos, de hacer partícipes a nuestro prójimo de las maravillas que nos rodean.

En la fascinación de la lectura de la noticia del diamante misterioso, una nota de amargura me invadió al saber que al estudio del diamante hallado en Brasil, participaron investigadores de seis países diferentes y ninguno brasileño.
“Es una pena”, escribe Pearson, y añade: “Infelizmente aún no contamos con expertos brasileños en la investigación”.

A Brasil, sin embargo, el orgullo de haber sido en su suelo donde ha sido hallado por primera vez en la Tierra vestigios de ringwoodita, lo que abre nuevas puertas a la investigación de este nuestro amado y maltratado Planeta Tierra.

Planeta Tierra

Productos creados para el paladar brasileño

Por: | 10 de marzo de 2014

Pasta Barilla
Las grandes multinacionales están estudiando los gustos de los brasileños para acomodar a ellos sus productos llegando a revolucionarlos.

A pesar de la globalización que ha ido adaptando el paladar de los ciudadanos del mundo a los gustos más exóticos, los brasileños siguen siendo conservadores en sus gustos nacionales y firmes en su cultura culinaria.

Una cultura que refleja, según los sociólogos y antropólogos, la mezcla de su eclecticismo y ecuumenismo, de la diversidad de las etnias que conviven juntas y en paz en el país. De hecho, en Brasil, si se exceptúan los restaurantes donde pides un plato concreto, en las familias, en general, se come todo mezclado en el mismo plato. “Aquí se mezcla todo, porque todos o casi somos mestizos”, me decía un amigo carioca. Y es verdad.

Que a los brasileños no les quiten el arroz y frijol negro diarios; que no les quiten el pâu de queso, la feijoada y las especialidades infinitas de las diferentes cocinas regionales.

Quizás sea ese aferrarse a los gustos locales lo que hace que les cueste más aceptar los gustos de otros paladares. Por ejemplo, los famosos dulce navideños españoles hechos de polvorones y roscos de almendras, no consiguen gustarles. Ellos son muy aferrados a sus propios dulces o a su jamón cocido hasta el punto que lo prefieren al pata negra español.

Las multinacionales se han dado cuenta de ellos y marcas famosas, por ejemplo de pastas italianas como la tradicional Barilla, por primera vez en sus 137 años
de historia ha elaborado un producto en exclusiva para el paladar brasileño acostumbrado a las pastas con huevo, por ejemplo.

Barilla, por primera vez producirá su pasta en Brasil sin harina de “grano duro” ya que los brasileños están acostumbrados a pastas más blandas.

Cafe brasileiro
Incluso en un país célebre por su café, la americana Starbucks ha decidido crear en exclusiva aquí un producto diferente, el café Blend  que incluso podrá ahora ser exportado a los Estados Unidos

Hasta en el papel higiénico han puesto los ojos las empresas que trabajan en Brasil como la americana Kimberly-Clark que ha adaptado la marca Neve al uso de los brasileños, que prefieren un producto que neutralice los olores ya que el brasileño, como explica Alessandra Castero, geerente de marketing de Neve, al diario O Globo, es uno de los pocos países en el mundo que hecha el papel en el cesto y no en el retrete.

A veces, estas pequeñas noticias de crónica acaban diciéndonos más de la idiosincrasia de un país que sesudos análisis especulativos. A los brasileños, se les puede, en efecto, ganar más por el paladar y por el ritmo de la fiesta que por agudos tratados de filosofía.

Ellos viven pegados a la vida y a sus sabores y saben disfrutar de ello como pocos.

¿Envidia?

Feijoada

 Feijoada completa

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal