Juan Arias

Los carnavales de Brasil “una catástrofe positiva”

Por: | 17 de febrero de 2012

Es verdad que Brasil no es sólo carnaval, pero también sería ininteligible sin la filosofía que él encierra. Para los brasileños, el carnaval, que no es un día de alegría y desarreglo, sino un periodo en el que como dice el mayor teórico del tema, el antropólogo Roberto Da Matta es el momento en el que “el mundo se invierte”, no es algo simplemente folklórico, sino un rasgo distintivo de su idiosincrasia.


Roberto_da_matta

El antropólogo Roberto Da Matta
 
Suele decirse que en Brasil el año comienza sólo cuando acaba el carnaval. Y tengo amigos que ya me han deseado “Un feliz Carnaval”, al estilo de nuestro “Feliz Año Nuevo”.Estas fiestas, que duran una semana y a veces más, colocan al país patas arriba. Lo paralizan. Para él se preparan todo el año y ha sido uno de los fenómenos más estudiados por antropólogos y sociólogos. Da Matta, el que más profundamente ha estudiado lo que los carnavales suponen para Brasil, en su famoso ensayo “ El carnaval o el mundo como teatro y placer”, los define como “una catástrofe positiva”.

Cuando surgieron hace días las huelgas policiales de Bahía y Rio, el temblor de los brasileños era que ellas pudieran ahogar un acontecimiento que une, por una vez a todas las clases sociales, que las invierte y las confunde, las amalgama y crea el imposible de convertir los carnavales, paradójicamente, en la semana menos violenta del año.

Existía el temor de que este año pudiera morir, antes de nacer, un acontecimiento al que los antropólogos definen como “una ola irresistible que nos domina, controla y nos seduce inapelablemente”. Por ello, los policías cariocas, el día que proclamaron la huelga lo primero que aseguraron a la población de Rio fue: “Los carnavales se celebrarán sin problemas”.

Es una fiesta que es más que una fiesta. Es un conjunto de rituales en los que el cuerpo es el rey. Castigado por el trabajo que lo esclaviza durante el año, el carnaval libera el cuerpo, rompe todas las amarras. Cambia en ese momento “el uniforme rígido de las convenciones, por los disfraces y las máscaras libertarias”.

Imagen mujer en carnaval

Carnaval de Rio



Es justamente esa metmórfosis, hasta en lo exterior, lo que hace sentir por un día al más humilde un rey y al rey le da la libertad de presentarse, sin problemas, como plebeyo. El soldado se viste de general, el hombre de mujer, el ateo de obispo y la mujer más púdica de ramera. Los carnavales, dicen los sociólogos “invierten el mundo en la dirección de la alegría, de la abundancia, de la libertad y sobretodo de la igualdad de todos frente a la sociedad”. Por una vez el brasileño disfruta de la posibilidad de sentirse omnipotente y ser todo lo que durante el año ha deseado ser sin poderlo.
 
En los carnavales de la calle, sin reglas, al ritmo trepidante de los tríos eléctricos, en absoluta libertad, se puede sentir vibrar la estética de las sensaciones reprimidas del cotidiano. Fue en uno de esos desfiles, el del barrio de Copacabana, cuando hace unos años desfiló el hoy Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa con toda su familia. Se quedó pasmado de la libertad sensual y sexual que rezumaba el desfile y acabó escribiendo en este diario un apasionado artículo sobre el erotismo del carnaval carioca.


Size_590_800px-Bloco_da_camisinha_ci

 El carnaval en las calles de Salvador de Bahía


Al revés, en el Sambódromo, donde desfilan las famosas y tradicionales escuelas de Samba, la estética y la organización es totalmente distinta. Organizados por artistas de las favelas, ésos desfiles a los que acuden personalidades de todo el mundo, representan la estética de la abundancia, de la riqueza, de la exhibición de carros y alegorías artísticas. Representan además la estética de la más perfecta organización y sincronicidad.
 
Los especialistas destacan que si Brasil en su organización política y hasta empresarial fuera un reflejo de la organización perfecta de los desfiles de las escuelas de Samba, sería el país mejor gobernado del mundo.

Los carros alegóricos y los disfraces de las escuelas de Samba, que rezuman una apariencia de lujo y fastuosidad, creados en las favelas, son un reflejo de la famosa frase acuñada por el mayor “carnavalesco” de la historia de los carnavales brasileños, el recién fallecido, Joãzinho Trinta: “La pobreza gusta sólo a los intelectuales. A los pobres les gusta el lujo y la riqueza”

Carros sambodromo

Carro alegórico en el Sambódromo de Rio

 

La estética del fausto y del lujo desplegado por las escuelas de Samba, son una especie de paradoja substitutiva por un día, de la dura y triste realidad de la pobreza de los favelados que las crean. Y el carnaval es la ilusión por una semana, de que las grandes desigualdades económicas y sociales, que aún azotan a Brasil, han desaparecido por obra y gracia de ese malabarismo y ese juego de máscaras y espejos de los carnavales más famosos y simbólicos del mundo.

Trinta 2

El carnavalesco Joãozinho Trinta: "La pobreza gusta a los intelectuales. A los pobres les gusta el lujo y la riqueza"

Hay 19 Comentarios

Hola. Soy brasileño y tengo una opinión y una experiencia un poco diversas respecto al Carnaval. Eso de que en Brasil "el año solo empieza después del carnaval" puede ser gracioso, pero ya no corresponde a la realidad desde hace muchos años. La "sexta economía del mundo" no podría darse al lujo de no trabajar dos meses enteros. La verdad es que el carnaval ya no tiene tanta importancia en Brasil como tenía hace unas décadas. Ha perdido mucho de su encanto y de su sentido cultural; hoy es básicamente una fiesta comercial (sobre todo en Rio). A mí nunca me ha gustado mucho el carnaval, quizá justo porque cuando nací ya se había perdido la “inocencia maliciosa” de la fiesta. Y son cada vez más los brasileños que preferimos "huir" del Carnaval. El Carnaval empieza oficialmente el sábado y termina el martes, cuatro días en que el país no para (en mi ciudad el comercio abre normalmente el lunes). Sigue siendo la fiesta mayor de Brasil, pero ya está lejos de tener ese carácter "espontáneo" y nacional que muchos se creen en Europa. Está todo bastante planeado, organizado, casi todo gira alrededor del dinero (como corresponde a todo evento de país capitalista occidental). Y la fiesta está concentrada en algunas ciudades, algunos estados, pero en muchas localidades de Brasil casi no se nota que es Carnaval. Es un "feriado" como otro cualquiera. Creo que lo que me molesta en el carnaval es que la gente está obligada a ser feliz estos días. Y nuestra felicidad no siempre está dispuesta a seguir el calendario. Saludos.

AH coitado deste SAN!da una pena!

Aquí, donde vivo, Farah, en una pequeña localidadde pescadores cerca de Rio, te habrían gustado los carnavales. Tienmen aún la inocencia primitiva y además todos se conocen.
?Y ahí en canarias no hay carnavales?
Que disfrutes.

To: juanjosearias@hotmail.com

Que también usted, Josémanuel, disfrute de estros carnavales que llevan en su alma la alegría dolorida de la gente que trabaja duro durante el año y tiene el derecho, a unos días de evasión en libertad.


To: juanjosearias@hotmail.com


Es verdad, Fernando, que los carnavales, sobretodo de las grandes ciudades, se han convertido en un espectáculo en vistas a la TV y muy mercantilizados. Sin embargo el alma brasileña continúa, creo, palpitando con ese mundo que renueva cada año y que es más que una fiesta. Yo lo estoy viviendo en una pequeña localidad de pescadores de la Región de los Lagos y aquí aún no han perdido su sabor original
Un abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com


Sí, Marina,la desaparición de nuestro Joãozinho ha dejado un gran vacio en estos carnavales. Él era el alma de la creatividad pura y del desafio a las injusticias sociales. Nadie como él conocía el íntimo del ser humano y sus contradicciones.
Un feliz carnaval también para usted


To: juanjosearias@hotmail.com

Gracias Juan
Por falar com respeito, amor e propriedade, mesmo que em vientos leves, brisas, do meu amado Brasil! Obrigada por lembrar o saudoso e inesquecível Joãosinho Trinta, um mago que sempre trouxe para a passarela, com muiiiiiiiiiito luxo e riqueza, importantes críticas sociais do país e nas fuças dos ditadores! Bom Carnaval! Marina.

joãosinho trinta (tenia una grafia propria). La mayor parte de los brasileños utiliza el carnaval para reposo/descanso junto a sus familiares o en ciudades chicas del litoral o en el interior del país. Carnaval es cada vez mas un espectaculo de television y para una mayoria de passivos y de no participantes, hasta mismo el carnaval de Salvador q es mas sensorial y auditivo q visual las emisoras han encontrado una manera de hacerlo 'televisivo'. Ese año los principales canales van hacer carnaval, quien no tiene cable y no se preparó antes puede quedar dias sem peliculas en ese mundo pos megaupload. Los mayores eventos de Rio y Salvador, Desfiles das Escolas y Desfiles dos Trios Elétricos son eventos para hacer dinero atraer turíistas de los otros estados de Brasil, los carnavales autenticos como son los de Pernambuco, de Minas Gerais y otros lugares son anti tv, anti dinero, anti organizacion etc y con poca diferencia de los carnavales originales de Portugal q fueron su inspiracion óbvio q solo con mas vida y energia :)

Una ricura su blog del carnaval de las "carnes tolendas" por excelencia, el carnaval de Rio. Gracias.

Tiempo ha dejé de fumar un tiempo, por la vergüenza sufrida entre la multitud de Copacabana en que anduve metido gozando de la fiesta y fumando, el único que fumaba. Nadie me dijo proibido. Qué horror - me dije - con la cachimba en la mano. Qué sensación más vergonzosa, sentí, inmerso en aquel jolgorio de intelectualidad salida del pobre y yo blandiendo una chachimba. . Gracias. Muitos parabéns na semana de carnaval

Me agradan e interesan las opiniones y comentarios de Farah y los clones porque son, al mismo tiempo, dulces -como ella misma debe serlo-, suspicaces, incisivos y revelan su misteriosa y atrayente carga femenina. En este caso, no podía ser menos y añade carga erótica muy de acuerdo con el tiempo de carnestolenda de esta semana loca, loca, loca.... Imaginan ustedes los silicios e "intrumentos" contraceptivos que utilizarán los padres/pastores de todas las religiones y sectas para guardar supuestas virginidades femeninas y masculinas? Supongo que en el interior de Brasil, en los desfiles de carnaval, sin turistas y a pleno pulmón, no está aún prohibido hacer el amor, eso sí, teniendo cuidado con las serpientes que, de seguro, las habrán y con algún que otro tiburón...humano que quiera comerse alguna que otra inocente sirena o sirenita...o sireno sirenito... Sobre todo, sonríamos que no es "pecado" y hace bien al espíritu y a la carne humana.

En 1994, cuando llegué a Brasil, fue el primer año que se prohibió hacer el amor en el desfile del Sambódromo, construido por Oscar Niemhayer.....
Aquella estridencia me hace huir a un pueblo del interior del país, dónde en pleno verano se puede disfrutar del mejor paisaje sin turistas y a pleno pulmón.... ¡Cuidado con las serpientes y tarántulas!


Gracias, Kuark, por ese precioso video y ojalá pueda el año próximo venir a disfrutar de esta explisión de alegría, creo única en el mundo.
Un gran abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com


He probado, Arsenio, personalmente entre gentes pobres que han ascendido un grado de posición social y económica como se despierta en ellos ese deseo justo y legítimo de tener lo quesiempre les faltóy que consciente o inconscientemente deseaban. Hay muchachos en las favelas que tienen ya un móvil más caro que el mio. Es para ellos un símbolo de un status que nunca tuvieron. Como usted dice, es un tema para reflexionar. A los intelectuales si es verdad que les fascina la pobreza. Mis amigos europeos cuando llegan a Rio su objeto de deseo mayor es poder visitar la pobreza de las favelas. Cuanto más violentas y miserables mejor. También para estudiar.
Un gran abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com

No conocía la opinión de Trinta. Hay mucha filosofía en ella e ignoro si realidad. En todo caso, hace pensar si la condición humana de los más desfavorecidos solo aspira, aunque lo oculte, en imitar -mientras no se alcance-, a los ricos con la esperanza de llegar a serlo algún día. Verdaderamente, otro tema para reflexionar

El artículo refleja muy bien el sentir de gran parte de los brasileños,si bien hay personas que en esos días de "bullício",prefieren transladarse lejos de R.Janeiro.Lo importante es que se celebrarán,no podía ser de otra forma,porque para la mayoría de los cariocas(los brasileiros de R.J)los carnavales son como el arroz y feijão,algo imprescindible,además de una ilusión desbordante.Lástima no pueda acercarme este año para disfrutar esa gran fiesta de ritmo,colores y sonidos.
Feliz carnaval a rítimo del trepidante samba(también a rítmo de lambada,como el que se puede ver en este vídeo:
http://mundosparalelos-kuark.blogspot.com/
http://mundosparalelos-kuark.blogspot.com/

Mi blog, San, es sobre Brasil. Si no le interesan las noticias de este país tiene muchos otros blogs más interesantes quizás para usted. Eso es muy fácil. No hace falta irritarse poe eso. Hay mucha otra gente a la que les interesan las cosas de este gran país.
Un abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com

TUS NOTICIAS DE BRASIL SON UN SACO ,NO LE INTERESAN A NADIE! CAMBIA DE TEMA TIO!!


Gracias, Maria Isabel, por su delicadeza
Un abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com

Para quien desee leer el artículo de Vargas Llosa, de 1999, a que Juan Arias se refiere, sigue el enlace. http://elpais.com/diario/1999/03/01/opinion/920242809_850215.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal