Juan Arias

Cuidado, un elefante ha empezado a hablar

Por: | 03 de noviembre de 2012

Un elefante ha empezado a hablar en Corea del Sur. Puede ser un peligro, ya que podría quejarse con palabras nuestras de que haya quién es capaz de pagar 70.000 mil euros para matarles por puro placer.

No es una broma. En el parque zoológico de Everland Zoo, los visitantes se han quedado sorprendidos al observar que un elefante pronuncia en coreano palabras que se entienden perfectamente.

KoshikKoshik

El elefante, que se llama Koshik, vocaliza con la trompa en la boca. Según la revista científica Current Biology el elefante pronuncia perfectamente algunas palabras, entre ellas “hola y bueno”.

Los biólogos, que según ellos lo importante no es el número de palabras sino el hecho de que sea capaz de pronunciarlas, tratan de explicarse esta anomalía.

Según el gerente de Biología de la Fundación Jardín Zoológico de Rio de Janeiro, Anderson Mendes, el elefante carece de un aparato fónico desarrollado como el papagayo. Para Mendes, la única explicación es la gran memoria del elefante, lo que podría llevarle a reproducir palabras humanas escuchadas.

En ese caso, ¿por qué sólo ahora un elefante ha empezado a hablar? Otro problema aún sin explicación es por qué Koshik, coloca la trompa en la boca para vocalizar.

Angela StoegerLa bióloga Angela Stoeger

Según ha explicado la bióloga, Angela Stoeger, de la Universidad de Viena, a la revista Current Biology, lo curioso es que el elefante coreano es capaz de equilibrar las dos características importantes del lenguaje humano: el ritmo y el timbre. “Es algo considerable si tenemos en cuenta el gran tamaño del animal, la longitud de su tracto vocal y otras diferencias anatómicas entre el elefante y el ser humano”, escribe Stoeger.

Dejemos a los científicos que investiguen este hecho de que un elefante sea capaz de pronunciar perfectamente palabras humanas cuando, según su morfología, no podría hacerlo.

Un amigo mío con gran sentido del humor, me decía mientras comentábamos la noticia, que quizás los elefantes hayan decidido empezar a hablar con nuestras palabras para podernos decir un día lo que piensan y sienten de los que son capaces de pagar un dineral para disparales a matar por puro capricho.

Dinero que bastaría, por ejemplo, para salvar la vida a una niña con una enfermedad especial cuyos padres no pueden acarrear con esos gastos médicos. Es lo que me escribió una madre hace unos meses en este mismo blog cuando supo que el Rey pagó, o pagaron por él, 70.000 euros para matar en África a un elefante.”Es el precio de la vida de mi hija”, escribió.

Sí, puede ser peligroso que los elefantes empiecen a hablar. Y las jirafas y los primates y los osos y todos aquellos animales que figuran en la lista de precios de una agencia de viajes para poder matar a uno de esos animales y que yo publiqué en este blog como “Los precios de la muerte”.

Sí, que empiecen a hablar los animales, con nuestro lenguaje, para que podamos saber de su boca y avergonzarnos, lo que ellos piensan de nosotros.

Si lo hicieran quizás tendríamos que taparnos los oídos para no escucharles.

Koshik (2)Koshik

¡Habla, Koshik!, y cuéntanos tu pena y la de tus semejantes. Dinos a nosotros los sabios e inteligentes humanos, todo el dolor acumulado de vuestra especie, al saber que lo único que nos interesa de vosotros son los colmillos de marfil para adornar nuestras salas de estar.

¡Ah, si un día empezasen también a hablar esos colmillos arrancados a veces de los elefantes aún vivos! De los elefantes y de los rinocerontes de los que nos hablaba el otro día mi querido compañero, Javier Valenzuela en su magnífico blog de este diario.

La metáfora del elefante que ha empezado a hablar, es la misma de todos los humanos que siguen sin voz, en las cunetas de la vida, de los abandonados sin destino, en el silencio de los hospitales y de las cárceles, en los casarones de niños abandonados, en los hospicios forzosos, en la pobreza impuesta, en la soledad que angustia, en todos los guetos de la esclavitud y en todos los holocaustos del Planeta.

Sólo el día en que ellos, los humillados de la Historia, descubran la voz, como el elefante Koshik, podremos conocer mejor el dolor y la crueldad que encierra nuestro mundo. Un mundo falso que nos suelen contar casi siempre,  los que se han adueñado de él con la fuerza de la mentira.

Hay 32 Comentarios

Ojalá también empezaran a hablar las vacas, los cerdos, las gallinas, los pavos, los terneros, los patos, bueyes, ovejas... Somos unos ABUSADORES con ellos porque, precisamente, no pueden hacerlo. Y nos pasamos de la raya.
Qué asco es el especismo!!!!

Hah! Con esto se demuestra que el humano promedio está por debajo de los animales!!!! Con todo y que el elefante no podría hablar fisiológicamente, este hermoso animal ha encontrado la manera!!!! Y acá el hombre todavía anda cuestionando si los animales piensan y tienen alma... Estamos como de la edad media, pero con ordenador!

No creo que deba preocuparnos el que los animales empiecen a hablar para quejarse de que los matamos porque si, miles de seres humanos mueren a diario con la indiferencia o por el placer de los de su especie, y a pesar de que se quejan sigue sucediendo así que......

Sr, Arias não leve em consideração as críticas duras, pois, talvez falte aos espanhóis neste momento um pouco de educação e bom humor.

Tenho o impressão de que Sr Juan Árias tem razão ao afirmar em comentários anteriores que os espanhóis são duros no trato, pouco flexíveis, difíceis no riso, difíceis na tolerância, difíceis no perdão. Serão fatores genéticos ou reflexo da dificuldade pela qual passam seus cidadãos?

Triste es que tuvieran que hablar los animales para que la gente se diera cuenta de que ellos tienen tambien sentimientos, que merecen respeto y compasion, compasion porque no pueden hacerse una hoguera para calentarse o fabricarse una manta, una medicina o un hospital, o acompañarse al final, porque sufren, sufren sin remedio, y que nosotros sin sentimientos no somos nada. "Ser elitista, explico Goethe, supone ser respetuoso con lo divino, con la naturaleza, con los demas seres humanos, y por tanto con nuestra propia dignidad". Lo contrario, creo, nos hacerca mas a las piedras que a lo que somos de verdad.

Estimado Juan Arias; gracias por tu blog.

Uno esclarecimiento:

No fue solamente el comentarista Victor que sugirió que no volviéramos más a este blog en caso de desacuerdo con el bloguero.
Otro comentarista lo hizo, también, y más, con TODAS las letras, que reproduzco acá:

"En este mundo somos todos libres, nadie esta obligado a leer el "blog" del Sr. D. Juan Arias, o sea, se uno asi lo hace, lo hace por que lo quiere." betito | 03/11/2012 11:43:26.

Incluso nos llamó de: "mente obtusa que quiere menospreciar a los demás" .

Por lo que ha escrito betito, por múltiplas veces, pienso que se siente mucho superior a los demás a quién los considera a todos como comunistas.

Que vengan los elefantes!
Y rápido, por favor!
Y que los dejen hablar!
Y sin censuras!

En términos generales, acerca de la censura, pienso de modo similar a como lo expresa un forista más abajo. ¿Qué sería de un blog en donde todos aplaudieran, casi sin razonar, el tema propuesto? Pues, aburrido, como mínimo. Lo que enriquece a la democracia es la diversidad, que incluye opiniones discordantes, diferentes, opuestas.
Particularmente me he expresado aquí manifiestamente en contra del Islam y del catolicismo y no he padecido censura alguna por parte de Juan. Noblesse oblige. Pero eso no es algo que deba agradecérselo, como si fuera una graciosa consesión que nos otorga majestáticamente. Es un derecho que el comentarista tiene, si el que disiente lo hace con altura, sin caer en el insulto zafio y desagradable no hay razones para borrar el comentario. Eso creo.
En términos generales, los argentinos, aborrecemos la censura. Toda. Cualquiera sea, la supresión de expresión nos parece infame cuando no inmoral. Será, tal vez, por haberla padecido in extremis durante los malditos ocho años de dictadura militar.
En cambio no sucede así con los españoles, que parecen considerarla un recurso válido. La prueba más contundente de lo que digo es que los bloguistas argentinos en esta sección internacional jamás censuran nada, ni siquiera los insultos (aunque muchos sí que merecerían ser borrados) lo cual habla muy bien del respeto que sienten los autores por los comentaristas. No censurar enaltece más al bloguista que al irrespetuoso que insulta.
En cambio no puedo decir lo mismo de los bloguistas españoles. No voy a dar nombres, ya son conocidos.
Considero que un bloguista que filtra los comentarios para que se publiquen sólo los que le son afín no merece respeto. No es el caso de Juan Arias. Su descargo me resultó sincero y honesto. Pero yo agregaría que aunque tienes el legítimo derecho a censurar, admitamos, también con la misma sinceridad, que no todo lo que es legítimo o legal es, a su vez, ético.
¡Feliz finde a todos, y también a ti, Juan Arias!

Por cierto, y con esto doy por terminado mis comentarios con los diferentes contertulios de este cuadernillo gacetillero, me asombra que Arias estime la bondad de uno de lo educados y dialogantes de los intervinientes a quienes dirige su epístola cuando precisamente ese dicho participante escribió, hace muy poco, que lo mejor que le podía ocurrir a Brasil es devolver a África a todos los negros que habitan en el país. Curiosa manera de impartir "justicia".
Les deseo a todas las personas de buena voluntad y fe el mejor deseo de salud y felicidad.

Enquanto os cães ladram, a carruagem passa...


NOTA DE JUAN ARIAS A LOS COMENTARISTAS


Deseo aprovechar los comentario educados y dialogantes de Gerardo y Betito para esclarecer algunas cosas con mis lectores y comentaristas.

-En más de un año de vida de este blog apenas si he eliminado media docena de comentarios, la mayor parte de ellos por usarse en ellos un lenguaje soez, de desprecio e insulto al bloguero o a otros comentaristas. Es mi derecho. Ofenden mi sensibilidad. Y aún en estos casos lo hago con pesar porque ya he repetido mil veces en este blog que en mis 50 años de periodista he aprendido que la libertad de expresión es el alma de la verdadera democracia.

- Creo que es un deber respetar la fe de todas las creencias religiosas. Por ello, tampoco admito en mi blog blasfemias contra ningúna religión. Ayer mismo un comentarista colocó unas 30 veces una blasfemia contra Dios y la Virgen María. No lo permito. Ya es de mal gusto que alguien diga que se caga en quién sea, pero las creencias de los demás pueden ser discutidas, criticadas y hasta negadas, pero no ofendidas ni ensuciadas.

- También creo, con Geraldo, que a veces en los blogs, concretamente en el mío, los comentarios son mucho más importantes e interesantes que el mismo post. O acaban enriqueciéndolo. Yo mismo en más de un caso lo he expresado públicamente. Y yo mismo soy el primero que, cuando tengo tiempo, leo los comentarios de otros blogs. Aprendo de ellos.

-Considero un lujo que haya comentaristas que aporten ideas brillantes al tema. Y estoy orgulloso de tener en mi blog interlocutores de alto nivel intelectual así como me siento orgulloso de que a personas sencillas no se les caigan los anillos por participar a los comentarios junto a lectores mucho más preparados intelectualmente. Ya he dicho muchas veces que he aprendido en mi vida más de la calle que en las Universidades donde estudié. La vida es la mejor maestra. Los libros nos ayudan sólo a descubrirla.

- Lo que no voy a permitir, pues creo que es mi derecho como bloguista, es que algunos usen el blog, aprovechándose de que soy alérgico a la censura , para hacer de él una plataforma, a veces obesiva y que molesta a los mismos lectores, de sus preferencias políticas. Y que usen el blog venga o no a cuento con lo que se está discutiendo en el post para verter en él sus soflamas políticas, con una insistencia que que llega a aburrir.

-Ningún lector puede forzarme a escribir de lo que a él le gustaría ni a criticarme por no hacerlo. No escribo de algunos temas políticos que a algún lector le encantaría porque ni creo que es este el lugar (para ello tengo el periódico) o sencillamente porque no me apatece.

-No, no me molesta en absoluto que los comentaristas estén o no de acuerdo conmigo. Hace parte de la dinámica del blog. De lo contrario sería poco enriquecedor y hasta aburrido.

Lo que no voy a permitir es que se aproveche el blog para que se me juzgue personal y machaconamente en el ámbito personal, o que se aprovechen de él para denigrar- digo denigrar, no criticar- al diario EL PAÌS en el que trabajo desde hace 30 años en absoluta libertad y del que conozco, por haber recorrido el mundo, el respeto internacional del que goza.

-Sobre las críticas a lo que pueda ganar en el periódico ya he llegado hasta a publicar aquí hasta mi sueldo. Y repito que este blog lo escribo GRATUITAMENTE.

No. No soy ningún vendido a la empresa. Esribo sencillamente aquello en lo que creo.

-Y por último, agradecer a los cientos de comentaristas que se han interesado y siguen haciéndolo por este blog, que no pretendo hacer un tratado de filosofía ni de teología,ni siquiera de política, sino lanzar al aire un puñado de ideas para ayudar a los lectores y amigos a pensar y a mirar a veces por encima de nuetras narices, porque el Homo Sapiens tiene aún mucho que aprender de la Naturaleza, a veces tan pisoteada y desconocida a pesar de ser también una gran maestra de la vida.

Y que sigo creyendo que los sentimientos son tan importantes en nuestra vida como la razón, y que n la ternura es tan creativa y gratificante en nuestra vida ya tan degrada espiritualmnente, como la violencia real o verbal.

GRACIAS A TODOS Y FELIZ FIN DE SEMANA.

To: juanjosearias@hotmail.com

Caro Sr. D. Juan Arias

Yo creo que sos una persona que pone de manifesto sentimientos tiernos.
Yo, por mi lado, penso que comparto muchos de esos sentimientos, no todos, pero como ya he dicho, o escrito, no estamos colados (grudados) y tampoco soy comunista.
En razón de esa compatibilidad esperaba que se diera al trabajo de hacer comentarios sobre lo que he escrito.

........Tuve la oportunidad de escribir en este blog sobre tatú (un mamifero que vive en Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia) que era muy comun en mi infancia pero que esta se tornando algo raro.
Bueno, hace unos 6 meses lleve mi hija de 8 años a pernoctar en el campo, y por la noche habia una lechuza chirriando, lo que hizo con que mi hija se quedara amedrontada...
_yo le dije que no habia nada que temer, el sonido era apenas uma lechuza (coruja).
Lo que quiero decir es que muy poca gente conoce los animales, en Brasil toda la gente cree que la naturaleza es muy linda, pero nadie quiere preserva-la.
Creo que va a llegar en el porvenir un rato donde solo existiran personas, ratones, cucarachas y gusanos.
Y como dijo un escritor chileno (perdonem-me pero no me recurdo su nombre)
-"Los hombres suelen ser más animales do que todos los animales".
Saludos.........

Gracias



Caro Juan Arias,

Me atrevo aquí a dar una humilde opinión de un comentarista que casi siempre respetuosamente suele nos estar de acuerdo con el dueño del blog.

Como dueño del blog, tiene el derecho de escribir lo que quiera. Tiene también el derecho de borrar los comentarios que discrepen de su opinión.

A los comentaristas, a parte de no ofender a nadie, tienen también el derecho de no ser ofendidos por nadie.

Cuando uno hace un blog, la más parte de las veces quien lo enriquece son los comentaristas. Hay, entretanto, comentaristas como Victor qui piensan que si a uno no le gusta, sea el blog sea lo que escribe su autor, uno debe procurar a otros blogs, una vez que hay un montón de ellos.

Yo no lo pienso así. Vuelvo muchas veces al blog por que me interesan mucho más los comentarios que los posts. Estos, en verdad, representan apenas la opinión de una única persona.

Muchas veces estoy en desacuerdo con Juan Arias y me atrevo a emitir mi opinión. Hasta hoy nunca tuve borrado uno solo de mis comentarios. Y agradezco a Juan Arias por su paciencia.

Creo que Juan Arias al no censurar los comentarios, agrega a su blog la riqueza de que hablo encima.

Pero, del momento que empieza a hacer cualquiera tipo de censura, obtendrá el resultado opuesto al lo que ha conquistado hasta ahora.

Que pasara a los elefantes si al aprender a hablar se vean también censurados?

A mi me gustaría saber lo que dicen y piensan los elefantes. Y si un día, vienen a comentar en este blog, volveré mucho más veces.

Mis respectos a Juan Arias y a todos los comentaristas que enriquecen su blog con sus opiniones, incluso de aquellos con los cuales discrepo profundamente.


A Ciudadano:
Yo también pienso lo mismo. Que el rey de España observa la Constitución y que son los gobiernos centrales y los de las CCAA quienes que no la respetan. En relación al tema del elefante, entiendo que además trata de utilizarse para ocultar la dramática situación de vida de los bosquimanos.
Creo que el progreso no se puede forzar.
" La prohibición de cazar y no poder continuar con su milenaria cultura, junto a la dependencia de las limosnas del Estado, ha traído consecuencias catastróficas para los indígenas que se han visto atrapados por el alcoholismo, el aburrimiento, la depresión y las enfermedades como la tuberculosis y el SIDA."
No se puede tratar este asunto con violencia por parte del gobierno puesto que "les negaba el acceso al agua y a la caza, y negociaba con Gem Diamonds la construcción de una mina de diamantes en los territorios ancestrales de los indígenas"
Por su parte, la ministra de la Oficina del Presidente Margaret Nasha comentó en la misma fecha, (2002) “A veces comparo el problema bosquimano con los elefantes. En una ocasión tuvimos el mismo problema cuando quisimos matar selectivamente a los elefantes y la gente dijo que no”.
http://biotraveler.com/reportajes/bosquimanos-el-drama-de-un-pueblo/

Oliete: Visto el silencio censor, aprovecho la oportunidad para hacerle saber a usted y resto de contertulios que la Constitución española exige al Jefe del Estado de España que no gobierne. Para eso están los representantes del pueblo. Y, ciertamente, lo cumple y bien que lo hace. Siempre, mientras viva, recordaré a don Santiago Carrillo quien dijo que España era y es una monaquía republicana y que para qué cambiar de Rey mientras observara, como lo hace, el mandato constitucional.

Continuamos categorizando entre especies. Se supone que maltratar de por vida a un pato para conseguir su hígado: la tortura y la muerte violenta, es un delito menor. Lo mismo sucede en los gallineros industriales y en otras explotaciones. En el mar el índice de contaminación se puede medir en los estómagos de los peces. Por no hablar de las ballenas que mueren en los basureros marinos o de la persecución feroz a la que es sometida el bonito u otras tantas especies.
Pero qué triste es ver los cientos de perros abandonados que se recogen diariamente a través de las protectoras. Los gatos envenenados por manos que se invisibilizan.
El elefante no aprenderá nunca a hablar, lo cual no significa que no sean capaces de comunicarse. Pero esta no es la desgracia. La infamia es que se utilice la caza del elefante para tapar la caza de seres humanos. Miles son matados diariamente para justificar guerras y negocios parasitarios. A otros simplemente, se les deja morir, víctimas de un sarampión, de una diarrea tras años de desnutrición, o de la enfermedad provocada por la picadura de un insecto.
Aprovecho para trasladar mis respeto y admiración al rey de España por su conducta ejemplar al respecto de la ausencia de una política económica en la España actual, en la que millones de personas se ven abocadas a la pobreza y a ser atendidas por caridad. Un país democrático y civilizado se centraría en planes urgentes de regulación de empleo y políticas de seguridad social de urgencia para evitar que los trabajadores que han padecido la explosión demográfica, el abandono de planes socioeconómicos destinados a frenar la despoblación e incentivar el sector pirmario, y la ausencia de inversión en recursos energéticos naturales se encuentren padeciendo abandono y maltrato.
Trabajadores que asistimos atónitos a la refinanciación de bancos con dinero público, a la corrupción institucional y a la complicidad judicial en el fraude y el profuguismo.
Delitos que en ningún caso han contado con el apoyo o la complicidad de la Casa Real española.

Koshik, no hables! No emitas sonido! No abuses de tu privilegiada memoria imitándonos, no somos animales a imitar.
Koshik, conocerás a mucha gente, no te fíes de ninguno, somos hienas, leones, lobos y buitres en busca de sobrevivir, pero sin la dignidad de estos animales.
Koshik, por favor cállate. Eres demasiado hermoso para rebajarte a nuestro nivel.

Victor: A usted en qué lugar le colocamos? No se da cuenta de que con su comentario acaba de autodescalificarse o, dicho con menos acritud, autocalificarse?

"Sobre un elefante ha empezado a hablar".
El elefante, que se llama Koshik, vocaliza palabras con la trompa en la boca. Según una revista científica llamada "Carrent Biology".
Se me viene a la cabeza que eso estaría bien, porque nos contarían muchas cosas del pasado con la memoria que tienen, pero no sólo ellos sino todos los animales tendrían derecho a hablar y quejarse de lo que les hacemos. También los oprimidos y condenados a la miseria mas absoluta por una u otra razón. No estaría mal que nuestra 2ª fuerza de poder los "periodistas" dedicaran su energía en dar voz a estas miserias tanto como didican a los políticos. Es posible que no consiguieramos mucho poque los poderosos seguirían oprimiendonos, pero avivarían algunas conciencias.

Estimado Arias, una vez más solicito que hagas ( tuteo con todo el respeto del mundo, sin segundas) un nuevo blog, llamado algo así como "leña al arias que es de goma y yo no soy más listo por que no entreno", para colocar los comentarios esos con tanto respeto que te califican de prepotente, soberbio, ignorante, etc... También aquellos que aprovechan cualquier tema para hablar de lo que ellos quieren, sin ninguna relación con el blog.

No es para censurarles, es para colocarlos en el lugar de audiencia que les corresponde...

Buenos días querido hermano elefante. Espero que mis congéneres humanos respeten tus hermosos colmillos. La dificultad estriba en saber cual es el idioma que hablarán tus descendientes en el futuro. Creo que hablarán mejor en chino aunque nunca lleguen a entender la caligrafía.

Gilmar Siqueira: Lo bueno que tiene internet es que nos enteramos de que no solo los elefantitos pueden hablar sino, y también, de que cuando los comentarios que se hacen no son del agrado del articulista que los elabora recurre al fácil y demagógico ejercicio de censurarlos.
Eso sí, previamente, dándose autobombo, proclama que nunca ha ejercido la censura sino excepcionalmente cuando algún comentario es ofensivo para quien no participa en el tema que él -Arias- publica. Si usted en alguna ocasión ha leído alguno de mis comentarios, en honor a su verdad, convendrá que nunca he ofendido a nadie. Por lo tanto, es innoble por parte de quien ejerce la censura -Arias, por supuesto- que borre los que yo hago en contestación a Geraldo que me sugirió leyese el que hizo, argumentando, le repito, que no correspondía al tema propuesto y que me aprovechaba de su cuadernillo gacetillero para introducirlos. Aprovecharme, dijo, sin reparar en las tergiversaciones y distorsiones que él hace -Arias- en cuanto publica. Lógicamente, esa técnica la puede utilizar el bloguero en contra de quienes no podemos defendernos, máxime, como es el caso, borra comentarios que, le repito, nunca han sido ofensivos salvo que injusta e injustificadamente se me ataque. Dejo así aclarado mi comportamiento y el de Arias. Respecto a que es conveniente -o así usted lo cree- identificarse eso significaría ir en contra de la libertad de expresión y dejar al comentarista en desventaja frente a quien detenta el poder de publicar cuanto le venga en gana -periodista- y lo haga, parcial y subjetivamente, desde su exclusivo punto de vista ideológico. Mi nombre de comentarista es Ciudadano con el que estoy muy satisfecho. Cuando un bloguero solo desea recibir halagos y después él los premia, entiendo que lo menos incorrecto que debe hacer es aceptar los buenos y malos y no censurar ninguno por muy en contra, humana y políticamente, que estén en contra de los que a él le agradan. O bien, la otra solución sería cerrar el "chiringuito" de los comentarios.

En este mundo somos todos libres, nadie esta obligado a leer el "blog" del Sr. D. Juan Arias, o sea, se uno asi lo hace, lo hace por que lo quiere.
Pero por que motivo, razón o circunstancia no se queda en el tema del articulo.
Acaso eres una mente obtusa que quiere menospreciar a los demás...
Nosotros no estamos "grudados" colados", hace más de 200 años que la revolución francesa nos dió el derecho de libertad de expresión, algo que algunos "ciudadanos" tienen dificultad en compreender, .......hacer
Ayer Caro Sr. D. Juan Arias escribio sobre homosexualismo, es un tema que abomino, pero tuve la delicadeza de no escribir nada....
Asi son todos los comunistas, que no aceptan la libertad de expresion....

Arias: Una ver más se desdice de lo que acostumbra a propagar. Me ha borrado mi comentario en este artículo del elefantito y en el anterior que le contestaba a Geraldo. Y dice usted que jamás ha ejercido la censura? Que cara más dura tiene usted y que poca ética periodística practica. Su parcialidad distorsionadora, sesgadora y tergivesadora se han hecho más que patente al ejercer su censura. Arias: deja usted mucho que desear.
Arias: En contra de lo que a usted le parezca, y diga, le haré las siguientes puntualizaciones:
1° No preciso que la maestra me llame la atención sobre lo que digo o dejo de decir.
2°: Mi norma al comentar cualquier artículo es el máximo respeto, actitud que no es habitual en usted (fíjese que no le tuteo, cosa que usted incumple cuando le viene en gana o cuando le disgusta lo que comento).
3°: El tema que usted hoy saca a la luz, como es costumbre, está tergiversado y sesgado hecho que no es de extrañar porque en usted es lo habitual y si usted lo hace por qué no puedo yo aprovechar para responder a Geraldo con los comentarios que a usted tanto le disgutan teniendo en cuenta su demostrada proclividad humana y politica hacia el ex Cardoso, Serra y el PSDB y toda la marabunta que le sigue?
Usted tiene la sartén y el mango. Hace bien en utilizarla. Es una nueva prueba de sus disgustos cuando sus "dóciles pupilos" le salen díscolos y desaprueban su comportamiento. No de solo pan vive el hombre que traducido a su versión periodística significa debe aceptar que en la vida hay "halagos" si se merecen y reprobación si procede.
Publicado por: Ciudadano | 11/03/2012 en 12:31 a.m.

Tuve la oportunidad de escribir en este blog sobre tatú (un mamifero que vive en Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia) que era muy comun en mi infancia pero que esta se tornando algo raro.
Bueno, hace unos 6 meses lleve mi hija de 8 años a pernoctar en el campo, y por la noche habia una lechuza chirriando, lo que hizo con que mi hija se quedara amedrontada...
_yo le dije que no habia nada que temer, el sonido era apenas uma lechuza (coruja).
Lo que quiero decir es que muy poca gente conoce los animales, en Brasil toda la gente cree que la naturaleza es muy linda, pero nadie quiere preserva-la.
Creo que va a llegar en el porvenir un rato donde solo existiran personas, ratones, cucarachas y gusanos.
Y como dijo un escritor chileno (perdonem-me pero no me recurdo su nombre)
-"Los hombres suelen ser más animales do que todos los animales".
Saludos

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal