Juan Arias

La religión no debe ser una asignatura, es una vivencia.

Por: | 26 de mayo de 2013

Leo con satisfacción que la gran mayoría de los españoles rechaza que la enseñanza de la religión se convierta en materia de curso escolar.

Es que la religión no se enseña, como las matemáticas, se vive.

Si acaso, en las escuelas españolas y del mundo, lo que se puede y quizás debería enseñar a los niños es la “Historia de las religiones”, de todas, sin distinción. Como se enseña la Historia del arte, o de la filosofía, o de la psicología o de la literatura.

Historia de las religionesHasta el ateo puede tener interés cultural en conocer como el fenómeno de la religión ha nacido y se ha desarrollado en el mundo, del mismo modo que a mi me interesa saber la evolución mundial del pensamiento, aunque no vaya a ser un filósofo de profesión.

Tendría además hoy un interés especial que los niños aprendiesen el origen de todas las religiones, en concreto. y de un modo especial del islamismo, involucrado en polémicas de tipo político y social a nivel mundial.

Conocer lo positivo y lo negativo de todos los tipos de fe de la Historia, es un antídoto contra los fundamentalismos y las guerras y cruzadas de religión.

En el arte existen miles de escuelas sin que sea necesario hacer entre ellas guerras culturales. Cada una tiene su historia, sus características, sus virtudes y sus defectos.

La mejor forma de desmitificar lo absoluto, los dogmas y las religiones, cuya defensa suele acabar en guerras, es conocerlas a fondo con todas sus grandezas y miserias.

Cuando se nos habla del islamismo, por ejemplo, pocos conocen la corriente mística de esa religión, el sufismo, de una poesía y una belleza extrema, así como de una capacidad de diálogo con otros movimientos místicos.

Todo hace hoy pensar que Francisco de Asís, el gran restaurador de la Iglesia corrompida del siglo XII, era un seguidor de las prácticas sufís del islamismo.

Restringir en nuestras escuelas, aún tratándose de un país formalmente católico, la enseñanza de la religión al cristianismo, o peor aún al catolicismo, ignorando por ejemplo la riqueza de los movimientos protestantes nacidos de la Reforma, o presentarlos como enemigos del catolicismo, resulta de una gran pobreza cultural y espiritual.

La religión como práctica de una fe no puede ser una asignatura en la escuela y menos en un país laico con separación entre Iglesia y Estado.

La fe se cultiva en el seno de la familia primero, si se es creyente, y después en el seno de la comunidad cristiana en la que el niño crece. Y por fin cada uno en su iglesia.

Todo el resto es prevaricación política; intromisión de la Iglesia en las cosas del Estado y de los gobernantes en los asuntos de las Iglesias.

En el primer cristianismo, la religión no se enseñaba, se vivía dentro de la comunidad, participando a la eucaristía, como recuerdo de la Pascua. Y no por no enseñarse la religión dejaban de ser mejores cristianos, acabando muchos de ellos dando su vida por defender lo que ellos creían.

Hoy se pretende enseñar la religión como se enseña la aritmética, una enseñanza fría, fuera del contesto de una fe donde se pueda vivir. De esa forma, la religión se empequeñece, se desvirtúa, se la coloca al nivel de una simple asignatura, cuando debería ser, para el creyente, el motor de su vida.

Y se priva al mismo tiempo a los alumnos el tener una visión amplia de cómo nacieron las diferentes religiones, generalmente para responder a la pregunta aún sin respuesta de por qué nacemos y por qué morimos. Y para intentar escrutar si hay o no algo del otro lado de la vida, o mejor de la muerte.

No existen religiones mejores o peores. Existen formas diferentes de responder a las preguntas esenciales de la existencia.

Las diferentes formas de vivir la fe y dar respuesta al misterio, se debe más bien a los diferentes ambientes culturales en los que se vive. La fe es siempre la misma. No existen dioses de colores diferentes, ni mandamientos a la carta.

Existen sólo las respuestas que cada hombre, en cada contexto histórico en el que vive, a los interrogativos de la vida, de la ética, de la distinción entre el bien y el mal.

El ateísmo también es una religión porque es una forma de interpretar y vivir la existencia.

Enseñar lo que las diferentes religiones piensan y practican en el campo de la fe individual y colectiva, es cultura.

Enseñar una sola religión y generalmente como la mejor, denigrando a las demás, es fanatismo, estrechez cultural y, en definitiva, provincialismo ecuménico.

Hay 20 Comentarios

EL PAPEL DE LA ASIGNATURA DE RELIGION, EN NUESTRA SITUACION, EN LAS ENSEÑANZAS PRIMARIAS, SECUNDARIAS Y UNIVERSIDADES.

Como la naturaleza de la especie humana, además del instinto, que poseen también los otros seres vivientes por debajo de su nivel, está compuesta también de espíritu (mente), facultad a través de la que puede juzgar y valorar sus sentimientos y acontecimientos a su alrededor, el hombre está obligado a formarse una idea sobre los mismos, los que, una vez establecida, guía y dirige sus actividades y conductas, que si no son acertadas, su influencia sobre su instinto en el que está impreso la voluntad de la Existencia Real del Amor Puro que dirige su conducta será perturbada.

Para contestar a este tema hace falta saber que las religiones en esencia son la “filosofía del mundo y de la vida” de unos hombres inquietos y sabios quienes en las circunstancias de su tiempo han obtenido y que por su poder convincente sus discípulos seleccionados y preparados han aceptado ésta como verdad y sabiendo que comprender esta filosofía en esencia faltaría una dedicación más completa que la gente en mayoría podrían tener, ellos, de acuerdo con las circunstancias en las que vivían, buscaban una interpretación simplificada que en esencia estaban en acuerdo con lo mismo, y lo que servía como guía en la conducta y actividades diarias de la gente, produciendo en su práctica el alimento espiritual de sus almas que por sus necesidades intrínsecas necesitaban.

Un estudio profundo de la historia de las grandes religiones nos demuestra que en esencia todos coinciden y todos se basan en la Verdad sobre la Existencia que sus fundadores han obtenido y que en esencia es Amor como Causa y Belleza como forma manifestada de nuestro mundo.

Empero, para comprender el significado real de esta manifestación y disfrutar la Bienaventuranza de este conocimiento hay varios caminos y esto, dependiendo de las circunstancias, socio culturales, costumbres y medio ambiente de cada sitio, su forma traducida en un lenguaje mas sencillo para que la gente pudiera comprender y adaptar su conducta a sus principios, han surgido las distintas formas de las religiones.

Actualmente, estas religiones, al encontrarnos en muy diferentes circunstancias tanto socio culturales, conocimientos científicos como medio ambientales y modos de vida mas similares entre nuestras sociedades en toda la extensión de nuestro planeta, la forma practicada de todas nuestras religiones han perdido sus poderes de convencimiento y la mayoría de los hombre de nuestras sociedades han dejado de practicarlas, quedándose sin alimento espiritual, que nuestra naturaleza psicosomática para obtener el bienestar, intrínsecamente necesita, y para que el hombre pueda adaptarse a la perfección con su conducta a las Leyes de la Naturaleza que reflejan la Idea Subyacente de la Existencia y lo que han obtenido los fundadores de nuestras religiones.

Para obtener nuevamente las religiones de poder convincente y de forma practicada en acuerdo con nuestras circunstancias, tenemos que describir, de acuerdo con nuestro conocimiento, nuevamente la verdad sentida y expresada por los fundadores, algunos sabios, profetas y artistas durante las épocas anteriores.

Haciendo esto, yo como arquitecto que para cumplir los requisitos de mi profesión, como las obras que tenía que proyectar sirven para dar cobijo a los hombres, para no fracasar en mi práctica tenía que conocer las justas necesidades de los hombres, lo que me llevó a unos estudios de su naturaleza, y su relación con los otros seres vivientes que componen nuestro mundo manifestado dentro del que desarrollamos nuestra vida junto con las otras vidas animadas.

El resultado de este estudio de tipo filosófico me llevó hasta el origen mismo de la Existencia (aquí me limitaba en su extensión a nuestro planeta) y descubrí allí que como la evolución de nuestro mundo, a pesar de su desarrollo dinámico, se basa en la constante reproducción y consumición de vidas, este proceso se realiza en perfecto orden y armonía, que para el bienestar de estos seres vivientes (este orden y armonía) es necesaria, deducía que, como en el caso de las obras perfectas de arte donde las “partículas” que componen la obra están relacionadas entre sí en orden y armonía no podía obtenerse por azar, sino que tenía que existir detrás un creador (artista) similarmente en nuestro mundo manifestado, donde sus “partículas” que la componen también se desarrollan en constante orden y armonía, este mundo también tenía que estar creado.

Comparando los dos tipos de obras de arte, descubrí por experiencia que la naturaleza del “creador” de las obras de arte humano, tenía que poseer un poder de inteligencia, capacidad creativa y sensibilidad artística, pero como las partículas que componen sus obras son elementos inanimados (colores, formas, espacios, volúmenes, etc.) que no sienten, su “creador” puede fracasar en su intento, ya que el daño que se produce en esta ocasión no será para las obras, sino sólo a sí mismo por no obtener el goce espiritual que el éxito de una obra de arte proporciona a su “creador”.

Sin embargo, como las “partículas” que componen el mundo son seres animados con sentimientos, que para poder desarrollar sus vidas en plenitud y obtener su bienestar, el desarrollo de este orden y armonía es esencial, por lo que, para lograr obtener este orden y armonía necesaria, la naturaleza de este “Supuesto Creador” de nuestro mundo manifestado, además de poseer un poder de inteligencia, capacidad creativa, tenía que poseer una conciencia, y un amor intrínseco que evitaba un fracaso en su acto de creación, ya que esto hubiera causado un sufrimiento no sólo para “Él mismo” para no poder disfrutar el goce espiritual que acompaña el éxito en el acto de creación, sino también a los “componentes” (seres animados) de su propia obra.

Empero, como sólo conocemos un planeta con vida y aquí existe este orden y armonía necesaria para el bienestar de todos sus “componentes” (los seres animados y los vegetales) tenemos que deducir forzosamente también nosotros que la Naturaleza única e intrínseca de este “Supuesto Creador” es Amor Puro y Universal, que obedeciendo a la misma, en el momento de encontrarse en este estado puro, para no caer en contradicción consigo mismo y convertir su amor en egoísmo, tenía que iniciar su autorrealización, o lo que es lo mismo, su corporización, creando en este proceso los elementos inanimados y animados de nuestro mundo manifestado, siendo esto su propio cuerpo en este proceso de autorrealización.

Sacando la conclusión de este hecho, tenemos que deducir que lo que existe realmente en el mundo es sólo Amor, que en su estado inicial es Puro y actúa como Causa y en su estado de autorrealización es como Efecto que se manifiesta como Belleza.

Llegando en mi investigación filosófica basada en el razonamiento y la lógica, en la misma conclusión que los fundadores de nuestras grandes religiones y experimentando directamente la bienaventuranza de este conocimiento, observando entre las vidas de los seres animados (animales y vegetales) por debajo de nuestro nivel, este Amor implantado en sus instintos, los que guía sus conductas, que irradian tanto en las relaciones entre sus especies como en las relaciones con los otros seres vivientes de nuestro planeta, manifestándose este Amor como Belleza no sólo como una forma sino como una necesidad para poder realizar en plenitud las vidas de todas ellas, me he quedado convencido de lo acertado de las ideas básicas de los fundadores de nuestras grandes religiones, y que como el hombre al poseer además del instinto, en el que está también impreso la Verdad sobre la Existencia, tiene también un espíritu con facultades de conciencia y raciocinio, con el que puede juzgar y valorar sus sentimientos y acontecimientos a su alrededor, obedeciendo a este tipo de naturaleza él está obligado a formarse una idea sobre el mundo a su alrededor, que dependiendo de su estado psicosomático y su preparación y capacidad personal puede acercarse o equivocarse en su idea con la Verdad.

Las ideas que en la historia de las humanidades han logrado acercarse mas a la Verdad sobre la Existencia y que han demostrado estar de acuerdo con las Leyes de la Naturaleza que funciona y expresa La Idea Subyacente del Amor Puro y Universal han sido y son las ideas de los fundadores, sabios, profetas y grandes artistas y poetas de nuestras grandes religiones, que han prevalecido durante los pasados siglos y que han proporcionado alimento espiritual a la naturaleza psicosomática de la especie humana.

Al perder, por la exagerada materialista “filosofía del mundo y de la vida” el interés de nuestras sociedades por este tipo de vida pero que por nuestra naturaleza especial humana, compuesta de cuerpo (instinto) y alma (espíritu), el hombre no puede vivir y obtener su vida en plenitud sin cuidar y alimentar ambas partes de su vida, para corregir esta falta es necesario a toda costa buscar la posibilidad de restablecer este equilibrio que sólo nuestras religiones renovadas y adaptadas a nuestras circunstancias podrían resolver.

Realizar este deseo, como para obtener la Verdad sobre la Existencia según nuestros grandes pensadores es Amor como causa y Belleza como efecto, para captar el significado de esta máxima y tener la capacidad de traducirla en un lenguaje más sencillo para poder compartirla también la gente no erudita, en nuestra situación tenemos que buscar entre las personas con gran conocimiento científico y sensibilidad artística, quienes impresionados con el perfecto desarrollo y funcionamiento de nuestro planeta y su belleza irradiada en todas sus partes, detrás de sus logros científicos y artísticos ven y sienten el poder de la Creación, de la Existencial Real del Amor Puro.

La descripción de estas personas de la Verdad sobre la Existencia, teniendo en cuenta nuestras circunstancias, se basará mas bien en la razón que en el misterio aunque se reconocerá que para captar la Verdad será mas la intuición lo que exigirá del hombre completar sus razonamientos con las meditaciones y contemplaciones ya que al formar parte la especie humana con su vida en el proceso de autorrealización del Amor Puro y Universal, él posee la naturaleza de esta, al que sólo tendría que liberarla, para que sólo tuviera que eliminar la influencia del mundo exterior y escuchar su voz interior.

Como a diferencia de los animales que sólo poseen instinto en el que está impreso la Verdad sobre la Existencia y que actúa como guía en sus conductas, la especie humana también posee espíritu con facultades de raciocinio, conciencia y capacidad creativa, el hombre para obtener la perfección de su naturaleza especial humana tiene que satisfacer las necesidades intrínsecas de su espíritu al que se puede realizar de muchas maneras, pero la más adecuada es a través de las religiones que no exigirá dedicación personal sino sólo una fe basada en la verdad pronunciada por personas dedicadas a la búsqueda de la Verdad.

Lograr restablecer nuevamente nuestras religiones existentes, como éstas están basadas en la Verdad que sólo sus formas de practicarlas han caído en desuso, pienso que en a nivel de las escuelas primarias y secundarias, para abrir el interés de los niños y niñas hacia la vida espiritual podríamos basar nuestras enseñanzas en sistema practicado, sólo poniendo más importancia en la parte del Amor, que en la historia de los protagonistas personales de las religiones.

Este tipo de enseñanza tradicional con sus formas bellas aportadas por obras de arte, arquitectura y literatura y con una base moral en la tierna edad de niños y niñas prepararía el camino para interesarse hacia una forma de vida más completa y positiva.

Madrid, 28 de Mayo de 2013
Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto

La religion como materia de una sola religion, es como la "civica" patriotera, no enseña razonamiento, sino que imponen articulos de fe, al estar sujetas al escrutinio historico, se muestran endebles, pudiendo considerar mentiras sus palabras, y falsarios a quienes la pregonan; p.ej.: en mi pais "enseñan" civica,como la suma de los actos de valor de las "heroicas e invencibles FFAA", cuando ni siquiera combatieron de a de veras, y siempre perdimos territorio(los civiles pagamos las cuentas), mintiendo que la diplomacia y los civiles son culpables(a lo mejor lo somos por no poner las cosas en su sitio); en religion igual(encima "justifican" la explotacion y esclavitud de los indios); considero necesaria la enseñanza de religion en general, dentro del contexto de la historia(la verdadera, no falseada como la civica), y tambien dentro de la etica.

"respeito aos mais velhos" esa es la consigna favorita de la sociedad sumisa y obediente, tanto como que la religión habla de "ovejas" cuyos iluminatis les indican el camino a seguir (que les conviene a ellos- "los pastores"). No me gusta que me tomen por una oveja, soy un ser humano, con criterio propio y poder de decisión autónomo, que alguien pretenda subsumirme mentalmente al nivel de una oveja con fábulas incomprobables es humillante. El adoctrinamiento en la escuela me parece, además de peligroso, aberrante, porque busca anestesiar la conciencia del estudiante, obstaculizándole el sano razonamiento.


Además, ¿Por qué alguien debería enseñarme a respetar a los viejos sólo por serlo? Hay viejos repugnantes, viejos asesinos como el genocida Videla o como Pinochet, viejos pederastas, viejos cínicos, viejos mentirosos, viejos maquiavélicos, avaros, viejos egoistas...También hay viejos geniales, viejos sabios y viejos bondadosos, lo sé. Pero no creo que ser viejo sea en sí mismo sea garantía de un mérito per se.


Degradante es enseñar a niños con escasa capacidad de juzgamiento y criterio injertando - infectando- en una mente en formación semejantes absurdos. La religión ni siquiera debería mencionarse en los colegios laicos. Como bien se dice más abajo, quien esté interesado en el tema que averigue por sus propios medios, o que asista a un colegio confesional. La religión es un asunto subjetivo, nada tiene que hacer en el colegio público. Vamos, que he leído tonterías, pero comparar a la religión con las ciencias duras, exactas y objetivas como son las Matemáticas... (that´s too much for me).

An Human, penso exatamente como você. Os pais devem deixar seus filhos livres de doutrinamento, religião, padres. Quando adultos, se quiserem, que escolham uma religião e a professem de livre e espontanea vontade. Este comportamento não impede os pais de ensinarem ética, solidariedade, respeito aos mais velhos, etc, etc

Tienes toda la razón, pero el problema es que la asignatura de religión en secundaria en España trata de ver películas relacionadas con la moral religiosa como la Pasión de Cristo o Cadena de favores...por destacar alguna. En ningun curso durante la enseñanza obligatoria (primaria y secundaria) se ha planificado un programa de religión como deberia ser, como has dicho tu, en la enseñanza de la historia de las diferentes religiones que conviven en nuestro planeta. Y la pregunta es, ¿cómo quieren imponer esa asignatura y con que procedimientos? Los jóvenes, como bien sé yo, escogemos la asignatura de religión por el mero hecho de no hacer nada. La iglesia, no la religión católica, esta perdiendo interés en la gente joven por sus metidas de pata como el asesinato de Galileo o actos criminales como actualmente con las nombrosas violaciones y robos de niños.
En conclusion, si la iglesia conservara sus ideas espirituales fuera del ámbito político o social, se podría poner la religión como asignatura, pero no es el cas.

El meollo de la cuestión es que los menores no deben ser adoctrinados. La religión es cosa de adultos. Derecho de los padres es practicar religión, pero nada más: el menor debe quedar a salvo de los intereses particulares y proselitistas de los padres. Que practiquen, que sean ejemplo para los hijos, y luego, cuando cumplan éstos la mayoría, que se les pregunte si desean seguir el camino de los padres u otro. Pero claro, esto lo temen todos los sacerdotes del mundo: saben que así se les acaba el negocio, precisan de manipular las mentes indefensas de los niños, si no, están perdidos.

Lo de sobrecargar el currículo escolar siempre es una tentación, pero basta ya: nuestros escolares ya pasan demasiado tiempo en las aulas, en lugar de donde deberían: sus hogares, sus familias, sus amigos, su aire libre y su libertad. Si imponemos una Historia de las Religiones como asignatura, ¿por qué no una Historia del Arte, una Historia Militar, una Historia de los Alimentos, una Historia de la Economía y El Comercio, etc.? Yo creo que nuestra escuela necesita menos currículo, no más: unas pocas asignaturas básicas, entre ellas la de Historia, donde se incluirían todas las Historias. El que se aficione a la Historia Militar, la cultivará fuera de la Escuela, y si la Escuela funciona, habrá plantado la semilla del saber en sus alumnos (lo que debería ser fácil, pues la semilla de la curiosidad nace con la criatura, lo que hay que hacer es no perderla).

Las clases de religión perpetúan el machismo y su violencia…

Bueno bueno. Si la religión se vive y no se enseña, como las matematicas por ej significará si no entiendo mal que la religión no debe ser valorada como enseñanza, y por lo tanto no debe ser valorada como las matematicas. De ser cierta la consideración la asumo como tesis para llevarla con su auoridad ante el misistro actual español sr
Wert, que desde luego parece legislar desde el gallinero eclesial madrleño, cacareando wert-siones sin sentido. Muchas gracias y larga vida mas alla de las cumbres de los 80 años.

El Sr. Arias no nos dice cómo, cuándo, dónde y por quién va debería ser enseñada esa religión, sea la que sea.

En los colegios y universidades, en vez de enseñar religión deberían enseñar las propias historias de los imperios y organizaciones religiosas. Para que entiendan mejor este asunto les aconsejo leer el contenido LA RELIGIÓN: EL INVENTO POLITICO MAS PERVERSO DE LA HUMANIDAD, en el blog literario. http://eduardodavidlopezespinosa.blogspot.com/

Para EL PAÍS. Mais uma vez, Juan Arias escreve certo. Religião é sentimento e não matéria de ensino. O que se deve transmitir é na disciplina História das Religiões, sem distinção. Saudações do Emmanuel Matta.

Se entiende que el río siempre avanza, porque el caudal supera con creces los límites del camino.
Aun en el caso de que se le quiera contener con una presa en el cauce, el agua sube el nivel, lo desborda y continua su recorrido.
Ha pasado siempre a lo largo de toda la historia de la humanidad.
Los pequeños límites impuestos artificialmente por manos humanas, solo han supuesto un remanso de la historia, desde donde la corriente ha tomado más impulso.
Con las trabas y encauces al concepto de la religión seguro que pasará lo mismo, superado el remanso artificial, la idea fundamental se abrirá camino y tomando impulso aportará a la gente un concepto de la religión más claro, auténtico y consciente.
Es claro que la Fe o el Credo religioso de cada cual no es una asignatura.
Ni la tutela de la religión tiene nada que ver con la política.
Todo eso lo entiende la gente sin que nadie se lo cuente.

La enseñanza de la religión en las aulas no pretende la educación sino el ADOCTRINAMIENTO. No pretende educar al estudiante en una visión del mundo y la realidad libre y crítica, en posibilitarle para que encuentre por sí la verdad, sino en "educarle" al estilo de las dictaduras comunistas y fascistas, inculcándole la "verdad" que sirve a los propósitos del sistema. A fin de cuentas, lavado de cerebro.
Jamás se debería permitir que eso sucediese en las escuelas ni en institución alguna dependiente del Estado.

Beatriz, Concordo totalmente com você. Aliás, religiosidade não necessariamente quer dizer espiritualidade. Acrescentaria que todas as religiões deveriam tentar trabalhar o culto do ego, questionar o consumo desnecessário, inclusive o consumo das riquezas naturais, incentivar o respeito a natureza e discutir abertamente o controle da natalidade. Já somos habitantes demais neste planeta.

La religión como asignatura, debe hacer honor a su propio nombre, y debe ser una educación historica sobre las diferentes religiones en las diferentes culturas

En realidad los diferentes credos lo que se supone debieran enseñar es cómo despertar nuestra propia CONSCIENCIA y mantenernos alerta para evitar cometer errores, porque de lo que se trata es de ir logrando un cierto grado de espiritualidad que nos permita evolucionar como seres con una Misión a cumplir, que no sabemos exactamente donde habrá de situarnos, pero siempre junto a toda la Humanidad.

Pienso que soy ateo, estoy mas allá del debate y fundamentalismo religioso, comparto que los ateos somos mas religiosos que los creyentes, mucho mas que los católicos, puesto que padecemos en Latinoamérica la discriminación pero que si fuéramos de LGBTI o afro en el surde usa durante los cincuenta, sin embargo sólo se justifica una enseñanza de la religión o mejor de una ética ciudadana cordial y convencional para que el niño y joven asuma coherencia entre sus concepciones y practicas de RE-ligare, volver a unir en el sentido racional y sentimiento emocional de perdón, recompensa y solidaridad

Error. Típico de una persona que juzga a los demás por el grado de fe que profese. El ateísmo jamás puede ser una religión porque no se basa (como todas las religiones) en dogmas y presupuestos morales. Es, justamente lo opuesto a la religión, ya que no rinde culto a nadie. Sólo que se inclina por supuestos más racionales y menos esotéricos.
Tal vez la postura más prudente e inteligente sea el agnosticismo, que duda de todos los dioses que crearon los hombres, no los niega, pero tampoco se decanta por depositar sus creencias en seres fantásticos con cualidades para-humanas, metafísicos o sencillamente absurdos para apoyar sus incertidumbres acerca de la vida.


La panreligiosidad me parece una forma más de licuar el contenido irracional de todas las religiones. En cuanto al islamismo, me parece -y aquí juzgo por las acciones sociales, no por los contenidos religiosos- la lacra que aún lleva a cuestas el siglo XXI. Si el cristianismo fue una concepción cerrada, el islamismo lo lleva en la actualidad al extremo de asfixiar la conciencia de cualquier atisbo de sensatez.

Respondo, satisfecho, con mi experiencia de años de profesor de Cultura Religiosa en la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais , Brasil. El contenido era escogido juntamente con los alumnos. Los asuntos eran siempre hechos de la actualidad social. La frequancia de los alumnos era mayor que los alumnos de asignaturas del currículum obligatorio de las muchas carreras superiores. Había alumnos que llevaban sus novias a la clase , o a amigos que no tenian obligación de asistir. Nunca entré en clase sin un texto elaborado sobre el asunto escogido anteriormente. Nunca me dediqué a estudiar e investigar tanto. todos recibíamos el conocimiento de los hechos de de los debates. Respecto y comprensión era la base del diálogo.
Si, amigo la religión es para vivirla según guía el alma de cada ser humano.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal