Sobre el autor

(Guadix, 1963).
Periodista y licenciado en Derecho.
Subjefe de sección de Nacional.
Premio Ortega y Gasset de
Periodismo 2010 por el caso Gürtel;
Premio de Periodismo El Defensor
de Granada, Premio Nacional
de periodismo Antonio Mompeón
Motos; Boehringer Ingelheim al
Periodismo en Medicina y premio
de periodismo jurídico del Colegio
de Abogados de Madrid.

Sobre el blog

Este blog pretende ser un hueco de debate e información sobre temas con olor a toga y otros aromas adyacentes. Está abierto a cuantos deseen aportar una visión sobre temas de actualidad del mundo judicial, y sus intrahistorias. Lo anecdótico y llamativo también tendrá su espacio en esta web. Sólo se excluye la falta de respeto.

Eskup

Archivo

marzo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

La cita de Esperanza Aguirre con el juez Pablo Ruz para que explique qué sabía ella de la red Gürtel era obligada. Llama la atención tanta tardanza en ser llamada por la justicia teniendo en cuenta el dineral, unos nueve millones de euros, que obtuvo la red Gürtel de la Comunidad de Madrid cuando ella era su presidenta.

Ruz matiza que la llama como testigo porque no ve elementos criminales contra ella. Quizás no los haya, pero cuesta creer que alguien que durante tantos años se subió a escenarios instalados por la red mafiosa no tuviera ni idea del desorbitado precio que se pagaba (ella no, la Administración que presidía) por esos montajes. Me consta que con frecuencia, antes de cada acto presidencial, los operarios de Gürtel telefoneaban al entorno de Aguirre para preguntarle por el color del vestido que iba a llevar Aguirre al evento de ese día para, si daba tiempo, conjugar el colorido del escenario con la vestimenta presidencial. 

Pronto les mostraré aquí mismo algunas facturas de esos eventos cobradas por Gürtel (hay cientos de ellas) con importes superinflados de actos institucionales, algunos insignificantes y otros ideados para mayor gloria de Aguirre. Cada vez que veíamos a la expresidenta en televisión inaugurando o presentando un evento, o arremetiendo contra Rajoy (raro era el día que no salía), la trasera, las luces y el atril eran de Gürtel, y su coste, un dineral (pagado por todos). La red tenía la exclusiva de los actos de Aguirre y su importe.

Cuando estalló el caso Gürtel, ella obligó a dimitir al hombre (su exconsejero Alberto López Viejo) que, en connivencia con Gürtel, le organizaba esos carísimos eventos. Esa es una de sus bazas exculpatorias. Pero nunca ha pedido disculpas por el descontrol del dinero público cuya gestión le encomendaron los madrileños. Ni tampoco por su clamoroso desinterés en saber lo que costaban (a los madrileños) los coloridos escenarios con que Gürtel abrigaba sus actos.           

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal