Ahora lo que asusta es el petróleo

Por: | 23 de febrero de 2012

Los inversores y los dirigentes en EE UU no pierden ni un minuto de vista la evolución de la crisis de la deuda sobre en Europa, por el efecto que pueda tener en el crecimiento a este lado del Atlántico. Pero desde hace algunos días hay otro elemento adicional de preocupación, por el serio riesgo que representa para la tímida recuperación: el precio del petróleo, que cierra la semana en los 106 dólares el barril West Texas y con intención de seguir subiendo. Si este repunte se traslada con la misma rotundidad al surtidor, entonces podría impactar en el consumo y en la confianza del ciudadano medio.

Petroleo

     El repunte del crudo tiene lugar a varios meses aún de que comience la temporada de huracanes en el golfo de México, con el crecimiento global debilitándose y sin que los estadounidenses se hayan lanzado a la carretera con la llegada del buen tiempo. La tesión geopolítica con Irán puede más y si las restricciones en el suministro crecen, la escalada continuará conforme se acerque el verano. El precio de la gasolina ronda ya en los 3,6 dólares de media el galón, más alto que hace un año por estas fechas, mientras los salarios para el que tiene un empleo están prácticamente estancados.
     El equipo de asesores económicos de la Casa Blanca señala en su último informe, publicado el pasado viernes, que el incremento de 23 dólares en el precio del barril durante la primera mitad de 2011 fue uno de los factores que afectó al consumo -redujo el poder de compra en 50.000 millones- y lastró el crecimiento. Entonces, combinado con una tasa de paro superior al 9%, provocó que el índice de aprobación del presidente Barack Obama bajara al 38%. Ahora ronda el 50%, pero podría verse lastrado de nuevo si el precio del petróleo continúa con su escalada y afecta al bolsillo del votante.

Iran

     El alza de la energía fue, precisamente, uno de los argumentos que utilizó Obama para defender la extensión hasta final de año de los recortes de impuestos a los asalariados. Pero incluso con esa prórroga, sería insuficiente para hacer frente a la amenaza del alza del petróleo. La Casa Blanca podría verse tentada de nuevo a recurrir a las reservas estratégicas para rebajar la tensión en la manguera. El presidente ya autorizó el año pasado que se liberan 30 millones de barriles, en una maniobra coordinada a escala internacional coincidiendo con las revueltas en Oriente Medio.
     Esa opción está sobre la mesa. Pero es año electoral, y cualquier maniobra en ese sentido puede ser catalogada de oportunista desde la oposición republicana. Entre tanto, en el mercado de derivados de Nueva York (NYMEX) se teme que la escalada de la retórica y de las medidas de presión sobre Irán desemboque en una acción militar para poner freno a su programa nuclear, lo que crearía una disrupción total en el suministro de crudo. De momento lo que hay es que la gasolina está a su precio más alto para estas fechas y se anticipa que llegará a los 4,25 dólares el galón a final de abril.

Oil

     Si sirve de consuelo ante tanta incertidumbre, y mirando la evolución del precio del petróleo con más perspectiva, una tercera parte del alza de la gasolina se verá compensada por la rebaja en el gas natural y por el hecho de que el invierno fue menos severo en el norte de EE UU. Eso significa que el impacto será diferente en función de la región. Y al final, como dicen los analistas, el efecto real será más una cuestión del uso que se hace de la energía que del precio. Eso no evitará que la factura energética suba en otros 41.000 millones con el último repunte, dinero que no se podrá gastar en otras cosas.

Hay 1 Comentarios

El petróleo tiene los días contados.
Toda la maquinaria actual será obsoleta dentro de treinta años.
Y no por la polución del planeta, que eso ya se ve que no importa al personal de la nube.
Sino porque la rentabilidad y el gasto insufrible de los actuales carburantes se quedará a años luz de las nuevas tecnologías más limpias además y mucho más baratas.
Un salto enorme. como decir la edad de piedra y la edad del hierro.
En cuatro días lo empezamos a ver, cambiando toda la economía del planeta.
Porque o es eso, o nos quedamos en a las puertas del futuro a verlas venir.
O sea para atrás.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal