40 Aniversario

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

Moody´s dice que ganará ...

Por: | 29 de febrero de 2012

Queda mucho para las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Nueve meses. Y antes de tener claro como se van colocando las fichas en el tablero, hay que conocer el rival de Barack Obama. Algo similar pasa con la economía. Si las cosas siguen como hasta ahora, el demócrata tendrá cómoda la reválida. Así de claro lo ven los analistas de Moody´s, que cuenta con un modelo que le sirve para anticipar el resultado electoral basado en las proyecciones de crecimiento. Y le sale este mapa:

Moodys1

     Pero si la evolución del mercado laboral y el rendimiento de la economía se desvían algo hacia el lado negativo, la batalla será entonces mucho más reñida. Su modelo tiene en cuenta una serie de factores que influye en el bolsillo de los electores y, por tanto, en como votan. La proyección que hizo en 2008 fue muy ajustada, no solo al anticipar que el senador por Illinois sería el ganador, también en el número de votos electorales. La nueva versión del modelo incluye el impacto de la Gran Recesión.

Moodys2

     El profesor Ray Fair en Yale ya introdujo en 1978 un modelo apoyado en la tesis de que el votante está influido por los cambios en la economía en los meses previos a las elecciones. Moody´s anticipa que la recuperación continuará en casi todas las regiones, a un ritmo entre lento y moderado. Pero Obama no tiene la releción asegurada y para sus analistas la clave está en Virginia, Ohio y Florida, donde sus posibilidades de victoria son del 50%. Si los tres van al aspirante, les bastará otro Estado para ganar.

Moodys3
     El de Fair era un modelo más nacional. El de Moody´s es más estatal, para tener en cuenta los cambios en la composición de los colegios electorales en base al censo de población que se realiza cada 10 años. Y el otro detalle no es que el análisis trate de predecir el éxito del candidato, busca más bien saber si el elector volverá a apoyar al partido que ocupa la Casa Blanca. Es decir, mide el grado de "fatiga" del votante e introduce otros elementos que afectan en el resultado final.

Douglas persigue a Gekko

Por: | 27 de febrero de 2012

"La codicia es buena", decía un engominado Gordon Gekko en Wall Street. Ahora Michael Douglas, que interpretó el papel del voraz inversor en el filme de 1987, se pone ante las cámaras del FBI para protagonizar un anuncio de 60 segundos contra la corrupción financiera. El propósito es conseguir que sean los propios actores del parqué neoyorquino los que denuncien lo que pasan en las esquinas más oscuras del sistema financiero, las que están ocultas al inversor común.


 

    La campaña se enmarca en la batalla en curso desde 2009 contra el tráfico de información privilegiada, que puso ya entre rejas al gestor de fondos Raj Rajaratnam. Los responsables del FBI dicen que con Douglas como protaginista esperan llevar su mensaje a los operadores que se ven tentados a cruzar la fina línea que separa lo legal de lo ilegal. De momento, el anuncio está colgado en Youtube. Pero la agencia federal de investigación espera emitirlo en las cadenas de cable.

Rajrajaratnam

     Gekko, como explica el propio Douglas en el anuncio, era un ejecutivo corporativo que robaba para beneficiarse mientras los inversores inocentes perdían sus ahorros. La frase se corvirtió en todo un símbolo de la manera de operar en Wall Street y de los abusos que llevaron a la última crisis financiera. "La película era ficción, pero el problema es real", señala el actor en su mensaje, mientras señala que la economía "depende cada vez más del éxito y la integridad de los mercados".

Vuelve la falda corta

Por: | 27 de febrero de 2012

Sí, esta entrada va de moda. Y sí, el largo de la falda es una de las "señales" que algunos economistas y analistas utilizan para intentar adivinar el porvenir, como pasa también con las ventas de cosméticos, accesorios, corbatas y calzoncillos. Este se le conoce como el índice Hemline. Lo creó en 1926 el profesor George Taylor, economista en la escuela de negocios Wharton en la Universidad de Pennsylvania. Se fija en la medida que va desde la cintura hasta el corte de la prenda en la pierna.

Fashion

     Hace pocos días se celebró la semana de la moda en Nueva York. Y la conclusión es que las faldas y vestidos para la próxima temporada otoño-invierno son más cortos. Eso parece que es una buena señal, de acuerdo con la teoría de Taylor. Más alto es el hemline, mejor debería rendir la economía y por tanto sube la Bolsa. En el caso de los cosméticos o de los accesorios, sin embargo, coincide con un corte más cercado al tobillo que a la rodilla. Es signo de que se busca combinar lo que se tiene en casa.
     Hay opiniones para todos los gustos. Los vendedores de ropa dicen que todo esto es un mito. Pero si uno recuerda el largo de la faldas y vestidos que se llevaban durante la crisis financiera que estalló en otoño de 2008, o el de las prendas que vestían las neoyorquinas en el verano de 2010, es posible que ese medidor no esté tan desafinado. Llegaban hasta el suelo. En el primer caso, se vivió la peor recesión desde la Gran Depresión. En el segundo, el ansiado repunte no terminó de cobrar forma.

Hemline

     Smith Barney realizó hace unos años un gráfico en el que indicaba la evolución del Dow Jones y lo relacionaba con el largo de la falda, para comprobar si se cumplía la regla. Hay analistas que si creen que la moda pudo ser en el pasado un indicador de las tendencia económicas. Los diseñadores de la época de Taylor tendían a crear prendas más cortas en periodos de expansión económica, porque los productores de las telas subían los precios y para reducir costes hacían las faldas más cortas.
     Pero ahora se va al trabajo con ropa más informal, lo que en principio le resta importancia al indicador. Las telas ya no son de tanta calidad y hay más variedad de estilos. Como en casi todo, hay argumentos que justifican y tumban la teoría de Taylor. Y se comparta o no, lo que nadie puede negar es que las tiendas y las marcas de ropa fueron de las que más sufrieron el golpe de la recesión. Es decir, visto al revés, la marcha de la economía si que afecta a la moda. En crisis, se va a lo básico.

Corta

     Y si ahora las faldas cortas se venden bien, será bueno para el comercio y para la economía, porque querrá decir que ya no se consume en lo esencial y que no se compra ropa para reemplazar la que se rompe, si no porque el estado de ánimo ha cambiado y se quiere invertir en el armario. Por cierto, hablando de indicadores y modelos. Si es una extranjera la que ocupa la portada de bañadores de Sport Illustrated, en Wall Street ese año irán bastante despistados. La de esta edición es rusa. 
 

 

Facebook toca techo como red de juegos

Por: | 25 de febrero de 2012

Los datos que las empresas entregan al regulador bursátil para que le autoricen la colocación de acciones son una mina. Y hay muchas formas de interpretarlos. En el caso de Facebook, la ruptura del secretismo revela cosas muy interesantes sobre su manera de funcionar, sobre quiénes la controlan y, lo más importante para el inversor, sobre cómo ve el futuro de su negocio. Y ahí están las pegas, a partir de lo que sale en papel. A continuación, este gráfico elaborado por IHS Global Insight para ilustrar un no tan pequeño detalle sobre la red social como plataforma de juegos para su socia Zynga.

Facebook

    Zynga, de acuerdo con la información hecha pública hasta ahora, aporta el 12% de los ingresos que genera Facebook. Y esta consecución de barras lo que revela es que los días del boom de la red social como operador de juegos "parece que acabaron". Uno de los motivos, es que el incremento de usuarios empieza a estabilizarse en mercado maduros, como el de EE UU. Y la competencia de las grandes firmas del negocio, como Electronic Arts o Activision, es cada vez mayor. Quizás sea una casualidad, pero en el metro ya vi a varios jóvenes jugando con la PSVita de Sony y no lleva una semana en el mercado.

  Vita

     La lucha por el usuario adicto a las redes sociales es feroz. Y aunque Facebook lleve la ventaja por haber pegado el primer disparo, como pasa con Netflix en la distribución de contenido audiovisual no puede despreciar a los veteranos. IHS pone números para explicar la tendencia. A final de 2010, el 50% de los usuarios activos de Facebook eran "jugadores". Un año después, en términos absolutos se mantuvo, pero en proporción sobre el total se redujo al 25%. Pregunté a uno de los que jugaba con la PSVita si lo hacía en Facebook. Me dijo que no lo necesitaba, porque las consolas te permiten jugar en red.

Facebook

     Lo mismo se puede ver en los resultados presentados por Zynga hace unos días, los primeros que publica desde que empezó a cotizar. El cuadro de arriba muestra que de los 266 millones de usuarios que tenía a final del tercer trimestre de 2011, cayó a 225 millones en los últimos tres meses del ejercicio. Como señalan los analistas de IHS, la velocidad con la que Facebook repuntó como plataforma de juegos entre 2009 y 2010 se está viendo frenada en su proceso de maduración. Para 2012, vista la competencia y los retos, creen que la cosa estará bastante callada comparada con el optimismo del pasado.

Zynga

     Una de las cosas que dice el nuevo jefe de Yahoo! a los inversores es que el futuro de la puntocom dependerá en la manera en la que sea capaz de implicar al usuario. Y eso se aplica a Facebook como plataforma de juegos. Si no es capaz de atraer a seguidores y la participación baja, difícilmente será un lugar atractivo para las compañías que desarrollan aplicaciones. La opción, como señala IHS, sería sacar explotar los dispositivos móviles. Pero ahí llega tarde y hay actores muy activos y competitivos. Facebook seguirá siendo fuerte, pero debe ponerse las pilas para que los ingresos no le caígan.

 

Acoso a Netflix

Por: | 24 de febrero de 2012

Hay que estudiar mucho cuando se trata de invertir en Nexflix. Antes del pasado verano parecía un valor seguro, casi indestructible. Era una de las empresas más mimadas por Wall Street, donde se apuesta ciegamente por marcas que adoran los consumidores. Hasta que el videoclub virtual optó por subir precios y anunció que separaba el incipiente negocio de visionado instatáneo del de alquiler de DVD, con el consiguiente cabreo de sus fieles. Y empezó la desbandada en masa en el parqué.

Artist

     Sin embargo, algo tiene que tener Netflix para que los grandes del sector audiovisual se movilicen para contrarrestar el dominio del mayor distribuidor de contenido online. Un dato. Netflix se come en la actualidad cerca del 70% del mercado de vídeo por streming en EE UU y cuenta con más abonados que Comcast, ShowTime y Starz y pisa los talones a la HBO. La compañía empezó hace unos meses a expandirse a escala internacional por Brasil y acaba de llegar a Europa vía Reino Unido. 
     El imperio mediático de Rupert Murdoch le vio en seguida las orejas al lobo y en pocas semanas anunció que su plataforma BSkyB contará también con su propio servicio de visionado instantáneo para competir, claro está, con la popularidad Netflix. La última en entrar en la batalla es, precisamente, Comcast, la mayor red de cable de EE UU. Esta semana anunció que va a lanzar un sistema similar que bautiza como Xfinity Streampix. Y Verizon acaba de llegar a un acuerdo con RedBox.

Netflix

     Netflix, que terminó de rematar el negocio de la cadena de videoclubs Blockbuster, era hasta hace unos meses la única en el sector que ofrecía un servicio de este tipo. No había otras alternativas. Hulu, la plataforma creada por las cadenas NBC, la ABC y la Fox para dar salida a sus programas televisivos y películas, fue pionera en EE UU en este mercado pero no logró la penetración que consiguió Netflix en cuanto lanzó el popular servicio streaming en otoño de 2010 con gran éxito.
     Que las compañías de televisión por cable o satélite entren en el juego, era inevitable. La sociedad de Los Gatos disparó primero y eso le permitió tomar mucha distancia. Pero en esa batalla, Comcast y BSkyB tienen una clara ventaja, aun llegando con retraso: su base de abonados. Hay un problema añadido para Netflix y es la cantidad de dinero que gasta para hacerse con los derechos para que sus abonados puedan acceder al contenido y lanzar producciones originales para atraer nuevos.

Weinstein

     El acoso de las compañías tradicionales del sector, por un lado, y las cuentas, por otro, complican lograr un equilibrio para sus acciones. Netflix seguirá liderando durante un tiempo el mercado, sobretodo si es capaz de seguir enamorando literalmente a sus abonados. Pero para hacerse con más contenido, deberá seguir gastando más. El mismo día que Comcast anunciaba su servicio streaming, Netflix llegaba a un pacto exclusivo con Weinstein Company para acceder a sus producciones.
     Un trofeo muy valioso en pleno acoso. Los títulos de Netflix están un 45% por debajo del valor que tenían hace seis meses, y eso a pesar de haber remontado del mínimo anual de 62 dólares hasta más de 110 dólares. Llegaron a los 304 dólares. Y con todos estos movimientos cobrar fuerza la voces de una posible adquisición. No es algo que esté sobre la mesa, pero al ver la cantidad de efectivo que tienen en mano compañías como Apple o Microsoft, no es algo imposible. Eso podría sostener la acción.

Ahora lo que asusta es el petróleo

Por: | 23 de febrero de 2012

Los inversores y los dirigentes en EE UU no pierden ni un minuto de vista la evolución de la crisis de la deuda sobre en Europa, por el efecto que pueda tener en el crecimiento a este lado del Atlántico. Pero desde hace algunos días hay otro elemento adicional de preocupación, por el serio riesgo que representa para la tímida recuperación: el precio del petróleo, que cierra la semana en los 106 dólares el barril West Texas y con intención de seguir subiendo. Si este repunte se traslada con la misma rotundidad al surtidor, entonces podría impactar en el consumo y en la confianza del ciudadano medio.

Petroleo

     El repunte del crudo tiene lugar a varios meses aún de que comience la temporada de huracanes en el golfo de México, con el crecimiento global debilitándose y sin que los estadounidenses se hayan lanzado a la carretera con la llegada del buen tiempo. La tesión geopolítica con Irán puede más y si las restricciones en el suministro crecen, la escalada continuará conforme se acerque el verano. El precio de la gasolina ronda ya en los 3,6 dólares de media el galón, más alto que hace un año por estas fechas, mientras los salarios para el que tiene un empleo están prácticamente estancados.
     El equipo de asesores económicos de la Casa Blanca señala en su último informe, publicado el pasado viernes, que el incremento de 23 dólares en el precio del barril durante la primera mitad de 2011 fue uno de los factores que afectó al consumo -redujo el poder de compra en 50.000 millones- y lastró el crecimiento. Entonces, combinado con una tasa de paro superior al 9%, provocó que el índice de aprobación del presidente Barack Obama bajara al 38%. Ahora ronda el 50%, pero podría verse lastrado de nuevo si el precio del petróleo continúa con su escalada y afecta al bolsillo del votante.

Iran

     El alza de la energía fue, precisamente, uno de los argumentos que utilizó Obama para defender la extensión hasta final de año de los recortes de impuestos a los asalariados. Pero incluso con esa prórroga, sería insuficiente para hacer frente a la amenaza del alza del petróleo. La Casa Blanca podría verse tentada de nuevo a recurrir a las reservas estratégicas para rebajar la tensión en la manguera. El presidente ya autorizó el año pasado que se liberan 30 millones de barriles, en una maniobra coordinada a escala internacional coincidiendo con las revueltas en Oriente Medio.
     Esa opción está sobre la mesa. Pero es año electoral, y cualquier maniobra en ese sentido puede ser catalogada de oportunista desde la oposición republicana. Entre tanto, en el mercado de derivados de Nueva York (NYMEX) se teme que la escalada de la retórica y de las medidas de presión sobre Irán desemboque en una acción militar para poner freno a su programa nuclear, lo que crearía una disrupción total en el suministro de crudo. De momento lo que hay es que la gasolina está a su precio más alto para estas fechas y se anticipa que llegará a los 4,25 dólares el galón a final de abril.

Oil

     Si sirve de consuelo ante tanta incertidumbre, y mirando la evolución del precio del petróleo con más perspectiva, una tercera parte del alza de la gasolina se verá compensada por la rebaja en el gas natural y por el hecho de que el invierno fue menos severo en el norte de EE UU. Eso significa que el impacto será diferente en función de la región. Y al final, como dicen los analistas, el efecto real será más una cuestión del uso que se hace de la energía que del precio. Eso no evitará que la factura energética suba en otros 41.000 millones con el último repunte, dinero que no se podrá gastar en otras cosas.

Oferta fiscal a las corporaciones

Por: | 22 de febrero de 2012

La caja de Pandora está abierta. El Tesoro de EE UU acaba de lanzar sus ideas para proceder a la reforma del impuesto de sociedades, rebajándolo del 35% al 28% a la vez que se tapan una serie de agujeros en el régimen fiscal para impedir que las empresas paguen menos dinero del que deben al Tío Sam. Es una de las pocas cosas en la que están de acuerdo tanto demócratas como republicanos en el Capitolio, con un déficit que se mantiene por encima del billón de dólares. Pero en año electoral, cualquier cosa que suene a impuestos corre el riesgo de quedar en eso, en una mera propuesta.

Obama-geithner

     El impuesto de sociedades en EE UU es de los más altos entre los países industrializados y rebasa en casi 10 puntos porcentuales la media de la OCDE. La última vez que se modificó fue hace un cuarto de siglo, con el republicano Ronald Reagan como presidente. Entonces estaba en el 43%. Otra cosa muy distinta es si llegan a pagar tanto. El último informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso señala que los impuestos que pagan las empresas por los beneficios de su actividad está a su nivel más bajo desde 1972, en el 12,1%. Eso se tradujo en una recaudación de 181.000 millones en 2011.

     La recaudación a través del impuesto de sociedades representó así el 8% del total de lo que entró en las arcas del Tesoro y equivale al 1,2% del producto interior bruto. Junto a la rebaja en el impuesto de sociedades, la Administración de Barack Obama quiere desincentivar que multinacionales como Apple, Cisco Systems, General Electric, Google, Microsoft, Pfizer y Oracle redirijan sus beneficios a países como Irlanda, Holanda y Suiza, en lugar de repatriar ese dinero a EE UU, momento en el que se aplica la carga fiscal. Son los conocidos como centros de beneficios en el extranjero.

     En ellos se calcula hay atrapados más de un billón de dólares. Obama va a proponer un impuesto mínimo para esos beneficios en el extranjero. Y a la vez que se rebaja el impuesto base al 28% (25% para compañías industriales), se quiere eliminar una serie de deducciones que permiten a las empresas pagar mucho menos de lo que deberían. Así, se quiere evitar que caíga la recaudación y hacer el sistema más justo, de acuerdo con el mensaje que lanzó Obama en el discurso sobre el estado de la Unión, sin que eso suponga eliminar beneficios fiscales diseñados para apuntalar la recuperación económica.

      Timothy Geithner, que no seguirá en el cargo si Barack Obama gana la reelección, adelantó la semana pasada en el Senado que las primeras propuestas estaban a punto de llegar y señaló que había "docenas y docenas" de lagunas tributarias que debían ser eliminadas. Pero aunque sus propuestas tengan sentido y sean compartidas, se enfrenta a un Congreso muy dividido, por lo que con toda probabilidad habrá que esperar hasta pasadas las elecciones para que haya algo concreto. Además, la reforma fiscal de EE UU es algo realmente complejo, sujeto a muchos análisis y lobby.

     Geithner lleva un año discutiendo sus ideas con las empresas. Las corporaciones son las primeras en denunciar que el sistema actual les coloca en desventaja competitiva frente a otras multinacionales extranjeras, que pagan menos impuestos. Y los republicanos comparten como principio que se rebaje el impuesto de sociedades a la vez que se taponan los agujeros en el sistema. En lo que difieren es en cómo hacerlo. Los conservadores, como el exgobernador Mitt Romney, quieren que se recorte más, al 25%. Sus rivales a las presidenciales lo quieren incluso más bajo, en el 12,5%.

 

 

El espejo del Wilshire

Por: | 21 de febrero de 2012

Ahí lo tenemos, marcando los 13.000 puntos. El Dow Jones, el índice de referencia de Wall Street, reclama otro nivel psicológico. En los medios seguimos su evolución al segundo como termómetro de la economía de EE UU y del ánimo del inversor. Pero lo cierto es que es un medidor imperfecto por su naturaleza y limitado por su composición tan rígida. Sube y baja en función de la cotización de las 30 grandes compañías que lo componen. Entre ellas no figura, por ejemplo, Apple, la mayor empresa cotizada en el parqué, ni Amazon, la mayor tienda electrónica, o el servicio de mensajería UPS.

Dow

     A este nivel, el Dow Jones vuelve a la situación de la primavera de 2008. Desde entonces, cinco compañías fueron sacadas del índice: Altria, Honeywell, AIG, General Motors y Citigroup. Entraron Bank of America, Chevron, Kraft Foods, Travelers y Cisco Systems. Al estar basado en el precio, las empresas con los títulos más caros son las que pesan más. Eso provoca, por ejemplo, que los valores energéticos representen el 11% del total, frente al 5% de hace cinco años. O que el financiero pasara del 17% al 10%. Y solo IBM se lleva al 11%, frente a poco más del 1% de General Electric o Microsoft.
     Siguiendo con las comparaciones, y tomando como referencia la situación del sector bancario antes del colapso de Bear Stearns y de Lehman Brothers, el Dow Jones recupera el nivel previo al terremoto financiero con Bank of America perdiendo aún un 77,8% de su valor, y eso incluso habiéndose apreciado un 44% en lo que va de año. En el caso de Morgan Stanley arrastra todavía una caída del 58,5%, que ronda el 37% en el caso de Goldman Sachs y el 16,4% en el de JP Morgan Chase. Por las acciones de Citigroup se está pagando un 85,7% menos que en mayo de 2008.

Dow
     El propio Charles Dow, que creó el índice de valores industriales en 1896, observaba la evolución de Dow Jones con poca frecuencia. En el periodo de posguerra tenía sentido seguir un indicador centrado en las mayores 30 empresas del país para anticipar la evolución de las finanzas personales. EE UU no dependía entonces tanto de Europa y Asia. Por eso los actuales editores del Dow señalan que el inversor medio debería no sacar conclusiones de un indicador técnicamente imperfecto en su composición. Lo ideal, por tanto, sería seguirlo una vez al trimestre, no en ciclos de 24 horas ni al minuto.

Dow

     Por eso, los analistas suelen centrarse en el S&P 500, porque cubre a más firmas, las mayores de EE UU, y la fórmulación del índice es más lógica. Pero si de verdad se quiere saber cómo van las cosas, entonces lo que habría que observar mejor es el Wilshire 5000. El índice mide el rendimiento de todas las acciones que hay en el mercado financiero en EE UU. La capitalización de la cesta asciende a los 14,4 billones, con lo que habría recuperado ya el nivel anterior a la crisis financiera y se acerca al máximo anual marcado el 29 abril. La capitalización máxima se alcanzó en octubre de 2007, en los 15,8 billones.

W5000

     El Wilshire volvió a recuperar su lugar entre la comunidad de inversores el 1 de abril de 2009, tras romper con el Dow Jones y coincidiendo con el punto más intenso de la recesión. Se puede seguir con el símbolo W5000 en el Nasdaq. En el día a día, quizás haya diferencias. Pero al ver las curvas de los tres índices de referencia del parqué neoyorquino y comparándolas con el Wilshire, la tendencia durante los últimos tres años es muy similar. Y en una realidad incierta que avanza al segundo, cualquier referencia para el inversor puede ser útil, incluso si es imperfecta. La cuestión ahora ¿aguantará los 13.000?
    El máximo histórico del Dow Jones está establecido en los 14.164,5 puntos y necesitaría subir un 7,5% para lograr recuperar el próximo nivel técnico, el de los 14.000 puntos, cota que no visita desde octubre de 2007. Sin embargo, si se toma como referencia el Wilshire y se tienen en cuenta los dividendos, el índice estaría solo a un 1,7% de alcanzar el máximo de otoño de 2007. Es decir, bastaría con un par de buenas sesiones en Wall Street para poder marcar otro récord y acabar con todas las pérdidas arrastradas por la mayor crisis desde la Gran Depresión de los años 1930.

 

 

EE UU se consuela mirando al resto

Por: | 20 de febrero de 2012

El consejo de asesores económicos de la Casa Blanca publicó el viernes un alentador informe en el que proyecta la creación de dos millones de empleos a lo largo de 2012 y, por primera vez, se deja caer que el paro podría bajar del 8%. Ese fue el nivel que el equipo de Barack Obama prometió no se rebasaría con su plan de estímulos, y ahí es por donde ataca la oposición republicana en año electoral.

Alan_krueger

    El órgano presidido por Alan Krueger, de hecho, evita hacer en este momento una proyección sobre la evolución del desempleo. Lo hará en verano, cuando la tendencia esté más clara. Un invierno menos severo de lo normal en el norte del país podría ser uno de los motivos que podría explicar el inesperado descenso en la tasa de paro, junto al problema de una fuerza laboral que se contrae.

Crecimiento

     Lo que hay es que EE UU creó 3,7 millones de empleos en los últimos 23 meses en el sector privado. Si se tiene en cuenta el sector público, queda en 3,1 millones, de los que 1,8 millones son de 2011. Es decir, aún queda más de la mitad del camino para recuperar lo destruido por la gran recesión. El informe compara la actual recuperación tras la recesión con otras causas por crisis financieras severas.

Pib

     EE UU sana más rápido. El ritmo de crecimiento es similar al que siguió a la recesión de comienzos de los noventa. Y comparado con otros países, el paro es más bajo y tiende a reducirse. Aún así, Krueger considera que el 8,3% actual es inaceptable. El proyecto de presupuesto de la Casa Blanca para 2013 anticipa que no se colocará por debajo del 8% hasta 2014 y no bajará del 6% hasta 2017.

Empleo

     Hay un gráfico interesante en el informe, el que se refiere a la productividad. A comienzos del 2000, los empleados de EE UU estaban en clara desventaja competitiva por el bajo coste de la mano de obra en el exterior, sobre todo en Asia, Brasil y Rusia. Desde entonces, ayudado por la debilidad del dólar, el coste se redujo frente a la evolución en 19 socios comerciales salvo Taiwán.

Productividad

    El informe elaborado por el equipo de Krueger señala que la pérdida de empleo durante la recesión no se debió solo a la contracción de la actividad económica. Es un proceso que se arrastraba desde hace años y que está relacionado con la intensa competencia global. Durante la anterior etapa de expansión, el empleo en el sector manufacturero se mantuvo estable en los 18 millones.

Cost

     Es decir, fue perdiendo peso respecto al conjunto de la economía y no fue capaz de crear empleo a la velocidad con la que crecía la población. La mayoría de los seis millones de trabajos destruidos la pasada década fueron antes de la Gran Recesión. Tras la crisis, se recuperaron unos 400.000 empleos. Es un número modesto, pero la primera expansión del empleo en el sector desde 1998.

El rival eléctrico de Porsche

Por: | 17 de febrero de 2012

A más de uno se le habrá pasado esto por la cabeza. ¿Qué sería capaz de crear la mente de Thomas Edison si viviera ahora, con tanta tecnología a su alcance? ¿O Leonardo Da Vinci? Seguramente no esté a la altura de Albert Einstein, pero Elon Musk se puede considerar uno de los genios de nuestra época. El arquitecto de los deportivos eléctricos Tesla Motors y cofundador del sistema de pagos PayPal es, además, uno de los emprendedores más importantes de EE UU por debajo de los 40 años.

Tesla-model-side-502

     Tesla presentó resultados esta semana. La compañía, que lleva vendidos unos 2.150 coches, elevó los ingresos anuales de 116,7 millones de dólares en el ejercicio 2010 a 204,2 millones en 2011. De este total, 39,4 millones corresponden al cuatro trimestre. Sin embargo, se anotó pérdidas de 254,4 millones para el año, o de 81,5 millones en el trimestre. El motivo del desfase en sus resultados es el doble lanzamiento del Modelo S y de su nuevo vehículo, una especie de SUV bautizado como Modelo X.

Tesla-model-x

     La compañía cotiza en Wall Street desde hace año y medio. Es un valor que crea opiniones muy distantes. Aunque los números no cuadran, si que parece que la compañía va cogiendo ritmo y espera que las ventas se multiplique por tres este año gracias a la comercialización de su sedán. En paralelo, la californiana acaba de forjar una alianza con la alemana Merceds-Benz para desarrollar un vehículo que utilizará su transmisión. No se darán más detalles de este coche hasta el segundo trimestre.

  Tesla

     No pasaron 24 horas de la presentación del Modelo X y ya contaba con pedidos por valor de 40 millones, nada mal para un coche en desarrollo. El nuevo vehículo empezará a producirse el año próximo con la intención de comercializarlo a comienzos de 2014. Musk asegura que con la configuración adecuada hará tragar el polvo al Porsche 911. El interés por el SUV fue compañado por un incremento del 30% en las reservas del Modelo S, del que espera producir 20.000 unidades al año.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal