El Volt se queda en stand-by

Por: | 29 de agosto de 2012

Son las cosas de la oferta y la demanda. General Motors va a suspender durante un mes la producción de su coche eléctrico, el Chevy Volt. Es la segunda en un año y afectará a unos 1.500 empleados dedicados a su ensamblaje en varias plantas. La anterior fue entre marzo y abril. Esta coincide además en plena campaña electoral, con el coche eléctrico como uno de los buques insignia del presidente Barack Obama para defender su plan de independencia energética. Pero GM necesita de nuevo ajustar la producción a la realidad de un mercado que aún no está listo para este tipo de vehículos ni para pagar el precio por esta tecnología incipiente. Las cifras hablan solas: solo se vendieron en lo que va de año 10.700 unidades de estos coches en EE UU, por lo que a este ritmo no llegará a las 45.000 que esperaba la dirección en Detroit. 

Volt

     Este parón, como el de la pasada primavera, está pensado para que los concesionarios puedan dar salida al inventario que se les va acumulando. La demanda de este coche está creciendo si se compara con la del año pasado, hasta el punto de haberse triplicado. Pero en términos absolutos siguen siendo pocos. Y quizás la peor amenaza para el coche eléctrico sea la evolución de los motores tradicionales a combustión, cada vez más eficientes. De hecho, el ajuste es para acelerar la producción del Impala. En este sentido, la Casa Blanca acaba de presentar la legislación final para antes de 2025 reducir en más de la mitad el consumo de los utilitarios. Las ventas del Volt son un barómetro de la demanda de vehículos elécticos y ya esarma arrojadiza de cara a las presidenciales, con los republicanos criticando el apoyo con fondos públicos a la compra de estos coches.

Hay 4 Comentarios

Muy bien enfocado el comentario de Chevy Ford. A mi entender, creo que un petróleo muy barato conduce precisamente al despilfarro del combustible y a la polución del medio ambiente.

Muy interesante, osea que las presidenciales o sus ganadores tienen que ver con los coches, sean eléctricos o no,ja ja esos americanos.

En las ciudades más "abiertas" y "cosmopolitas" de EE.UU. (New York, Boston, San Francisco...) quizás el coche eléctrico tenga más mercado potencial, pero al típico "redneck" (paleto de pueblo) de Alabama, Luisiana o Georgia (y recordemos que EE.UU. aún es un país muy rural) no le vas a convencer fácilmente de que prescinda de su enorme "truck" con motor V8 de gasolina de 4, 5, 6 y más litros de cubicaje por "contaminante" y "malgastador de combustible".

Con todo, "algo se mueve": en la última década, la cilindrada media de los coches más vendidos en ese país se ha reducido de 3.6 a 2,5 litros (y, en consecuencia, ha disminuido también el desperdicio de fuel y la polución, aunque manteniendo o mejorando las prestaciones).

Pero no se ha debido al éxito de las políticas de concienciación medioambiental, sino a que el petróleo ha pasado de ser más barato que el agua (al menos, en estados petroleros como Texas) a estar casi tan caro como en Europa (de media en todo el país).

A su vez, ésto quizás se deba al fracaso de EE.UU. en sus dos guerras en Iraq y Afganistán para rapiñar sus recursos nat... ¡perdón! "contra el terrorismo" (¡qué lapsus!), pero ya entraríamos en otra discusión diferente.

Por otro lado, aunque las grandes multinacionales yankees del automóvil financian las campañas electorales de demócratas y republicanos, obviamente sienten "preferencia" por los segundos (o sea, que les "untan" mucho más que a los primeros).

Así, si en noviembre vence Mitt Romney, las tres grandes firmas de Detroit (la "General Motors", con sus marcas Chevrolet, Pontiac, Cadillac, etc; la "Ford Company", con Ford o Lincoln; y la "Chryler", con Dodge o Jeep) le impondrán que establezca políticas proteccionistas del "producto nacional" (esto es: el "típico-tópico" cochazo de 5,5 mts y la enorme camioneta "pick up" de 3 toneladas, con motores y consumos de gasolina absurdamente elevados), para combatir la imparable entrada de las marcas extranjeras que, en los últimos años, están poniendo sus modelos entre los más vendidos: japonesas como Toyota-Lexus, Nissan-Infiniti u Honda-Accura; surcoreanas como Hyundai o Kia y, en menor medida, alemanas como Volkswagen-Audi, Mercedes o BMW, todas ellas con modelos de tamaño, motores y consumos mucho más racionales.

Que auto tan lindo http://goo.gl/fb/BlOeM

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal