Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El hyperloop

Por: | 13 de agosto de 2013

La última creación de Elon Musk se llama el Hyperloop. De momento se trata de una teoría y unos esbozos de lo que considera como el quinto modo de transporte. Lleva tiempo hablando del futurístico proyecto, que acaba de ser presentado oficialmente en San Francisco. Aunque a la vista del éxito del sistema electrónico de pagos PayPal, de los coches eléctricos Tesla y de la empresa espacial SpaceX, no se pierde nada con prestar atención al inicio de una idea que no es nueva pero que podría revolucionar el transporte: unos tubos de metal presurizados que desplacen a personas en cápsulas con capacidad para 28 pasajeros, a velocidades subsónicas. Musk deja claro que su intención no es montar el sistema, sino poner la tecnología a disposición de las autoridades competentes para que lo desarrollen y financien. Toda una declaración política, aunque suene a ficción.

Hyperloop

     La descripción la desarrolla en un documento de 57 páginas. Lo ofrece como una fuente abierta, con la idea de que las aportaciones del público pueda contribuir para mejorar el diseño original. En la presentación dijo que podría unir San Francisco con Los Ángeles en unos 35 minutos, gracias a que el vehículo que irá por los tubos elevados de baja presión se desplazarán sobre una fina capa de aire propulsados por aceleradores magnéticos a una velocidad de 1.200 kilómetros por hora (Mach 0,91). Explicó que es una tecnología con un coste diez veces inferior al tren de alta velocidad, aunque admite que en recorridos superiores a las 1.000 millas (1.600 kilómetros) las cuentas se hacen imposibles. Por eso cree que es un sistema para distancias más bien cortas. El ingenioso empresario tampoco imagina un futuro con la gente viviendo en medio de tubos.

Musk

     Musk se compromete como mucho a montar el que podría ser el primer prototipo del sistema. Algo parecido está desarrollando la empresa ET3. En su caso si creen que el sistema podría utilizarse para desplazamientos intercontinentales; de Nueva York a Pekín en un par de horas. El concepto es similar, aunque haciendo cálculos las cápsulas de aluminio viajarían en el interior de los tubos tres veces más rápido que en el Hyperloop. Incluso viajando el doble de rápido sería posible conectar las dos costas de EE UU en 45 minutos. ¿Y a qué precio sería el viaje? Elon Musk estima podría rondar los 20 dólares el trayecto, mucho menos de lo que cuesta el avión. Con 7,4 millones de pasajaros cubriría los 6.000 millones que costaría desarrollarlo. Explica que además será más eficiente y menos costoso en el mantenimiento.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal