Shaqramento

Por: | 24 de septiembre de 2013

 

Magic Johnson, Michael Jordan y ahora Shaquille O´Neal. La estrella de la NBA se convierte en propietario minoritario de los Sacramento Kings. Sí, el mismo equipo al que llamó los "Queens" cuando era su rival allá por el año 2002. El deportista de élite eleva así su perfil en el mundo de los negocios adquiriendo una pequeña participación. El papel de Doctor O´Neal en la sociedad será muy limitado. Pero con su figura -tiene cuatro anillos de oro- dará dimensión a una de las franquicias peor valoradas ahora en EE UU y ayudará a recuperar los viejos días de gloria. En la pasada temporada solo se impusieron en 28 partidos y llevan siete años seguidos perdiéndose los playoffs. O al menos eso es lo que espera el patrón del equipo, Vivek Ranadive. De momento, la repercusión del anuncio del icónico exjugador de los Lakers y los Celtics está siendo planetaria. Por cierto, deja claro que no se arrepiente de aquel comentario y pide a los seguidores que lo entiendan. Cuenta que lo hizo por una cuestión de puro márketing, para elevar el atractivo del enfrentamiento en la cancha. Shaq nunca decepciona.

Ballmer se siente raro

Por: | 20 de septiembre de 2013

Steve Ballmer se despidó ayer noche oficialmente de los inversores, tras 13 años al frente de Microsoft. Fue durante el encuentro anual con los analistas de Wall Street. La del año próximo ya será cosa de su sucesor, del que dijo que lo más probable es que sea de dentro de la compañía. Con la pasión que le caracteriza les pidió que sigan confiando en la visión que tiene para su negocio. Les hablaba, dijo, como uno de ellos. Porque cuando suelte los mandos en los próximos meses, se convertirá en un accionista más. Bueno, con la diferencia de que controla un 4% del capital de la sociedad de Redmond, lo que le convierte en el mayor inversor privado por detrás de Bill Gates, el cofundador y aún presidente. "Todos tenéis títulos de Microsoft, así que animarla, por el amor de Dios".

      

     Ballmer, que concentra tres cuartas partes de su fortuna en acciones de Microsoft, admitió que estos días anda un poco perdido. "Se me hace raro cuando voy al trabajo", comentó, sabiendo que va a dejarlo pronto. Es una situación a la que lleva dando vueltas desde hace tres años, confesó. Entonces empezó a pensar en quién podría hacerse con su puesto. "Hay mucho talento en casa", insistió ante los analistas. También lamentó haberse centrado demasiado a comienzos de 2000 en el sistema operativo Windows para ordenadores personales, sin darse cuenta de que el campo de batalla de la computación sería el móvil. El nuevo consejero delegado traerá nuevas ideas, asegura, por eso cree Microsoft tendrá más éxito en cinco año, y por eso no venderá sus acciones.

Asedio al banquero irremplazable

Por: | 14 de septiembre de 2013

John McCoy es recordado en Wall Street como uno de sus grandes innovadores. Con su visión del negocio y ansias por crecer transformó el City National Bank & Trust, un banco familiar de Columbus (Ohio), en una firma que acabaría siendo conocida en todo el país como Bank One. Fue también un gran mentor. Para la entidad trabajó Jamie Dimon, quien se puso a su frente cuando era ya el quinto más importante de EE UU. Eso fue en 2000. Cuatro años después, orquestó una operación que pondría la firma bajo el control de JP Morgan Chase. A cambio, el ambicioso y arrogante banquero neoyorquino se hizo con el doble casco de presidente y consejero delegado. Doble casco que sigue manteniendo hoy en el mayor banco de EE UU por volumen de activos y cifra de negocios. 

Dimon1

     Nadie discute que Jamie Dimon fue uno de los salvadores del sistema financiero. Hace cinco años salió al rescate del banco de inversión Bear Stearns. Pagó por la firma neoyorquina menos de lo que valía su rascacielos con forma de octágono en Manhattan. Unos meses después volvería a tirar el flotador con la asistencia del Tesoro de EE UU, esta vez para salvar a Washington Mutual. JP Morgan emergió así mucho más fuerte y grande de la crisis. McCoy, sin embargo, era contrario a que se diseñaran complejos productos financieros opacos para maximizar el beneficio a costa del cliente. Y fue precisamente una compleja cartera con deuda europea gestionada desde Londres la que estuvo a punto de derrumbar la imagen impoluta de la estrella de la America Corp. 

Jpm

     Dimon ya no se deja ver tan fácil en público. En plena crisis financiera explotó como nadie los medios de comunicación para criticar los excesos de Wall Street y defender el modelo supuestamente limpio de negocio de JP Morgan Chase. Esa arrogancia no gustó a sus pares, mientras los políticos en Washington resaltaban su figura en un momento de confrontación, incluido el propio presidente Barack Obama. Ahora, sin embargo, Dimon se muerde la lengua para evitar que vaya más rápido que su cabeza. El rey de Wall Street quedó hace un año literalmente al desnudo, tras conocerse que su poderosa oficina de inversión en Londres hizo una arriesgada apuesta en deuda europea que le salió mal. El daño para la imagen del banquero menos odiado en EE UU fue enorme. 

Jpm2

     Visto por muchos como el banquero irremplazable, Jamie Dimon vive un verdadero asedio legal. Ni la maquinaría de lobby de Wall Street ni la influencia del banquero en la Casa Blanca impiden que la entidad se esté convirtiendo en el principal objetivo de la vendetta de Washington por los excesos que están detrás de la crisis financiera hace cinco años. Viendo la progresión de su vida, la tendencia es clara: no hay pasos atrás o en falso cuando se habla del ejecutivo, que ya tuvo que marcar la diferencia de pequeño. Tenía un hermano gemelo, Ted. De criarse en el seno de una familia modesta de inmigrantes en Long Island a barajarse su nombre para secretario del Tesoro.

Dimon

     Dimon, de 57 años, lleva el negocio de la banca en la sangre. Su abuelo ya fue banquero en Atenas, antes de emigrar hacia EE UU y dedicarse al corretaje bursátil. También trabajó en Wall Street su padre, Theodore. La primera incursión en el mundo de las finanzas la hizo en la firma de corretaje para la que trabajaron su padre y su abuelo. Y antes de graduarse por la escuela de negocios de Harvard, donde tuvo entre sus compañeros a Jeffrey Inmmelt, actual consejero delegado del conglomerado General Electric, pasó algún verano en Goldman Sachs. Su primer gran mentor fue Sandy Weill, que logró llevárselo hacia American Express, donde su padre ejercía de vicepresidente.

Dimon2

     Juntos abandonaron hace tres décadas AmEx para dirigir el Commercial Credit, el germen del conglomerado financiero Citigroup. El primer revés a su carrera llegó del que fuera precisamente su protector, que le despidió. De ese primer bache emergió más fuerte. Algo que, sin embargo, está por ver en el caso de la "ballena de Londres". Reflejo de este vuelco, la revista Times no le ya incluyó en su última edición entre las 100 personas más influyentes del mundo. La tensión fue evidente de cara a la última junta general de accionistas de JP Morgan, con influyentes inversores presionando para que se le quitara el poder pleno en la entidad. Los más críticos consideraron que el escándalo es motivo suficiente para que el consejo de administración de la entidad fuera presidido por una persona independiente. El ejecutivo respondió en su línea, con la amenaza de que se iría. 

Dimonobama

     Esa firmeza y audacia le convirtió en una de las personas de confianza de Bill Clinton. Jamie Dimon se declara en público como un demócrata. Sin embargo, su relación personal con Barack Obama no le impide cargar contra Washington, por sus ataques contra el éxito empresarial. El choque con las decisiones del presidente también son sonadas. Criticó de viva voz que se regulara la pagas a los ejecutivos de Wall Street y se opone a que se imponga a la banca más regulación y a que se partan las grandes entidades. Es cierto que JP Morgan fue de los bancos que menos daños crearon. Dimon se define como a un gran patriota, por haber ayudado a evitar el colapso bancario. Lo que está por ver es si la estructura financiera que defiende ahora será el epicentro de una nueva crisis.

El hyperloop

Por: | 13 de agosto de 2013

La última creación de Elon Musk se llama el Hyperloop. De momento se trata de una teoría y unos esbozos de lo que considera como el quinto modo de transporte. Lleva tiempo hablando del futurístico proyecto, que acaba de ser presentado oficialmente en San Francisco. Aunque a la vista del éxito del sistema electrónico de pagos PayPal, de los coches eléctricos Tesla y de la empresa espacial SpaceX, no se pierde nada con prestar atención al inicio de una idea que no es nueva pero que podría revolucionar el transporte: unos tubos de metal presurizados que desplacen a personas en cápsulas con capacidad para 28 pasajeros, a velocidades subsónicas. Musk deja claro que su intención no es montar el sistema, sino poner la tecnología a disposición de las autoridades competentes para que lo desarrollen y financien. Toda una declaración política, aunque suene a ficción.

Hyperloop

     La descripción la desarrolla en un documento de 57 páginas. Lo ofrece como una fuente abierta, con la idea de que las aportaciones del público pueda contribuir para mejorar el diseño original. En la presentación dijo que podría unir San Francisco con Los Ángeles en unos 35 minutos, gracias a que el vehículo que irá por los tubos elevados de baja presión se desplazarán sobre una fina capa de aire propulsados por aceleradores magnéticos a una velocidad de 1.200 kilómetros por hora (Mach 0,91). Explicó que es una tecnología con un coste diez veces inferior al tren de alta velocidad, aunque admite que en recorridos superiores a las 1.000 millas (1.600 kilómetros) las cuentas se hacen imposibles. Por eso cree que es un sistema para distancias más bien cortas. El ingenioso empresario tampoco imagina un futuro con la gente viviendo en medio de tubos.

Musk

     Musk se compromete como mucho a montar el que podría ser el primer prototipo del sistema. Algo parecido está desarrollando la empresa ET3. En su caso si creen que el sistema podría utilizarse para desplazamientos intercontinentales; de Nueva York a Pekín en un par de horas. El concepto es similar, aunque haciendo cálculos las cápsulas de aluminio viajarían en el interior de los tubos tres veces más rápido que en el Hyperloop. Incluso viajando el doble de rápido sería posible conectar las dos costas de EE UU en 45 minutos. ¿Y a qué precio sería el viaje? Elon Musk estima podría rondar los 20 dólares el trayecto, mucho menos de lo que cuesta el avión. Con 7,4 millones de pasajaros cubriría los 6.000 millones que costaría desarrollarlo. Explica que además será más eficiente y menos costoso en el mantenimiento.

El último suspiro de Cohen

Por: | 25 de julio de 2013

Todo pinta francamente mal para Steven Cohen, el gestor de fondos que hace cuatro meses se coló en los titulares de la prensa internacional trar pagar una fortuna para hacerse con "El Sueño" de Pablo Picasso. Si hace una semana se temía por la continuidad de su poderoso hedge fund tras el regulador del mercado de valores en EE UU acusarle de no haber supervisado a dos empleados implicados en caso de información privilegiada, ahora el Departamento de Justicia le asesta el que puede ser el rejón de muerte de su firma con una acción contra SAC Capital por la vía criminal. La maniobra no está dirigida contra Cohen, pero se teme que en estas circunstancias se le haga muy difícil manejarla, sobre todo si se tiene en cuenta que importantes socios, como Goldman Sachs, se están planteando las relaciones con el fondo especulativo, por el daño que puede hacerles a su imagen si siguen trabajando con Cohen.

Cohen

      SAC Capital es unos de los hedge funds más poderosos y existosos del mundo. La demanda de la SEC del viernes ya tenía como objetivo conseguir que se prohibiera de por vida a Steven Cohen manejar el dinero de sus clientes. Una exclusión de este tipo es mortal. El gestor de fondos no tardó en salir a escena para dejar claro que iba a luchar por su honoraibilidad. Pero su reputación empezó a estar en cuestión cuando a final del pasado año se supo que dos de sus vehículos de inversión estaban bajo investigación en el marco de la cruzada del fiscal neoyorquino Prett Bharara contra el tráfico de datos confidenciales en Wall Street. En marzo, SAC Capital fue multada con más de 600 millones de dólares, en la mayor sanción impuesta en EE UU contra este tipo de fraude financiero. Una multa histórica, pero los reguladores dejaron claro que el caso no iba a resolverse solo con un cuantioso desembolso de dinero.

Bharara

     SAC Capital, con sede en Stamford (Connecticut), gestiona activos por valor de 15.000 millones dólares. Ahora, el Departamento de Justicia pone en 41 páginas seriamente en cuestión la manera en la que la firma opera, su cultura y el cumplimiento de las reglas que rigen el correcto funcionamiento del mercado financiero. Presenta contra ella cinco cargos por fraude financiero. Como hizo la semana pasada el regulador, se acusa a la firma de no haber hecho lo suficiente para evitar que los empleados ejerciera una conducta irregular o, al menos, detertarla. Es conocido en Wall Street que la firma de Steven Cohen, fundada en 1992 y muy activa en el sector tecnológico y farmaceútico, sigue un modelo completamente descentralizado, en el que nadie pregunta al del al lado lo que hace. Esa "indiferencia", en principio, protege a los mandos ante cualquier acción legal pero la fiscalía considera que es una práctica que incentivó el fraude durante 11 años.

Venicelos

     George Venicelos, responsable del FBI en Nueva York, insistió después en rueda de prensa que este es un caso sobre conducta corporativa y responsabilidad corporativa. "No solo se toleró el engaño, se animó", afirmó. Preet Bharara utilizó en la comparecencia términos muy duros al argumentar los cargos criminales que se presentan contra SAC Capital tras siete años de investigación. Presentó literalmente a la firma como un "imán de estafadores". "Tanta gente implicada en casos de información privilegiada no puede ser una coincidencia", valoró al decir que este caso no tiene precedentes por su dimensión. "Hubo cero tolerancia en la firma para los bajos retornos, pero también una enorme tolerancia hacia las prácticas cuestionables de sus empleados. Por eso actuamos contra la institución". "Las empresas deben prestar atención al dinero que hacen sus empleados y a como lo hacen, en lugar de mirar a otro lado", remachó el fiscal, que evita por el imponer una congelación de bienes para que la firma siga operando y así poder negociar con los gestores de SAC Capital como proteger el dinero de sus clientes. 

 

 

 

Drama estilo Netflix

Por: | 23 de julio de 2013

Netflix es una de las compañías más entretenidas entre las que cotizan en Wall Street. Es drama corporativo en estado puro. Siempre te sorprende y eso crea gran expetación, no solo entre los inversores. Hace una semana, el vídeoclub virtual hacía historia al hacerse con 14 nominaciones a los Emmy gracias a "House of Cards", "Arrested Development" y "Hemlock Grove". Demostraba así a la televisión tradicional que está ahí para dar la batalla por el contenido original, como en su día sucedió con la HBO cuando irrumpió con los "Sopranos". Era también el reconocimiento oficial al negocio de la distribución de contenido audiovisual por Internet, un mercado emergente en el que compite con Hulu -controlada por la ABC (Disney), Fox (NewsCorp) y NBC (Universal)- y Amazon.

Netflix1

     Eso fue el jueves. Cinco días después, los analistas dan un paso atrás tras ver sus resultados. Los números no son malos. Ganó 29 millones de dólares entre abril y junio, tras registrar ingresos por valor de 1.070 millones. Las cifras están dentro de lo se que esperaba y muestran un crecimiento del 20% de la compañía en un año. Pero hubo un detalle que no gustó en el parqué: el número de usuarios que se suma a la plataforma. Netflix registró 630.000 nuevos abonados en EE UU a su servicio streaming y 1,2 millones en todo el mundo, hasta un total de 37,8 millones al final del trimestre. Se esperaba que en el caso del mercado estadounidense fueran cerca de 880.000 nuevos suscriptores. Eso podría ser la señal de que el mercado empieza a saturarse, o al menos en EE UU.

Reed

     Un detalle a tener en cuenta, sobre todo cuando se observa que el valor de la acción de Netflix pasó en un año de 52,8 dólares a 270,3 dólares antes de presentar resultados. Guste o no, lo cierto es que Reed Hasting, su consejero delegado y fundador, está siendo capaz de hacer crecer la compañía en un sector muy competitivo, donde está sometido al ataque constante de sus rivales. Hasta el regulador bursátil le buscó las cosquillas con una investigación por los comentarios que hacía el ejecutivo en Facebook, donde por cierto ocupa un asiento en su consejo de administración, como en Microsoft. La gran pregunta es si su tecnología tocó ya el punto más alto, como pasó con la Blackberry antes del iPhone o con AOL cuando emergió Google. Eso determinará el margen que tiene a largo plazo.

 

 

Dulce retorno

Por: | 15 de julio de 2013

Twinkie

En algunos hipermercados de Walmart podían encontrarse de nuevo los Twinkies ya el viernes. Pero oficialmente, el esponjoso pastelillo relleno de crema resucita por todo EE UU este lunes bajo el eslógan "el retorno más dulce de la historia". Es la merienda que en España se conoce por el Círculo Rojo. En pocos días se le irán sumando los Mini Myffins, los Fruit Pies, los Coffee Cakes, los Ho Hos, los Suzy Qs y los Zingers, todos productos de Hostess. La compañía suspendió pagos el pasado año tras una dura y larga batalla con el segundo sindicato de la industria de la repostería. Acabó cerrando las puertas a final de noviembre, incapaz de producir al ritmo que le demandaban los supermercados, que no querían tener espacios vacíos en las estanterías y fueron llenando los huecos con otros productos. Los propietarios lograron vender algunas de las marcas más conocidas durante el proceso de liquidación a los fondos Apollo Global Management y Metropoulos, que ahora tratan de dar una nueva vida a estos clásicos que compraron por 410 millones de dólares. El gran reto será volver a recuperar ese espacio en las repisas, tras siete meses de ausencia. Ahora podrán estar frescos más tiempo en la estantería: 45 días, casi tres semanas más que los antiguos Twinkies. Quizás eso ayude. Pero que vuelvan a venderse los pastelillos no significa que todos los empleados de Hostess hayan recuperado su trabajo. Eran 18.500 ocupados cuando la sociedad quebró. Solo una décima parte conserva su puesto. Podrían doblarse si las cosas van a mejor.

Geithner hace caja

Por: | 08 de julio de 2013

Las quinielas ponen alto a Timothy Geithner para suceder al Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal. Todo indica que el profesor de Princeton no se presentará a un tercer mandato cuando caduque el actual a final de enero. Hay al menos siete potenciales aspirantes. El exsecreatario del Tesoro es uno de ellos, pese a que dijo que abandonó la Casa Blanca para estar más cerca de su familia, que viven en Nueva York. Es un argumento personal de peso para que su nombre no prospere. Pero hay otro de dinero. El que fuera el presidente de la Reserva Federal de Nueva York en el momento en el que se cocinaba la crisis forma parte ya del lucrativo circuito de los discursos y parece que le va bien: 200.000 dólares por participar en una conferencia organizada por Deutsche Bank. 

Geithner

     No tiene mucho que envidiar a lo que cobran el expresidente Bill Clinton o al premier Tony Blair. En tres citas, pasó una factura de 400.000 dólares. Es el doble de lo que cobraba al año como funcionario antes de dejar el pasado enero el cargo más importante del equipo económico en la Administración de Barack Obama. Qué los cargos públicos busquen vías para potenciar sus ingresos rentabilizando su experiencia no es una sorpresa y menos en el caso Tim Geithner. Lo que llama la atención es que lo esté haciendo tan pronto. Como recuerda el Financial Times de manera muy oportuna, Alan Greenspan cobró un cuarto de millón por participar en una cena organizada por Lehman Brothers al poco de dejar la Reserva Federal y unos meses antes de que el banco se hundiera.

EliotSpitzer

     Como comentan en el parqué, Geithner tiene ahora la oportunidad de recuperar el dinero que podría haber ganado si hubiera trabajado para una institución financiera privada en Wall Street. Hablando de cargos públicos y de la puerta giratoria, el que quiere volver a ocupar un lugar relevante en la vida política es Eliot Spitzer. Dimitió hace cinco años como gobernador de Nueva York por en escándalo de prostitución y ahora busca el perdón de los vecinos para que le confíen la supervisión de las cuentas de las ciudad de Nueva York. Es un cargo muy poderoso y de gran influencia si se parte de la base de que la ciudad de los rascacielos es la capital financiera mundial. A su cargo, de hacerse con el puesto, estaría la gestión de un fondo de pensión público valorado en 140.000 millones de dólares.

Lo que asusta es China

Por: | 24 de junio de 2013

Ben Bernanke metió el miércoles mucho miedo al mercado. El presidente de la Reserva Federal dijo que si todo sigue conforme al guión, el banco central de EE UU podría empezar ya a reducir tras el verano el ritmo con el que imprime dinero con vista a poner la máquina en stand-by en un año. Pero lo que asusta realmente en Wall Street es la información que llega de los países emergentes, y en concreto de China. Dicen los que saben que Pekín puede permitirse moderar la expansión como receta para evitar burbujas especulativas en la vivienda y en el sector financiero. Sin embargo, menos crecimiento en Asia y otras potencias en desarrollo significa menos crecimiento también para EE UU.

China2

    Unos datos de contexto. El año pasado, China representó el 11% de las mercancías exportadas por EE UU. Hace una década era solo de un mero 5%, de acuerdo con datos de Moody´s. El problema es que ese crecimiento se está moderando desde hace un par de años y corre el riesgo de estancarse. Si en 2010 la exportación de mercancías hacia China creció un 32,2%, en 2011 se redujo a la mitad y el pasado ejercicio quedó en un tímido 6,5%. En lo que va de 2013, el crecimiento anual es del 4,8%. Lo que complica las cosas, según Moody´s, es que se observa una tendencia similar con los países emergentes. Las exportaciones de EE UU pasaron de crecer un 27,8% en 2010 a también un 6,5% en 2012.

China

     Este mimetismo en los números no es una buena noticia para el plan de recuperación económica del presidente Barack Obama, que apostó por doblar las exportaciones en 2015 para potenciar el crecimiento interno. No solo eso, podría impedir incluso a EE UU crecer por encima del 2%, muy insuficiente. En la última década, los países emergentes crecieron a un ritmo del 6,2% mientras que las economía avanzadas lo hicieron un 1,8%. El Banco Mundial ya advirtió días atrás que debido a un rendimiento más débil del anticipado para este grupo de países, la economía mundial se frenará al 2,2%. El Fondo Monetario Internacional decía hasta ahora un 3%, dato que revisará en dos semanas.

 

El lobo de Wall Street

Por: | 19 de junio de 2013

El título es la traducción literal de "The Wolf of Wall Street", así que puede que cambie cuando la cinta de Martin Scorsese llegue a España. Se sumará a otras películas en las que Hollywood describe los excesos del mundo financiero, como "Wall Street", "American Psycho" o "Boirler Room". De momento lo que circula es un trailer de unos dos minutos. Aparecen chicas guapas, mucho lujo, dinero en contantes, alcohol, chicos desbocados y hasta un chimpancé. Todo concuerda con la idea de que el distrito financiero está dominado por villanos. Detrás de tanto cliché hay un caso real: el de Jordan Belfort, que interpreta Leonardo DiCaprio. El neoyorquino pasó 22 meses en prisión por manipulación de mercado y fue condenado a devolver 100 millones de dólares a los inversores.

 

     La película se basa en las memorias de Belfort, reconvertido en autor. Scorsese empezó a trabajar en este proyecto hace seis años, antes de que estallar la crisis financiera. La de cosas que pasaron desde entonces y que contribuyeron a alimentar la idea que se tiene de Wall Street de un lugar en el que se prima la conducta que no es ética. Ejemplos no faltan, como el de Bernard Madoff. Por si sirve de consuelo, parte del dinero que recaude en taquilla irá a los inversores víctimas del fraude destapado en 1994. Aún así, será muy difícil que los estafados recuperen todo lo que perdieron. Lo que tampoco es un secreto es que el filme vuelve a poner en evidencia la tensa relación de Hollywood con el mundo de las finanzas, por poner zancadillas a su creatividad.

 

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal