Trabajadores de la construcción comen junto a una obra en Pekín. (Reuters)