Conrad Roset y una de sus musas