Fuegos artificiales en Pekín en la noche del 30 al 31 de enero. (Getty)