Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Sabes qué es un campo de refugiados?

Por: | 29 de marzo de 2011

FRAN EQUIZA suele bromear diciendo que tiene “uno de los trabajos más complicados del mundo” y, la verdad, yo creo que no exagera. Como responsable de Oxfam Gran Bretaña para África central y oriental, coordina desde Nairobi (Kenia) un equipo de miles de trabajadores en algunos de los frentes más difíciles del planeta, como la RD del Congo, el Cuerno de África, Chad o Sudán. En la entrada de hoy nos acerca de un modo muy personal a la experiencia de uno de los muchos campos africanos en donde sobreviven más de 10 millones de refugiados y asilados.

Refugiados

Refugee girls at Breidjing camp, eastern Chad. UNHCR / H. Caux / August 5, 2004. - 8/14

 

¿Y tú? ¿Cuándo llegaste aquí?

Le pregunté aún con la lengua pastosa del calor abrasador. Estábamos un campo de refugiados como otros muchos que había visto en casi cada rincón de África oriental. Era como una ciudad, con sus avenidas principales y sus calles secundarias; las viviendas, en vez de casas, tiendas de campaña, a cada lado de la calle. Allí los lavaderos, en el otro lado la zona para la distribución bimensual de comida, las fuentes con sus hileras de 10 grifos para recoger agua y los baños con la zona de hombres y la de mujeres. En la otra parte el centro de salud.

Nunca, respondió. Yo nací aquí, como todas mis hermanas, como todos mis hermanos, y como algunos de sus hijos.

Yo acaba de llegar. Íbamos a hablar con el comité delegado que representaba a aquella ciudad literalmente en medio de la nada. El comité es la voz de los moradores, recoge sus reivindicaciones, sus quejas, resuelve disputas menores, pelea por sus derechos en nombre de todos. Y lo hace ante una pléyade de agencias de Naciones Unidas y ONG que se afanan en hacer que el lugar sea digno y que sus moradores puedan ejercer sus derechos básicos.

Fueron mis padres quienes vinieron aquí. Tuvieron que huir. Cada noche había raids [incursiones] en su aldea. Les robaban los alimentos y los animales, a veces también mataban a alguien o reclutaban de manera forzosa a los más jóvenes para su ejército. No tenían comida, pero sobre todo temían por sus vidas. El gobierno de nuestro país no podía, o no quería, hacer nada por ellos, así que con sus padres y sus cosas vinieron aquí.

La misma historia que había oído tantas veces, daba igual quien la contara. El campo era su hogar, donde vivía, y en el que gracias al trabajo y coordinación de muchas organizaciones, contaba con lo básico para vivir, con muchos derechos recortados (una persona refugiada no puede trabajar fuera del campo y ganar un sueldo, por ejemplo) y en un país que era tan pobre como el que habían abandonado sus padres y que aún así lo estaba acogiendo desde que nació.

Vi cómo un grupo de mujeres jóvenes cruzaba los bordes y se alejaba. Iban fuera a por leña para cocinar pero cada vez tenían que ir más lejos, exponiéndose a un posible asalto. Nos lo había dicho la ONG que gestionaba aquello; últimamente la seguridad se había deteriorado y se estaba trabajando con la policía para mejorarla.

Un día nos dejarán volver. Mi país tendrá paz y podremos hacer la vida que merecemos. Igual me voy a donde tú vienes, a Europa. He oído que ahora alguna gente de Libia o de Túnez se está yendo para salvarse, seguro que vosotros les ayudáis como este país hace conmigo. Sois mucho más ricos, seguro que sois más generosos...

Ya en el auto escuché por la radio a políticos y paisanos de la vieja Europa protestando por la llegada de aquellos desharrapados a los que no se les había perdido nada en sus costas y a los que tenían no sólo el derecho sino el deber moral de devolver a sus países de origen, pues con la crisis no hay manera de hacer frente a semejante coste.

Volví la vista una vez más, otra vez más, para comprobar como sus ojos esperanzados seguían clavados en mí, y, escuchando la radio, tuve que bajar los míos avergonzado.

Hay 14 Comentarios

Es terrible lo que se describe, pienso que cada uno puede hacer algo para mejorar este mundo, EMIUM es mi aporte , espero que alguien me ayude a ayudar , alguna autoridad de ONU ... o empresas...para que el agua, el arroz, o los lácteos que llegan a los campos , estén envasados en EMIUM, con esto lograríamos un avance importante: dejo un link que explica : saludos
http://www.youtube.com/watch?v=vDzjFJt0NOs

Es terrible lo que se describe, pienso que cada uno puede hacer algo para mejorar este mundo, EMIUM es mi aporte , espero que alguien me ayude a ayudar , alguna autoridad de ONU ... o empresas...para que el agua, el arroz, o los lácteos que llegan a los campos , estén envasados en EMIUM, con esto lograríamos un avance importante: dejo un link que explica : saludos
http://www.youtube.com/watch?v=vDzjFJt0NOs

Es terrible lo que se describe, pienso que cada uno puede hacer algo para mejorar este mundo, EMIUM es mi aporte , espero que alguien me ayude a ayudar , alguna autoridad de ONU ... o empresas...para que el agua, el arroz, o los lácteos que llegan a los campos , estén envasados en EMIUM, con esto lograríamos un avance importante: dejo un link que explica : saludos
http://www.youtube.com/watch?v=vDzjFJt0NOs

Hay sólo dos cosas que me entristece aún más que la responsabilidad de Europa en los conflictos que obligan a las personas a huir y vivir desplazadas:
- La política sistemática del Gobierno español de denegación del derecho de asilo (el gobierno niega la protección a más del 90 % de las personas que la solicitan y son muy pocas las que lo hacen)
- La persecución que sufren estas personas en su intento por llegar a un país seguro gracias también al Gobierno español y la Unión Europea (Centros de detención financiados con forndos de cooperación al desarrollo; sistemas de vigilancia, pago a Marruecos y a Mali para que los expulse al desierto,...)
FRONTEX mata a quienes intentan huir de esa vida en los campos (y lo hace con nuestro dinero)

En todos sitios cuecen... claro que sí. Por aquí cocemos carne, pescado, verduras,... por allí hojas de árbol, hierbas,...Los conflictos provocados por no sé quien, pero para abastecer de materias primas a los que cocemos carne, pescado, verduras...Además quien te ha dicho que hemos vuelto. No somos mejores, ni peores que el resto, pero lo que es seguro es que no tuerzo la cara a la realidad.

Creo que este tipo de historias hacen ver lo que de verdad es importante en la vida. A veces nos cabreamos y frustramos por conseguir cosas que no merecen la pena. Parece que necesitamos vestir a la última, tener un gran coche y hacer uso de las nuevas tecnologías para estar felices y realizados cuando no somos conscientes de la suerte que tenemos al tener un techo y comida todos los días. El simple hecho de estar opinando desde nuestros ordenadores sobre este tema ya es un lujazo que millones de personas no se pueden permitir.

Lo que resulta increíble es que por nacer en un sitio no tengas ningún tipo de oportunidad, y lo que es entristecedor es que por nacer un sitio te permitas menospreciar el privilegio que es tener oportunidades...

Jooo..! ¿y cómo es que os habéis venido? ...A decirnos lo buenos, lo solidarios y todo eso, que sois?

Poco más que decir, yo estuve en Kivu Norte(RDC) y la tristeza todavía me embarga. No fuí capaza de sacar ni un amago de sonrisa a los niños. Miseria en la que viven ellos y miseria moral la nuestra por consentir estas situaciones

Es una pena que hay personas que tengan que vivir en estas condiciones y si. es verdad, para que otros vivan en la opulencia a costa de esas vidas

Te entiendo perfectamente,,, esa vergüenza que sentiste,, yo también me avergüenzo del mundo en que vivimos, de las desigualdades, el ser humano por el mero echo de nacer debería tener garantizado el pan que se lleva a la boca y beber agua limpia,, pero eso ya es un sueño,, tienen que vivir así muchos, para que otros vivan en la opulencia.

Un saludo.

el de arriba tiene razón, mejor ahí que haciendo el mal

el de arriba tiene razón, mejor ahí que haciendo el mal

es mejor estar en un campo de refugiados, que mendigando en la calle, o robando.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal