Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

La inmigración es un derecho fundamental, así de simple

Por: | 26 de abril de 2011

Helping migrants fleeing Libya. © IOM 2011 (Photo: Ahmed Rady)

Photo: Ahmed Rady © Organización Internacional de las Migraciones (OIM) 2011

- Lampedusa y la crisis de los refugiados norteafricanos es exactamente eso: una crisis de refugiados (y, por tanto, una obligación moral y legal que admite muy pocos matices). El hecho de que Italia, Francia y el silencio cómplice del resto de la UE la hayan convertido en un debate sobre políticas migratorias demuestra únicamente hasta qué punto se han distorsionado los ideales de Europa y su sentido de la realidad: África y Oriente Próximo acogen a 5 refugiados por cada 2 que acoge Europa.

- Existe un debate migratorio, mucho más peligroso, que la crisis está mostrando de forma cruda. Es el debate del nosotros primero. Nuestros empleos, nuestro Estado del bienestar, nuestros "auténticos" finlandeses, españoles, franceses, italianos o húngaros. Nuestras sociedades blancas y nuestras raíces cristianas. Nuestro idioma catalán, vasco, español. Nosotros y nuestras costumbres van primero; por delante de todos los demás, incluso por delante de otros europeos.

- Pero sería idiota ignorar que los inmigrantes tienen su propio orden de prioridades, su nosotros primeroNuestro derecho a ofrecer a nuestros hijos una vida mejor de la que nosotros hemos tenido. Nuestro derecho a la educación, al agua corriente o a no morir en un parto. Nuestro derecho a prosperar y a vivir sin miedo, aunque eso suponga hacerlo fuera de nuestros países de origen y arriesgarse al coste y al peligro de la emigración irregular. Somos más de 200 millones, los números se multiplican cada año y nuestros países nos necesitan más que nunca.

- Los conflictos migratorios son conflictos de derechos. Su derecho al desarrollo frente a nuestro derecho a conservar los privilegios y las sociedades que hemos construido con tanto esfuerzo. Del modo en el que ordenemos estos derechos de acuerdo a su importancia dependerá el futuro modelo de nuestras sociedades. Nada podrá impedir la llegada masiva de trabajadores extranjeros y de sus familias, pero el contrato social que alcancemos determinará las condiciones y los resultados de este proceso. Lo único que sabemos hasta ahora es que la obsesiva restricción migratoria vulnera normas éticas fundamentales y equipara el origen geográfico a un derecho feudal.

- Los Auténticos Finlandeses, la Liga Norte italiana o el Frente Nacional francés son la caricatura de un fenómeno mucho más amplio en el que participan partidos conservadores, socialdemócratas y nacionalistas de muchos otros países, empezando por el PP y el PSOE en estas mismas elecciones municipales y regionales. El empuje del nacionalismo (de alcance corto o largo; regional, nacional o europeo) no solo complicará aún más los ajustes sociales, económicos y culturales de un fenómeno que ya es complejo, sino que retrasará el reconocimiento universal de una nueva generación de derechos fundamentales. 

- Aceptemos que existe un derecho a emigrar, a circular libremente y a buscar la prosperidad fuera de nuestras regiones de origen. Para vulnerar ese derecho debe haber muy buenas razones y la homogeneidad cultural no es una de ellas. Debemos aspirar a 'ordenar' el proceso migratorio para garantizar los derechos de los nuevos ciudadanos y de sus sociedades de acogida (incluyendo la sostenibilidad de los sistemas de bienestar), pero nunca a impedir la movilidad de las personas. Las plazas de guardería no son una cuestión de nacionalidad o de orden de llegada, sino de recursos públicos suficientes para atender a sociedades que cambian.

- Muchas ONG y organismos humanitarios contribuyen a esta visión cuando consideran que la emigración es el resultado del fracaso de los planes de desarrollo y no una estrategia para promoverlos. Cuatro de cada cinco haitianos que han escapado de la pobreza en los últimos veinte años lo han hecho en los EEUU. ¿Por qué esta es una mala noticia?

Hay 13 Comentarios

El día que tengas que luchar por un mendrugo de pan con un inmigrante espero que mantengas estos altos ideales. Es muy fácil predicar las bondades de los inmigrantes cuando no vives todos los días a su lado y afrontas los problemas que generan, bravo por los valientes que desde su sillón alardean de ideales sin vivir en la realidad.

No es difícil imaginar una pequeña barca que de repente se ve asaltada por millares de gentes que vienen nadando de la orilla porque tienen hambre ... el capitán grita les dice que solo puede acoger a 50 y que no suban más que el barco se puede hundir ... nadie escucha, suben y suben ... qué demagogia verdad?

excelente artículo! ojalá este mensaje llegue lejos y entre en las cabezas de quienes debe entrar (políticos y ciudadanos)

así de simple señor.. es bueno oir las cosas por su nombre de vez en cuando.

Debería decir que me sorprende que todos los países del llamado "primer mundo", los primeros en reivindicar las supuestas luchas por la paz y el cumplimiento de los derechos humanos, sean también los primeros en quebrantarlos, pero la verdad es que ya nada me sorprende.
Hablo como una latinoamericana cuyos abuelos huyeron de Europa para no morir durante la nefasta Segunda Guerra Mundial y fueron recibidos sin importar su nacionalidad, por el simple motivo de ser seres humanos pidiendo ayuda. Hoy, en el siglo XXI, me causa dolor ver cómo la discriminación se ha acrecentado. No estamos en el siglo de la libertad, sino en el siglo de las etiquetas: los latinos son narcotraficantes, los musulmanes terroristas, y probablemente cualquiera que no sea nativo de un país miembro de la élite mundial amerite ser considerado menos persona que los demás.
Lamentablemente, a pesar de la expansión de los medios de comunicación, muchos deciden mirar al costado y optar por ser ciegos ante una realidad que nos les gusta o simplemente no les importa. Sabemos cómo se abusa de los inmigrantes y la forma en que son esclavizados bajo amenaza de ser deportados, obligados a vivir de forma inhumana (sea el país que fuere), y aún así no hacemos nada.
Ojalá algún día todos podamos comprender que antes que nada somos SERES HUMANOS con un mismo origen y una misma dignidad, sin importar raza, religión ni color. Ojalá quienes no quieren ver la realidad sean capaces de quitarse la venda de los ojos para ayudar a quienes todavía luchan con la esperanza de tener una vida al menos un poco más digna. No cuesta nada. El primer paso (reconocer estos derechos) ya fue dado, queda en nosotros hacerlos cumplir.

"hasta qué punto se han distorsionado los ideales de Europa y su sentido de la realidad"

La ilustracion europea, no eliminó ni eliminaran los instintos naturales que tienen los europeos de someter y explotar a los demas pueblos del mundo.

"hasta qué punto se han distorsionado los ideales de Europa y su sentido de la realidad"

La ilustracion europea, no eliminó ni eliminaran los instintos naturales que tienen los europeos de someter y explotar a los demas pueblos del mundo.

claro y sencillo.
muy bueno

Así de simple y de claro. Buenísimo!

Coincido con Gonzalo Fanjul, en gran parte del artículo.
La inmigración ha sido desde siempre una herramienta de los sectores más desprotegidos para conseguir nuevas formas de vida, mejores que las existentes. Quienes llegan en busca de oportunidades, es gente valiosa que posee ganas de progresar y crecer. En la medida que crecen, aumenta tambien el bienestar general del país.
El racismo es la excusa de los sectores conservadores e ignorantes para justificar su incapacidad laboral. Hace cientos de años, estás conductas quedaban guardadas entre los límites del país. Por suerte, hoy los medios de comunicación se han convertido en una voz extendida por medio de la cual conocemos que pasa en el resto del mundo. Esto nos permite tomar posturas sobre la realidad a miles de kilómetros de nuestras casas, es una manera de consolidar ideas y hacer fuerza para que las cosas cambien.
La inmigración no debería ser una molestia para los pueblos europeos. Deberían ver en ella, la oportunidad de que juntos puedan sacar a sus países de la crisis económica que hace mucho los ahoga. Sobre todo cuando la situación política-social de guerra que viven los países de medio oriente son una realidad cruel, que justifica la movilidad social.
Excelente artículo.

Me ha encantado el post de hoy, lo he dicho en twitter, en facebook y a mis familiares por mail. Bravo.

Y me ha encantado la contraposición de derechos, los nuestros y los suyos, nuestro derecho a vivir mejor y su derecho a vivir.

Ante la claridad con la que yo veo la única prelación de derechos éticamente compatible con la tradición europea, me pregunto ¿qué ven otros?, ¿de verdad alguien puede creer que su derecho a "mejorar en el empleo" está por encima del derecho de ellos a "no ver morir a sus hijos" de enfermedades curables?

sSvarian: http://unabocaydosorejas.wordpress.com/

He aquí una palmadita en la espalda de las mafias de personas

bravo

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal