Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Brigadas vecinales, velando por los derechos humanos

Por: | 23 de agosto de 2011

Brigadas-vecinales

Esta entrada se publicó el pasado 6 de junio con el título: Brigadas vecinales, más allá del 15m. La retomamos para seguir con el tema que ya abrimos ayer al hablar de los CIE. En España se están infringiendo impunemente varias leyes nacionales e internacionales relativas a los derechos humanos. Aquellos que sufren las consecuencias de estas infracciones, ya sea en sí mismos o en personas cercanas, luchan como pueden para hacer frente a las injusticias. Su gran fallo sin duda que no han sido capaces de comunicar adecuadamente la magnitud del problema que pasa desapercibido para el resto de la opinión pública. 

En el año 2009 se filtraron unas circulares de la policía en las que se daban indicaciones explícitas para llevar a cabo redadas con el fin de detener a inmigrantes sin papeles. Se creó un cierto revuelo que, como suele suceder con estas cosas, finalmente no llegó a nada. Pero, dos años más tarde, las redadas siguen teniendo lugar, con el apoyo explícito de todos los niveles de mando, a nivel nacional, regional y local. Muchos policías ya han expresado su malestar por tener que hacer este trabajo en vez de emplearse contra los verdaderos delincuentes.

No hace mucho, Caritas denunciaba las redadas que tienen lugar en sus comedores, sin que la organización pueda hacer nada para evitarlo. Pese a sus denuncias, nada cambia. El establishment sigue saltándose impunemente varios de los principios básicos que rigen nuestro Estado de Derecho, tanto los establecidos en nuestraConstitución (artículo 14), como en la Declaración Universal de los Derechos humanos (artículos 2.1 y 7) o en el Pacto Internacional De Derechos Civiles Políticos (artículo 26). Dicho de forma simple, las redadas raciales violan los derechos humanos, son discriminatorias por raza o fenotipo, y además son ilegales y encubiertas.

Cansados de ver cómo en sus barrios miembros de otras razas eran acosados y detenidos, grupos de vecinos se han unido para constituir lo que denominan “Brigadas vecinales de Observación de Derechos Humanos”. Su objetivo es doble: por un lado, evitar las redadas, tomando nota de las mismas e interpelando a los que las llevan a cabo. Por otro, crear concienciación entre el resto de los vecinos, informándoles de lo que está pasando y recabando su opinión al respecto.

Estas labores no son fáciles de llevar a cabo, como explica la brigadista Teresa Martín a este blog:

Cuando me pongo el chaleco naranja “Vigilando a los Vigilantes” y comenzamos en cualquier barrio de Madrid una Brigada Vecinal de Observación de los Derechos Humanos, siempre tengo en mente tres cosas: La primera es que, "una vez más, no será sencillo cuestionar los controles de identidad racial, ni hablar con la policía; pero recuerda que es una labor digna, legítima y legal”. La segunda, “cuando converse con los vecinos y vecinas para saber su opinión sobre los controles, informar de su existencia y conocer cómo estos afectan a la convivencia, estaré participando en construir barrios por la solidaridad, la tolerancia y la justicia”. Y la tercera “mis compañeros de brigada me arropan, no estoy sola”.

La policía se defiende abriendo expedientes disciplinarios a los brigadistas o poniendo multas injustificadas que pueden ascender a 4.000 euros. Una aberración donde aquellos que denuncian pacíficamente un atropello se convierten en el objetivo de los “brazos de la ley”. ¿Les suena de algo?

Pero estamos llegando a un punto en que los ciudadanos nos hemos cansado de esperar de nuestros dirigentes que aporten las soluciones a problemas que ellos mismos crean. Lo están gritando desde las plazas, desde los barrios y a través de una indignación social creciente. Las propias Brigadas son el reflejo de una idea indispensable para asegurar nuestro futuro como ciudadanos: “si no eres parte de la solución eres parte del problema”.

Como dice Teresa:

Mientras la policía se lleva a un vecino por no tener un papel y me crece la indignación recuerdo la cuarta y más importante de las cuestiones por la cuáles me había puesto el chaleco: “tantas veces lo hagáis, tantas veces nos tendréis enfrente”.

Más información sobre las brigadas vecinales de observación de los derechos humanos en: www.brigadasvecinales-ddhh.blogspot.com 

 

Hay 8 Comentarios

Gracias a Lucila por el artículo y a Gonzalo por el blog. Comparto con todos vosotros la indignación por esta vulneración de derechos humanos y os dejo el enlace a un reportaje premiado este año y que trata la situación a la que se enfrentan muchas personas en la ciudad de Alicante.

http://www.kaosenlared.net/noticia/la-capital-de-los-suenos-rotos

"Inmigrantes con contrato en origen" y "Fer". Dais por hecho que todos los que tienen la piel oscurita no van a tener papeles... yo tengo amigos, españoles, por tanto con papeles, negros, medio indios que les paran cada dos por tres para pedirles la documentación y en ocasiones de muy malos modos ¿porqué se les hace esto? Porque no son blancos.

Imagínate, como a una amiga mía, que a ti te paran tres veces por semana, simplemente por, por ejemplo, ser calvo. A ella la paran porque es oscura.

Esos son redadas RACISTAS y es una vergüenza que existan y que todavía haya quien las defienda

Lo que yo espero es que, un día no lejano, por ejemplo, la próxima semana, se abra un registro de solidarios dispuestos a ejercer su vocación en plenitud y, por cierto, como únicamente se puede ejercer, personalmente, para que estos inmigrantes que se han colado delictivamente en España, los acojan en sus casas A SU COSTA TOTAL, incluso con asunción subsidiaria de sus conductas. Vamos a ver cuantos, como estos que aquí escriben, se apuntan

Si una persona entra en un país extranjero sin la documentación requerida por las leyes, esa persona está en situación ilegal, le pese a quien le pese. Si la policía solicita documentación y la persona en cuestión no puede presentar la documentación requerida por las leyes, éstas preven que la persona en cuestión debe abandonar forzosamente el país después de un juicio. ¿Qué me gustarían leyes diferentes a las actuales? Sin ninguna duda. Pero defender a una persona en situación ilegal no me parece lo más digno.

Muy buena la iniciativa.Indignante la situación en la que se ven inmigrantes en nuestro país,sometidos a abusos y al internamiento en cárceles denominadas CIE.
Gracias por seguir dando voz a estas causas.

http://destelloshumanos.blogspot.com

agradezco muy mucho esta entrada, principalmente porque nuestra constitucion ampara la igualdad entre todoas las personas. Sin embargo, ponen multas por vigilar que se cumpla la constitucion y los derechos humanos... Y parece que la multa por "entorpecer" la actividad policial es la solucion a las redadas racistas, eso si, la solucion contra los brigadistas. 4000 euros solo por mirar....

Lastima que no sea a primera pagina y que no salga en la edicion impresa. Ademas de ver como se saltan a la torera la ley sobre este ambito habria que ver como se la saltan en el resto de temas (vease la manifestacion laica). Y una vez empiezas a cuestionarse la actuacion policial (a muchos de los niveles), comienzas a cuestionarte todo...

¿que es lo que se defiende desde la carta magna?
Ni vivienda digna, ni todos iguales, ni trabajo, ya, ni si quiera, democracia.


En fin... un pais, acorde con nuestros dirigentes.

luego vas, y les votas

Mira este escándalo de Mourinho con Cesc y Messi en Madrid

http://doiop.com/Mourinho

Y mientras los verdaderos ladrones y causantes de la crisis y del terror en los mercados siguen tan tranquilos sabiendo que ningún gobiernillo ni presente ni futuro les va a molestar mientras puedan saquear lo que queda.
Ni ellos nos representan, ni la policia proteje al honrado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal