Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Glencore juega con el hambre en el mundo

Por: | 17 de agosto de 2011

Esta entrada fue publicada el 4 de mayo.

ALEX EVANS, profesor de la Universidad de Nueva York, inaugura sus colaboraciones con 3.500 Millones hablando de la responsabilidad privada en la calamidad pública del precio de los alimentos. Un asunto que confirma nuestra denuncia de hace unos días y otras similares, como la que afecta estos días al Barclays Bank

Glencore-007 
Finalmente, los activistas han encontrado al villano que estaban buscando en el asunto de la especulación y los precios de los alimentos. Verles alinearse y prepararse para la batalla puede recordarle a alguno la escena de la caballería aérea en Apocalypse Now.

Seguir leyendo »

La inmigración es un derecho fundamental, así de simple

Por: | 16 de agosto de 2011

Esta entrada fue publicada el 26 de abril de 2011. 

Desplazados del Cuerno de Africa

Lampedusa y la crisis de los refugiados norteafricanos es exactamente eso: una crisis de refugiados (y, por tanto, una obligación moral y legal que admite muy pocos matices). El hecho de que Italia,Francia y el silencio cómplice del resto de la UE la hayan convertido en un debate sobre políticas migratorias demuestra únicamente hasta qué punto se han distorsionado los ideales de Europa y su sentido de la realidadÁfrica y Oriente Próximo acogen a 5 refugiados por cada 2 que acoge Europa.

- Existe un debate migratorio, mucho más peligroso, que la crisis está mostrando de forma cruda. Es el debate del nosotros primero. Nuestros empleos, nuestro Estado del bienestar, nuestros "auténticos" finlandeses, españoles, franceses, italianos o húngaros. Nuestras sociedades blancas y nuestras raíces cristianas. Nuestro idioma catalán, vasco, español. Nosotros y nuestras costumbres van primero; por delante de todos los demás, incluso por delante de otros europeos.

- Pero sería idiota ignorar que los inmigrantes tienen su propio orden de prioridades, su nosotros primeroNuestro derecho a ofrecer a nuestros hijos una vida mejor de la que nosotros hemos tenido. Nuestro derecho a la educación, al agua corriente o a no morir en un parto.Nuestro derecho a prosperar y a vivir sin miedo, aunque eso suponga hacerlo fuera de nuestros países de origen y arriesgarse al coste y al peligro de la emigración irregular. Somos más de 200 millones, los números se multiplican cada año y nuestros países nos necesitan más que nunca.

- Los conflictos migratorios son conflictos de derechos. Su derecho al desarrollo frente a nuestro derecho a conservar los privilegios y las sociedades que hemos construido con tanto esfuerzo. Del modo en el que ordenemos estos derechos de acuerdo a su importancia dependerá el futuro modelo de nuestras sociedades. Nada podrá impedir la llegada masiva de trabajadores extranjeros y de sus familias, pero el contrato social que alcancemos determinará las condiciones y los resultados de este proceso. Lo único que sabemos hasta ahora es que la obsesiva restricción migratoria vulnera normas éticas fundamentales y equipara el origen geográfico a un derecho feudal.

- Los Auténticos Finlandeses, la Liga Norte italiana o el Frente Nacional francés son la caricatura de un fenómeno mucho más amplio en el que participan partidos conservadores, socialdemócratas y nacionalistas de muchos otros países, empezando por el PP y el PSOE en estas mismas elecciones municipales y regionales. El empuje del nacionalismo (de alcance corto o largo; regional, nacional o europeo) no solo complicará aún más los ajustes sociales, económicos y culturales de un fenómeno que ya es complejo, sino que retrasará el reconocimiento universal de una nueva generación de derechos fundamentales. 

Aceptemos que existe un derecho a emigrar, a circular libremente y a buscar la prosperidad fuera de nuestras regiones de origen. Para vulnerar ese derecho debe haber muy buenas razones y la homogeneidad cultural no es una de ellas. Debemos aspirar a 'ordenar' el proceso migratorio para garantizar los derechos de los nuevos ciudadanos y de sus sociedades de acogida (incluyendo la sostenibilidad de los sistemas de bienestar), pero nunca a impedir la movilidad de las personas. Las plazas de guardería no son una cuestión de nacionalidad o de orden de llegada, sino de recursos públicos suficientes para atender a sociedades que cambian.

- Muchas ONG organismos humanitarios contribuyen a esta visión cuando consideran que la emigración es el resultado del fracaso de los planes de desarrollo y no una estrategia para promoverlos. Cuatro de cada cinco haitianos que han escapado de la pobreza en los últimos veinte años lo han hecho en los EEUU. ¿Por qué esta es una mala noticia?

 

Hagamos que #ayudaAfrica sea trending topic

Por: | 15 de agosto de 2011

Esta entrada firmada por los dos responsables del blog, Gonzalo Fanjul y Lucila Rodriguez-Alarcón, se publicó el 22 de junio. Con la ayuda de muchos, y especilamente la de la periodista Ana Pastor, ese día #ayudaafrica y #vergonzantehambruna fueron TT nacional y mundial respectivamente durante varias horas. Hoy la movilización de las instituciones y los medios si se ajusta a la magnitud de la crisis. Otro ejemplo de lo que la ciudadanía unida puede conseguir.

Intermón Oxfam - Crisis alimentaria en el Cuerno de África
Fotografía extraída del video de Intermon Oxfam sobre fotos de Andy Hall y Jim Powell

Seguir leyendo »

Libros para los hijos que dejamos a nuestro mundo

Por: | 12 de agosto de 2011

Esta entrada se publicó el 11 de marzo de 2011.

 Se lo escuché hace unos días a una amiga: "Me preocupa el mundo que dejaremos a nuestros hijos, pero me preocupa más los hijos que dejaremos a nuestro mundo". Supongo que muchos de ustedes habrán pensado cosas parecidas en más de una ocasión. Además del inglés, el piano, el karate y las matemáticas, ¿cómo se educa la solidaridad? ¿cómo podemos mostrarles que el mundo es algo más que la burbuja en la que ellos viven? ¿es posible crecer aprendiendo que nuestras acciones tienen consecuencias sobre otros o sobre el planeta? 


El dragón lector Con tres hijos pequeños, perro y hamster, yo me he hecho estas preguntas en demasiadas ocasiones. Así que les ofrecemos hoy esta entrada estilo De Mamas & De Papas con algunas recomendaciones de libros que enseñan a nuestros hijos a construir sociedades mejores. 

(Además de nuestras preferencias, hemos tenido la suerte de contar con las sugerencias de Pilar Pérez, propietaria de El Dragón Lector. Y estaremos encantados de leer en los comentarios sus propias recomendaciones.)

 

 

Seguir leyendo »

La impotencia de una madre en el Cuerno de África

Por: | 11 de agosto de 2011

Irina Fuhrmann, de Oxfam, nos remite esta nota desde el norte de Kenia, donde la situación de los refugiados sigue siendo absolutamente desesperada. Puedes encontrar aquí todos los detalles sobre cómo echar una mano, y recuerda que El País mantiene abierto un canal Eskup además de nuestros recursos habituales de Twitter y Facebook. Todo está en la columna derecha de esta página.

Namanakwee Ngamor. Autor:Oxfam

Siempre he pensado que enterrar a un hijo es la experiencia más traumática que puede ocurrirle a una madre, una alteración del orden natural de la vida. Pero si además, tu hijo muere porque no has tenido con qué alimentarle, a ese dolor se añade la impotencia de no haber podido responder al más básico de los instintos maternales: nutrir a los hijos.  

Cuando Namanakwee Ngamor me cuenta que hace menos de un mes el hambre mató a su hijo, sus ojos abatidos expresan más que dolor. “Mi hijo tenía 5 años. Estaba cada vez más débil y yo no tenía nada más para darle qué frutos silvestres. Llevábamos semanas sin comer y mi hijo no pudo aguantar”, explica la mujer mientras sostiene entres sus manos un saco vacío que utilizará para recoger la parte que le corresponde de la distribución de alimentos que hoy está realizando Oxfam en Kanukurdio. Esta aldea del norte de Kenia es una más de las afectada por la grave crisis alimentaria en el Cuerno de África, una crisis que amenaza a más de 15 millones de personas en la región. 

El hambre se mece lentamente sobre los más débiles, adormeciendo primero a los niños y a los ancianos, pero sus estragos empiezan a alcanzar también a los adultos. Las madres, con sus cuerpos ya frágiles por años de penuria, se están debilitando cada vez más y en cualquier momento ellas también pueden caer. Mary Nsaniana enterró hace poco a su hija, la madre de sus dos nietos, tras una enfermedad que, según la experiencia de esta mujer de 50 años, fue una acumulación de hambre y sed. Hambre y sed que alteran el orden natural de la vida.

Tampoco los habitantes de la zona comprenden porqué hay sequía, porqué hace más de cinco años que no llueve ni cómo van a poder seguir adelante cuando han perdido cerca del 60% de su ganado. Las cabras, ovejas, vacas, e incluso ahora los camellos, se están desvaneciendo y con ellos su única fuente de ingresos. “Cuando mueren los animales sabemos que  los siguientes somos nosotros, los humanos”, explica Mary, con ademanes que muestran el enojo de su desesperanza.

Desesperanza y urgencia para que no mueran más personas. “Necesitamos cereales para poder darles papilla a los niños, antes de que sea demasiado tarde” clama Aite Eknoba, tratando de sostener erguidos a sus dos hijos, Apúa y Evei, cuyos cuerpecitos se doblegan ante la fuerza del hambre. Tras haber pasado tres semanas comiendo edapal, uno de los frutos silvestres que se encuentra en la zona, los niños están tan débiles que ya no retienen ningún alimento sólido. Si su madre no encuentra algo adecuado para alimentarles rápidamente, otra nueva alteración del orden natural de la vida se cernirá sobre Nakinomet, una aldea dónde más de 4.400 personas dependen totalmente de la ayuda humanitaria.

Mujeres de Nakinomet. Autor: Oxfam
Esta comunidad ya ha enterrado a cuatro niños víctimas del hambre y otros 626 sufren desnutrición. Según las recientes evaluaciones que se han llevado a cabo en la región de Turkana, 37 niños de cada 100 muestran signos de desnutrición.  Lo que no podemos medir todavía es el grado de impotencia de sus madres, obligadas a esperar que llegue la ayuda humanitaria para poder alimentar a sus hijos unos días más.

Aite, Mary y Namanakwee son solo tres madres entre miles de mujeres afectadas en la región, que no tienen nada con qué alimentarse, ni ellas ni sus hijos. Sus maridos, antes orgullosos pastores trashumantes, solo esperan que llegue la tan ansiada lluvia. La falta de pasto y el conflicto interétnico que afecta ciertas zonas fronterizas de pastoreo han sitiado a estas comunidades, obligándolas a permanecer en esta dramática espera.

Sin embargo, para algunas de estas madres, la espera no carece de iniciativa. En Mila Matatu, otra aldea de la zona, me encuentro con Alice Atabo, la agente de intercambio designada por Oxfam para apoyar la distribución de alimentos. Esta emprendedora mujer ha hecho crecer una pequeña tienda de alimentación que provee a la comunidad. “Todo empezó cuando decidí invertir una pequeña cantidad que me había dado Oxfam al participar en un proyecto de "efectivo a cambio de trabajo" en comprar productos como leche, harina, azúcar. Tan pronto supieron que en mi tienda podían abastecerse de lo básico empezaron a venir de todos lados. Y, con el tiempo, pude volver a pedir otro crédito y ampliar mi aprovisionamiento. Ahora además, recepciono  los alimentos de la distribución gratuita y las familias más necesitadas vienen a recogerlos a mi tienda” explica Alice.

“Hoy han llegado los alimentos de la distribución y la gente ya está impaciente con sus tarjetas de intercambio preparadas, pues ya no les queda nada para comer”, nos explica mientras sostiene en sus brazos al último de sus ocho hijos, un bebé sonriente que juega con los collares de su madre. Alice sabe que es una madre afortunada pues tiene con qué nutrir a sus hijos. 

Alice Atanbo. Autor: Oxfam


¿Seguro que ha salvado usted a Costa de Marfil, M.Sarkozy?

Por: | 10 de agosto de 2011

Esta entrada se publicó el 12 de abril

GONZALO SÁNCHEZ-TERÁN conoce bien África, un continente en el que ha vivido cerca de diez años y al que viaja regularmente como experto en ayuda humanitaria. El blog de poesía que mantiene en la espléndida revista digital FronteraD ha buceado de forma sorprendente en la realidad de algunos de estos países. En su primera colaboración con 3500 MillonesGonzalo ofrece una fotografía personal de Costa de Marfil en el día después de la detención de Gbagbo.

Refugiadas de Costa de Marfil en Liberia. UNHCR/G.Gordon

Llegué por vez primera a Costa de Marfil, desde la vecina Guinea, en vísperas del inicio de la guerra de 2002 y estuve por última vez enAbiyán hace unos meses. Entre medias viví y trabajé tanto en el norte del país dividido como en el sur. A lo largo de esos nueve años pude ver el derrumbe de su economía, el enconamiento de los odios entre grupos sociales, y la manipulación de esos grupos por parte de una clase política corrupta y violenta: todo ello frente a la atenta indiferencia del resto del mundo. Ha hecho falta sangre y destrucción para que los medios de comunicación occidentales le hayan dedicado algo de espacio a los desventurados costamarfileños. Ahora queLaurent Gbagbo ha caído la luz se volverá a apagar: hasta la próxima matanza.

Seguir leyendo »

Malaria, lavadoras y James Bond travestido

Por: | 09 de agosto de 2011

Esta entrada fue publicada el 25 de marzo de 2011. 

Malaria

- "En la década de 1920 un grupo de investigadores de la Sociedad de Naciones desarrolló la teoría de que para combatir la malaria también era necesario combatir las condiciones económicas y sociales que permitían que prosperase (...). Esta estrategia había dado ya sus primeros frutos, con una lenta erradicación de la enfermedad en zonas de ItaliaBorneo América del Sur. (...) Pero [en los años 50] los científicos de la Fundación Rockefeller pensaron que la producción masiva de poderosos insecticidas (DDT) constituiría una bala de plata para acabar con la enfermedad sin tener que mejorar las condiciones básicas de vida de la población."

Este experimento, promovido por la Administración Eisenhower a través del Programa para la erradicación de la Malaria, constituye uno de los fracasos más sonados y costosos en la historia del desarollo internacional. Todavía hoy somos testigos cada año de la muerte de más de un millón de personas como consecuencia de la malaria, la mayor parte de ellos niños africanos.

Estos argumentos son parte del comentario de Laura Freschi a la reciente publicación de un libro fascinante (que todavía no está disponible en castellano): La fiebre: Cómo la malaria ha dominado a la humanidad durante 500.000 añosLas lecciones aprendidas en este ámbito suenan dolorosamente familiares cuando pensamos en otros grandes debates en la lucha contra la pobreza internacional, como el del hambre, donde las 'balas de plata' son demasiado habituales. ¿Realmente pensamos que África podrá garantizar su seguridad alimentaria únicamente a través de innovaciones tecnológicas como las semillas mejoradas o los nuevos sistemas de riego?

 

- Dirán ustedes que este hombre parece mi abuelo, pero no me queda más remedio que sugerirles una vez más las presentaciones de Hans Rosling. En este ocasión, nuestro divulgador de referencia utiliza una lavadora para hincarle el diente a la crisis energética y su impacto sobre las poblaciones más pobres. En la semana de Fukushima, no se pierdan esta reflexión imprescindible sobre las alternativas que tenemos.

 

 

- Finalmente, una brillante campaña de weareequals.org en la queJames Bond está dispuesto a todo para denunciar la insoportable desigualdad entre hombres y mujeres.

  

 

 

Condena millonaria a Texaco: por fin gana el Amazonas

Por: | 08 de agosto de 2011

Esta entrada fue publicada el 30 de marzo de 2011.

CHRIS JOCHNICK es un abogado que ha pasado media vida peleando por un sector privado que respete los derechos ambientales y sociales del planeta. En la entrada hoy nos comenta la victoria multimillonaria de las comunidades de la selva ecuatoriana afectadas por Texaco-Chevron, una de las grandes multinacionales petroleras. La sentencia procede de un juzgado ecuatoriano y no es definitiva, pero, sea cual sea el resultado final, todos hemos aprendido importantes lecciones con este caso.

Uno de los muchos vertederos abiertos por Texaco en la Amazonía. Foto de Coco Laso/Oxfam America
Como cualquier otra historia de David contra Goliat, sería difícil igualar la lucha que se produjo en la Amazonía ecuatoriana entre un puñado de comunidades pobres y marginales y Texaco-Chevron, una de las compañías más poderosas del mundo. Lo llamativo es que estas comunidades acaban de ganar hace pocas semanas un caso récord de 8.600 millones de dólares contra la compañía. El asunto está lejos de haber quedado cerrado (Chevron peleará “hasta que se congele el infierno, y entonces patinaremos sobre el hielo”, de acuerdo con las declaraciones de su antiguo abogado jefe), así que merece la pena hacer algunas consideraciones.

Seguir leyendo »

"En su mirada ves tristeza profunda pero una gran determinación"

Por: | 05 de agosto de 2011

Desde Dabaad

Esta entrada ha sido redactada desde Dabaad por Lourdes Collado, responsable de comunicación de Save the Children España. Lourdes está ahora en Kenia apoyando la respuesta a la emergencia que sufre la población en los países del Cuerno de África.

Les ví llegar en una carretilla. La empujaba un hombre joven, sobre ella una mujer excepcionalmente guapa, como la mayoría de las somalíes, y extremadamente delgada con un niño en brazos. Se pusieron en fila para recibir alimentos hasta que puedan registrarse en el campo de refugiados. Me llamó la atención cómo el papá jugaba a levantar la carretilla para hacer reír a su bebé. Un pequeño juego y una gran sonrisa en mitad de tanta tragedia. No pude evitar acercarme a hablar con ellos, a preguntarles por su historia. Quince días caminando, quince días empujando una carretilla para traer a su mujer, que no tiene movilidad en las piernas, y su bebé de dos años hasta Dadaab.

 

Seguir leyendo »

28 millones de niños, en primera línea de fuego

Por: | 04 de agosto de 2011

Esta entrada fue publicada el 1 de marzo de 2011 pero su denuncia sigue siendo igualmente necesaria cinco meses más tarde, cuando nada ha cambiado. Queremos recordar que, en estos casos, cuando las organizaciones dicen "que viene el lobo" es porque realmente el "lobo" está viniendo. De nada sirve lamentarse después, como sucede ahora en el Cuerno de África, donde cualquier solución es mucho menos efectiva y mucho más cara, en vidas y dinero. 

JordaniaCuatro de cada diez niños en edad de ir a la escuela primaria y sin escolarizar viven en países pobres afectados por conflictos. Lugares como Congo,Colombia,AfganistánChad,UgandaPakistán y una larga lista de 35 países. Son 28 millones de niños y niñas cuyo futuro se encuentra en primera línea de fuego, víctimas de ataques indiscriminados contra ellos, contra sus escuelas y contra sus maestros. No se trata de un simple daño colateral. Las violaciones sistemáticas de escolares se han convertido en un arma habitual de guerra en países como la RD del Congo, donde cerca de un tercio de las más de 200.000 mujeres violadas en 2009 eran niñas, muchas de ellas menores de 10 años. La violencia extrema que rodea a estas menores supone un obstáculo fundamental para su acceso a la educación, cargándoles con un peso psicológico y formativo que determinará el resto de sus vidas y las de sus familias.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal