Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Para acabar con todas las guerras

Por: | 01 de septiembre de 2011

To end all wars

Les he hablado en alguna ocasión de Adam Hochschild, el autor de una espléndida narración del Congo bajo la zarpa del rey Leopoldo o de la historia del movimiento que acabó con el comercio de esclavos en Inglaterra a principios del XIX. Pues bien, el bueno de Adam acaba de publicar un nuevo libro que relata la Primera Guerra Mundial desde una perspectiva muy poco común: la de quienes se opusieron a ella.

Incluso para aquellos familiarizados con todos los detalles políticos y militares de esta insensatez histórica (yo no lo estaba), To End All Wars es un relato atractivo e inspirador, una especie de anticlímax de toda la chatarra militarista que consumimos a diario a través del cine y los noticieros. En él encontrarán la historia del Mariscal de Campo John French, del estadista Lord Milner o del Káiser Guillermo II, dispuestos a sacrificar millones de vidas ajenas a cambio de satisfacer las ensoñaciones imperiales de sus países.

Pero también podrán conocer a los héroes improbables de esta guerra, como Charlotte Despard (hermana e íntima de French, paradójicamente), las hermanas Wheeldon o el filósofo Bertrand Russell. Juntos, y en ocasiones de manera dramática, lideraron un movimiento ciudadano de oposición a un conflicto sin precedentes. El compromiso con su conciencia les condenó, en el mejor de los casos, al ostracismo social y profesional. Pero más de una cuarta parte de los 20.000 hombres británicos que se opusieron al alistamiento forzoso acabaron en la cárcel, muchos de ellos sujetos a trabajos forzados, aislamiento prolongado o alimentación forzosa durante las huelgas de hambre. Buena parte del movimiento se basó en la solidaridad entra las clases obreras de ambos bandos, conscientes desde el principio de que en esta guerra no eran otra cosa que carne de cañón.

To End All Wars nos recuerda que los movimientos pacifistas de masa empezaron mucho antes de la Guerra de Vietnam (e incluso antes de la Primera Gran Guerra, si consideramos la oposición al conflicto con los Boers). Pero también es un testimonio intenso de cómo el sentido común de una parte de la sociedad puede prevalecer incluso en las circunstancias más adversas. En aquel momento era difícil distanciarse y juzgar las razones del conflicto con la dureza que lo hacemos ahora, pero este grupo de visionarios lo hizo y pagó caro por ello. Es difícil no encontrar situaciones contemporáneas similares.

Mientras leía el libro no podía dejar de pensar que la fascinación por lo militar sigue presente en nuestras sociedades, de un modo u otro. De acuerdo con los datos publicados recientemente por SIPRI, el gasto militar global en 2010 fue de 1,6 billones de dólares, prácticamente la mitad a cargo de los EEUU. En un planeta con más de 1.000 millones de hambrientos, esto es una obscenidad equiparable a la carnicería que relata Hochschild. Entiéndanme bien: tengo un gran respeto por quienes se juegan el tipo en defensa de sus conciudadanos, pero hay algo profundamente equivocado en una sociedad que celebra su día nacional exhibiendo costosísimos aparatos concebidos para descuartizar oponentes a distancia. Incluso cuando en ocasiones son necesarios, es una especie de exhibicionismo de nuestro fracaso como seres humanos.

Si tienen oportunidad, no dejen de leer este libro espléndido (creo que no ha sido publicada todavía en castellano, pero tal vez alguien pueda corregirme y existe una editorial valerosa en estos tiempos que corren; por si acaso, vean las apetitosas críticas de The Guardian y The Washington Post). Mientras tanto, les dejo con uno de los himnos al pacifismo, esta vez sí, contra Vietnam.

   

Hay 4 Comentarios

Justo acabo de leer un titular en El País que decía -con entusiasmo- algo así como: "La OTAN no dejará de bombardear Trípoli hasta que caiga Gadafi". Como si las bombas fueran simples ventosidades. Resulta ahora que hasta EEUU apoya varias revoluciones a la vez. Hay que ve la cara de contento que acaban de poner los presidentes europeos en la cita "árabe". Cuando se trata de negocios (con gran ventaja) ya no hay miedo a otras religiones ni a (otros) revolucionarios.

Ojalá y algún día todos los seres humanos recapaciten y se acabe con todas las guerras, ese día llegará.

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta agregala en tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Espero que se publique en español este libro. Un complemento podrìa ser "Paths of glory" de Stanley Kubrick. En particular, este sentimiento belicista esta siendo alentado ahora en México, mi paìs, debido a algo que el gobierno deominó "guerra contra el narco" y que según las cifras que se manejan en los medios, ha provocado 40 mil muertes. Y es curioso ver, como, ante esta tragedia tan grande, mucha gente considere que el estado debe seguir con una estrategia militarista y no con opciones que pudieran ser eficaces, como el estrangulamiento financiero a los narcotraficantes.

Se percibe en algunas personas un sentimiento de ojo por ojo, violencia contra violencia que nadie sabe a dónde va a ir a acabar... saludos y gracias por el blog

Un muy buen libro sobre el tema es "los cañones de agosto" de Barbara Tuchman. No deja indiferente para nada.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal