Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Qué pueden esperar los países pobres del próximo G20?

Por: | 25 de mayo de 2012

  G-20

Ayer se celebró en Madrid un encuentro poco habitual. Convocados por la Embajada mexicana y la ONG Intermón Oxfam, una serie de analistas y organizaciones de la sociedad civil tuvimos la oportunidad de discutir con los gobiernos de México y España las prioridades del desarrollo en la próxima Cumbre del G20, que tendrá lugar en Los Cabos (México) los días 18 y 19 de junio. La ocasión resultó interesante por varias razones, y la menor de ellas no fue el inaudito esfuerzo de diálogo y transparencia realizado por un país organizador de esta cumbre.

El G20 puede ayudar a resolver una de las paradojas que lastran la lucha contra la pobreza: a pesar de la hiperinflación de organismos internacionales, la lista de prioridades que están institucionalmente 'huérfanas' sigue siendo desoladora. Asuntos tan importantes como la gestión de la crisis de precios alimentarios o la innovación para crear medicamentos contra la malaria carecen de un espacio eficaz para ser resueltos. El G20 -que agrupa a un número crítico de economías desarrolladas, emergentes y en desarrollo- puede ayudar a llenar estos vacíos impulsando y coordinando el trabajo que hacen los gobiernos, las instituciones internacionales y otros grandes actores.

La próxima Cumbre de México incluye un asunto que ilustra bien este argumento: la crisis alimentaria que condena a cerca de 1.000 millones de personas a vivir con hambre. La receta ya no es un secreto para nadie. En el corto plazo, la prioridad es poner freno a la volatilidad acelerada de los precios de los alimentos, interviniendo sobre factores determinantes como la producción de biocombustibles, las injerencias comerciales o la especulación financiera. En el plazo más largo, se trata de garantizar la financiación de una nueva revolución agraria que no solo incremente la producción de alimentos en las regiones que más lo necesitan, sino que lo haga sin cruzar líneas rojas ecológicas, como la emisión de CO2 o el abuso del agua. 

¿Por qué el G20, cuando se trata de una institución sin ’dientes’, sin capacidad coercitiva? Porque todos aquellos que tienen el poder de regular y orientar el sistema alimentario están invitados a esta reunión. Un acuerdo entre EEUU, la UE y las economías emergentes, por ejemplo, permitiría aprobar las reglas de la Organización Mundial del Comercio que eviten la restricción de las exportaciones cuando se encarecen los alimentos. Este factor ha actuado como gasolina sobre el fuego de las escaladas de precios. Los mismo se podría decir de la especulación con productos financieros derivados que multiplican la volatilidad de alimentos básicos como el trigo o el maíz: son los reguladores de las bolsas de Londres o Chicago los que se sientan en la mesa del G20

Pero mejor que no echen a volar sus expectativas. Como ya ocurriera en el caso de la Cumbre de Cannes y en la reciente reunión del G8, los líderes globales demuestran una incapacidad preocupante para hacer más de una única cosa al mismo tiempo. La crisis financiera y económica que afecta a las regiones desarrolladas ha saturado la agenda hasta el punto de impedir que las crisis de la pobreza o el clima asomen la cabeza de algún modo relevante. Lo que es más importante, se ignoran las profundas vinculaciones que existen entre unas y otras. Si en Cannes quedó arrinconada la propuesta francesa de impulsar la Tasa a las Transacciones Financieras, nada hace pensar que la seguridad alimentaria vaya a correr mejor suerte en esta ocasión.

¿Contribuirán los héroes españoles a salvar la agenda del desarrollo en la reunión? Tampoco se ilusionen demasiado. De los pocos representantes del Gobierno que se pasaron ayer por la Embajada de México, ninguno ofreció un plan de trabajo excesivamente detallado. Y no creo que lo estén escondiendo. Precisamente porque España carece ahora de los presupuestos de la ayuda que le permitieron sentarse en el G20 por primera vez, el Gobierno debería hacer un esfuerzo por mostrarse activo en el debate transparente de ideas. Tal vez así consigamos enterarnos de algunos misterios, como por ejemplo que la representante del Ministerio de Agricultura pusiese el grito en el cielo con la especulación de alimentos (un asunto en el que tiene una influencia nula) y sin embargo eligiera no hablar sobre las insensatas políticas de biocombustibles que ellos sí promueven en Europa. Sutilezas de la haute politique, supongo.

Hay 2 Comentarios


No te olvides del como hemos llegado hasta aqui: la voluntad humana a traves de la racionalidad y UN REVOLVER (en sus multiples y cambiantes avatares). La FUERZA,VIOLENCIA y SUBORDINACIÓN DE UNOS SOBRE OTROS. Dais mas y mas vueltas para olividaros de eso, y eso ES PELIGROSO, el que se finja que no haya sido asi.

Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:44:16


THE MAN IN HIM
Y una vez que te acostumbres a la idea de que un ser humano opto por morir por ti (a renunciar a la vida por ti), en tu mente y alma empieza a racionalizarse la idea de que ESTE BIEN QUE OTROS TAMBIEN MUERAN POR TI (o por Jesus). Y hay una sola cosa que puedO decir a eso:
KISS MY ASS

Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:22:46

Asi que te digo que antes de morir por ti, de tirar me vida por ti, TE MATARE...
Eso de que una persona sacrifique su vida por otro surge en algunas circumstancias pero nunca es un proposito suicida, salvo que hay un calculo que normalmente HACE OTRA PERSONA, no es individuo, el o ella misma; otra cosa el "calor" del momento que te puede empujar a todo si sigues tu corazon; pero no debes olvidar la mente-que asi es como TE ACABAN MATANDO O MUEREN OTROS POR TU CULPA.

Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:16:02


Publicado por: ¿me amenazas de muerte? A la policía de cabeza con vuestra página y los virus | 26/05/2012 3:10:08

¿Esperar? No se puede esperar nada si los niños tienen hambre, hay que tomarlo de donde lo haya.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal