Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Lo InSostenible de la Sostenibilidad

Por: | 06 de junio de 2012

Paul Snowden
Paul Snowden para Green Music Initiative

Desde que a principios de 2009 iniciara con Jose Moran el proyecto UniversoVivo, empresa especializada en gestión sostenible de eventos, no he dejado de sorprenderme de cuán volátiles son algunas de las certezas que rodean al mundo de la gestión ambiental.

Y es que las ciencias ambientales se alejan mucho del concepto de ciencia exacta. El ambiente está tan ligado a procesos naturales de los que se desconocen muchos factores que resulta imposible establecer criterios objetivos únicos para las medidas que le son propias. También se trata de una nueva ciencia en nuestro mundo -en España se reconoce como tal desde 1994-, en la que hay todavía mucho por establecer y consensuar. Sin ir mas lejos, un valor como la huella de carbono, “el valor” estrella de cualquier estudio de impacto ambiental que se precie, es completamente voluble e indeterminado. ¿Cuál es la huella de carbono de un kilo de pan? ¿Debe esta huella incluir la huella derivada de la transformación del trigo en harina o del transporte de las semillas de trigo al campo? La respuesta es que depende. En realidad esta huella es una medida que sirve para realizar comparaciones cuando los supuestos sobre los que la medimos son los mismos.

Así que sea por su novedad o por su inexactitud la gestión ambiental suscita mucho escepticismo en una gran parte de la población entre la que se encuentran muchos lideres de opinión. Aquí es donde los esfuerzos de todos aquellos que luchamos por conseguir que los procesos se desarrollen de un modo más positivo para el entorno acaban encontrando un bloqueo feroz. A esto se suma que el cambio de modelo que supone redefinir la forma actual de actuar choca frontalmente con grandes intereses económicos.

Pero como decía el otro día nuestro compañero Alex Prats, “No todo lo importante se puede contar o medir, ni tampoco todo lo medible es importante”. En el caso de la sostenibilidad se trata de un falso debate. Da igual cual sea el valor de nuestra huella de carbono. La realidad es que prácticamente todo lo que hacemos y consumimos tiene un efecto pernicioso para el entorno. No necesito saber cuantas toneladas de CO produce un viaje en ciudad coche para saber que es sin duda mucho más contaminante que un viaje en bici. Nos encantan los números pero en el caso de la crisis ecológica son innecesarios, nos estamos cargando el planeta pese a que poseemos los conocimientos y la tecnología suficientes para no hacerlo.

Otro gran enemigo de la sostenibilidad son los bulos y las malas prácticas que se imponen por desconocimiento o por intereses ilícitos. Les voy a dar algunos ejemplos sangrantes. Existe el convencimiento de que el papel reciclado es más sostenible que el papel normal. Eso no es así ya que hay papeles reciclados cuyo proceso de blanqueo es hasta tres veces más contaminante que el de un papel convencional. Sin embargo si que existe un papel más sostenible que es el que provienen de la silvicultura y lleva el sello FSC. Y usar este papel puede ser más sostenible que usar cualquier formato on-line que necesita de ordenador -poco sostenible ambiental y socialmente- y de un servidor que consume una enorme cantidad de energía para poder estar activo. Otro ejemplo tremendo es el de los transformadores y los coches de biodiesel que apenas ahorran emisiones globales y consumen un combustible muy polémico, o las camisetas de algodón ecológico que no son en absoluto las más sostenibles sobre todo si no provienen de comercio justo.

El arma más potente para luchar contra todos estos factores es por un lado la creación de certificados de calidad ambiental y social, cuanto más específicos mejor. Esos certificados diseñados por expertos que saben combinar del modo más adecuado los criterios cuantitativos y cualitativos son la referencia que el consumidor necesita. A partir de ahí los consumidores, particulares o colectivos como las empresas, administraciones y otras organizaciones, deben exigir los sellos en los productos que consumen. Como hemos dicho muchas veces en este blog hagamos del carrito de la compra nuestro carro del combate pero hagámoslo desde el conocimiento y la reflexión. 

Hay 3 Comentarios

a no desanimarse, muyb uena la nota, saludos

No hay que desanimarse. Puede que a medida que avanzamos en el conocimiento del efecto de la actividad humana en el medio ambiente tengamos que ir revisando los primeros conceptos. El parámetro de la huella de carbono sigue siendo útil, sobre todo para comparar, aunque naturalmente debe ser completado y han de perfeccionarse las formas de cálculo. No renunciemos a medir, empeñémos en medir más y mejor.

Lo más sostenible de todo es educar, con datos y con propuestas. Educar para que todos puedan entender, y no dar por hechas las opciones de consumo, que para cada uno pueden ser diferentes. Educación verde vs marketing verde...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal