Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

All my lobbying por la infancia del Sahel

Por: | 14 de agosto de 2012

Un verano en Dakar. Tercera de 5 crónicas de una cooperante desde el terreno. Por Yolanda Román (@stricto_sensu)

  Never_stop_lobbying_600px

Foto/Sin créditos

Escribo desde Dakar, llevo aquí cinco semanas y aquí estaré todo el verano trabajando con Save the Children en la emergencia de Sahel, donde 18 millones de personas viven al borde del abismo del hambre.

 

All my lobbying

Como el resto de los mortales, los lobbistas nos levantamos por la mañana con cara de sueño. Lo primero que yo hago, bostezos aparte, es encender el ordenador y repasar mi agenda del día. La suelo tener en la cabeza pero mezclada con listas de la compra, llamadas pendientes y estrafalarias ocurrencias, así que mejor comprobarlo. En mi agenda, desde hace once años, siempre hay muchas reuniones, en Dakar igual que en Madrid. Una reunión es para un lobbista como una operación para un cirujano: una cita profesional de primer orden en la que se ponen a prueba conocimientos y habilidades.

Mi primera misión de lobby fue en 2001. Yo era asistente de investigación en la oficina de Amnistía Internacional en Bruselas y me reuní con un asesor de Günther Verheugen, comisario europeo para la ampliación. Entonces yo escribía sobre cómo incorporar criterios de derechos humanos al proceso de acceso a la Unión Europea de los países del este. Me acuerdo muy bien de aquel trabajo porque cada vez que buscaba en internet enlargement (así es como se llamaba a la ampliación en inglés), encontraba mucha información sobre el alargamiento de ciertas partes del cuerpo y muy poca sobre derechos humanos. Aún hoy sigo recibiendo spam con soluciones para unos problemas de tamaño que nada tienen que ver con mi trabajo, pero que me recuerdan a aquellos inicios en esto del lobby.

Hace sólo unos días me reuní con otra de esas personas que asesoran a quienes pueden decidir, con un gesto, sobre la vida de millones de seres humanos. Se les conoce como senior advisors y son la presa preferida de un lobbista, ya que hablan directamente en el oído del ministro de turno. El asesor tenía poco tiempo y propuso que aprovecháramos para comer. ¿Una comida para hablar de desnutrición? Está claro que un senior advisor no siempre tiene buenas ideas. Comimos, hablamos y hasta tomamos notas en sendas libretitas. Con el café, pusimos en común nuestras notas, nos comprometimos a mantenernos informados y nos despedimos. La escena debió parecer agradable vista desde fuera, pero mis neuronas terminaron agarrotadas y mi camisa de seda pegada al cuerpo como una calcomanía.

Creo que mis hijos me imaginan repartiendo comida en un lugar parecido a un campo de refugiados y vistiendo un chaleco de Save the Children o un casco de la ONU. ¿Cómo explicarles que mi labor consiste en escribir documentos y tener muchas reuniones? Seguro que me mirarían con gran decepción. Si hasta yo me lo pregunto a veces, ¿para qué sirve este trabajo?

Dicen que es de Kennedy la frase “los lobbistas me hacen entender un problema en 10 minutos, mientras que mis colaboradores tardan tres días”. Quiero pensar que el senior advisor con el que comí el otro día podrá explicarle a su jefe, en menos de 10 minutos, la importancia de seguir garantizando la educación en contextos de emergencia como una forma de proteger a niños y niñas frente a la violencia y otros abusos. Aunque disimuló, me parece que no le dejaron indiferente los casos de niños heridos por minas antipersona en el norte de Mali. También parecieron interesarle las propuestas de mi organización para integrar las agendas de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria para luchar contra la desnutrición en el Sahel. Si algo de lo que yo le conté aparece reflejado en el informe que haga de su visita a Dakar, mi misión habrá sido un éxito.

No es fácil influir en las decisiones o en la prioridades de los Gobiernos. Nuestras causas compiten con otras causas que también merecen atención y con otros grupos de presión, muy poderosos,  que defienden intereses contrarios a los nuestros. La competencia es feroz. No basta con conocer la realidad y tener los datos de primera mano. No basta con tener razón. Necesitamos las mejores investigaciones, el mejor análisis y las mejores estrategias. Necesitamos los mejores argumentos para convencer a los Gobiernos de que lo que proponemos no es sólo justo, sino ventajoso, beneficioso para sus propios intereses, económicos o de seguridad. Necesitamos que nos escuchen, nos entiendan y nos hagan caso.

 

Para eso sirven los expertos en incidencia política, para poner en valor en los despachos el trabajo que se hace en el terreno, transformándolo en mensajes y recomendaciones y trasladándolos a quienes toman las decisiones políticas. No sólo como un ejercicio de persuasión o de comunicación, sino como una forma legítima de participación democrática y porque aspiramos a transformar la realidad de acuerdo con principios de justicia y equidad. En eso creo y a eso me dedico desde los tiempos en los que la Unión Europea sólo tenía 15 miembros.

Es verdad que no llevamos casco, pero tal y como se están poniendo las cosas, yo no lo descartaría. Hace unos días leí en un periódico peruano este titular: “Navarro llama lobbista a Oliva”. Inquietante, ¿no? De momento, me voy a agenciar uno antes de volver a casa, para no decepcionar a los niños y porque el otoño en Madrid se presiente intenso.

Hay 2 Comentarios

Sirve por ejemplo para que nos lo expliques y se explique. Esta muy bien ponerse el casco, pero alguien tiene que explicar porque es necesario ponerselo y donde.
Hay quienes lo llevan puesto, y quienes tratan de llevarlo para que sea puesto.

¿Cómo que "para qué sirve este trabajo"? Para muchísimo, hija! Me has dejado admirada, muchas gracias por hacer ese trabajo, duro, difícil, en lugar de estar tranquila con tus hijos, personas como tú son nuestra esperanza, gracias a tí miles de niños son un poco más felices, gracias, un besazo!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal