Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Nadie espera a España en Naciones Unidas

Por: | 06 de agosto de 2012

Esta entrada ha sido escrita por José Moisés Martin (@jmmacmartin), miembro de Economistas Frente a la Crisis. Fue jefe de cooperación multilateral en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) entre 2008 y 2012.

Onu

El Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon acaba de hacer público el nombramiento del Panel de Alto Nivel que discutirá y propondrá las vías de actuación de las Naciones Unidas –y, de alguna manera, de toda la comunidad internacional- en el escenario post-2015, fecha marcada para evaluar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, proclamados por la Asamblea General de Naciones Unidas en Septiembre del año 2000.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho objetivos relacionados con el desarrollo humano sostenible, incluyen la lucha contra la pobreza, el SIDA, la mortalidad infantil, la igualdad entre hombres y mujeres, la preservación del medio ambiente y el acceso a la educación, al agua y al saneamiento. Constituyen una agenda global de actuación en la lucha por un planeta sostenible y más justo, en el que todas las personas puedan ejercer efectivamente sus derechos humanos. El Panel de Alto Nivel tiene como objetivo, precisamente, dibujar las líneas de continuidad de un esfuerzo internacional en pro del desarrollo, más allá de la fecha 2015, donde podremos evaluar efectivamente cuál ha sido el grado de cumplimiento de nuestros esfuerzos contra la lacra de la pobreza mundial.

España ha sido parte de este impulso, y de manera extraordinariamente activa. A fecha de hoy, España sigue siendo el principal país donante en fondos multidonantes del sistema de Naciones Unidas, con más de 1.000 millones de dólares de inversión desde 2005. En 2007 se puso en marcha el Fondo para el Logro de los ODM, por un valor total de 700 millones de dólares y con la participación de más de veinte agencias del sistema de Naciones Unidas. También somos el principal donante en el proceso de reforma de la ONU en materia de desarrollo internacional. En el ámbito de la seguridad alimentaria y la lucha contra el hambre, España ha sido cofundadora, conjuntamente con Estados Unidos, del Programa Global para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria, y tiene en marcha la operación de cooperación financiera más importante desarrollada entre un país donante y un organismo internacional, a través de la Facilidad Financiera en el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola. España ha sido un socio estratégico de la Campaña del Milenio de Naciones Unidas, destinada a dar a conocer los ODM entre la sociedad civil. Al tiempo, nuestras ONG movilizaron, a través de la Campaña “Pobreza Cero”, a cientos de miles de personas y lograron la firma de un Pacto de Estado contra la Pobreza Mundial, firmado en 2007 por todos los partidos políticos del arco parlamentario.

Durante un breve lapso de tiempo, entre 2005 y 2011, España ha sido un país importante en el concierto multilateral. Los directores ejecutivos de varias agencias y programas de Naciones Unidas comparecieron en el Congreso y en el Senado, para explicar sus políticas de desarrollo y poderlas discutir con los miembros de nuestro parlamento. El anterior Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, copresidió el Grupo de Impulsores de los ODM  en 2010, y España participó con un representante en el Grupo de reflexión estratégico sobre el cumplimiento de los ODM en el período 2010-2015. España logró la dirección de dos programas del Sistema de Naciones Unidas, el Fondo de Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM), y el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Urbanos (UNHABITAT).  

En todos los sentidos, las credenciales de España para participar en el debate del futuro del desarrollo son impecables. Y sin embargo, no hay  ningún representante Español en este panel, como sí los hubo en los anteriores. Sencillamente, porque España ha dejado de estar en Naciones Unidas. La percepción, conscientemente promovida, de que el multilateralismo español era una especie de “buenismo” mal gestionado, no solo no responde a la realidad sino que ha sido alimentado por motivaciones espurias de diferentes grupos de interés que, descalificando esta apuesta por el ámbito multilateral, han logrado hacer descarrilar a España de esa vía, esperando recoger los frutos a través de mayores contratos bilaterales o más y mejores subvenciones.

Sin embargo, a España le sienta bien el multilateralismo. España es un país medio con una capacidad media que está pasando los peores años de su historia reciente, en un mundo donde el poder se está diluyendo y en el que la multipolaridad no es capaz de alcanzar los consensos necesarios para garantizar la gobernanza y el control de los riesgos globales. Un sistema multilateral fuerte, dinámico y con capacidad de liderazgo podría contribuir a construir un entorno en el que el papel de España en el mundo tuviera alguna oportunidad de futuro, sencillamente, porque España no llega sola y necesita aliados.

Lamentablemente, el nuevo gobierno ha dado la espalda a esta visión y ha recortado drásticamente los fondos destinados a Cooperación Multilateral y abandonado a su suerte el impulso político y de programación logrado en los últimos años. La Agencia Española de Cooperación ha tardado más de seis meses en nombrar al nuevo responsable de Cooperación Multilateral. Más que a impulsar la presencia de los españoles en Naciones Unidas, el Gobierno se ha dedicado a sustituir a aquellos que no comulgaban con sus ideas políticas. Ha suspendido buena parte de los acuerdos estratégicos firmados con las agencias de Naciones Unidas y, en algunos casos, les ha solicitado la devolución de los fondos. El gobierno está desperdiciando a pasos agigantados el capital político construido con el esfuerzo de todos y perjudicando gravemente la credibilidad de nuestro país ante Naciones Unidas y sus agencias.

Por eso no estamos en el Panel de Alto Nivel, y, de continuar esta tendencia, no estaremos en el Consejo de Seguridad. Porque a España, hoy, en Naciones Unidas, ya no se la espera.

Hay 26 Comentarios

Lo que hay que leer. Al final habrá que dar las gracias al PP por bajar la cooperación un 60%. Increíble. No engañáis a nadie. José Moisés es tonto por dejarse liar. Queréis enfangarlo todo para que no se note vuestra basura.

Moises, esto es como lo de los partidos de futbol de pretemporada de este mes, no? que según pasan los días la gente se ajusta más y se centra en lo que importa. Para los prejubilados con tiempo como yo que nos chupamos todo y cada uno de lo que ponen en gol tv, pues como que se agradece que nos hayamos ido centrando en el tema en este caso. Totalmente de acuerdo con Rasputin y contigo con la tela que cortar, sobre todo cuando apenas nunca se corta nada en este país y eso es lo que precisamente necesitan nuestras sociedades, transparencia, debate y reflexión sobre lo bueno y malo de cada periodo para poder avanzar, actitud que una vez si y otra también parece nuestros dos principales partidos se jactan de no seguir. Y así nos va.

Dicho esto, que sí que sí, que nadie pone en duda comparar 1999 con 2006 en tantas y tantas cosas que han mejorado, pero insisto que han sido,,,, 20mil millones de euros de aod en cooperación entre 2004-2011! que si hubiésemos seguido con el esquema 2003 pp del 0,23 hubieran sido 7mil en ese mismo periodo de tiempo(grosso modo que no estoy haciendo cuentas serias..) que 13mil millones de euros es mucha pasta para no plantearse bien desde el principio como explicar esto a la ciudadanía (y si todo el mundo hubiese pensado así hace 12 años, otro país tendríamos ahora) y que si hubiese habido una cultura de explicarlo bien ahora sería más difícil para los anti cooperación atacar lo hecho entonces.


Y para acabar, sobre tu reflexión sobre la gestión por resultados, el minidfid etc,,, una única acotación: dados los perfiles de los últimos directores de aecid que había tenido la agencia (entiendo que sin mucho bagaje previo en temas de cooperación), convendrás que habrá que dar un margen al equipo aecid nuevo (otra cosa es que les dejen los anticooperación) que parece que algo si saben y creen de cooperación, al menos según defiende Gonzalo Fanjul en este mismo blog ¿no?.
en todo caso, eso sí gracias por tu paciencia, y hasta la próxima.

Gracias por el post Mac, lo comparto al 100%.

Si hay tela, mucha... y sí hay sitios donde se ha discutido en profundidad y con rigor algunos aspectos. Otros no, por dejar pistas: ¿por que se utilizó el FAD en 2005? ¿Por que el personal laboral de la AECID sigue siendo testimonial? ¿Por qué no se incrementaron las capacidades? ¿Qué errores se cometieron en el diseño de los Marcos de Asociación y en la Programación Operativa?

Y mi pregunta central: ¿Retomará este equipo la reforma del sistema o simplemente lo liquidará?

Mucho agradeceré -usando también un lenguaje muy común en la AECID, je je je- que dentro de un tiempo recordemos esta conversación. Entonces quizá podamos evaluar todo esto con cierta perspectiva y sepamos separar el grano de la paja, lo anecdótico de lo estructural. Ójala me equivoque y en 2015 España tenga un "mini DFID" del que nos sintamos orgullosos, por el bien de todos. Mucho me temo que no será así, y tanto si llega como si no llega ese momento, en cualquier caso me gustará mucho conocer vuestras opiniones al respecto.

Una leccón aprendida -por usar lenguaje común- de todo esto es que, analizando la gestión de la cooperación española- hay mucha tela que cortar. De la lectura de los comentarios, incluidos por supuesto los del autor del post, hemos sacado a la luz temas importantes: la gestión por resultados, el monitoreo y la evaluación, la selección de personal (adecuación, mérito, y transparencia), la participación del sector privado, la definición de estrategias, la rendición de cuentas........y muchos más, seguro, hay miles.

Es decir, y esta es mi principal crítica a este blog, es obvio que hay muchos más matices, muchos más problemas sistémicos DE FONDO, pero todo ese análisis, tan necesario, está arrinconado por titulares y artículos algo más sensacionalistas -que entiendo generan más visitas y más adeptos- que no incitan ni crean el clima necesario, en absoluto, para un análisis constructivo del sistema de cooperación español.

Quizá no sea el objeto del blog llenar este vacío intelectual de la cooperación española, entiendo también que el autor sea consecuente y defienda su trayectoria, yo lo entiendo todo, pero por favor, que sepáis que hay gente que no se va a poner detrás de la pancarta ni a corear el eslogan de partido sin hacer preguntas incómodas, aunque joda.

Rasputín (un hombre desenfocado)

Mira, no soy tonto ni creo que tú lo seas. Es evidente que la AECID no es el DFID. Y es una evidencia que sólo los estúpidos negarían que España no tiene un sistema de gestión por resultados de desarrollo. Sí te puedo decir que se ha intentado montar, con resultados más bien limitados.

Si no tienes un sistema de gestión basado en resultados de desarrollo, no puede hacer una programación basada en resultados de desarrollo, ni puedes hacer un reporting basado en resultados -aunque de eso tendríamos que hablar también, sobre el principio de no atribución, y hasta qué punto una agencia puede hablar de outcomes o de outputs. Al final, una política de desarrollo depende de tantos factores que es un poco arrogante pensar que tu aportación ha sido la definitiva. Dani Rodrik ha escrito, con muy buen criterio, que los últimos 25 años han sido los del éxito del desarrollo y los del fracaso de las estrategias de desarrollo. Este es otro debate en el que no voy a entrar para no aburrir al personal.


La AECID no es el DFID, pero tampoco es la casa de Tócame Roque. Hay muy buen trabajo ahí, buenos profesionales que se preocupan mucho de que las cosas vayan bien. He tenido la suerte de poder trabajar con ellos, de conocer sus inquietudes y sus desazones. Y también hay muy buenos profesionales fuera, en las ONG y en el sector privado -ya he comentado en muchos sitios que ha sido un desperdicio que España no aprovechase la experiencia y capacidad de sus consultoras de asistencia técnica y consultoría (TYPSA, EPTISA, Agroconsulting, AFI, ACE, etc...), generando un modelo más parecido a Europeaid. Tenemos mucha más capacidad instalada de la que creemos, si miramos al conjunto del sistema.

No voy a relatar aquí en lo que nos hemos equivocado y lo que ha salido mal, primero porque ya lo he hecho en otros sitios, y segundo porque no me parece ético desmarcarme: soy corresponsable de lo bueno y malo de este período y de ahí no me voy a bajar. Tendría anécdotas, análisis e información para aburrir a los lectores de este y otros diez blogs, pero me siento corresponsable, no voy a intentar desmarcarme de lo que he contribuido a construir, para bien o para mal, desde hace más de 15 años. Errores ha habido para aburrir, pero también aciertos, voluntad, trabajo a destajo y alegrías.


Hoy la Cooperación Española está a años luz de la que conocí en 1999, en 2001 o en 2003. Cito estas fechas por hechos concretos: en 1999, un responsable de la AECI hablaba de países miserables y de la mugre de Albania, y nos decía en el INAP que habíamos comenzado a trabajar en Angola y Mozambique porque al menos sabían que España era vecina de Portugal. En 2001, el Secretario de Estado de Cooperación Internacional y Para Iberoamérica, se cargó el Consejo de Cooperación y llamó, una por una a las entidades, para recordarles que la convocatoria de las estrategias y programas estaba para salir y que si protestaban no tendrían financiación. En 2003, un programa presentado por siete entidades en los campamentos saharauis era presentado por la OTC como ejemplo de programa (valoración técnica: 10 sobre 10): no recibió financiación porque la cabeza del consorcio era Mundubat, organización vasca. Esa era la cooperación que vivíamos. Recuerdo a José Antonio Alonso hablando del primer plan director "si me lo hace un estudiante, lo suspendo".


Luego sí, no hemos tenido un sistema de gestión de resultados de desarrollo. No lo hemos construido. Pero se recuperó el diálogo, hubo voluntad de alinearse con los avances en cooperación -ODM, eficacia de la ayuda-, hemos querido homologarnos, tener cooperación multilateral, sistematizar procedimientos, salir de lo que llamábamos la "cooperación castiza", entrar en África y en los PMA, cubrir los compromisos 20/20, en fin, tener una cooperación europea y europeizada. Seguro que no nos ha salido todo lo bien que nos hubiera gustado, pero reivindico, desde aquí, el esfuerzo, la voluntad y el empeño de un puñado de personas que sí creyeron que era posible, contra viento y marea, contra Hacienda y contra Administraciones Públicas.


Ahora me dices que todo ha sido un desastre, que no tenemos un sistema de gestión de resultados de desarrollo, y yo me pregunto si hay consciencia del camino que hemos recorrido, y veo que tristemente, no. Y me rebelo. Y este Partido Popular, que ha puesto en la dirección de la Cooperación Española a quienes la manejaron así hace ahora diez años, tiene el campo abonado para recortar AOD, desprestigiar a España, ningunear a las ONG, en definitiva, a hacer lo que quiera, como quiera y cuando quiera, sólo porque los socialistas no lograron que la AECID fuera como el DFID.


Lo siento, pero no. Creo que muchos andáis desenfocados en vuestra visión de lo que ha ocurrido en la Cooperación Española en los últimos diez años, y que andáis desenfocados en lo que va a hacer este equipo que, de momento, está borrando de su agenda cualquier avance logrado.


Y luego, de cañas, un día, hablamos de todas las anécdotas que quieras, del amigo del amigo del otro amigo, de lo que pienso de la programación operativa y de la reforma de la AECID, del FONPRODE y de la madre que parió a todos.

Hombreeee Moises!!!
¡¡¡¡Pero como se te ocurre comparar el pestiño del PACI al anual report de DIFD!!!
Ahora en serio, esto es motivo de una buena reflexión:
si me das el PACI como documento para cautivarme, pues va a ser que no.
Y ahora dirás que me limito a mis impresiones y no a evidencias. Bueno, según como se mire: para mi es una evidencia (como a tantos otros de tu entorno) que el PACI es un magnifico elefante blanco (insoportable de leer, e imagino que insufrible de realizar) que si, que describe muy bien en que institución, organismo o sector nos hemos gastado los recursos (nadie pone en duda eso) pero apenas habla de resultados.
y no me salgas por favor con el capitulo 2 seguimiento de resultados etc,, por que entraríamos en el aburridísimo cotejo de las magníficas frases y resultados que allí aparecen, (desde el avance en el incremento de las capacidades humanas a, ¡tachan! los avances en una ayuda eficaz o un multilateralismo activo y eficaz!).
No te engañes Moises: a pesar de los avances y empeños indudables de unidades específicas dentro de aecid y dgpolde, donde no hay, no se puede rascar.
Donde no ha habido una política sería para que el delivery for results fuese un hecho con las evidencias que tu propones (y no el cumplimiento de directrices, por favor, pero que no se acabo ni el segundo contrato de gestión durante todo el 2010-11...) no es sencillamente posible saber qué resultados hemos realmente tenido (pero si en 2010 estabais repasando los procedimientos de evaluación con UNDP 4 años después de firmar el programa de ODM con ellos..!!!.).
En fin, ya que estas de evidencias o impresiones, hago un simple ejercicio de comparación: busca en nuestro PACI 2010 la ficha técnica de, yo que sé, Etiopia (pag230), y compárala con la ficha Etiopia del ARC DFID (pag49). En el paci nos dicen muy bien que España se ha gastado de aod 2007-2010 en Etiopia unos 160ME, (de los cuales por el maec unos 90ME por omudes) y que a parte de "otros" nos gastamos por ejemplo, un 37% en gobernabilidad y un 20% en salud.
Y ahí prácticamente se acaba.
Y me imagino que si en aecid/dgpolde le pides a día de hoy a quien sea que te saque cifra de beneficiarios finales, resultados específicos vinculados a odms, avances en programas etc,, te miran con cara de locos. Vayamos a etiopia dfid: una rápida mirada te da los datos sobre los 3 principales resultados vinculados al plan operacional del pais (plan que, con un link tienes al alcance de la mano) y que te hablan por ejemplo de 153000 personas que han recibido ayuda en seguridad alimentaria, 1,6millones de niños apoyados en educación primaria o 769mil personas apoyados en tema de higiene. Podrás discutir o no los datos, pero ahí tienes después a la gente que los discute.


Lo que quiero decir con esto, Moises, es que resulta bastante comprensible que defiendas que se ha avanzado mucho en cooperación en tu época, porque es cierto. Pero resulta también bastante incomprensible/irritante que, después de 7 años de importantes inversiones en el sector, la cultura institucional de cooperación (a la que parece que te suscribes con tu entrada principal en este post)no haya sido centrarse en el tipo de información que hace por ejemplo DFID (es decir qué hemos realmente conseguido con 160ME en eEtiopia) y sí en defender, centrar el discurso y sacar pecho en todo lo que nos hemos gastado como España en cooperación al desarrollo multilaterales, u ONGs. No sabemos que hemos conseguido Moises, por que no os ha importado priorizar esa agenda de resultados.
Y esto es así, porque priorizar visibilidad en resultados sabemos que levanta demasiadas evidencias y preguntas incómodas sobre la justificación, racionalidad y estrategia de nuestras acciones en la agenda de cooperación al desarrollo.
saludos


http://www.maec.es/es/MenuPpal/CooperacionInternacional/Publicacionesydocumentacion/Documents/111129%20Seg%20PACI%202010%20-%20Final.pdf


http://www.maec.es/es/MenuPpal/CooperacionInternacional/Publicacionesydocumentacion/Documents/2009INFORME_COOP%20MULTILATERAL.pdf

Por si no los habías visto en tu búsqueda. No sois unos talibanes de la anticooperación, yo no he dicho eso, pero tendríais que reconocer que vuestra mala opinión de la cooperación española no está basada en evidencias, sino en impresiones.

Moises nos ha calado a todos, Rasputin,

Así que mientras hago proposito de enmienda para que Moises deje de sospechar de mi, busco algo parecido a esto:


http://www.dfid.gov.uk/Documents/publications1/departmental-report/2012/Annual-report-accounts-2011-12.pdf

en nuestra pagina evaluacion DGPOLDE y así sospecho que debates como estos

http://www.devex.com/en/news/blogs/uk-aid-the-trouble-with-numbers?blog_id=the-development-newswire&mkt_tok=3RkMMJWWfF9wsRoiua7PZKXonjHpfsX67uwsUK6%2BlMI%2F0ER3fOvrPUfGjI4DSMRmI%2FqLAzICFpZo2FFcH%2FaQZA%3D%3D
tampoco los vamos a encontrar por aquí.

pero bueno, debe ser que soy un taliban anticooperación española,
hay que joderse (ups, perdón por el término)

Sí, eso mismo, justo, has dado en el clavo: lo que quiero yo es que se desmantele la cooperación.....son todos unos perroflautas y tal y tal.....

Me rindo, tío, tienes razón, no me voy a complicar, me apunto al "quieren acabar con todo" que es muuuucho menos complicado, y a esperar a ver si en 2027 ganan otra vez "los nuestros" y todo vuelve a ser como antes, de bueno, de eficiente, eficaz, y de ejemplarizante......!

¡Estupendo!

Rasputín, para debatir objetivamente sobre los logros y fallos de la cooperación española durante estos años, lo primero que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo sobre qué criterios utilizamos para valorarla. Yo he presentado información y datos que avalan mi posición, tomados de informes independientes -ninguno pagado por la AECID, por cierto. Si tu crees que esos informes y datos no son relevantes y que son más relevantes tus impresiones personales, pues así es muy difícil debatir.

Si tu opinión es que tras los años de gobierno socialista la Cooperación Española está peor que en 2004, y que por eso merece ser desmantelada, pues entonces tenemos criterios diferentes de medir las cosas.

Dices que no has visto ninguna evaluación hecha por la AECID. La AECID no tiene mandato de evaluación, para eso estaba la DGPOLDE. En su página podrás encontrar más de 20 informes de evaluación, y las memorias anuales de evaluación, donde se explica todo el trabajo hecho, eso sí, con muy pocos recursos.

Totalmente de acuerdo con Tejure y Abenjaldun. Estoy realmente cansado, harto, de que cuando se critica las enromes deficiencias sistémicas de la cooperación española que no se resolvieron durante la época de nuevos ricos se tache a estas críticas o críticos de conservadores, peperos, o de tener intereses ocultos y espurios. Al autor de este artículo le pido que acepte mejor las críticas, que son más que fundadas, y que no se soliviante por los términos que se utilizan. Que ha habido enchufismo y mala gestión es evidente. Lo de decir que no insistes más en tu verdad indiscutible porque los criticos somos incorregibles no es ni lo más elegante ni por supuesto aceptable.
En cuanto a los informes que mencionas y tus datos provenientes de los informes de evaluación de los propios organismos a los que financias te diré, como Groucho Marx, que en cooperación, muy frecuentemente, podemos cambiar los principios por los informes, es decir, que si no te gustan mis informes no te preocupes que te elaboro otros para que me sigas financiando....mucho cuidadito con determinados informes. Probablemente, como dices, nos falten datos para rebatirte, y es porque la cooperación española no ha tenido la voluntad de evaluar ni de monitorear sus programas: cuando se haga algo parecido a esto http://icai.independent.gov.uk/ entonces podremos hablar de datos y de evaluaciones independientes. Creo que no he visto una evaluación propia de la AECID en mi vida, por no hablar de las capacidades de evaluación horizontales que tenía DGOLDE (1 funcionario y un par de voluntariosos consultores para evaluar la gestión del 7 -nuevo rico- donante del CAD)

Yo, como Tejure, os invito a que alguna vez escribáis un post que analice los problemas de fondo del sistema de cooperación, que lo hagáis con valentía y rigurosidad. Y si os critican y os llaman peperos por sacar a la luz las mediocridades de un sistema que, pese a que rebosaba de dinero y tenía a todos los actores clave bien anestesiados (Agencias de NNUU, ONGs...etc), era a todas luces un palacio de cartón piedra.....no os amedrentéis, eso es independencia y rigurosidad. ¿Tenéis esa voluntad?

Esto es una vergüenza. Quieren acabar con todo.

Moisés, no creo que mi tono haya variado mucho y, en todo caso es el tono irritado de un ciudadano de a pie que ve cuantos miles de millones hemos utilizado en cooperación y aun no sabemoos donde estamos excepto en la certeza del argumento del tu mas. Espero que, con la que nos esta cayendo en nuestro pais, aceptes al menos nuestro derecho al pataleo por aquellas cosas que nos importan. En todo caso, como ex responsable de gestión publica que eres creo que seria mas útil que, en vez de juzgar nuestro tono, nos ayudaseis a demostrar que no todo esta perdido, con, por ejemplo, un nueva entrada en este blog sobre las cosas que consideras que no se hicieron bien en vuestra epoca,si crees que hay alguna. Eso si seria saludable, ¿No crees? Saludos.

Tejure creo te he presentado datos y pruebas sosteniendo mis ideas y tu reacción ha sido que no te sirven.. porque no te sirven. Así que creo que te presenten la información que te presenten, y te leas los informes que te leas, vas a seguir diciendo y pensando que todo ha sido un desastre. Tienes una idea de la Cooperación Española y no la vas a cambiar por nada de lo que yo pueda contarte.

Bueno, entonces no insisto y lo dejamos ahí.

De todos modos te agradezco el cambio de tono y que ya no utilices palabras como ridículo, desastre, falta de ética, etc...

Gracias por recordar como el Gobierno del PP se esta cargando la cooperacion española, no solo los fondos para las ONG sino todo el siistema. Que a nadie le pille de sorpresa, al PP nunca le ha interesado la cooperacion, no se la cree, no ve el por que hacerla, y probablemente gran parte de sus votantes tampoco. Es el Pais que tenemos, y efectivamente, hasta dentro de unos años que ueda haber un cambio de Gobierno, es mejor que Naciones Unidas y compañia se olviden de este pais con un gobierno tan casposo.

Moises,
Creo que algo de razón tenemos los que pensamos que el periodo 2004-2011 fue una magnifica época de oportunidades, ideas, iniciativas y alternativas para colocar nuestra cooperación al nivel que todos deseamos. Insisto en suscribir tanto lo que decía antes Abenjaldun como después Chinito (aunque decir que el salto de cantidad y calidad fue incomparable me parece una afirmación pelín arriesgada) y no seré yo quien pretenda hacer el juego a aquellos que no creen en la cooperación internacional y que están dispuestos a desarmarla de cualquier manera.


Pero aceptar que hubo cosas buenas y muy buenas y otras tantas cosas muy desafortunadas es una realidad que no podemos obviar. Y que las cosas desafortunadas pesan más ahora que las buenas, convirtiendo el periodo 2012-16 en el escenario para la tormenta perfecta para nuestro sistema de cooperación es algo con lo que igualmente tendremos que vivir ahora, y algo que tenemos que analizar adecuadamente para sacar las necesarias conclusiones, positivas y negativas, que permitan defender un modelo de cooperación eficiente, real y práctico.


Y sí, Moisés, sí pretendemos acercarnos a la realidad y por eso nos leemos el informe CAD sobre nuestra CE y sabemos que es el proceso MOPAN o seguimos R4D DFID research u OCDE Evalnet etc, etc, permitiéndome decir esto con mucho respecto y humildad, para garantizarte que no tenemos la necesidad de que esos informes nos los descubra previamente una buena entrada en un buen blog como es éste de 3500 (sin ironía alguna, 3500 me parece un magnifica entrada de aire fresco en temas de cooperación: soy un constante seguidor del blog y siento que aprende con él día a día).


Dicho eso, quizás Moisés has tocado sin querer la tecla de unas de las debilidades de ese periodo que tan ferozmente defiendes: en contra de lo que pareces querer decirnos, pienso que las cifras no lo son todo, porque cifras hay muchas y cada uno podemos, como tú haces, sacar las que nos resultan más interesantes para defender nuestro desempeño. Las cifras son eso y hablan de procesos, de cantidades, pero no necesariamente de formas o de contenidos y sustancias que hacen que un proyecto sea sostenible o por el contrario, inmanejable en el tiempo. Y creo que en el periodo 2004-2011 se apostó en demasía por vender cifras desde esa perspectiva quijotesca de que en un plis plas SIDA, DFID y compañía iban a beber en nuestras manos en temas de cooperación porque íbamos a demostrar como un país del sur podía hacer las cosas tan bien como uno del norte, O’7 incluido. Y desde esa perspectiva creo podemos en parte contextualizar la iniciativa multilateral, el Fondo de agua o el 30 y tantos por ciento del presupuesto aecid financiando ongs en cualquier sitio del mundo sin capacidades reales consolidadas, en sede y terreno para gestionar tamañas inversiones.


Y claro, comulgar con ruedas de molinos no es misión sencilla, al menos de un día para otro y sin anestesia. Menos, si entre muchos de los encargados de llevar a cabo ese proyecto prevalece una visión cortoplacista (puestos políticos, directivos, diplomáticos que no necesariamente entienden ni se interesan por la cooperación pero que influyen decisivamente en ella desde una perspectiva de trabajo de 2-3 años sino meses para dar el salto posterior a cargos más apetitosos…) que demanda eso, prisas y cifras, pero no proyecto consolidado a 5-10 o 15 años. Y claro, con las prisas nos olvidamos o rechazamos (en casi todos los niveles directivos,,,) trabajar asumiendo que los beneficios los recogerán forzosamente los sucesores, que la foto (que no existe) de una gestión eficiente tardará en llegar y que por qué me voy a preocupar entonces de pelearme con mi superior o con el Ministerio de Hacienda (si ya tengo la pasta para gastar, firmar y salir en la foto) para que me dé, antes que nada, RRHH suficientes y capacitados para que mi departamento/agencia/Secretaría etc pueda llegar a medio plazo a ser una estructura consolidada, técnica y crítica y capaz de plantear alternativas u opciones de trabajo que hagan de nuestro sistema de cooperación algo de lo que sentirnos orgullosos y perdurable en el tiempo.


Claro, para evitar fijarse sólo en cifras y prisas hay que acercarse también a esa realidad tan incomoda que es la realidad de la eficacia y eficiencia de los resultados (si existen) en el terreno. Esto es monitoreo, evaluación, seguimiento real a pie de tierra y, sobre todo, más descentralización y debate en la toma de decisiones y menos ideas luminosas en el gabinete de turno,(Fondo de agua de un día para otro en AL?, 700 millones o más al PNUD para tropocientos programas de pocos millones de euro cada uno en no se sabe cuantos países en los que apenas estábamos y con identificaciones de proyectos hechas a veces en menos de una semana?-y no me digas que la presencia de una OTC en un país significa, como tu afirmas que se garantiza un ejercicio riguroso MOPAN, es eso es un chiste de El Jueves y tu creo que bien lo sabes). Todo esto último es algo que, coincidirás conmigo Moises, creo no ha sido una prioridad en el ambiente de trabajo en el que te has movido/sufrido (aunque ahí, faltaría más dejo la reflexión para los que realmente estabais dentro..).


Así, Chinito Cabreado abogaba por enterrar una cooperación basada en chismorreos, amiguismos y puñaladas en la espalda. Bueno, me temo que la foto que mucha gente tiene de ese periodo de cooperación era de una institucionalidad donde se mezclaban bastante gente seria y comprometida intentando avanzar y gente (también mucha) especializada en la agenda del chismorreo, corporativismo, amiguismo y la puñalada, agenda con infinitos recursos y poco sistema de rendición de cuentas (más allá de las cuentas dadas en la barra de un bar, en un pasillo en reyes católicos o en un despacho de partido…) y, por supuesto, con un inexistente proceso de discusión, racionalización o socialización interna de las decisiones vinculadas a cooperación (ayyyyyy!! La jerarquía!! ..)
Esto último, para finalizar, es algo que para parte de los actuales responsables de la cooperación es una magnífica causa belli para justificar el desmontaje del encofrado de la cooperación al desarrollo española surgida de la época Pajin y sobre todo de su sucesora Soralla. Y yo, en parte, y lamentablemente, con la que está cayendo, no los puedo culpar por ello.


Parece que a alguien le quema demasiado el repaso a la política multilateral española de los últimos años.
La demagogia lamentablemente está al orden del día, lo dificil es argumentar las posiciones con hechos concretos y en ese aspecto el señor Martín se ha mostrado impecable. Por supuesto que debemos de hacer un repaso crítico al trabajo realizado en la AECID en los últimos años, pero desde luego también debemos intentar ser obejtivos y constructivos si queremos dejar de ser una cooperación basada en chismorreos, amiguismos y puñaladas en la espalda. La cooperación española dió un salto de calidad y cantidad incomparable en la última etapa del gobierno socialista y eso, mis queridos amigos no se puede cuestionar. Con sus luces y sombras como bien señala José Moisés, la pena es que este gobierno no asuma este avance y se dedique a destruir cualquier accion que no haya sido propia. Desde el minuto uno de su gestión se han dedicado a hacer una limpieza que podría llamarse étnica sin tener el más mínimo sentido de Estado, desperdiciando el impulso y el referente español en el ámbito multilateral. Como dijo alguien..pa lo que hemos quedado....

Tejure, creo que tus afirmaciones no son ciertas, y una mínima mirada a la realidad te hará darte cuenta; si quieres, claro.


En primer lugar, no hubo burbuja multilateral. Si excluímos las aportaciones a la Unión Europea, entre 2007 y 2009, la cooperación multilateral Española representó alrededor del 15% de toda nuestra AOD, cuando la media del CAD está por encima del 20%. Puedes ver este dato en el informe multilateral del CAD de 2011. Si sumamos la Unión Europea y la multibilateral, el 51% de la AOD se canalizaba a través de organismos internacionales, por debajo del Reino Unido (56%), Finlandia (56%) y al mismo nivel que Suecia, países todos con una cooperación de prestigio. Son datos del CAD, no opiniones.


La AOD Multilateral Española estaba más concentrada que la bilateral. La AOD multilateral Española dirigida a los cinco grandes "clusters" multilaterales representaba el 87%, mientras que la media del CAD era del 81%. Los diez primeros organismos recibían el 76% de toda la financiación, mientras que, en bilateral, los diez primeros países recibían el 29%. Datos del CAD.


El CIECODE ha cruzado los datos de las aportaciones españolas a los organismos multilaterales con la evaluación del desempeño que hizo el DFID. Los resultados de ese cruce son que España aportó más de 100 millones de euros a 15 organismos. De esos 15 organismos, 5 estaban calificados como con un muy buen desempeño, 4 calificados como bueno, 4 como aceptable y sólo dos como deficiente. El informe no es nuestro, el del DFID y el CIECODE.


En conclusión, España no ha estado tirando el dinero, sino que lo ha donado a organismos con buenos niveles de desempeño, de una manera ordenada y concentrada -al menos, más concentrada que el resto del CAD y mucho más que la bilateral. El Peer review del CAD, documento poco sospechoso, señala en sus páginas 48 y 49 que España "Hace un uso bueno y estratégico de sus contribuciones multilaterales" y señala también que "las contribuciones non core son estratégicas y están alineadas con los objetivos del Plan Director". Recomiendo su lectura.


En cuanto a evaluación, España es miembro de MOPAN, la red de evaluación del desempeño de los organismos multilaterales, conjuntamente con Reino Unido, Francia, Austria, Suecia, Noruega, etc... Las OTC participan en la evaluación en terreno del desempeño de los organismos multilaterales (al contrario de lo que afirmas) y los informes se pueden encontrar en la página web de MOPAN. A finales de 2009 y principios de 2010, la AECID llevó a cabo su propia valoración del desempeño de los organismos internacionales en terreno, seleccionando los diez más importantes.


La programación multilateral anual se ha realizado consultado a las direcciones geográficas y sectorial, y también al terreno. Existía un grupo de coordinación multilateral con todas las direcciones de la AECID, en la que se discutían los contenidos de la programación. Decir lo contrario es negar la evidencia.Las contribuciones multilaterales están integradas en los Marcos de Asociación País y se elaboraron directrices para su integración, así como una guía de gestión para las Oficinas Técnicas de Cooperación. Cuando España ha tenido reuniones de gestión de fondos, se ha contado con la opinión del terreno.


España ha firmado acuerdos de asociación estratégica con organismos multilaterales antes incluso de hacerlo con los Países. Esos acuerdos estaban basados en matrices de resultados y sometidos a evaluación periódica. Son públicos.


No voy a repetir lo dicho en el post, sobre la presencia de España en la ONU. Tú dices que hemos hecho el ridículo, yo te digo que los directores ejecutivos de PNUD, UNICEF, FNUAP, FIDA, y ONUMUJERES comparecieron en el Congreso, que en 2010 España estuvo en el centro de la toma de decisiones de la Cumbre de revisión del os ODM y que hoy no estamos en el Panel de Alto Nivel.


En fin, todo este trabajo, que tú consideras una "desastrosa gestión", está documentado en los informes de cooperación multilateral enviados al Congreso y al Consejo de Cooperación, han sido discutidos con el Consejo de Cooperación (con los expertos y la sociedad civil) y son públicos. Te recomiendo su lectura.
Por supuesto que ha habido sombras!, pero negar los avances para justificar la actual apatía en materia multilateral raya lo delirante. Podría seguir presentándote hechos, información contrastada de manera independiente, y tener una discusión de fondo, en la que los que sois críticos también presentéis hechos, no opiniones.


Creo que para algunos daría igual porque algunos piensan que la mejor cooperación multilateral es la que no se hace. No sé si es tu caso, espero que no. Pero me apena mucho ver que mucha gente honesta y solidaria se ha creído el mantra de que la cooperación multilateral española es un desastre, una antesala clara a su eliminación. No ha sido la "arcadia multilateral", pero tampoco ha sido peor que la bilateral, ni peor que las cooperaciones multilaterales de muchos de nuestros socios. Caer en la trampa de decir que ha sido un desastre es hacerle el juego, precisamente, a los que piensan que la mejor cooperación multilateral es la que no se hace.


Yo he sido muy crítico con nuestra forma de hacer las cosas, y creo que está documentado también, en mucho de lo que he escrito este tiempo, dentro y fuera de la AECID. Pero las descalificaciones globales tipo "esto es un desastre" no se sostienen si uno se preocupa por mirar la realidad con rigor y determinar que avances hubo, que se pudo hacer mejor y que falta por hacer.


Insisto, basándonos en datos, evaluaciones independientes y hechos.

Para no repetir comentarios: suscribo 100% lo expuesto por Abenjaldun y añado algo mas que parece ser irrelevante para Carmen Sánchez-Miranda y Moises Martin: centrar la credibilidad de nuestra cooperación en las grandes aportaciones financieras, despreocupandose de una manera tan aberrante de la gestión por resultados y de la mínima ética institucional en el seguimiento y el control de la gestión financiera es paradigma del tuerto que no quiso y no quiere ver el ridículo tan espantoso de nuevos ricos que hicimos, a ojos de tantos expertos de otros países en el terreno, en tantas y tantos programas en el terreno que apenas tenían como objetivo sino el mantener estructuras anquilosadas e ineficientes de la familia UN en tantos países en vías de desarrollo. Esto no ocurrió solo en el sector multilateral (pensar en el de ONGs y en tantos convenios de financiación 2006-2007 marea,,,) pero claro hablar de ineficiencia en el terreno y de cumplimiento real de ODMs no es algo que, especialmente en el ámbito multilateral, parece que fuese una prioridad de muchos de aquellos que, como Moises, dirigían la cooperación española en el pasado.

Gracias a todos por los comentarios. Obviamente este post no agota, ni mucho menos, el debate de lo multilateral en nuestra acción exterior, y su objetivo no es ni mucho menos dar cuenta de siete años de política de cooperación multilateral. Ya hay informes extraordinarios, como los de Carmen Sánchez Miranda, los informes de IO, los informez presentados al congreso en 2010 y 2011, o la evaluación del Peer Review. Todos ellos reconocen luces y sombras, como no podía ser de otro modo y huelga repetir aquí.

Este post es un toque de atención, y espero de las autoridades que gestionan hoy la cooperación española algo más que un "y tú más", porque los hechos no lo sostienen. Gustará más o menos, pero lo cierto es que la realidad irrebatible es que España ha clausurado su acción nultilateral. Y es una decisión política, no técnica.

Desde luego que con el actual Gobierno, España ni está ni se la espera en cualquier instancia relevante en la que se discutan los grandes temas multilaterales... Volvemos a una política del "¿Qué hay de lo mío?" que avergonzaría a cualquier estudiante de primero de grado de relaciones internacionales que ya ha entendido las implicaciones del "dilema del prisionero" o de cualquier otro juguete heurístico que se utilice para entender porqué es relevante la cooperación internacional y el multilateralismo eficaz.


Ahora bien, presentar el periodo 2005-2011 como una especie de "Arcadia multilateralista" es incorrecto. No hubo estrategia multilateral hasta 2008, y cuando se aprobó, los responsables de la cooperación multilateral -entre los que se encuentra el autor de esta entrada- la ningunearon y la dejaron aparcada, y quedó como un papel irrelevante a efectos de política, a pesar del esfuerzo de casi tres años para poner de acuerdo a distintos ministerios, a DGPOLDE y a la AECID en una visión y unos objetivos comunes. Se distribuyeron fondos sin demasiado criterio, para aumentar la ratio AOD/PIB de la manera más rápida posible, y sortear así los cuellos de botella de una AECID incapaz de gestionar ese aumento de fondos... Multilateralismo es más que poner dinero: es participar de la formación de normas y políticas globales, e implicar a los agentes sociales, la academia y la sociedad civil en los procesos multilaterales. Nada de esto se hizo, y por ello es ahora tan fácil desmantelar lo hecho, y lanzar el argumento, como se hace desde el PP y desde el corporativismo diplomático, que "no se lograron retornos", limitando la cuestión a los nombramientos y las contrapartidas a obtener.

Defender el multilateralismo como eje de la cooperación española es llorar... Entre los que no creen en ello, y os que creyendo, hicieron una gestión desastrosa... Así nos va.

Hemos cooperado con la ONU por encima de nuestras posibilidades.

Brillante artículo de repsonsbale cesado defendiendo a capa y espada su anterior gestión. Un gran artículo que aporta mucho al debate: es cabal, sincero, crítico, independiente. Una maravilla. La verdad es que la gestión de la burbuja multilateral española debería enseñarse en Harvard como historia de éxito, tanto de gestión como de sostenibilidad.

Por cierto, con este artículo aprovecho para compartir con vosotros que no entiendo como 3.500 no está codeandose con los grandes blogs a nivel mundial, ¡sois un hervidero de ideas, de rigurosidad, de independencia, y de brillantez!

Mi más sincero agradecimiento por hacer mi trabajo mucho más sencillo.

B.Easterly.

Claro que le sienta bien. Como bien indica el autor, España se comprometió con el mutilateralismo en su política exterior, y como parte de ésta, y siendo coherente con este compromiso, con el apoyo al sistema multilateral de desarrollo, especialmente, con el sistema de Naciones Unidas. Gran parte de los logros en la acción exterior española tuvieron su origen en el reconocimiento de la comunidad internacional sobre el papel que estaba desempeñando España en su apoyo al sistema multilateral de desarrollo. Alguien piensa que la silla en el G20 fue ajena a esta realidad?

El compromiso ante el multilateralismo no sólo es una forma de hacer política sino también de estar en el mundo, con valores como la solidaridad como ejes de dicho compromiso.

Las bases construidas hay que consolidarlas, si bien no con fondos adicionales, pues la situación financiera ya la conocemos todos, sí con una participación activa y estratégica, y para esto, hay que ver la relación entre todas las dimensiones del multilateralismo. La credibilidad se permea en todos los ámbitos, y son los mismos Jefes de Estado los que se sientan en el Consejo Europeo, en el G20 o en la Asamblea de Naciones Unidas…

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal