Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Políticos, nuestro brazo armado

Por: | 12 de septiembre de 2012

Esta entrada ha sido escrita por Merche Negro (@pintiparada), directora de La Parada.

Lospoliticos1

Tengo la suerte de contar con grandes amigos entre las siglas políticas que apoyo y gente muy querida en los movimientos sociales en los que creo y participo. Me ocurre algo curioso: lo que hablo con unos es prácticamente lo mismo que discuto con otros. Las posiciones son las mismas, los objetivos a cumplir calcados.

Luchar por la igualdad, por la consecución de condiciones de vida justas para todos.

Añadido al terreno ideológico común, también comparten historia y nombres que armaron los lugares desde donde ahora pelean, más juntos de los que los titulares o los ciento  cuarenta caracteres de twitter nos enseñan.

Y sí, hay algo que les diferencia: el procedimiento. Unos defienden estas ideas dentro de las instituciones públicas, los otros no.

No hay absolutamente nada más que les distinga.

Estos días arrancamos un curso político con dos elecciones autonómicas y media convocadas (ay, mi Catalunya) y nuevos recortes previsibles. Varios sectores de población han sido relegados a nivel de ciudadano b, prescindibles. Retrocedemos en derechos y libertades que a medida que se van haciendo efectivos, nos avergüenzan por haberlo permitido.

Desde luego que esto también lo han hecho políticos. Pero unos, no otros, que ya hemos generalizado lo suficiente: no es lo mismo aumentar el presupuesto en gasto militar un 28% y por la puerta de atrás, pagando compromisos adquiridos con empresas armamentísticas en el contexto sangrante de recortes actual, que enviar una carta al magnate Sheldon Adelson advirtiendo de la oposición institucional pero también social frente al proyecto Eurovegas.  

Los ciudadanos hemos de elegir con independencia y criterio propios, no dejemos que nadie piense por nosotros: de la misma forma que cuando nos preguntan qué libros leemos, qué platos degustamos, qué gente queremos cerca contestaremos sin dudar. Hemos leído, comido hasta tener preferencias, nos hemos acercado a algunos y hemos huido de otros hasta encontrar con quiénes compartimos nuestro espacio. Experiencia a experiencia creamos la vida que elegimos.

Hablamos de lo mismo aquí: la sociedad  que queremos la hemos de construir nosotros, y  es necesario reconocernos en ella. Tenemos que informarnos, enredar, probar opciones de una forma crítica. Esto implica ser activos: leerse programas políticos por tediosos que sean -y exigir que  sean más legibles-, utilizar los mecanismos de representación (votar señores), elegir medios honestos y hacer evaluación continua: interpelar y apoyar,  denunciar y dejar de apoyar dado el caso y sin penas. No nos podemos permitir excusas. Y el que no cumpla, el que entienda el medio como el fin, se va fuera. Tenga el color que tenga, sin excepciones.

Así se ensamblan la democracia representativa y participativa. La primera no sobrevivirá sin la segunda, la segunda no crecerá sin apoyarse en la primera.

El mundo este que está embarazado de aquel otro que esperamos no quiere hacer volar el parlamento enviando un vagón de tren lleno de rosas violet carson y dinamita rodeando un cadáver. A cambio, hay propuestas para rodearlo y mostrar que somos muchos los que estamos ahí, mirando y reclamando que se gobierne para nosotros.

Es una excelente idea. Yo propongo ir más allá aún: ¡Ocupémoslo! Porque se puede, es sencillo: votando para que entren los que quieren la misma sociedad que nosotros, y nos ayuden a construirla.

Pretender situar las opciones políticas con valores de igualdad y justicia social enfrente o como enemigos incluso, de la movilización social que persigue los mismos objetivos es una ingenuidad ya irritante, y demuestra un desconocimiento brutal de los lugares comunes que comparten día a día, trinchera a trinchera.

Os invito a buscar tras las grietas de las instituciones a los buenos, que los hay: son nuestro brazo armado.

---------------------

Ps: Muy recomendable leer sobre esto a Joan Subirats que apuntaló en febrero los posicionamientos de izquierda y derecha de forma brillante:

no se puede eludir la decisión concreta al elegir cómo distribuir costes y beneficios, el aceptar más o menos niveles de desigualdad o el primar intereses individuales o corporativos en vez de tratar de favorecer lo común.

Hay 4 Comentarios

Le decía Aida Colau, de la Plataforma per l'Habitatge (Plataforma por la Vivienda), y dejándolo mudo a Alberto Garzón (diputado por IU) que desde hace 10 años no ha salido nada nuevo desde los partidos políticos (incluso los de derechas, añadiria yo). Los cambios progresistas han salido de movimientos sociales y solo en la medida que políticos y partidos se han dejado caer por las plazas y han decido trabajar un poco han convertido lo que era clamor e informalidad en oficial y legislado.
Lo que nos pide la autora de este texto es que demos otra oportunidad a un sistema que, por supuesto tiene sus funciones, pero lo que no tiene es eficacia, energia, motivación y lo que es peor, legitimidad. ¿Porque leerme un programa electoral espeso que se espera que no se cumpla? Eso sería echar perder mi tiempo a la vez que me roban mi dinero.
No, ya han tenido tiempo para eso. Ahora toca abdicación y cambio o revolución. Estamos hartos.

Bonitas palabras. Pero por desgracia, no son mas que eso pabras. Abogando a mi bune fe y a mi credulidas, y les aseguro que la vida me ha desposeido de la mayor parte,puede que hasta llenas de buena intencion. Pero palabras huecas. He dormido en la calle, he comido de vertederos he fumado colillas, visitado albergues deacogida y recurrido a empresas como caritas que sepermiten ellujo de llamarrse ongs. No me hablen de igualdad que no estoy dehumor para reir. Para cocluir una frase de un jurista llamado Samuelson. "todos los hombres son iguales ante la ley, ahora solo hay que convencer a la ley paraque sea igual ante todos los hombres"

La nueva forma de PERDER PESO. Un método NOVEDOSO!!! Mira como funciona: http://sn.im/24o439v

Excelente post, me ha gustado esta parte:

"Así se ensamblan la democracia representativa y participativa. La primera no sobrevivirá sin la segunda, la segunda no crecerá sin apoyarse en la primera".

No obstante, no consigo ser tan optimista como la autora en esta afirmación:
"votando para que entren los que quieren la misma sociedad que nosotros, y nos ayuden a construirla."

Se vota cada 4 años, para empzar. Para seguir, se da por supuesto que existen partidos y líderes dignos sin ningúna duda ni mácula a quienes votar. No estoy de acuerdo. Para poder votar a alguien digno primero tendrían que cambiar las reglas del juego (aunque es verdad que con el sistema actual, sin subvertirlo, son ellos mismos quienes ostentan el poder de cambiar esas reglas. Y claro, no lo hacen).

Saludos!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal