Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

La desigualdad amenaza al Estado

Por: | 17 de abril de 2013

Pobreza
La crisis ha aumentado al 6,4% el porcentaje de españoles que vive en la extrema pobreza. /CRISTÓBAL MANUEL

Se abre el telón y aparecen un socialista, un clérigo, un sindicalista y un funcionario internacional agitando unos papeles. Se cierra el telón. ¿Cómo se titula la película?: El monstruoso ataque de la desigualdad social. En el espacio de pocas semanas, cuatro informes de instituciones diferentes, que representan a los sectores más diversos de nuestro país, han alertado a la sociedad española sobre la misma cuestión: las diferencias entre ricos y pobres amenazan la recuperación económica, la paz social y la estabilidad de las instituciones democráticas. En el lenguaje de la Dama de Hierro manchega, "la desigualdad es como el nazismo".

Esa es la mala noticia. La buena es que nos hemos puesto de moda. Con la 'americanización' de su modelo de cohesión social, España se sitúa en el centro del debate sobre el marco global del desarrollo tras 2015, que ha identificado la desigualdad como un obstáculo principal al bienestar de las sociedades y las oportunidades de los individuos. Frente al debate de valores absolutos que ha definido la primera versión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (reducir la pobreza extrema o el hambre un tanto por ciento), este enfoque permite establecer hasta qué punto es relevante en el progreso de las naciones el fracaso de las políticas de redistribución (cuánto progresan los ricos con respecto a los pobres en un contexto de crecimiento).

Así que estamos de enhorabuena. Tanto ha retrocedido España en riqueza y en justicia que ahora podemos beneficiarnos de esos debates tan vistosos que antes solo afectaban a los países en desarrollo. Para celebrarlo, les propongo tres reflexiones positivas que me sugiere todo este asunto:

- Hasta ahora hemos sido incapaces de colocar el problema de la inequidad en la agenda política y traducirlo en consecuencias tangibles como la pobreza infantil o la precarización masiva de las familias (alguno recordará el poco memorable debate sobre el Estado de la Nación, entre las omisiones de Rajoy y las improvisaciones de Rubalcaba). Lo que demuestran estos y otros informes es que cada vez existe más información disponible sobre el problema. Los medios de comunicación hablan de ello y la sociedad civil conforma alianzas improbables para hacerles frente. Son buenas noticias que se pueden traducir pronto en resultados (tal vez el Plan de Lucha contra la Pobreza Infantil anunciado esta semana por el Gobierno sea uno de ellos).

- Si compartimos el problema con otros muchos países, seguro que también podemos aprovecharnos de sus soluciones. La reforma del régimen fiscal internacional, sin ir más lejos, debería permitirnos incrementar los ingresos disponibles contra la pobreza (a través de la tasa sobre las transacciones financieras) y comenzar a tapar el sumidero presupuestario en el que se ha convertido la actividad de las empresas españolas en los paraísos fiscales.

- Cabe la posibilidad de que el nuevo marco global del desarrollo establezca objetivos mensurables de reducción de la desigualdad que puedan ser trasladados a nuestro contexto. ¿Podemos pensar, por ejemplo, en establecer diferencias máximas entre el coeficiente de Gini de un país (indicador básico de medición de la desigualdad) y el de la media de los países de su entorno? En el caso de Europa, un mecanismo de este tipo activaría de forma automática la respuesta del conjunto de la Unión, del mismo modo que las instituciones impiden ahora la violación de los compromisos de déficit.

Sigan este asunto con atención, porque ofrece ángulos realmente interesantes. Y el constatar que nuestro entorno ha cambiado de un modo que todavía resulta difícil de comprender no es el menor de ellos.

Hay 6 Comentarios

Pues si ese es uno de los grandes objetivos del PP. La eliminación de la clase media para favorecer el elitismo de las clases altas

Me parece de verguenza que halla personas viviendo así y otras que no saben que hacer con el dinero....despues se dice de la delincuencia que esta asociada a personas de nivel economico bajo pero y los politicos que estan asta las trancas de dinero y nos roban??. Ellos son los que deberían de cambiar esto. Bueno y los banco con miles de casas embargadas vacias?? no se las podrian dejar a estas personas que viven en esas condiciones?? que mal está el país!!

quería decir "fabricar coches"

Yo titularia la película de otra forma "No van a ganarnos"
No podemos acabar con la inmoralidad que surge de la acumulación de riquezas pero si podemos hacer leyes para intentar que les sea más complicado hacerlo. Prohibir favricar coches de alta gama, vender brillantes, tener más de dos casas e incluso limitar o gravar el exceso de m2 construídos, ponerles tales impuestos a los jets privados que no les queden ganas de gastarse 500l de gas oil en ir a tomar un martini al quinto pino, etc... No significaria que los ricos no pudieran tener algo más que los menos afortunados pero no tendrían la posibilidad de corromper todo lo que tocan...
En fin...

Una forma de garantizar que se lucha contra la desigualdad, es impedir que entren ricos en las cámaras de representación y en el Gobierno, o que se vuelvan ricos durante su mandato. Me parece escandaloso que la sociedad española esté administrada por gente forrada de pasta, que se alían entre sí y con las grandes empresas y fortunas. Para defender los intereses de las clases medias y bajas, es necesario que las cámaras y los gobiernos estén formados por ciudadanos procedentes de estas clases. Yo estoy harto de que siempre gobierne gente forrada. Las clases media y baja de España no tienen representación.

ilidad de que el nuevo marco global del desarrollo establezca objetivos mensurables de reducción de la desigualdad que puedan ser trasladados a nuestro contexto. ¿Podemos pens

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal