Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Llévense sus batallitas a otra parte

Por: | 14 de mayo de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Cruces Rosado Texerira (Presidenta de la Coordinadora Extremeña de ONGD), Francesc Mateu i Hosta (Presidente de la Federació Catalana d’ONG) y Mercededes Ruiz-Giménez (Presidenta de la Coordinadora Estatal de ONGD de España). Se trata de un texto cargado de sentido común y los editores de @3500M les agradecemos que hayan pensado en este blog para publicarlo. 

Captura de pantalla 2013-05-13 a la(s) 19.41.26
Un bebé de tres años recibe sumplementos alimenticios en Sudán del Sur (agosto 2012). Foto: © UNHCR/ B. Sokol.  

Hace unos días asistimos a la última batalla dialéctica entre los gobiernos de Cataluña y Extremadura y, esta vez, el arma arrojadiza era el presupuesto de cooperación internacional. Aún estando acostumbrados a espectáculos y declaraciones bochornosas por parte de políticos de poca talla, hay días en los que es necesario decir basta para no ser cómplices de la degradación de nuestro debate público.

Ni obviamos ni queremos obviar que hay posiciones encontradas sobre nuestro modelo territorial. Pero el debate de las balanzas fiscales no se va a resolver reduciendo aún más los presupuestos de la cooperación, ni usándola demagógicamente. Cuando la cooperación es la última prioridad de los partidos en los diferentes gobiernos, usarla para enfrentar a sus comunidades y a sus pueblos es mezquino y, además, no ayuda a entender que el auténtico problema es la arquitectura mundial de la desigualdad. El problema no es la cooperación: el problema es que uno de cada tres euros que ingresa el Estado español se dedica a pagar la deuda, que nos empobrecemos a ritmo vertiginoso y que aumenta exponencialmente la desigualdad: dentro de cada barrio, de cada ciudad, de cada comunidad y de cada país.

La realidad que nosotros conocemos es que tanto el gobierno catalán como el extremeño han recortado considerablemente su presupuesto de cooperación: el primero hasta hacerla prácticamente desaparecer, y el segundo en casi un 50%, sin haber liberado aún los fondos del 2012. La realidad que conocemos es que ni uno ni otro han entendido que la política de cooperación no es subvencionar ONG, sino apoyarse en ellas para, de forma coordinada, buscar la mejor manera de contribuir a la construcción de un mundo más justo y un futuro más sostenible, diseñando políticas públicas coherentes con ese propósito. La realidad que conocemos es que se nos han impuesto unas medidas de austeridad fiscal excesiva, sin admitir que el origen del problema es un modelo económico y financiero descontrolado y especulativo. La realidad es que muchos partidos y políticos, catalanes, extremeños y españoles, han aceptado y co-impuesto estas medidas de austeridad. Y las ONGD conocemos muy bien y de primera mano cuánto sufrimiento innecesario han generado antes en otros países, porque llevamos años denunciando esas mismas políticas cuando afectaban a las poblaciones con las que trabajamos muy lejos de Girona o de Mérida. La verdad es que ahora resultamos francamente incómodas por ese conocimiento, y por el testimonio y la denuncia que aportamos.

Como Coordinadoras de ONGD creemos en la Cooperación Internacional. Con mayúsculas. En la del Estado, la de las Comunidades Autónomas, la de los Ayuntamientos, la de las asociaciones y ONGD, y en la de otras entidades. Las políticas, programas y acciones de cooperación son un indicador de calidad democrática, una muestra necesaria de "inteligencia emocional" de los gobiernos y las sociedades, pero también una demostración de su visión estratégica en un mundo necesariamente interdependiente. Sea cual sea el nivel de la administración, vengan de donde vengan los fondos, que un gestor decida defender ciertos valores y ciertos compromisos para hacer de este mundo un mundo mejor, nos parece necesario, lógico y encomiable. Y que una sociedad lo defienda solo habla a su favor: dice de ella que es una sociedad comprometida, justa y solidaria.

Las coordinadoras de ONGD en nombre de muchas ONG les pedimos que se olviden de la cooperación para atacarse mutuamente, y que se acuerden de ella cuando elaboran sus presupuestos. Su responsabilidad ética va más allá del límite de cada uno de sus territorios y, aunque quieran ignorarlo, su dignidad humana, la nuestra, está íntimamente ligada a la defensa global de esa dignidad humana, valor supremo de la cooperación internacional.

No nos vale esta política partidista de mirada corta. Necesitamos política de veras, porque trabajamos con personas con nombre y apellidos, y conocemos cientos de historias particulares que son injusticias universales. Necesitamos blindar los derechos sociales en Cataluña, en Extremadura y en el resto del Estado. Y asumir que los conflictos por la extracción del coltán en RD Congo para nuestros móviles o en Somalia para defender el pescado de nuestras empresas, son nuestros conflictos, y que las personas muertas de Bangladesh que cosían la ropa que compramos todos, son muertes próximas aunque esten a miles de kilometros. Los retos medioambientales, laborales, educativos y sanitarios son globales y requieren lucidez, estrategia y debates adultos para sociedades adultas e interconectadas.

Hay alternativas. Políticas públicas fuertes que garanticen los derechos básicos y combatan de forma activa la desigualdad de ingresos, de oportunidades o de género; sistemas fiscales más justos; límites a los defraudadores y especuladores. Ahora mismo abogamos por una tasa a las transacciones financieras que se dedique íntegramente a luchar contra la pobreza, en Barcelona, Badajoz, Burkina Faso o Haití. Hay alternativas. Escúchennos, o busquen otras.

Pero no desvirtuen los valores de la cooperación y de los millones de personas que la apoyan con gran esfuerzo. No nos utilicen.

Hay 3 Comentarios

Excelente discurso concuerdo totalmente con el.. debería de ser aplicado por la ONG fuera de casa y con los de casa . Los valores que se promulgan hacia fuera que sean también los pilares que rigen las organizaciones a lo interno.

Excelente carta y excelentes reflexiones. Felicidades por la iniciativa y por la publicación.

estoy de acuerdo, y el problema es que nuestros políticos, sobre todo los del PP, son tan incultos (y catetos y poco viajados y ademas rancios) que siguen viendo la cooperación como algo tipo pobre negrito vamos a darle comida, no van mas allá, bien entendida, la cooperación internacional puede ayudar a cambiar el mundo a mejor, llevo 13 anos trabajando en esto, se de lo que hablo....saludos !!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal