Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Un agujero negro en Ginebra

Por: | 16 de mayo de 2013

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colaborador Alex Prats (@alexpratstweets).

Suiza
¡Oleeerileeejuuu!

Suiza es en la actualidad el principal centro comercial de 'commodities'. Alrededor del 25 por ciento del comercio mundial de materias primas tiene este país como centro neurálgico. Desde allí se controla, por ejemplo, el 60% del comercio de café, o hasta 75 veces la cantidad de petróleo que el país utiliza en un año.

¿Por qué Suiza, un país caro y sin salida al mar, desempeña un rol tan importante en el comercio mundial de materias primas? ¿Tiene este hecho alguna relación con la lucha contra la pobreza? Estas son las preguntas a las que responde un nuevo informe publicado por la ONG Christian Aid.

El comercio de materias primas que se gestiona desde Suiza tiene una particularidad. Se trata en gran parte de negocios gestionados por intermediarios que se dedican a comprar materias primas en un país y llevarlas a otro sin que los productos pasen en realidad por Suiza. Los intermediarios llevan esos productos allí donde creen que pueden obtener mejores precios, a veces modificando las rutas a medio camino si ello les permite aumentar beneficios. He aquí el primer problema: cuando, por ejemplo, Zambia exporta cobre a través de intermediarios basados en Suiza, esas exportaciones se registran en Zambia como exportaciones a Suiza, pero en cambio, en Suiza no se registran como importaciones. La consecuencia es que el gobierno y la población de Zambia no llegan a saber cuál es el destino final de los productos exportados.

Tal como explica el informe publicado, hasta el 90% de las exportaciones procedentes de países en desarrollo desaparecen en el ‘agujero negro de Ginebra’.

Pero, ¿por qué las ventas logradas por intermediarios basados en Suiza se han multiplicado por quince en los últimos diez años? ¿Por qué Suiza ha sido capaz de hacer de este tipo de actividad su principal actividad económica?

Lo que ha atraído a tantas nuevas empresas comercializadoras de materias primas a Suiza es, en gran medida, la falta de transparencia financiera (por ejemplo, pero no sólo, gracias al secreto bancario que ofrece), los bajos impuestos que Suiza impone sobre los beneficios de las empresas, la débil regulación existente y la opacidad que genera para el seguimiento de los flujos comerciales. En otras palabras, no estaríamos escribiendo sobre este tema si Suiza no fuera un paraíso fiscal.

La investigación realizada por Christian Aid analiza los flujos comerciales de materias primas entre países en desarrollo y el resto del mundo entre los años 2007 y 2010, y llega a la conclusión de que los países en desarrollo podrían haber perdido en ese periodo hasta 578.000 millones de euros en el comercio realizado con o a través de Suiza. Esta cifra es superior a la cantidad de ayuda para el desarrollo desembolsada en ese periodo de tiempo. ¿Se imaginan cuántas cosas se podrían haber hecho en los países en vías de desarrollo si ese dinero se hubiera quedado allí, en lugar de viajar de forma ilícita al centro de Europa?

Pero, ¿por qué entonces las empresas que están en países en desarrollo hacen negocios con intermediarios basados en Suiza, si salen perjudicados? Una de las explicaciones más plausibles es que ese comercio se realiza en realidad entre empresas que pertenecen a un mismo grupo. De este modo, una empresa que extrae cobre en Zambia vende el cobre a precios muy bajos a otra empresa de su mismo grupo en Suiza, la cual venderá ese producto al cliente final a precios mucho más altos. Con ello se consigue reducir las ventas y los beneficios de la empresa en Zambia (y así también el pago de impuestos al gobierno de Zambia), y aumentar el volumen de ventas y los beneficios en Suiza, donde la empresa apenas pagará impuestos, podrá guardar su dinero en cuentas sujetas a secreto bancario y se beneficiará de la opacidad existente para esconder sus operaciones ante posibles auditorías o investigaciones.

Prácticamente mil millones de personas se irán a dormir esta noche con el estómago vacío. Cada año mueren 2,3 millones de niñas y niños por culpa de la desnutrición. La ayuda para el desarrollo es importante, y debería aumentar, pero no es la cuestión fundamental para acabar con la pobreza.

Lo fundamental es que los países ricos, como Suiza, dejen de una vez por todas de quedarse con lo que no les corresponde. Basta ya de enriquecerse a costa de los países que disponen de muchos menos medios para combatir abusos e injusticias.

 

Para saber más: El informe Swissploitation? forma parte de otro informe más extenso, escrito también por nuestro colaborador Alex Prats, titulado Who pays the Price? Hunger: the hidden cost of tax injustice. Este informe contiene, además, el resultado de otra investigación realizada sobre más de 1.500 multinacionales que operan en India donde se revela que aquellas que tienen conexiones con paraísos fiscales pagaron en el año 2010 un 30% menos de impuestos que el resto. Por último, aquí puedes leer la entrada escrita por Alex Prats y publicada ayer por el Huffington Post en Reino Unido.

Hay 40 Comentarios

Habría deseado leer un trabajo más serio y riguroso, en lugar de tener la sensación de que el autor se ha aprovechado para colarnos "cualquier cosa" con un título que despierta el interés de muchos ciudadanos. Ni siquiera me explica nada de lo que sostiene, como, p.ej., lo de que una empresa que extrae cobre en Zambia y lo vende a otra de su mismo grupo en Suiza, que a su vez lo pondrá en el mercado con una plusvalia mayor, ¿y si la fiscalidad en Zambia fuera más onerosa?... un trabajo muy precario y un flaco favor a esos países a quienes queremos ayudar.

Mar, ponte en contacto con la Audiencia Nacional para que corrijan el auto del caso Falciani. Viven en la más absoluta ignorancia.
http://politica.elpais.com/politica/2013/05/08/actualidad/1368011173_885224.html
http://ep00.epimg.net/descargables/2013/05/08/6e2fc5ddc97ee0584cd9092dafbd7960.pdf

Florecilla y Hendrikse estáis desaprovechados. Id a la ONU y plantead esta idea definitiva para acabar con la pobreza en el mundo: todos los países seremos Suiza.

Alucinada me quedo yo con la ignorancia. Llevo 8 años trabajando en Suiza en el sector bancario. En Compliance concretamente, así que conozco el tema de la tan cacareada corrupción de primera mano. Actualmente en este país, en un banco suizo es imposible amparar dinero proviniente del narcotráfico, de políticos corruptos, o de otro origen sospechoso, la legislación es muy estricta a este respecto, y a diferencia de otros países, se cumple de veras. Otra cosa es que el cliente mienta o dé pruebas falsas que a veces sean imposibles de verificar. En España los narcotraficantes gallegos tenían cuentas en bancos españolas y nadie critica eso...qué hipocresía, no?. Por otra parte, sería largo hablar de las ventajas fiscales suizas, pero no son tan simples como las descritas. Yo me levanto cada mañana a las 5.30, desarrollo mi trabajo suizo con absoluta rigurosidad y pago impuestos bastante altos. A cambio recibo ciudades limpias, si señor, y seguras, y mis hijos buena educación, y garantías de futuro. Ya está bien de inventar que esto es jauja, por favor.

Es muy simple, la pobreza para los pobres; y la riqueza xa los suizos.

Es increíble que esto se permita en Europa....

Suiza, es el perista del mundo. Trata con chorizos por la puerta de atrás, mientras vive en un barrio acomodado.

A Florecilla y Nendrikse. Me alucina que pongais a Suiza como ejemplo. En Suiza esconden su dinero las personas que evaden impuestos en nuestro pais; en suiza esconden su dinero los criminales que trafican con droga; en Suiza enconden su dinero los politicos corruptos que roban a su gente... De verdad es eso para vostros un modelo de pais? El problema principal de Suiza no sonb los bajos impuestos, sino su opacidad financiera, que ofrece escondite a todos los que violan leyes en otros paises...

Que le vendan el cobre mas caro. La verdad que Suiza es una buena mafia pero no por cosas como esta.

Por mucho que se empeñen en convertir la economía en un galimatías donde el infinito es posible, al final siempre volvemos a la aritmética tradicional: Si hay diez pollos para diez personas y uno se como ocho, los otros ocho se tienen que repartir dos. Por supuesto, el hecho de que se tolere que uno se coma ocho propicia que los dos pollos restantes no se repartan y algunos acaben sin pollo. Obviamente, al que se ha comido ocho le importa un pito el que no se ha comido ninguno y a los que han comido algo, lo mismo, porque creen firmemente que en el mundo no hay pollo para todos. Eso mientras te venden que los pollos son infinitos y que todos podemos nadar en un océano de pollos si nos esforzamos lo suficiente.

Curiosamente al final ni los que invierten su dinero en esas cuentas saben bien dónde va a parar ese dinero o no pueden sacarlo tan fácilmente. Son los especuladores financieros los que se zampan el pastel realmente y los que hacen a la economía ir a la deriva tantas veces con sus erróneas decisiones? No deberíamos pedir cuentas a los banqueros suizos más que a los evasores fiscales?

Iba a comentar, pero creo que después del comentario de Florecilla Silvestre no hace falta decir mas. Solo aplaudir.
En vez de criticar a un país como Suiza deberíais copiarlo, y no quedaros con la misma payasada de "Es que son un paraíso fiscal".

Florecilla creo que no te enteraste bien... bajos impuestos para dinero que sabe dios de donde viene... Suiza es un paraiso para los ladrones... gente que roba en otros paises y se lleva su fortuna al pais civilizado... con esas reglas cualquiera gana...siempre y cuando queden personas a las que robar (dato importante en la ecuación Suiza)

O sea, que Suiza es un país de bajos impuestos, seguridad jurídica, pacífico y avanzado en que es fácil y ventajoso montar empresas. Quizás la solución sea que otros países dejen de ser corruptos y de poner impuestos confiscatorios. Quizás la solución a este problema es que Zambia se parezca mas a Suiza y no Suiza a Zambia.

¿Cómo? ¿Ellos, tan asépticos, tan soberbios y engreídos, y que no admiten inmigrantes que les vayan a ensuciar sus calles? Pero eso si, explotar a los más pobres para enriquecerse ellos, si es lícito. Bueno al fin y al cabo no hay nada nuevo bajo el sol. Su riqueza siempre vino, de acoger el dinero que todos los sátrapas del mundo expoliaban a los habitantes de sus respectivos países.

¿De vuelta al mono? Sobre "desaceleraciones aceleradas" y otras cosa http://yestheycan.blogspot.com/2013/05/eufemismos.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal