Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

La ayuda humanitaria en Siria, más necesaria que nunca

Por: | 06 de junio de 2013

Por Ivan M. García (@ivanmgarcia77)

Imagen_3500
Una mujer sobre los escombros de su casa en el barrio de Jabal Badro. Copy: Pablo Tosco

El agua brota de una de las tuberías que han quedado descubiertas al caer parte del edificio. Junto a ella, un boquete se abre en el muro y revela unos azulejos rectangulares, celestes y con motivos blancos, y un espejo torcido, todavía por caer, sobre un lavamanos que ya no está. La estancia contigua, también a la vista, es la de un sobrio dormitorio. Asomadas desde ésta, una mujer y una niña miran atentas y en silencio los escombros de los edificios destruidos por el misil tierra-tierra lanzado un par de días antes por las tropas leales al régimen de Bashar al-Assad sobre el barrio de Jabal Badro, en Alepo (Siria). A los pies del inmueble los cascotes se agolpan en varios montículos de donde brotan, como recuerdos hechos jirones, hierros retorcidos y oxidados, cortinas desgarradas, cestas de plástico, relleno de cojines y esquinas polvorientas de colchones enterrados.  

Abu Mahmod es uno de los muchos hombres y mujeres que caminan sonámbulos sobre los escombros, con la mirada fija en los enseres que van apareciendo de entre las piedras, tratando de recuperar alguna de sus antiguas pertenencias. Supera la cincuentena. Viste una camisola verde oliva y luce una impoluta kufiya roja y blanca. Su aspecto, enmarcado en tan desolador cuadro, resulta solemne. "Después de la explosión fue terrible. No sabíamos cómo sacar a los muertos ni a los heridos de debajo de las ruinas. Incluso ahora deben quedar cadáveres por recuperar. Decenas. Todos civiles. Pero no sabemos cuántos", masculla entre dientes y visiblemente alterado. "No entiendo nada. Podemos aguantar los disparos de los soldados, los tanques; pero esto... Esto es imposible.", clama.

La escena sucedió hace unos meses; pero lamentablemente su vigencia no ha caducado. “Podemos aguantar los disparos de los soldados, los tanques; pero esto... Esto es imposible”, decía Mahmod. Y “esto” son los ataques deliberados e indiscriminados contra civiles, tal y como ha descrito Human Right Watch (HRW), por parte del régimen de Bashar Al Assad, que constituyen graves violaciones del Derecho Internacional Humanitario y suponen crímenes de guerra.

El conflicto dura ya más de dos años, se ha cobrado cerca de 100.000 víctimas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, y ha provocado que cerca de 1.600.000 personas huya de sus hogares para vivir en condiciones precarias en los campos de desplazados o de refugiados en los países vecinos.

Hace unos días, una comisión investigadora de Naciones Unidas aseguraba en un informe que ambas partes de la contienda han cometido violaciones de los Derechos Humanos y que existen indicios de que tanto unos como otros han empleado armas químicas en sus operaciones. A renglón seguido, el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, aseguró que Francia no tiene dudas acerca del uso de gas sarín por el régimen de Al Assad, según confirman numerosas pruebas de laboratorio de muestras tomadas en Siria. Declaración que se sumaba al excelente reportaje publicado recientemente de los corresponsales de Le Monde en la zona, Jean-Philippe Rémy y Laurent Van der Stockt, narrando el ataque con armas químicas a un batallón rebelde.

El conflicto lejos de su enquistamiento -aunque por ahora no se perfile una victoria militar de un bando u otro- tiende sin remedio a su internacionalización debido, en parte, al polvorín donde se halla ubicado. Un polvorín en el que la presencia de milicias chiíes libanesas de Hezbolá se ha hecho más patente que nunca en las batallas de Qusair, donde el flujo de armas para los rebeldes viene sufragado en su mayoría por Catar y Arabia Saudí y en el que Rusia sigue cerrando acuerdos de venta de armas al ejército de Al Assad (el mísil que cayó en Jabal Badro era un Scud de fabricación soviética) bajo el punto de mira de un siempre dispuesto a la batallaisrael.

A pesar de todo, tanto la Comunidad Internacional como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas permanecen en una actitud infame de  brazos cruzados e impasible ante el veto de China y Rusia a una intervención en Siria. Con cerca de 8,5 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria en este país, el Consejo de Seguridad de la ONU debería mejorar el acceso humanitario, utilizando su influencia para instar al Gobierno de Siria y los grupos de la oposición a que faciliten la entrada de ayuda humanitaria para la población civil y faciliten el trabajo de las ONG que se encuentran dentro del territorio sirio como Médicos Sin Fronteras (MSF) o el Servicio Jesuita a Refugiados (SRJ), entre otras. Esto significaría permitir el tránsito entre las líneas de fuego y las fronteras de los países vecinos como Jordania, Líbano y Turquía donde están presentes Save the children u Oxfam.  

El informe "Sobrepasados por la necesidad" de esta última organización afirma que meses después de que Naciones Unidas publicara el llamamiento de ayuda internacional de 1.500 millones de dólares para Siria, sólo se ha recibido un 52% de esta cantidad, en gran parte proveniente de los países del Golfo. Mañana, las agencias humanitarias de Naciones Unidas lanzará un nuevo llamamiento a los donantes. En este sentido, deberíamos exigir a nuestros gobiernos que su actitud fuera mucho mejor que la del Consejo de Seguridad de la ONU y movieran ficha para al menos mejorar la vida de los civiles atrapados por el conflicto. 

 

Nota:

Mañana viernes, 7 de junio, Naciones Unidas lanzará un nuevo llamamiento a los donantes para recaudar fondos en base a un informe independiente sobre las necesidades humanitarias en Siria. La Comunidad Internacional, y entre ella el Gobierno español, debe seguir respondiendo hasta llegar los 1500 millones de dólares necesarios. Sumando tu voz al llamamiento de varias ONG’s en www.thunderclap.it/projects/2306 puedes hacer que esto ocurra. También puedes dirigirte directamente al Ministerio de Asuntos Exteriores español a través de su cuenta en Twitter @MAECgob.

Hay 1 Comentarios

La crisis, a punto de cumplir seis años... ¿Conocíamos en aquel entonces a los Krugman, Stiglitz, Gay de Liébana, Niño-Becerra, Ajram, Abadía o Soros? Entra en Vergüenza de país: http://yestheycan.blogspot.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal