Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Los españoles somos muy solidarios, pero poco comprometidos

Por: | 31 de julio de 2013

Esta entrada  de Lucila Rodriguez-Alarcon (@lularoal) fue publicada el 16 de abril de 2013.

Ropalimpia
Página Web de la campaña Ropa Limpia

Estamos viviendo cambios sociales bruscos, mareas humanas que emergen como sunamis y desaparecen con la misma contundencia que nacieron. #15m, #tomaeelcongreso y últimamente #escraches sí o no. Estos movimientos espontáneos son un claro indicador de que gran parte de la sociedad está cansada de vivir en este sistema inaceptable y quiere hacer algo para cambiarlo. Esta certeza surge con más fuerza en España cuando la injusticia cobra una forma concreta. Los españoles somos muy solidarios pero poco comprometidos. Un ejemplo flagrante, varios millones de personas brindarán su apoyo económico a las ONGs que estén ayudando a los damnificados de una catástrofe, como Haití, pero apenas un millón se comprometerá con esas mismas organizaciones a largo plazo para asegurar que esa ayuda se consolida y el proceso de reconstrucción se acaba.

En este escenario surgen nuevas opciones que pretenden ayudarnos a los ciudadanos a exteriorizar esa convicción de que tenemos que hacer algo para cambiar este sistema y de que nuestro esfuerzo cobrará un sentido. Está por ejemplo el activismo digital, un activismo cómodo, bien llamado de “sofá”, pero que por lo menos sirve para visibilizar los problemas y presionar a los causantes de los mismos, y así, de un modo modesto, ayuda a evitar la impunidad y molesta. También están los ya mencionados movimientos ciudadanos más activos. Los escraches de PAH son la última moda hecha a la medida de los más temperamentales que buscan el cuerpo a cuerpo, con un formato que permite sentirse muy útil aunque se reúna a poca gente.

Estas nuevas opciones conviven con otras que llevan mucho más tiempo y que por ello parece que pasan más desapercibidas pero que son tremendamente efectivas también. Opciones de activismo político que muchas ONGs a través de las cuales se están cambiando últimamente muchas cosas -sin ir más lejos solo hay que ver el tratado de armas aprobado recientemente. Aquí una puede hacerse socia y dejarles hacer o hacerse voluntaria y participar en la actividad. También está nuestro querido comercio justo y elconsumo responsable que es una forma de castigar a los que producen de formas irresponsables e insolidarias y valorizar el esfuerzo de los que producen de un modo justo.

Por analizar un ejemplo concreto tomemos el caso de Zara que hace un par de semanas volvía a ocupar espacio en los medios por la denuncia interpuesta por una ONG Argentinaque acusa a la multinacional textil de utilizar talleres clandestinos donde se aplican prácticas que rozan la esclavitud. La multinacional ha respondido tajantemente a las acusaciones, negándolas por supuesto. Sin embargo, sean o no ciertas, estas acusaciones vuelven a poner de manifiesto que estamos inmersos en un modelo económico y social absolutamente injusto. Ante esta situación tenemos varias opciones, podemos entrar en la página de la web de la campaña Ropa Limpia, informarnos y apoyar sus peticiones y sus esfuerzos, también podemos ir a las tiendas de Intermon Oxfam y comprar algo de la nueva colección de moda de comercio justo Veraluna, otra opción es buscar otras colecciones de ropa diseñada y producida en España, como por ejemploDivina Providencia, y apoyar de este modo nuestra economía local y, finalmente, podemoshacer un escrache en la puerta de las tiendas, como han hecho en Buenos Aires hace un par de días.

En resumen, sin ser este un análisis exhaustivo, podemos afirmar que existen opciones de activismo diario a la medida de todas las capacidades. La pregunta es que estamos esperando para practicar alguno de ellos de forma contundente y sistemática. En España somos más de 47 millones de personas, a una acción por personas les aseguro que podríamos cambiar el mundo entero. Dejemos de ser solidarios y pasemos a ser comprometidos de una vez, el momento es ahora, más que nunca. 

Hay 4 Comentarios

Yo diría que, somos oidores olvidadizos. En mi área de trabajo, la evangelización en las calles, veo este mismo comportamiento. Las gentes escucha lo que les transmitimos, les parece muy bien, pero cuando les animamos a que tomen un compromiso, hacen para atrás, y en algunos pocos que se atreven a dar un paso, la mayoría a la semana siguiente no quiere que le vulevas a recordar el tema, tampoco quiere que le visites o si le llamas por teléfono te contesta que no le interesa nada el asunto. Vemos que también muchos dan sus datos de contacto, pero luego se niegan a aceptar que tuvo algún interes.

ver este enlace para saber quienes necesitan ayuda y de quienes es mejor ni pedirla, ni mucho menos recibirla

http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/12/la-perversion-de-la-rescates.html

Estoy deacuerdo en cierto modo. Ya se que después de mi comentario me van a decir de todo pero...Yo que vivo en Alemania creo que los alemanes nos ganan en esto con creces. Aquí son muy solidarios y con sus acciones y sus persistencia cambian las cosas. Debemos alemanizarnos un poquito!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal