Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Petróleo envenenado

Por: | 12 de julio de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Miquel Carrillo, del Grupo de Ingeniería Sin Fronteras de Tarragona.

Captura de pantalla 2013-07-10 a la(s) 19.55.05
Incendió de un tren cargado con petróleo en la localidad canadiense de Lac-Mégantic, 6 de julio de 2013. Foto: STRINGER/CANADA (REUTERS). 

Probablemente hayan visto por televisión el horripilante incendio de un tren que transportaba petróleo en Canadá. Y seguro que recuerdan el episodio del Prestige, el Exxon Valdez en Alaska y tantas otras catástrofes vinculadas al transporte de nuestra energía. Es uno de los riesgos inherentes a un sistema energético centralizado, en el que a veces ni siquiera nos tomamos la molestia de transformar en energía la materia prima, o utilizarla allí donde se consigue, sino que nos dedicamos a pasearla, en bruto, de un sitio a otro, en tren, barco o tubería.

Ecuador apenas tiene un par de refinerías para procesar su crudo. El grueso de la producción se exporta, para luego importar el combustible y el resto de derivados del petróleo. Paradójicamente, en Orellana y Sucumbíos, las provincias más productoras, el desabastecimiento de gasolina y diesel es habitual.

El pasado 31 de mayo se produjo en Sucumbíos la ruptura de aproximadamente 140 metros del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), debido a un deslizamiento de tierra producido por las lluvias. Según fuentes oficiales, se calcula que esta ruptura ha supuesto el vertido de más de 10.000 barriles de petróleo, provocando efectos directos sobre las aguas y sedimentos del sistema hídrico regional.

El SOTE es el oleoducto de transporte de crudo, cuya explotación y administración son gestionadas por la Empresa Pública Petróleos del Ecuador. Paralelamente a este, también existe el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), el cual es explotado por empresas extractivas de capital privado y que tuvo un desastre de dimensiones similares en 2009. Tanto el SOTE como el OCP sirven de enlace entre la Amazonía y la zona del Pacífico de Ecuador, sorteando los Andes, una zona de alta sismicidad. Mucha gente se preguntó de qué servía evaluar el riesgo ambiental de la construcción del OCP, por ejemplo, si iba a pasar a los pies del volcán Tronador. Pero ya saben que el petróleo tiene la virtud de transmutarse en inofensiva 'plastelina' cuando interesa.

Los más de 80.000 habitantes de la ciudad de El Coca han bebido durante una semana de camiones cisterna, que traían agua de otros puntos de la provincia. Peor suerte han corrido las comunidades indígenas de la ribera de los ríos Coca y Napo, los cuales, además del agua, han perdido su fuente natural de provisión de alimentos, por no hablar de las afectaciones socioculturales y sanitarias a medio plazo que comporta este derrame.

En total son más de 100.000 las personas afectadas en la Amazonía ecuatoriana, aunque hay indicios de que los efectos de la contaminación han llegado a Perú a través del río Napo, y se especula que puedan alcanzar Brasil a través del Amazonas.

El suceso pone claramente de manifiesto las carencias existentes en los sistemas de transporte del crudo ecuatoriano, la considerable necesidad de mejoras y, sobre todo, la necesaria implicación de un Estado erigido sobre los principios de la sostenibilidad y el “Buen Vivir” (Sumak Kawsay), recogidos en su flamante Constitución. Un compromiso urgente, visto los continuos estragos que sufre la Amazonía por la extracción petrolera, muy a pesar de que es aquí donde la Naturaleza (Pacha Mama) ha sido considerada sujeto de derechos por primera vez en el mundo.

Pero, no se engañen, no es una cuestión de países pobres y ricos, de mejor o peor tecnología, de protocolos de seguridad más o menos avanzados. Es un problema sistémico y, por tanto, lleno de episodios recurrentes como este, el de Canadá, el de Alaska o el de Galicia. Este derrame y todos son consecuencia de una demanda energética mundial creciente, que nos lleva a aceptar como inevitables tantos daños colaterales. Debiéramos plantearnos, por ejemplo, si nuestra necesidad energética justifica poner en peligro santuarios como la Reserva del Yasuní, en la selva ecuatoriana, intacta desde el Terciario, para simplemente generar en total el equivalente al consumo energético mundial de once días.

O conseguimos funcionar con menos energía y producirla de manera descentralizada, o no habrá Constitución que salve nuestra civilización.

Hay 4 Comentarios

Es la adiccion de USA al petroleo, lea por que existe de donde viene????
ernesto-consultoria.blogspot.com/2013/05/la-plutocracia-en-america.html

De donde viene el imperio USA ????
http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2013/07/12-de-octubre-de-1492-hoy.html

Cría cuervos y te sacaran los OjOs

Es volcán Reventador, no Tronador.

Amaño de partidos en España, 6 ejemplos de partidos corruptos. Tebas, dirigente de la Liga de Fútbol Profesional pone orden.
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/07/amano-de-partidos-en-espana-6-ejemplos.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal