Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Le preocupa el 'fracking'?: No lo mencione en el colegio

Por: | 12 de agosto de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Natalia Quiroga (@natiquiro).

Stop_fracking
No  hace falta ser madre o padre, abuela o tío para saber que no hay nada menos eficaz que decirle “no digas eso” a un niño. Todas hemos sido niñas y todas –por no decir la mayoría- caímos en ese incipiente placer de hablar de lo que no podíamos hablar, de nombrar a quien no debíamos nombrar, de contar algo cuando [tal vez] mejor hubiéramos estado calladas.

Pero además está aquello de la libertad de expresión del niño y de la niña, artículos 13 y 14 de la Convención de los Derechos del niño. Con todo, no todos lo tienen claro. Leo en The Guardian que una empresa líder en extracción de gas y petróleo en Pensilvania ha obligado a dos hermanos, de 7 y 10 años, a no pronunciar para el resto de su vida, entre otras, la palabra fracking (o fracturación hidraúlica), una técnica de extracción de gas y petróleo que supone un gran peligro ambiental y de la que la empresa es practicante habitual.

Chris y Stephanie Hallowich –los padres de los niños- decidieron un día que era imposible seguir cultivando su huerta, situada en Mount Pleasant, Pensilvania. Sus verduras rozaban con una zona de alta actividad de la empresa extractora y los pozos de gas empezaban a ser demasiado peligrosos para su salud y para la de sus hijos. Demandaron a la empresa y finalmente llegaron a un acuerdo por el que la familia recibiría  de la compañia una compensación económica. El acuerdo incluía una orden de mordaza por la cual los Hallowich no podían hablar sobre la actividad del fracking, una cláusula bastante frecuente -al parecer- en los acuerdos entre empresas extractoras de gas y petróleo y los residentes de esta zona de Estados Unidos. La orden era aplicable también para los hijos de la familia, es decir, que una niña de 7 años y un niño de 10 tenían prohibido hablar con sus amigos [en el patio del colegio, en la cola del comedor, en los columpios del parque] sobre el motivo que les había obligado a mudarse de casa o sobre esos pozos tan raros que supuestamente estaban contaminando las verduras de su huerta. Absurdo, sí, pero también intolerable. Dos años después del acuerdo, y gracias a la publicación de las notas del juicio por parte de un periódico de la zona  y la denuncia de numerosos activistas, la empresa parece retractarse de la extensión del silenciamiento a los niños.

Pero, ¿qué hubiera ocurrido si el periódico no hubieran logrado hacer públicas las notas del juicio? ¿Hubieran tenido que taparse la boca los niños cada vez que se le viniese a la cabeza la palabra fracking? Y más allá de lo absurdo e intolerable de tratar de silenciar a unos niños, ¿cómo se puede permitir que las empresas extractoras estén tratando de silenciar a la población sobre sus propias prácticas extractivas? Si imponen este tipo de cláusulas de silenciamiento, ¿no será porque son concientes de que la práctica del fracking es perjudicial para la población?

NO al fracking

La técnica del fracking ha sido ampliamente denunciada por la sociedad civil y por organizaciones como Greenpeace que en un informe destacaba algunos de los numerosos efectos perjudiciales que se podrían derivar de la misma: contaminación de las aguas subterráneas y atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero (metano), terremotos (sismicidad inducida), contaminación acústica y ambiental. El documental “Gasland” nominado a los Óscar en 2011 (y del que ya hay segunda parte) muestra el daño –ambiental y humano- que el fracking está causando en los 34 estados norteamericanos donde se practica.

 

A pesar de las campañas de denuncia, la poderosa industria extractiva en EEUU disfruta de la impunidad que concede la falta de legislación al respecto. A pesar de que la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE UU (EPA, en sus siglas en inglés) ha expuesto en diferentes informes la existencia de componentes tóxicos en acuíferos de determinadas zonas de Pensilvania como resultado del fracking en la zona, las compañías tienen derecho a no informar sobre los productos químicos que emplean en su actividad. Una impunidad que les ofrece luz verde a la hora de imponer cláusulas de silenciamiento en sus acuerdos.

Esta es la primera vez que la industria del fracking ha tratado de silenciar a unos niños pero es apenas uno más de sus intentos de silenciar a la población. Una sociedad sin acceso a la información -una sociedad silenciada- es una sociedad desprotegida, especialmente cuando esa información afecta directamente a la salud de las personas y del entorno en el que [les guste o no] vivimos todos. 

Los niños lo saben. La experiencia demuestra que, en la mayoría de los casos, siempre es mejor no quedarse callados. 

Hay 6 Comentarios

Perdonen por no creer todo lo que los ambientalistas gritan. Su propia exageración los hace poco confiables, pues con sonoras declaraciones suplen la falta de evidencias cientificas serias. Greenpace en su campaña contra los alimentos trasgénicos incurrio en falsedades y aseveraciones sin sustento. Estoy conciente de que las teorías de conspiración siempre tienen oidos atentos. Y lo mas atractivo de las conspíraciones es que no se necesitan pruebas.

Es interesante comprobar cómo todavía hay gente que intenta ponerle puertas al campo. El agua se escapa por las rendijas. Internet es globel. Basta que intentes prohibir algo para que al día siguiente haya miles de referencias en Internet sobre el tema. Ahora no sólo hablan del fracking los niños, lo hacen miles de personas por la red.

El fracking es sólo la punta del iceberg. Los intereses de las grandes empresas son tan grandes y éstas tan poderosas que no hay manera de pararlas por la vía legal.
¿Habéis visto el documental "Inside Job"? Es un documental densísimo sobre la crisis económica pero, también, un repaso a la economía estadounidense de las últimas tres décadas. Y es una verdadera película de terror.
En él se nos explica como, a pesar de que cambian los partidos en el poder y los rostros de los presidentes, en realidad el país está siempre gobernado por los mismos. A veces quienes representan a esos poderes en la sombra (aunque fáciles de ver) son las mismas personas a lo largo de los años y años.
El caso de Obama, por ejemplo, es otra tontería en la misma línea. Da igual que sea demócrata y que sea negro. En EEUU llevan gobernando los mismos desde los años setenta.
El fracking, por tanto, no puede ser evitado con denuncias en los periódicos ni con batallas en los juzgados. Eso sólo son victorias pírricas. La única forma de combatir a la grandes empresas es por vías que, a día de hoy, son ilegales y rechazadas por la sociedad.
Pero tened clara una cosa: mientras sigáis usando esa filosofía de "nosotros no hacemos esas cosas, somos gente civilizada y no combatiremos con medidas extremas", tendréis todas las de perder. Las grandes empresas, que no son más que mafias autorizadas, no se pararán ante nada mientras las armas sigan siendo las denuncias. O se da el paso y se ataca por otras vías, o esto no lo solucionamos nunca.

Rescato un par de frases de una entrevista a Antonio Turiel (científico titular del CSIC) muy interesante que habla del origen,el peak oil, de muchas catástrofes medioambientales que vivimos y todo hace indicar que viviremos. El fracking, una de ellas.
“Como no queremos oír hablar de modificar el sistema económico buscamos fuentes de energía milagrosas, pero en el fondo tampoco podrían sostener un ritmo infinito en un planeta finito. Acabaríamos chocando nuevamente contra algún límite. Y no nos detenemos a pensar que quizás el error de base es el propio sistema.”
“Yo no creo que el problema venga de la ciudadanía. La verdadera resistencia es que los poderes económicos creen que tienen mucho que perder -aunque tienen más que perder aún si no se hace el cambio- y se oponen con mucha fuerza a cualquier idea que implique unos límites. Y los políticos están tan influidos por los grandes lobbies de poderes económicos que no tienen margen de maniobra y terminan actuando al dictado.”
Entrevista completa: http://www.eldiario.es/catalunya/fracking-burbuja-inmobiliaria-solo-tiempo_0_152235357.html

Bueno, en realidad el fracking lo que hace es seguir manteniendo el mismo modelo energético de quema de hidrocarburos, de ahí el interés desmesurado de las empresas: es compatible con la tecnología actual. Un dato a favor es que es una fuente energética deslocalizada por todo el mundo. En contra, evidente, el enorme impacto medioambiental.
Lo de EEUU tiene además un punto especialmente sangrante. En varios estados la propiedad del suelo y la del subsuelo pueden tener propietarios diferentes!! Esto hace que una empresa tenga derecho a plantarse en tu parcela a hacer su prospección de gas (previo pago de un alquiler)!!

Poner paneles solares en las casas es demasiado fácil y aburrido: es mucho más interesante envenenarlo todo a ver qué pasa. Yes, we can ... blow it all and send the whole planet to hell!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal