Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Un Papa para los 'indignados'?

Por: | 31 de agosto de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Mar Martínez (@marmartinez).

15M
¿Totus tuus? Foto: juarkord/Wikimedia Commons.

Siempre acabamos llegando a donde nos esperan, sentenció Saramago en una de sus últimas novelas con una rotundidad apabullante. La ciudad de Río de Janeiro se había preparado durante meses para recibir a miles de peregrinos con motivo de la visita del Papa Francisco, y aún así las previsiones fueron desbordadas por la realidad. En varios momentos coincidieron en las calles tres millones de fieles más una multitud de cariocas indignados, generando un clima de perpetua marejada humana.

Los movimientos ciudadanos no son totalmente asimilables a los religiosos, aunque comparten con estos dos aspectos esenciales: una motivación emocional y la necesidad de liderazgo. En cuanto a la motivación de las protestas civiles en Brasil, la explicación es sencilla. El origen fue el incremento de las tarifas metropolitanas de autobús por un importe equivalente a unos 7 céntimos de euro. Tal medida, a priori insignificante, agravó el descontento generalizado de la clase media brasileña, cuyo poder adquisitivo está muy por debajo de la capacidad de compra de las familias en países económicamente más avanzados. En particular fueron los jóvenes conocidos como bobos, (término que nace de la contracción de los adjetivos burgueses y bohemios) quienes al principio tomaron la iniciativa para reivindicar mejoras educativas y sanitarias frente al excesivo gasto público en infraestructuras deportivas. En el trasfondo de las manifestaciones se halla también la necesidad de pulir unas instituciones aún ancladas en el siglo XIX.

En alguna ocasión he recordado el título de las más célebre obra de Ortega y Gasset: La Rebelión de las Masas. Aunque el filósofo se inspiró en la Europa de entreguerras y adopta un tono irreverente, refleja bien lo que sucede cuando acceden al poder político y económico quienes dirigen sólo para sí mismos, imponen sus opiniones y aniquilan todo lo que es diferente, individual, o minoritario. Unas ocho décadas más tarde, tras el 15-M, la Primavera Árabe y este despertar brasileño, cabe preguntarse si esa mentalidad del hombre-masa que tanto las democracias como las dictaduras catapultaron al gobierno de nuestros destinos, y que alimentó a todo tipo de empresarios y líderes religiosos, está ahora transmutando, dando lugar a cambios  endógenos en el sistema, o si por el contrario la masa dirigente se ha topado con la contramasa gobernada en esta etapa de ultramodernismo en la que han de primar cambios radicales y exógenos. No en vano, ha surgido una mayoría de personas informadas y capaces dispuesta a actuar como centinela del poder y a exigir una gestión responsable de los recursos públicos. Ahora que el hombre común (varón o mujer) empieza a padecer un ligero retroceso en su calidad de vida, ahora que el ensueño de un progreso constante e ininterrumpido se desdibuja, hemos dejado de ser, por suerte, personas autosatisfechas; aunque no exentas de caer en el más puro instinto gregario y manipulable.

Los brasileños o los ciudadanos de cualquier otro lugar no pueden conformarse con esperar una transformación voluntaria de quienes ostentan el poder de forma inveterada, pues únicamente de manera puntual se verán cumplidas sus expectativas. Por ejemplo, la presidenta Rousseff atajó rápidamente las primeras protestas sociales a través de un discurso en el que se comprometió a luchar contra la corrupción nacional endémica. Sin embargo, recientemente se ha hecho pública la condonación de deudas millonarias a países africanos gobernados por dictadores sin escrúpulos con el único propósito de fortalecer las relaciones comerciales con los mismos. Por el contrario, salvando las distancias, y al hilo del cumplimiento excepcional de las expectativas, el primer Papa jesuita ha conseguido erigirse en un verdadero líder natural con el que muchos se identifican, comulguen o no con el mismo sentimiento religioso. Francisco instó a los ciudadanos a abandonar el conformismo e implicarse en los asuntos públicos y, lo que resulta más encomiable, defendió la verdadera integración de los pobres. En un país donde las diferencias sociales siguen siendo muy marcadas este discurso cobra una gran relevancia. No olvidemos que algunos en las manifestaciones han aprovechado para atacar el programa Bolsa Familia, creado por el Gobierno Lula para otorgar pequeños subsidios a los más pobres. No olvidemos tampoco que la participación en las protestas de los moradores de las favelas ha sido limitada y por separado.

El futuro demanda responsabilidad social por parte de gobernantes y empresarios para sus conciudadanos, que se eleven realmente las voces de los más pobres, y el esfuerzo de una ciudadanía que, como contramasa, ha de dejar de ser acomodaticia. Brasil está a tiempo de remediar la deriva a la que se ha visto abocada España,  y para ello ha de rescatar a quienes viven al margen. 

Hay 5 Comentarios

Muito bom ver a situação pelo seu ângulo. Durante muito tempo o povo brasileiro foi muito conformista (e infelizmente ainda é em muitos aspectos).
Dificilmente veremos algumas mudanças enquanto continuarmos pensando que está tudo bem o "rouba, mas faz" de muitos políticos. Os protestos e manifestações recentes mostram um renovado interesse pela política e pelo futuro do Brasil. Nos resta agora lutar por um novo amanhã.

Gracias por dedicar unos minutos a leer esto y por vuestros esmerados comentarios.

Creo que el título correcto es ... ¿Una patata para los indignados? La patata (o la papa que es lo mismo) es un buen alimento pero no resuelve los otros aspectos de la existencia cotidiana como tomar leche, comer pan, etc., ni tampoco como pagar el alquiler, la luz, el gas, el agua, el transporte, etc . Hasta el presente la patata ha sido sustituida por la patada, la única forma de mantener a los pobres en la indigencia.

La sociedad moderna actual de la mayoría de naciones del planeta entiende perfectamente, que para hacer de mecánicos hay que mancharse las manos.
Es cosa inevitable.
Pero insistir en lo negativo de forma empecinada e innecesaria, no se comprende a estas alturas de la civilización.
No se entiende el coqueteo permanente con el delito puro y simple de alto nivel, que revierte en daño siempre para la gente normal de la calle.
Que por otra parte son los sostenedores del estado pagando los impuestos directos y los indirectos, cada día y desde que se levantan.
Desde los delitos medio ambientales, hasta los delitos sociales más elementales.
Estos fallos estrepitosos de entender el progreso social bordeando la justicia elemental no se comprende.
Cuando se tienen a disposición todos los avances técnicos nunca antes conseguidos.
Solo nos hace falta ver levantar en nuestra sociedad, cual emperador romano, un circo de gladiadores en el que meter a las fieras y lanzarles las víctimas indefensas para divertimento del personal.
Sin que nadie se inmute, por miedo a ser visto como discrepante y ser convertido en víctima.
Y peor aun en alimento de las fieras del circo.
Una sociedad atenazada por una carrera contra reloj, que en lugar de expandirse hacia a fuera, se retuerce sobre si misma y se engulle poco a poco.
Devorando los fundamentos de la cordura y del sentido común, que premia la vida de las gentes desde el trabajo digno, y honrado.
Y no desde la insolvencia.

Interesante, aunque difícil de cumplir mientras el mundo sea tan bobo que se deja llevar por estas cosas: http://xurl.es/89iqt

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal