Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Niñas esposas, niñas esclavas

Por: | 11 de octubre de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Anna Lucas, coordinadora de la iniciativa de salud materno-infantil del Instituto de Salud Global de Barcelona (@ISGlobalorg). Esta entrada se publica conjuntamente con el blog de ISGlobal, que les recomendamos.

Captura de pantalla 2013-10-10 a la(s) 22.00.42

Segunda edición del Día Internacional de la Niña. Un grupo que en las regiones en desarrollo sufre la desigualdad de género, la pobreza y la falta de derechos propia de los niños. Y a las que hemos abandonado a su suerte. El exponente más evidente de ello es el matrimonio infantil (contraído antes de cumplir los 18 años y mayoritariamente forzado), una práctica que determina fatalmente la trayectoria vital de millones de niñas. Supone una violación de sus derechos humanos, las aparta de la educación y pone en grave riesgo su salud. Propicia que sean víctimas de la violencia sexual y psicológica en el hogar, porque no tienen información ni capacidad para negociar prácticas sexuales seguras. Las expone a embarazos de riesgo, no deseados, a infecciones de transmisión sexual y a enfermedades mentales, con mucha más frecuencia que las que permanecen solteras.

¿Qué nos dicen los datos disponibles? Las niñas-esposas se concentran sobre todo en el Sur de Asia, donde casi la mitad de las jóvenes están casadas antes de alcanzar su décimo octavo cumpleaños, y en África subsahariana, donde son más de un tercio de las jóvenes. 70 millones de niñas. Un 12% del total antes de los 15 años. Y, una vez más, la inequidad como explicación de los matrimonios precoces: la situación económica (hasta el 54% en las más pobres), la falta de educación (63% de las niñas sin educación primaria frente al 20% de las que han completado la  secundaria) y vivir en el medio rural (44%).

No es casualidad que los mismos países que ocupan los primeros puestos en el penoso ranking de matrimonios infantiles tengan también las tasas de mortalidad materna más altas (Níger, ¡con un 75% de matrimonios!,  tiene la tasa más alta, y le siguen países como Chad, Malawi, Mozambique o Bangladesh). Las complicaciones del embarazo y el parto son las principales causas de muerte de las niñas entre las edades de 15 y 19 en estos países. En África, donde se concentran gran parte de las mortalidad materna global, la cuarta parte de los fallecimientos se produce entre adolescentes.

Ni siquiera en este momento de perenne valoración y evaluación de los Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) se resalta suficientemente el estrecho vínculo entre la situación de las niñas y el no cumplimiento del ODM5 (mejora de la salud materna), y de otros como el ODM4 (reducción de la mortalidad infantil): los hijos de las niñas-madres tienen hasta un 60% más probabilidades de morir durante el primer año de vida. O los ODM2 (educación primaria universal) y ODM3 (igualdad y empoderamiento).

¿Cómo avanzar? Hay nuevos actores e iniciativas globales en marcha como Girls, Not Brides. El grupo de alto nivel de Naciones Unidas designado por Ban Ki-moon para asesorar en el marco post-2015 ha pedido que el matrimonio infantil sea uno de los cuatro indicadores clave para medir el progreso hacia el empoderamiento de niñas y mujeres. Pero los cambios sociales deben producirse desde abajo. La mayoría de países han modificado sus legislaciones elevando la edad legal para contraer matrimonio pero apenas se ha avanzado durante la última década. Hay que involucrar a líderes comunitarios y religiosos locales, padres y docentes para cambiar percepciones y conductas, como los sesgos contra la educación de las niñas que se dan ya a edades muy tempranas. Y ofrecer opciones que disminuyan la probabilidad de que la necesidad económica les empuje a casar a las niñas.

A falta de voluntad política de los países, los recursos deberían canalizarse hacia los que conocen mejor que nadie las barreras existentes para defender los derechos de niñas, como las ONG locales que trabajan en el terreno combatiendo estas prácticas. Por el momento, su poca reconocida labor parece la única opción para acelerar la erradicación de esta costumbre terrible que es causa y consecuencia de subdesarrollo.

Hay 5 Comentarios

Pagina del diario "Noticias" de Maputo, de hace unos 30 años:
" DeclaraÇâo dos direitos da crianÇa MoÇambicana", el articulo noveno dice asi:
"Nono - Tens o direito de nâo seres submetida às prácticas dos ritos de iniciaÇâo, a os casamentos prematuros, ao lobolo"
El "lobolo" es semejante a la antigua la dote española. Una cantidad en metalico o en animales que el padre del novio a de pagar al padre de la novia para que acepte el casamiento.

Que pasen estas cosas aun en el Siglo XXI es una puñetera vergüenza.

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Lo siento, pero me parece muy desacertado el logos/cartel que se está usando. Razón, pues que mientras que a la niña la han dado, por su vestimenta, un aire de musulmana/asiática, al hombre le han dado un aire de occidental. Teniendo en cuenta los datos de este artículo, el cual valoro muy positivamente por la información que ofrece y por ser un reclamo muy necesario para concienciarnos de este grabe problema, resulta que, por medio del logo/cartel, ante los musulmanes y los asiáticos, nosotros (los que vestimos como occidentales) quedamos como los que están llevando a cabo esos matrimonios y somos los culpables de que a las niñas se las este llevando a ese tipo de esclavitud mencionada en el artículo. Me parece absura y desacertada la imagen que no transmiten. No me parece que hay coherencia.

En Granada se va a celebrar lo del día internacional de la niña iluminando la Alhambra de rosa. Con qué facilidad les aflora el machismo en cuanto se descuidan lo más mínimo.

Nadie les pregunta su opinión, a la hora de decidir si quieren o no están de acuerdo.
Porque tampoco cuenta.
La persona rebajada a materia de compra o cambio, como una propiedad sin derecho alguno.
Y sin voz.
Por supuesto también sin voto.
Pero a una escala tremenda de negación denigrante, como la ablación o la mutilación.
En nombre de todos los miedos y tabús ancestrales, arcaicos e inhumanos.
Para empezar a enderezar el camino, que también es el nuestro, se debería llevar la cultura decente, y eliminar el hambre aportando diseño, de una sociedad enquistada en el atraso explotado.
Para provecho de la flor y nata de las primeras sociedades.
Porque sin un presente de todos y de todas decente, llevaremos pinchadas las ruedas de nuestro mundo.
Donde vamos todos embarcados.
Sucias las manos.
Y nublada la mente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal