Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Pero... ¿Realmente se pasa hambre en España?

Por: | 09 de octubre de 2013

Esta entrada ha sido escrita por Jessica Romero (@atemporal), responsable de comunicación y contenidos de Ayuda en Acción.

  CARITAS--644x362
Foto: Comedor Social

"Pero...¿Realmente se pasa hambre en España?", me preguntaban el otro día en una reunión. Por desgracia las cifras que manejamos las organizaciones sociales, el Instituto Nacional de Estadística y otros organismos tienen rostro, nombre y apellidos. Son hombres y mujeres con hijos. Son personas mayores. Dependientes.

Esta pregunta, llena de curiosidad por saber la realidad social del país, hace que podamos plantearnos qué es lo que identificamos con hambre, con pobreza. Los constantes recortes sociales a los que estamos sometidos en España han provocado que más de 2,2 millones de niños y niñas estén por debajo del umbral de la pobreza, según Unicef; uno de cada cuatro menores de 16 años, según el INE en 2012. Quizá eso nos valga en parte como respuesta.

  

Los profesores con los que llevamos años trabajando en programas de sensibilización y educación en valores son capaces de contarnos una a una las historias de las familias más vulnerables de sus centros escolares. Niños y niñas que se ven afectados por no tener una alimentación sana y equilibrada, que bajan su rendimiento escolar, que sufren anemias y falta de concentración, que se vuelven más irascibles. Consecuencias básicas de una crisis que golpea a más de 714.000 hogares que tienen a los adultos sin trabajo.

Queremos que nuestros hijos crezcan en una sociedad justa, en la que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades de acceso a la alimentación, a la educación, a la salud... pero también a vivir en igualdad de condiciones, disfrutar de ocio, de las actividades extraescolares, de una excursión... La salud de un país no solo se mide con tener o no cubiertas las necesidades básicas sino garantizando el desarrollo personal e intelectual de la infancia, invirtiendo desde ya en los niños y niñas. Porque contar con ciudadanos activos, corresponsables y solidarios será lo que nos permita conseguir un mundo más justo.

Para la organización que trabajo la infancia y la educación siempre han sido cuestiones transversales para conseguir el desarrollo comunitario en otros países.  Ahora, ante la actual situación de crisis – en un mundo global con problemas globales donde no sabemos dónde colocar ya el norte y el sur - y siendo coherentes, hacemos un ejercicio de corresponsabilidad y ampliamos la mirada hacia los colegios y los barrios en España donde se están tejiendo redes de solidaridad informal para hacerle frente a las consecuencias de esta crisis.

Con el objetivo a medio plazo de impulsar y apoyar a los colegios como nodos vecinales; sin embargo ahora aspiramos a conseguir que la respuesta a si en España se pasa hambre sea un rotundo no. Para ello unimos fuerzas con los equipos de personas que están en contacto con esta realidad diariamente, profesores, trabajadores sociales, padres y madres... para conseguir, a través de becas de comedor y material escolar, así como en actividades extraescolares, que todos los niños y niñas en nuestro país crezcan con las mismas oportunidades.

Hay 10 Comentarios

Otro acto de responsabilidad nacional:
Cuando un grupo hace una huelga o se manifiesta, está haciendo uso de sus derechos para reclamar aquello que cree que es justo y que se le niega. ¿Es necesario, con ellas, destrozar el mobiliario público? ¿Es necesario manifestarse tantas veces como para hundir a los comerciantes, pequeñas empresas, etc de la amplias zonas?¿Es necesario agredir y generar el miedo? ¿Es necesario hundir a la propia empresa hasta el cierre? Porque de esto sí que no se habla; no se habla porque los sindicatos se sienten, incomprensiblemente, agredidos, cuando tendrían que ser los primeros en pensar en ello y evitar barbaridades, destrucción de empleo y destrucción del dinero público. Pues bien, si se sumaran los miles de millones de euros que ha habido de pérdidas en dos años por huelgas y manifestaciones (por reiterar lo que ya han manifestado hasta la saciedad algunos grupos,) nos llevaríamos las manos a la cabeza; porque un día, hace algunos meses, miré lo que se precisaba para crear empleo en la CAM, y era inferior a las pérdidas que había habido por huelgas, manifestaciones y daños. ¿Tiene esto alguna lógica? La respuesta no puede seguir siendo "que se lo quiten a los ricos" Es un trágica realidad que hay diferencias, pero eso no nos exime a cada uno, en su propia conciencia, de hacer lo que es justo y solidario. Siempre habrá ricos ¿nos cruzamos de brazos? y ¿Qué sabemos lo que aporta cada uno, aunque sea rico, y a quién? Hay gente mucho más pobre que podía decir lo mismo de las clases medias. Que puede decir lo mismo, vaya, pues para ellos somos infinitamente ricos. ni qué decir del Tercer Mundo. Dejemos de echar la culpa al de arriba y de una vez miremos nuestra responsabilidad en este mundo, en general y, en estos terribles momentos, en España, en particular. Basta ya, digo yo, pero basta ya de generar pérdidas gratuitamente, dirigidas en muchas ocasiones por quienes lejos de trabajar por los españoles,entienden que la democracia consiste únicamente en derrocar al que está en el poder a costa de lo que sea desde el fariseísmo. No todo es válido y no se puede seguir apoyando este sistema de destrucción sin alternativas válidas que no sólo no ayuda a los más desfavorecidos, sino que contribuye a hundirlos más en la miseria. No es cuestión de ideología, es cuestión de personas; y es cuestión de objetividad, al margen de la ideología o del pensamiento que cada uno tenga. Es cuestión de poner en la balanza el interés propio y el general; es cuestión de hacer un alto y sentarse a recapacitar. Y es cuestión de valores: Principalmente en este momento, la solidaridad y, si es posible, la caridad, que lejos de ser un concepto peyorativo, no es sin no el resultado de añadir el amor a lo que uno hace por los demás. ¿Un tabú? Mientras el amor sea un tabú, estaremos donde estamos.
Encarna Martínez Oliveras

Según los estudios económicos que se hicieron al final de la etapa de Don J.L. Rodríguez Zapatero, España (los españoles) saldríamos de esta crisis un 40% empobrecidos. Excepto, lógicamente, los muy ricos, que no se verían afectados y, algunos emergentes que serían ricos. Pero la media del español medio ( valga la redundancia) sería ésa: 40%. Estoy de acuerdo con el artículo. Pero hay que mirar una cosa: los recortes son el fruto del empobrecimiento del país, por crisis y por mala gestión de la misma. De donde no hay, no se puede sacar. Sólo estas personas en pobreza o riesgo de exclusisón, son las que pueden reclamar; el resto de la sociedad debería hacer un esfuerzo por comprender que ya nunca será como antes, y que cuanto más pidan para otras cosas menos habrá para los demás. ¿Es tan complicado? Un 40% de pérdida nacional, de pobreza general. Si se entendiera esto, la lucha sería más solidaria y eficaz.
La mayoría de los comedores sociales son de Cáritas, por cierto, junto con las parroquias, y lejos de agradecerles la labor, se intenta destruir la Iglesia ¿Estamos locos? ¿Qué sería de las personas que acuden a diario allí? Esta es nuestra España, la que se ha de cambiar.
Un saludo,
Encarna Martínez

Este tema es muy complejo, ya que muchas personas dicen que si aguantan hambre y otros no.

Hay muchas asociaciones de reparto de alimentos, no me lo creo.

Hay que procrear menos con un 60 % de jovenes en paro , condonesssss ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ , coito anal ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Prioridad ineludible.

Yo personalmente, casos de hambre no conozco. Pero en cambio sí conozco a mucha gente de mi entorno que pasa apuros, bastantes familias en las que hay varios hijos en el paro y que subsisten de una pensión escasa y con algún aotro trabajo eventual que apenas llega para pagar facturas obligadas de luz y agua y para poner lo más elemental a la mesa: legumbres, pastas , leche,huevos, algo de fruta y verdura y de vez en cuando carne de pollo o cerdo y pescado barato. Las amas de casa, las madres, somos capaces de hacer con pocos recursos bastantes milagros.Yo creo que si España no está ( aún) en llamas es gracias a la solidaridad de la red familiar . Y claro, si ocurre que todos los miembros de una familia están en la misma situación de ausencia de cualquier tipo de ingresos el caso puede llegar a ser catastrófico.Yo, ya digo , casos de hambre no conozco, pero casos de necesidad tengo cerca demasiados. Por desgracia hay mucha gente, gente normal , personas de esas que te cruzas por la calle y que si no conoces ni te imaginas que esté viviendo algo así, que vive con muy poco dinero y con mucha dignidad.

Ocurre que hay personas sin sueldo ni subsidio, y con familia a su cargo.
Y también ocurre, que personas mayores solas, que incluso tuvieron un buen pasar en otro tiempo, hoy no pueden hacer frente al gasto fijo que tienen, como la vivienda y la comida.
Cargados de años y sintiéndose estorbos en su propio país, después de haberlo dado todo.
Y los niños, algunos niños, otro tanto.
Un reparto equitativo de lo que nos queda, después de burbuja, es lo mínimo que se pide.
Pero con honra como país.
Esa medida drástica de cortar de un día para otro, de las ayudas públicas a los más necesitados comporta estas situaciones de sufrir en silencio y en el olvido de nuestras propias instituciones.
Y las familias sacadas de casa a empujones, ahora que no antes, cuando se les daban las hipotecas a porrillo.
Sin mirar, como en la tómbola.
Que vemos como se priman de forma millonaria a cargos y a despropósitos estrepitosos de la banca, que se han de rescatar, para que sigan en sus puestos.
Sin que nadie diga ni pio.
Mientras que a quienes no les llega para lo básico, se quedan en ayunas y olvidados.
No interesan ahora, que se aguanten, o que se hubieran espabilado antes.
Medidas drásticas generales si, pero no injusticias ni justos por pecadores.
El rescate ha de ser para todos con la misma justicia y rasero que nos brinda la constitución.
Y si no ha de ser así, hay que ser honestos y actuar de cara sin fingimientos, que se diga la verdad.
Administrar es difícil y a veces impopular, por eso está la buena administración, pero no el látigo.
Que para ese viaje no se necesitan alforjas, ni gastos inútiles en marimorenas, ni tertulias ni pachangas.

Es evidente que ha habido un empobrecimiento de la población en general y eso hace que algunos de clase media pasen a clase baja y los de clase baja cada vez estén peor. Es la consecuencia de una crisis y de estar la derecha en el poder. Sin embargo, también hay mucha gente que vive muy bien. Salgan ustedes cualquier fin de semana y está todo lleno en todos sitios hasta el punto que a veces me pregunto ¿dónde está la crisis?: http://xurl.es/9ik46

Cuando hablamos de hambre casi sin querer acude a nuestra mente imágenes de Etiopía o Somalia. Sin embargo, la forma de comprobar si en España se pasa hambre es mirando a muchos niños o familias, se ve en el perfil empobrecido, en la forma de comportarse, porque pierden el dinamismo que da estar bien alimentado, en el rictus de la cara, porque no se ve la luz de optimismo en la mirada. Esto me recuerda a la época de la dictadura, cuando se observaba a un grupo de persona y se veía la contrariedad silenciosa en sus miradas.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal