Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Un Papa contra la pobreza

Por: | 13 de marzo de 2014

Esta entrada ha sido escrita por Daniel Izuzquiza, jesuita, director del Centro de Reflexión Alberto Hurtado de Madrid. Hoy se cumple un año desde la llegada de Franciso al papado.

Foto: El País/Ettore Ferrari (EFE).

Si nos preguntamos qué puede hacer el papa Francisco en la lucha contra la pobreza, quizá recordemos la pregunta escéptica que Josef Stalin solía formular, para despreciar el poder de la Iglesia en el mundo: ¿cuántas divisiones tiene el Papa? Pero es posible que también recordemos la intensa iniciativa diplomática vaticana y la exitosa jornada de oración por la paz en Siria, en septiembre de 2013, que jugó un papel no despreciable a la hora de frenar el ataque militar estadounidense contra el régimen de Bashar Al-Assad.

Así pues, ¿se trata de puros gestos, mera retórica, simple poder espiritual o simbólico… o realmente cabe esperar un efecto real en la vida real de tantas personas que sufren la injusticia? En mi opinión, hay varias acciones que el papa Francisco está haciendo y puede hacer para impulsar la lucha contra la pobreza en el mundo.

En primer lugar, visibilizar las víctimas de la injusticia, gritar ante el sufrimiento, no rehuir el dolor y su incomodidad, llorar junto a quienes lloran. Puede parecer un enfoque demasiado sensible o emotivo, pero se trata de un primer paso imprescindible, más aún en un mundo que tiende a ocultar el dolor, a “naturalizar” la injusticia y a anestesiar el sufrimiento. En este año, el papa Francisco ha situado a las personas empobrecidas en el centro de la escena global: recordemos su primer viaje fuera de Roma, a la isla de Lampedusa, con su grito desgarrador “¡Vergüenza!” ante el drama de las personas migrantes en situación irregular. Pero, entre otros ejemplos, también hay que recordar su visita el día de Jueves Santo al centro de menores infractores, a la favela Varguinha en Rio de Janeiro o el encuentro con el mundo obrero en Cagliari.

En segundo lugar, el papa Francisco ha denunciado con claridad y contundencia la situación de injusticia estructural en que vivimos. Por ejemplo, en su documento programático, la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, critica la economía de la exclusión y la inequidad, se enfrenta a las teorías neoliberales del “derrame”, combate la globalización de la indiferencia, reivindica la centralidad de la persona humana frente a la idolatría del dinero, subraya que la inequidad es una forma de violencia y apuesta por una política que, anclada en la ética, sea capaz de embridar a la economía del capitalismo global. Una economía que mata, denuncia con dureza el papa que, por tanto, reclama soluciones estructurales.

Un tercer rasgo es vivir con coherencia. La credibilidad del papa Francisco no viene sólo de la claridad de su mensaje, del carisma y cercanía personal, o de la nitidez de sus múltiples gestos de auténtica com-pasión ante los sufrientes y las víctimas de la injusticia. Además de todo eso, el mundo ha percibido su sencillez y ha valorado su estilo de vida sobrio. Ejemplos como el uso de sus viejos zapatos negros, el abandono del Palacio Vaticano o del papa móvil blindado, son otras tantas señales de que la lucha contra la pobreza y a favor de las personas excluidas exige también (al menos desde la óptica cristiana) un estilo de vida basado en la sobriedad compartida y solidaria.

Finalmente, la propia elección del nombre de Francisco, como modelo e inspiración, sitúa en el centro de su pontificado la preocupación por los pobres, el anhelo de paz, la armonía con toda la creación y la renovación evangélica de la Iglesia. No sólo ha dicho el papa, “¡cuánto deseo una Iglesia pobre y para los pobres!”, sino que al mismo tiempo ha dado pasos efectivos en esa dirección, mejorando la gestión y la transparencia de las finanzas vaticanas, e impulsando que estén cada vez más al servicio de los pobres y excluidos.

En definitiva, este primer año del pontificado de Francisco como obispo de Roma hacen ver la verdad de las palabras de Jeffrey Sachs, asesor especial del secretario general de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, quien afirma que la Iglesia católica “ofrece un camino único y crucial hacia una ética global del desarrollo sostenible”.

 

Hay 7 Comentarios

Otro punto de vista en EL PAIS tambien http://sociedad.elpais.com/.../act.../1394742428_726677.html

No deverian ser todos los catolicos contra la pobresa? Jesus era contra los ricos e difnificava la pobresa,
tantas contradiciones dios mio lol

Como me gostaria pasar de palavras a los hechos de todos los jesuítas, sacerdotes y seguidores. Bien por Francisco, mas los otros de su rebaño cogen la lana de sus ovejas y no reparten casi nada , de hecho,. Veo com tristeza que los jesuítas forman uma multinacional de la enseñanza , la mismo los salesianos, maristas, seculares, etc. Los colégios y universidades católicas son las más caras y las que enseñan las ideologias del poder .

Se agradece difusión: Vídeo-convocatoria acto público #28M “Una respuesta colectiva a la represión”: http://soslibertades.wordpress.com/2014/03/11/video-convocatoria-acto-publico-28m-una-respuesta-colectiva-a-la-represion/

Lo más importante lo tiene resuelto, lo que es el guión que cualquiera necesita para sacar adelante un objetivo.
La Iglesia Católica lo tiene escrito desde hace ya más de dos mil años.
Y sabido de memoria.
Lo que hemos visto que viene pasando desde hace ya mucho tiempo, es que a fuerza de repetir el guión, se olvida lo fundamental, que es vivirlo.
Salvo en algunas excepciones, que son ejemplo seguir, buena parte de la jerarquía se ha burocratizado asentada en una oficialidad que cumple con el oficio.
Pero con pinzas.
Sin mancharse los dedos, ni las manos.
Y como en política, la gente creyente que forma el cuerpo principal de La Iglesia Católica echa en falta esa comunión verdadera entre el credo, la jerarquía y las personas normales de la calle.
Sin tanta administración, sin tanta parafernalia, sin tanto boato, porque las necesidades de la gente no permiten tanto elemento de distracción.
Y entretenimiento.
Cuando el guión es bastante claro.
Desde hace ya más de dos mil años.


Veremos a ver si este papa consigue que la iglesia participe en la recuperación de este mundo tan injusto. Mientras tanto os dejo con "El sastre del Vaticano", un cuento intrigante.
http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2014/01/38-el-sastre-del-vaticano.html#cuento37

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal