Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Contra la desigualdad y la pobreza por decreto

Por: | 16 de octubre de 2014

 Entrada escrita por la Alianza Española contra la Pobreza

Pobrezacero

La pobreza y la desigualdad han llegado a nuestras casas. En realidad, siempre estuvieron en nuestras calles. Cuando éramos la octava potencia mundial, 2 de cada 10 personas vivían en la pobreza y la exclusión. Sin embargo, la crisis –o mejor dicho, la estafa- que estamos viviendo, ha incrementado escandalosamente esas cifras. La pobreza se ha instalado en nuestros hogares con la complicidad de gobiernos que le han abierto puertas y allanado el camino.

España ostenta el vergonzoso segundo puesto en desigualdad en Europa, después de Letonia. El 27% de la población, más de 12 millones de personas, viven en situación de pobreza y exclusión. A pesar de convivir con esta realidad a diario, las generalizaciones sobre la pobreza y las personas pobres se han difundido cual mantra para justificar situaciones injustificables e incluso respaldar políticas públicas de dudosa moralidad. Así ha sucedido al hablar de las situaciones de pobreza extrema en ciertos países y sucede ahora al hablar del nuestro. Las razones políticas o económicas se desdibujan gracias al peso del argumentario individualista basado en la meritocracia que sostiene el sistema neoliberal: “algo (no) habrán hecho”.

Los árboles que nos vende la narrativa dominante no nos dejan ver el bosque. En el mundo, 1.400 millones de personas sufren pobreza extrema y casi 1.000 millones sufren hambre y no tienen acceso al agua potable y otros servicios básicos como la salud y la educación. El último Informe de Desarrollo Humano del PNUD denuncia el indecente aumento de la desigualdad en un mundo en el que las 85 personas más acaudaladas del planeta acaparan la misma riqueza que las 3.500 millones más pobres ¡la mitad de los habitantes de todo el globo! ¿De verdad alguien cree que estas cifras son fruto del fatalismo y la mala suerte de sociedades enteras?

La pobreza y la desigualdad hunden sus raíces en la estructura de un sistema profundamente injusto que se fortalece gracias a políticas antisociales -nacionales e internacionales- orientadas a beneficiar a unos pocos y desfavorecer a la inmensa mayoría. Políticas que, muy a menudo, se nos imponen a base de decreto.  

Es imperativo poner freno a las políticas locales, estatales y globales, que polarizan la sociedad e incrementan el sufrimiento de las personas. Urgen cambios radicales en dos frentes. En primer lugar, hay que priorizar –y eso significa dotar de presupuesto y no solo de discursos- políticas sociales que protejan el bienestar de toda la ciudadanía: dependencia, educación, sanidad, igualdad, cooperación, servicios sociales y políticas de promoción del trabajo digno. Y, en segundo lugar, urge la ejecución de políticas fiscales que recauden y redistribuyan de manera justa.

Según datos de expertos en la Hacienda Pública, el Estado español pierde 90.000 millones de euros al año debido al fraude fiscal, realizado en un 72% por grandes empresas y fortunas. El informe de la Relatora sobre Pobreza Extrema y  Derechos Humanos de Naciones Unidas, Magdalena Sepúlveda Carmona, es muy claro en este sentido. Un gobierno que no destina el máximo de los recursos disponibles para garantizar los derechos económicos, sociales y culturales puede caer en una violación de derechos humanos.

Por tanto, los gobiernos que dicen estar comprometidos con la lucha contra la pobreza y la desigualdad social tienen responsabilidades ineludibles para garantizar un sistema fiscal justo, equitativo y progresivo; la ejecución de políticas firmes de lucha contra la elusión y evasión fiscal; el fin de los paraísos fiscales y la implantación del impuesto a las transacciones financieras.

Desde la Alianza Española contra la Pobreza promovemos la creación de un Panel Internacional para la erradicación de la pobreza y la desigualdad, al modo del que ya existe sobre Cambio Climático, que vigile el verdadero compromiso de los Estados sobre este tema. 

Pero además hay que movilizarse. Las calles vuelven a llenarse estos días en todo el mundo coincidiendo con el Día Mundial por la Erradicación de la Pobreza. La ciudadanía mundialexige acabar con un sistema que permite el enriquecimiento ilimitado de una minoría a costa del empobrecimiento de millones de personas. En Madrid la manifestación se celebrará el día 17, a las 18h. e irá desde Cibeles a Sol. En ella exigiremos acabar con una riqueza que empobrece. Los derechos de millones de personas están en juego y también el futuro de nuestro planeta.

Hay 1 Comentarios

Mirando hacia atrás en el tiempo vemos los intentos por escapar del yugo de la explotación social en beneficio de unos grupos privilegiados.
La sociedad intentando quitarse la pobreza en revueltas de todos los calibres, en las sociedades de todas partes a lo largo de la historia.
Incluso guerras disfrazadas con ideologías se han dado por mantener la supremacía de unas élites sobre el resto de la sociedad.
Como única forma de gobernarse, achacando miedos a lo desconocido, o miedo a la anarquía.
Se daba la pobreza como una parte asumida en la sociedad para equilibrar la balanza.
Se confesaba que era mejor lo malo conocido, que ceder terreno a la gestión popular y meterse en camisas de once varas, perdiendo el control del poder.
Con la revolución francesa se dio un avance social muy importante en defensa de la igualdad, haciendo gala de un concepto desconocido, basado en la igualdad social, la justicia y el respeto a las personas y las ideas.
Rompiendo el concepto medieval de ostentar el poder por la voluntad divina.
Se implanta la igualdad de oportunidades y ante la ley de todas las personas.
Hoy se está recorriendo aun esa senda de defensa de la igualdad ante la justicia para impedir que las grandes corporaciones basadas en su superioridad y fortaleza abusen de las capas sociales de base.
Desde el control de todos los bienes y materias de gran consumo tutelando el crecimiento.
Fomentando la imposibilidad de crecer y desarrollarse a la gente humilde en general desde el freno de los mercados y los precios al consumo.
Se dan de hecho bolsas de pobreza e incultura inmensas.
Estamos en otra etapa de defensa de los derechos sociales, desde la oportunidad de las nuevas tecnologías que aportan inmediatez.
Aunque existan censuras, ahora todo va mucho más rápido, superando el límite que imponen las generaciones de las personas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal