Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Una mentira repetida mil veces se convierte en realidad

Por: | 24 de octubre de 2014

Esta entrada ha sido escrita por Ekaitz Cancela (@ecanrog), redactor de porCausa.

Screen Shot 2014-10-23 at 9.35.25 PMInmigrantes encaramados a la valla junto al campo de golf de Melilla. Foto:José Palazón.

Entrada. Intento de entrada. Intento de entrada en la valla. Intento de entrada en la valla de Melilla. (asalto que dicen algunos). Cientos de migrantes llegan a Melilla. Varios cientos. Miles…

Hemos escuchado tantas veces esas frases, las hemos leído tanto que casi nos hemos acostumbrado. Nos hemos hecho a la idea, casi sin quererlo, de que es lo normal. Han normalizado la situación hasta tal punto que incluso a ojos del bien intencionado ciudadano los inmigrantes parezcan un enemigo a batir. Una guerra, permítanme usar la metáfora cuando la desigualdad entre ambas partes es tal, entre asaltantes y defensores del estado del bienestar. Entre blancos y negros. Han creado alarma en la ya alarmada opinión pública.

Desde que hace unos meses murieran 15 inmigrantes en la playa del Tarajal en un intento de acceder a España, la estrategia ha sido esa: permitir a periodistas y activistas documentar la situación. Mostrar una realidad en nuestra frontera para ocuparse después de sesgarla y manipularla para criminalizar al inmigrante. Qué más da si genera odio y este desemboca en violencia. Qué más da si es mentira mientras acepten como legitimas unas medidas  de rechazo que no sólo son ilegales, sino que atentan contra los derechos humanos.

Pero de repente aparece una foto que rompe con la estrategia. El autor, Jose Palazón de Prodein publica una foto en eldiario.es que da la vuelta al país -nuestro país, que dicen- Es un meme que, como diría Delia Rodríguez, se convierte en viral. Que compite con el resto de ideas y que gana por un momento la atención del desinformando ciudadano. Que rompe, al fin, con la idea que tratan de vendernos de dos mundos distintos. Del bien y el mal.

Por un momento, todos parecen personas en el mismo bando. Algo tan natural y corriente como jugar al golf al aire libre contrasta con una escapada desesperada del hambre que les empuja, y la miseria que les atrapa. Esa actitud que toma el que huye porque no tiene nada que perder, que ya lo ha perdido todo.

El problema, y vuelvo a citar a la autora de Memecracia, es que la foto no conecta con un sistema de creencias que ya exista en nuestro cerebro para que entre así con alfombra roja en nuestras mentes; es una foto totalmente contradictoria con la realidad que tratan de vendernos y la tarea de despertarnos del letargo se convierte en una hazaña casi utópica. La competencia es tal como la propia propaganda gubernamental.

De fondo, la política sobre inmigración. Detrás de todo ese ruido sobre violentos asaltantes no hay nada. Ni un compromiso, ni una solución que pretenda acabar con el problema que subyace. Solo parches, que únicamente sirven para seguir  tapando  nuestros ojos de una realidad cada vez más vergonzosa. Una en la que bajo el nombre entrañable de ‘Mos maiorum’ nos esconden operaciones masivas de la UE para expulsar a inmigrantes, que tapan a su vez las realidades paralelas que se vive en esas opacas cárceles sin derechos que llaman CIE.

Y, más al fondo aún, tanto que ya es casi imperceptible para la opinión pública (a pesar de los intentos de tantos), el Gobierno quiere legalizar las devoluciones ilegales en la Ley de Seguridad Ciudadana. Aunque Bruselas diga que España "no aplica" la norma europea de expulsión de inmigrantes en Ceuta y Melilla, aunque el coronel jefe de la Guardia Civil de Melilla esté imputado por posible prevaricación por ordenar las devoluciones 'en caliente' a sabiendas de que son ilegales. Da igual, mientras la desinformación cuaje.

Es solo una foto, dirán. Pero rompe con la normalización a la que nos tienen acostumbrados y acaba, por fin, con la dichosa ley de que una mentira dicha mil veces se convierte en realidad.

Hay 5 Comentarios

En España seguimos en la herencia del franquismo y nos llevan engañando toda la vida. El que controla los medios de comunicación enboba a las masas. El ejemplo más claro lo tenemos en el fútbol. Siempre nos han vendido al Madrid como el mejor, cuando en realidad sólo es el más tramposo y ladrón http://goo.gl/NCF6CI

Desde la responsabilidad de sentirnos todos personas moralmente iguales, independientemente del color de piel que se tenga.
Hay que ser responsables y honestos a la hora de tratar un problema de tanta envergadura como es la emigración masiva de tanta gente, que busca su futuro en países desarrollados, con la esperanza de lograr situarse en la vida de forma rápida.
Huyendo de la miseria en sus países de origen, y eso hay que enfocarlo desde la legalidad y no desde la miseria, ni el abandono en la calle, ni de la caridad ni de la pena.
Porque no hay suficiente dinero público disponible para dar solución a todo el mundo que está dispuesto a escapar de sus países.
Y porque hay que dar un cauce legal y justo.
Desde los conceptos de igualdad para todo el mundo desde los derechos humanos, que establecen la dignidad de las personas.
Pero sin llamarnos a utopías ni a fantasear con deseos idealizados ni con engaños.
Ni a caer en la trampa de quienes se lucran directamente a costa de las carencias de las gentes desesperadas en bastantes países.
Dispuestos a salir, ya sean asiáticos, o africanos.
En España tenemos experiencia vivida en primera persona antes y ahora, para entender lo que significa irnos a otros países a buscar trabajo.
Pero dentro de una dignidad y de un orden.
Desde la justicia y el amparo.
Desde el respeto a todo el mundo, y no se puede caer en el error de dar pena, o darles una limosna como si fueran parias de la tierra.
Pero ciegos tampoco estamos, desde el concepto claro de que existe un tráfico sostenido por organizaciones que viven de ello y se lucran.
Tratando a las personas como mercancía y engañando a las personas como víctimas, que en Europa la vida es de color de rosa.
Y una vez aquí se les atiende porque existen leyes y organizaciones sociales que aparan a la gente.
Pero la realidad es que se les ve a muchos de los venidos pidiendo por las calles sin sustento ni amparo.
Abandonados por quienes les trajeron desde sus países.
Donde sistemas dictatoriales no atiende las demandas sociales de cultura y de progreso como ven que existe en Europa y en otros países del primer mundo.
Por esa falsa idea de ayuda.
No se puede acoger en Europa a los cientos de millones que intentan pasar las fronteras para encontrar lo que no tienen en sus paises .

Que comentario tan xenofobo y racista veo aquí, no te has puesto a pensar por un momento que esas personas son victimas del sistema que te hace sentir muy cómodo he invadido. No ves que son seres humanos igual que tu, bueno ni tan igual porque seguro ellos no te odiaran tanto como tu los odias a ellos. Claro tu tuvisteis la suerte de nacer en Europa y por eso siente que eres mejor persona. Pues te digo que esa casa que tienes y en la tan cómodo te sientes esta fabricada con las miserias des estas personas, que tu existes y disfrutas de la vida gracias a ellos, a los que deambulan.

Analizar la realidad de la emigración masiva de personas desde los países en vías de desarrollo, a los países del primer mundo, exige un acto de cordura y de honestidad con la realidad que nos obligue a ser ecuánimes.
Con quienes se desplazan y con quienes acogen y propician los servicios de acogida.
Porque todo el mundo somos personas, pero entre las dos realidades ocurren una serie de factores, que no se pueden despreciar.
A la hora de pagar el gasto.
Las fronteras son las demarcaciones que separan estados y administraciones, con leyes y organizaciones sociales que se sustentan a base de pagar el funcionamiento con los impuestos de la gente nativa.
De tal manera que las leyes están hechas a la altura de la sociedad que las promulga.
Y quienes llegan buscando una solución para sus vidas, se presentan sin ningún control personal o sanitario, ni solicitud de acogida.
Sino que se intenta entrar por la fuerza.
O a escondidas.
Sin documentación ni aval, que garantice los mínimos imprescindibles para equipararse con quienes están en los países receptores.
No son razones de emergencia por razón de cataclismos naturales, son razones personales en otro territorio de mejora individual que buscando una salida, se prefiere asaltar una frontera y entrar en otro país.
Por la fuerza.
Eso es cosa que nunca se ha visto como se ve ahora.
Como si se huyera de la peste, buscando otros horizontes como a la estampida.
Eso no es legal, ni es de sentido común ni es humanitario, eso es lisa y llanamente acoso a quienes están en su casa tranquilamente y le entran por las ventanas a la fuerza sin ni siquiera llamar a la puerta.
Por las bravas.
Sin control ni ordenamiento de ninguna clase, forzando a compartir lo que se tiene una vez dentro.
Se piden las soluciones que se espera recibir en plan igualitario.
Una cosa es el ser solidarios con los demás y tratar de ayudar con colaboraciones, y otra bien distinto es asumir sin ninguna obligación el tener que resolver la vida de quienes en sus países no quieren luchar por mejorar su situación social.
Prefiriendo saltar una frontera a la fuerza huyendo de las penurias y la falta de oportunidades.
Igual que tenemos en España.
Pero aquí no asaltamos fronteras y nos colamos en otros países sin documentación como si fuéramos un rebaño a la estampida.
Eso no son procedimientos en pleno siglo XXl para resolver las carencias sociales en los países de origen.
Han de haber otras formas y otras soluciones.

E horabuena a Jose Palazón por ponernos delante del espejo a ver si nos morimos de vergüenza. Aparentemente son unos pocos jugando al golf mientras unos desesperados solo aspiran a vivir. Pero en realidad hay tantos como hojas de cesped confundidos en la masa sin hacer NADA por nadie

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal