Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Grito de los pobres, grito de la tierra

Por: | 23 de junio de 2015

Esta entrada ha sido escrita por Daniel Izuzquiza, jesuita, químico, teólogo y activista social, director de entreParéntesis (@entre_P) y de Razón y Fe.

  Laudato_si_reuters

El pasado jueves, el papa Francisco hizo pública su encíclica Laudato Si’, dedicada al “cuidado de nuestra casa común”. Es la primera carta encíclica que está dirigida no a los fieles católicos, sino a todas las personas del globo. Su impacto ha sido notorio, suscitando bastantes elogios y algunas críticas. En otro lugar hemos ofrecido ya algunas claves de lectura , por lo que aquí nos vamos a centrar sólo en un aspecto nuclear, el que directamente corresponde a este blog: ¿qué ideas irreverentes (o reverentes) contra la pobreza encontramos en este documento?

En primer lugar, el Papa asume claramente la óptica de las poblaciones empobrecidas a la hora de analizar la cuestión ecológica. No habla desde la situación acomodada de los países del Norte, ni desde los intereses económicos de las corporaciones mercantiles, ni desde las élites extractivas, ni desde los titubeos de los gobernantes…  El punto de partida, para el papa Francisco, es “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (LS 49) para descubrir así que “entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devasta­da tierra”, que también gime (LS 2). De este modo, cuando habla de la contaminación (LS 20), del calentamiento global (LS 23 y 51), de los migrantes y refugiados medioambientales (LS 25), del acceso al agua potable (LS 28 y siguientes) o de la biodiversidad (LS 145), por poner sólo unos cuantos ejemplos, se fija muy especialmente en “las consecuencias dramáticas de la degradación am­biental en las vidas de los más pobres del mundo” (LS 13). Y añade esta advertencia: “no imaginemos solamente a los pobres del futuro, basta que recordemos a los pobres de hoy” (LS 162). Hasta aquí, en síntesis, lo que Laudato Si’ destaca para detectar los efectos o consecuencias de la crisis socio-ecológica.

Pero, ¿qué dice el Papa acerca de las causas de esta crisis? También a la hora de interpretar la realidad, la encíclica parte de “la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta” (LS16) y habla con claridad de la “inequidad planetaria” (LS 48), ya que “la inequidad no afecta sólo a individuos, sino a países enteros, y obliga a pensar en una ética de las relaciones internacionales” (LS 51). Por eso, Francisco denuncia con claridad y vigor que el paradigma tecnocrático, la idolatría del mercado y la cultura del descarte impiden “encontrar caminos adecuados para resolver los problemas más com­plejos del mundo actual, sobre todo del ambiente y de los pobres, que no se pueden abordar desde una sola mirada o desde un solo tipo de intereses” (LS 110). El Papa está convencido que “no hay dos crisis sepa­radas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la digni­dad a los excluidos y simultáneamente para cui­dar la naturaleza” (LS 139). Si la crisis es integral, también la salida deber ser integral.

Por esto mismo, a la hora de proponer soluciones, el papa Francisco insiste en que “los países pobres necesitan tener como prioridad la erradicación de la miseria y el desa­rrollo social de sus habitantes” (LS 172) y, sólo desde ahí, luchar contra la corrupción, el sobreconsumo de sus élites y la contaminación en la producción de energía. Apelar al “bien común se convierte inmediatamente, como lógica e ineludible consecuencia, en un llamado a la solidaridad y en una opción preferencial por los más pobres” (LS 158). En el contexto de la lucha contra el cambio climático, el Papa se muestra decepcionado ante el fracaso de las Cumbres mundiales sobre el medio ambiente, critica las propuestas que “buscan la internacionali­zación de los costos ambientales” pues supondría agravar la inequidad, imponiendo cargas desproporcionadas a los países más pobres (LS 170) y se muestra escéptico ante los “bonos de carbono”, que pueden abrir una nueva forma de especulación (LS 171). En sentido positivo, reconoce que “es encomiable la ecología humana que pueden desarrollar los pobres en medio de tantas limita­ciones”, intentando humanizar su ambiente hasta el punto de que “cualquier lugar deja de ser un infierno y se convierte en el con­texto de una vida digna” (LS 148).

Después de este triple movimiento de análisis, interpretación y propuesta (el clásico ver-juzgar-actuar), es evidente que los retos que tenemos ante nosotros son inmensos, urgentes y vitales. Podemos sentir que nos desbordan, cayendo en el escepticismo o la impotencia. Pero el Papa recuerda que “un cambio en los estilos de vida podría llegar a ejercer una sana presión sobre los que tienen poder político, económico y social” (LS 206) dado que “el amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor” (LS 231). La ecología integral pide una conversión interior y comunitaria, quepasa por el cultivo de la espiritualidad, la integración personal y el redescubrimiento de la propia valía: “a cada persona de este mundo le pido que no olvide esa dignidad suya que nadie tiene derecho a quitarle” (LS 205). Pobres o ricos. En el Norte o en el Sur.

Hay 3 Comentarios

El tema es complejo. En efecto, una sociedad fundada en la explotación humana de esclavizar al trabajador y en la avaricia de los explotadores conduce, no solo a los desajustes sociales sino también a los desajustes ecológicos. Una agricultura y una ganadería manipuladas por los grandes intereses económicos y políticos, poniendo a la Ciencia al servicio de los mangantes, llevan a todo el Planeta a la destrucción total. Tal es el camino trazado por los dinosaurios humanos... que darán lugar a otros con menos rapacidad.

Hay que aplaudir al Papa Francisco al pasar el aviso a las jerarquías del mundo, de que por este camino la humanidad no llegará muy lejos.
Pues se está estropeando lo más importante, que no es el plato, sino lo que se pone dentro.
La comodidad desde la que se construye la economía mundial, que se basa en asegurar las ganancias a toda costa, es el resorte que impide pensar de lleno en las políticas de justicia social de las mayorías.
Las grandes bolsas de población empobrecida son la consecuencia de esa forma de mirar a la gente desde los mercados, fijando los precios a conciencia.
Desde el reparto de las ganancias.
Y el clima del planeta no está al margen, sufriendo los daños colaterales de la contaminación del aire, del agua y de la tierra.
Produciendo gases, que como los venenos se están empapando en la tierra y en todos los seres vivos.
Deteriorando el patrón del que todo el mundo venimos hasta convertirnos en bichos raros, que se seguirán deteriorando a base de consumir veneno.
Olvidando ese otro submundo invisible que nos recubre de bacterias que parece que no tienen nada que decir.
Comiendo, bebiendo o respirando.
Sin poder escapar a ningún sitio, pagando a nivel global las consecuencias.
De la avaricia descontrolada, desde el concepto de que se puede revertir el desorden.
De un día para otro.
Cuando la señal de tráfico apunta el sentido de la marcha que hemos de llevar los seres humanos, desde la época de las cavernas.
Progresando como personas en decencia y honorabilidad.

Huele a Jesuitas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal