Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Las fronteras de la caridad cristiana

Por: | 17 de mayo de 2016

Captura de pantalla 2016-05-16 a las 19.25.53Jorge Fernández Díaz: más Vírgenes condecoradas que refugiados admitidos. Foto: EL PAÍS/ULY MARTIN. 

Desde que la crisis de refugiados dinamitara definitivamente la utopía europea, los líderes que se han distinguido con una posición unívoca y constante en defensa de los derechos de las víctimas se cuentan con los dedos de una mano. El Papa Francisco es uno de ellos. Su gesto más reciente es el discurso pronunciado con motivo de la aceptación del premio Carlomagno que se concede a personalidades en el ámbito europeo. Ante los inanes responsables de las tres instituciones que han protagonizado la derrota legal y ética de Europa, Francisco denunció a un continente “cansado y envejecido” cuyos ideales “parecen haber perdido fuerza de atracción”

La contundencia del Papa solo es comparable a la de otros líderes que han hecho bandera de su catolicismo, como el ministro Jorge Fernández Díaz y sus altos cargos. Pocos días después de la denuncia de Francisco ante las instituciones europeas, el Ministerio del Interior condecoraba a ocho guardias civiles absueltos por un juez tras propinar una monumental paliza a un inmigrante subsahariano en la valla de Melilla y devolverle 'en caliente' a Marruecos amparados por la ingeniería legal del Partido Popular (ver vídeo). El ministro ha lamentado el "penoso incidente" sufrido por los guardias civiles, pero su caridad evangélica no se ha extendido al inmigrante que había sido depositado inconsciente al otro lado de la valla. En ocasiones, el delicado equilibrio entre los principios morales y la obediencia debida se distorsiona de forma obscena.

 

Los altos cargos de Interior no son los únicos católicos que anteponen la ley mordaza a la ley de Dios. Afortunadamente, el Papa no está solo en su batalla. Numerosas organizaciones religiosas, dentro y fuera de la Iglesia católica, protagonizan una contestación silenciosa pero firme a esta locura colectiva, a menudo con escaso apoyo público de las autoridades eclesiásticas. Un buen amigo jesuita me recordaba hace unos días la lógica simple de Francisco cuando alguien le recomendó ‘cuidarse’ frente a los riesgos que estaba asumiendo: “no estamos aquí para cuidarnos, sino para cuidar”. Cuidar ofreciendo apoyo legal, exigiendo el acceso a derechos básicos o, sencillamente, prestándose a acoger y acompañar a personas que lo han arriesgado o perdido todo para llegar hasta aquí. Es el trabajo que se desarrolla en las trincheras de la justicia social, donde muy pocos quieren enfangarse y donde sobra la ambigüedad vaticana que caracteriza, por ejemplo, a los partidos socialdemócratas. La actitud del Papa en este asunto recuerda mucho a la que inspiró a Pedro Arrupe en 1980, cuando creó el Servicio Jesuita a Refugiados, impactado por la tragedia de los balseros vietnamitas

Somos unos cuantos quienes hemos decidido vivir nuestra fe en el extrarradio de la Iglesia, hartos de disgustos y contradicciones. No sé si habrá posibilidad de volver al redil, pero, si existe, Francisco ofrece buenas razones. No resulta difícil imaginar a quién elegiría Jesús hoy día para compartir cena, si al inmigrante apaleado o al Ministro del Interior.

ACTUALIZACIÓN A LAS 15h: Después de la publicación de esta entrada hemos sabido que la condecoración a los guardias civiles que propinaron la paliza al inmigrante no es una, sino dos. La Ciudad de Melilla y la Delegación del Gobierno se han unido al entusiasmo del Ministerio con la concesión de la Orden del Mérito Civil. En palabras de Juan José Imbroda, Presidente de Melilla, "se ha hecho Justicia con mayúsculas, que es la que hay que hacer". Este asunto era inmoral desde el principio, pero la impudicia de las instituciones públicas lo ha convertido en obsceno. 

Hay 1 Comentarios

Recomiendo al respecto, estas declaraciones del Obispo de Tánger, monseñor Agrelo:
"Me repugna que se apalee a nadie. Me asombra y me sobrecoge que un Ministro del Gobierno de España condecore a quienes golpean -con razón o sin ella- a personas indefensas. Me indigna que en la televisión de la Conferencia Episcopal Española se exalte a quienes apalean a emigrantes, y se dé a entender que los apaleados son agresores violentos, números sin derechos, como si todo lo que se les debe fuesen los golpes que se les dan. Me pregunto si es eso lo que piensan los obispos que pagan a quienes eso dicen"

http://www.periodistadigital.com/religion/solidaridad/2016/05/14/agrelo-religion-iglesia-solidaridad-13tv-valla-melilla-condecoracion-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal