Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Rescatando el contrato social (1)

Por: | 09 de septiembre de 2016

Rato1"Cheers!". Fuente: Hufftington Post.

El 20% más próspero de los españoles acumula una riqueza que multiplica por siete la del 20% más pobre. Cuatro de cada diez jóvenes menores de 30 años está desempleado y uno de cada cinco de los que tienen empleo sigue atrapado en la exclusión social. Los hijos se han convertido en un factor de riesgo para las familias más vulnerables y los indicadores de desigualdad de ingreso, educación y satisfacción vital en la infancia han empeorado de forma alarmante a lo largo de la crisis. Los mecanismos de lo que se conoce como ‘transmisión intergeneracional de la pobreza’ condenarán a los hijos de muchos de los que ahora han quedado atrás, consolidando en España un modelo de 'ascensor social roto'.

Son datos de la OCDE, Eurostat, UNICEF y Caritas, no del círculo de Podemos de Lavapiés. Los economistas más críticos y los organismos internacionales más ortodoxos llevan años advirtiéndonos sobre el doble riesgo de la excesiva inequidad: el golpe para los directamente afectados y las costosas consecuencias para el conjunto de la sociedad, como la pérdida de productividad, la desafección democrática o la caída de la natalidad. De acuerdo con una encuesta realizada por Metroscopia a principios de este verano, la fractura de la desigualdad social es un hecho cierto para nueve de cada diez españoles, la gran mayoría de los cuáles se teme que tenemos problema para largo.

Si todo el mundo parece haberse dado cuenta, ¿por qué ignoran esta situación quienes tienen la responsabilidad de corregirla?

No es que no hablen de ello, entiéndanme bien. La palabra ‘igualdad’ fue repetida de manera recurrente por los líderes políticos durante la reciente sesión de investidura. Pero casi siempre en referencia al conflicto territorial. El problema es cuando no le puedes endilgar la responsabilidad a alguien más. La convergencia de ingreso entre comunidades autónomas sigue siendo un reto para la vertebración social de España, pero, como muestra el gráfico adjunto (elaborado a partir del informe de A. Jurado y J. Pérez para la Fundación FOESSA), la equidad bien entendida empieza por uno mismo: la desigualdad de renta (medida de acuerdo al índice de Gini) creció en todas las comunidades autónomas entre 2008 y 2012, y en diez de ellas lo hizo por encima del 10%. La práctica totalidad de esta lista corresponde a gobiernos socialistas y populares, dos partidos que han convertido la “igualdad” en uno de los obstáculos insalvables en un posible diálogo con Cataluña. El ogro nacionalista catalán estará rompiendo España con su insolidaridad, pero en el patio de sus casas los demás actúan de forma sospechosamente parecida.

Captura de pantalla 2016-09-08 a las 23.35.44

España ya padece una fractura social. La cuestión ahora es si esta brecha se ha abierto de forma permanente. Y la respuesta a esa pregunta dependerá de la adopción de medidas ambiciosas en ámbitos como la vulnerabilidad de las familias con hijos, la precariedad laboral y la transmisión intergeneracional de la pobreza. Algunas son políticas costosas cuya aplicación exigirá la responsabilidad fiscal de partidos como el PSOE y, sobre todo, Podemos, que con una tarjeta de crédito en la mano tiene más peligro que un mono con un revólver. Pero incluso con pequeños incrementos presupuestarios y una reorientación del gasto (consulten el revelador libro de F. Goerlich sobre políticas redistributivas, publicado recientemente por la Fundación BBVA) se pueden sentar las bases de reformas estructurales, algo que el PP y Ciudadanos han ignorado en un acuerdo cuyas propuestas de política social fueron pergeñadas en un salón parroquial. 

El manido ‘espíritu de la Transición’ fue un contrato social tanto como uno político, y de aquel acuerdo quedó, por ejemplo, un sistema de pensiones que ha demostrado durante esta crisis su eficacia como red de protección frente a la pobreza. Cualquier compromiso político para los próximos años debe contemplar esta perspectiva, que va mucho allá de las legítimas diferencias ideológicas.

[Estos argumentos fueron presentados en el seminario El pulso de España II, organizado por Metroscopia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. La segunda parte de esta entrada se centrará en cinco medidas que pueden ayudar a impulsar y consolidar el contrato social.]

Hay 2 Comentarios

Lo que hay que hacer es poner una mayor atención en las políticas sociales gracias a las cuales alcanzaremos el supuesto estado del bienestar.

Hola, amigos. La manera de rescatar el contrato social es transformándolo en un contrato más justo. Es curioso que el aumento de la pobreza en España sea directacmente proporcional al crecimiento del número de ricos. Siempre se ha sabido, pero ambos hechos están directamenta enlazados y no son casualmente coincidentes. Son causalmente coincidentes. Miren la cara de ese triunfante caradura de la foto: brinda porque ha llegado donde llegó gracias a los muchos cadáverers econòmicos que quedaron sembrados por el camino. Y así todos y cada uno de los ricos de España: lo son porque han empobrecido a los demás. Ese es el sistema que tenemos y creo que nadie ha sido capaz de cambiarlo. ¿Lo habrá en el futuro? Lo dudo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal