Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

En el Día del Cooperante: una mirada a los pequeños

Por: | 08 de septiembre de 2016

Por María José Agejas, Periodista, Oxfam Intermón

DSC01518 pb

Un menor no acompañado en un centro de Sicilia (Italia). Imagen de Luigi Baldelli /Oxfam.

Los de República Centroafricana son más pequeños y tienen cerca a sus padres. Cuando pienso en ellos pienso en sus ropas hechas jirones, su afán por darme la mano, su gran sonrisa… Pequeñas nubes de niños expulsados de sus hogares por la violencia se movían a mi alrededor durante mis visitas a los campos de desplazados, luchando día a día para contradecir a las estadísticas, según las cuales la mortalidad infantil en ese país es de las más altas del mundo.

En los seis meses que pasé en Bangui conocí toda clase de sufrimiento infantil: niños soldado, niñas abusadas, niños acusados de brujería y linchados por ello hasta la muerte, niños durmiendo en la calle despreciados por todos, y cientos de miles de niños y niñas desplazados por el conflicto interno. Estos últimos viven en campos, totalmente desatendidos por un estado que tampoco tiene la capacidad para ello, y con las agencias de la ONU y las ONG como único apoyo. Un apoyo que, por problemas de financiación, no logra cubrir las necesidades más básicas.

Y resulta que vuelvo desde uno de los países más pobres del mundo a la Europa del siglo XXI, y me encuentro con que los menores refugiados tienen que rebuscar en la basura para encontrar ropa, que las niñas corren el riesgo de ser víctimas de la trata, que en los centros de acogida no hay programas de escolarización o que miles de ellos están desaparecidos, han huido de los centros de recepción donde muchas veces están detenidos de facto y se han vuelto invisibles para una sociedad que no quiere verlos, así que todo cuadra.  

Los datos del reciente informe de Oxfam sobre menores no acompañados en Italia demuestran la pequeñez ética de Europa y cómo la defensa de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario se ejerce un poco al estilo de la caridad hipócrita de la que nos hablaban antaño en el colegio: empieza por uno mismo (y termina también, por lo que se ve).

¿Es posible que seamos incapaces de atender debidamente a los 11.797 menores que han llegado a Italia sin la compañía de una persona adulta en el primer semestre del año? Pues resulta que sí. El informe enumera una larga serie de grietas en el sistema de acogida de estas víctimas de la guerra y la desigualdad: faltos de espacio, los ayuntamientos responsables de atenderlos los mantienen en centros de primera acogida en los que sólo deberían estar dos o tres días Sólo se les da, por tanto, una muda de ropa. “Salíamos por la noche a buscar en la basura ropas que pudiéramos ponernos. Nunca pensé que tendría que hacer algo así”, cuenta uno de ellos. Sin escolarizar, sin poder comunicarse con sus familiares,  sin un tutor legal, muchos huyen de los centros, tratando de encontrar a su familia en otros puntos de Europa o de buscarse la vida en las calles.

Solos, con frío o calor, quizá con hambre, arrastrando quién sabe qué traumas por la violencia o la pobreza sufridas, sin nadie a quien abrazar. Como juguetes rotos a los que nadie presta ya atención. Así se encuentran miles de menores por la incapacidad de reacción de nuestros gobiernos. ¿Qué valores pretenderán defender de ahora en adelante nuestros líderes? ¿A quién le vamos a dar lecciones o exigir compromisos en materia de derechos humanos? ¿Cómo pediremos a otros que respeten los Acuerdos de Ginebra, que incluyen normas obligatorias de acogida a los refugiados, y que son la base de la legislación humanitaria de los conflictos del mundo?

Responsables e irresponsables

Por: | 07 de septiembre de 2016

Por Belén de la Banda @bdelabanda, periodista.

00 tilvas ngozi tax justice together

La 'vuelta al cole' está resultando este año especialmente dura. Siguiendo, a ratos de cerca y otros de lejos, las negociaciones parlamentarias, de investidura, o encaminadas futurible o hipotéticamente a formar un Gobierno que ya se demora demasiados meses en nuestro país, no puedo evitar pensar en qué manos estamos. Y me preocupa mucho que no veo en el discurso de ninguno de estos líderes - me refiero a los que suben a la tribuna parlamentaria, se reúnen entre ellos o convocan a los medios para ir dosificando las decepciones- una muestra suficiente de responsabilidad sobre lo que tienen entre manos, que son las necesidades básicas de una ciudadanía cada vez más agotada y escéptica.

La responsabilidad, al contrario de lo que se ha repetido tanto estas últimas semanas, no debería estar solo en hacer lo mínimo para constituir un Gobierno, aunque sería muy de agradecer dado que ya hemos votado un par de veces para animarles a la tarea. No debería estar sólo en reformular sus propuestas, que cada vez suenan más descafeinadas, para ajustarlas a lo que los otros estarían dispuestos a ceder.

La responsabilidad debería centrarse de forma sencilla y contundente en asegurar los servicios básicos vitales para quienes se enfrentan al sufrimiento, la precariedad, la pobreza, o quienes huyen del terror. No hay futuro sin ellos. Sería un programa de gobierno o un texto de acuerdo que la mayoría de la sociedad respaldaría, y que los otros grupos políticos no se atreverían a ridiculizar. 

Seguir leyendo »

Captura de pantalla 2016-09-05 a las 20.56.06"Sana, tal vez. Sencilla, nunca". (Campaña de vacunación de desplazados en Irak. Foto: Peter Biro/ECHO)

Ha sido un verano largo y reparador, que buena falta nos hacía. Pero 3.500 Millones está de vuelta y nada mejor para una rentrée que la 15ª selección semanal de Noticias que nos rompen, elaborada por nuestros colegas de la Fundación porCausa (gracias a Elena Cabrera por las noticias de esta semana). El avispado lector se habrá dado cuenta de que nos hemos saltado la selección 14, pero eso es solo porque en las playas nudistas no hay ni wifi ni bolsillo. Pueden consultarla en el repositorio de storify de porCausa.

Al tajo: mientras usted y yo descansábamos, la crisis de Europa a la que tienen que hacer frente los refugiados ha seguido dando muestras de vitalidad. Medios de  todo el continente (El Mundo, The Guardian, eldiario, Efe) siguen impidiendo que olvidemos la vergüenza de nuestro tiempo. Las historias que recogemos esta semana nos llevan a Calais, Turquía o Hungría, escenarios diferentes de una misma batalla.

También hemos pegado el salto a México, un alumno aventajado de las políticas migratorias del Norte que ahora se ha decidido a cortar la vía de acceso a través del tren conocido como la Bestia (la historia es del imprescindible Animal Político). Si les interesa conocer más acerca de este drama humanitario sobre raíles, no dejen de asomarse al libro que escribió en su momento el salvadoreño Óscar Martínez, de elfaro.net.

Seguir leyendo »

Los retos de una paz duradera en Colombia

Por: | 24 de agosto de 2016

Por Thomas Mortensen, Coordinador de InspirAction en Colombia.

Colombia-paramilitares

Foto: Christian Aid/Paul Hackett

No me atrevo a llamar paz al futuro que se avecina porque aún falta el desarme del ELN, la desactivación integral del paramilitarismo, así como el combate y la reducción del crimen organizado en Colombia, pero desde luego los acuerdos de paz abren esperanzas respecto a cambios estructurales en el país” señala Claudia Julieta Duque, corresponsal en Colombia de la emisora radial por Internet de derechos humanos Radio Nizkor.

Tanto Claudia, a la que apoyamos a través de su socia local Brigadas Internacionales de paz Colombia, como muchas otras defensoras de los derechos humanos en el país y víctimas del conflicto saben que, a pesar del entusiasmo que estos días se apodera de Colombia, queda mucho camino por recorrer aunque tienen claro su firme compromiso con el Acuerdo de Paz. También son conscientes de que si el proceso fracasara podrían pasar muchos años hasta que la sociedad colombiana estuviese preparada para un nuevo intento y mientras tanto podría haber millones de nuevas víctimas.

Seguir leyendo »

Por Elena Cabrera (@elenac), de la Fundación porCausa (@porcausaorg).

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.41.45

Recordarán de episodios anteriores de este Storify los escalofriantes testimonios recogidos en el campo de detención de la isla-Estado de Nauru, filtrados al diario The Guardian. Imposibles de olvidar los acosos y abusos a las niñas, los cuales les hacían desear la muerte.

Junto a Nauru, Manus es el otro campo de refugiados que Australia mantiene más allá de su frontera. Nos hubiera gustado decirles que el reportaje ha provocado el desmontaje de estas instalaciones inhumanas pero la respuesta del Gobierno australiano, junto al de Papua Nueva Guinea, ha sido el anuncio del cierre del otro campo, el de Manus. No han dicho cuando. No han dicho qué harán con los 854 hombres que viven allí. No han dicho nada más. Pero el periodista refugiado iraní Behrouz Bboochani, quien lleva allí más de tres años, dice que, ahí dentro, nadie acaba de creérselo; no es la primera vez que una noticia imprecisa les asalta.

Mientras tanto, en Europa, más de lo mismo: cierre de las fronteras a cal y canto. Frontex, la agencia de la Unión Europea que vigila y controla los bordes exteriores de la Unión, envía a Bulgaria 100 agentes de refuerzo para un único puesto fronterizo, el que limita con Macedonia. Pero en realidad Bulgaria había solicitado 200. Al país le preocupa el incremento del flujo de migrantes que llegan desde Turquía y Serbia. Se lo escuchamos en A Vivir Que Son Dos Días a José Antonio Bastos, presidente de Médicos Sin Fronteras: “Europa torpedea constantemente el derecho de asilo y refugio”.

Seguir leyendo »

Esta entrada ha sido escrita por Elena Cabrera (@elenac), de la Fundación porCausa (@porcausaorg).

OES_31282_,-scrSan Juan de Miraflores en Lima (Perú). Pablo Tosco/Oxfam Intermón.

Si hay una noticia que nos ha roto doblemente esta semana, ha sido la filtración de documentos al diario The Guardian desde una fuente relacionada con la supervisión de la vida en uno de los centros de internamiento de extranjeros que tiene Australia fuera de su territorio.

Y decimos doblemente porque no solo son espeluznantes los informes sobre violencia, acoso y abuso a adultos y, sobre todo, a menores en el campamento de Nauru sino porque hemos podido constatar que, a pesar de la gravedad de la noticia y de la relevancia internacional del medio que la publica, ha pasado totalmente desapercibida en España. Una vez más, lo que ocurre lejos nos importa menos.

Seguir leyendo »

Esta entrada ha sido escrita por Elena Cabrera (@elenac), de @porCausaorg.

Michela

Michela Wrong, autora del fascinante libro "No lo hice por ti".

Nuestra aportación a la lucha contra ‘infoxicación’ es un esfuerzo semanal por construir un relato que si bien no es del todo coherente, al menos es un hilo de conductor, un cabo narrativo, para ayudar a entender el mundo en el que vivimos.

Si ustedes se preguntan qué es la ‘infoxicación’, les diremos que, si disponen de conexión a Internet las 24 horas del día, probablemente vivan acosados por ella sin saber cómo llamarla. Vivir infoxicados es someterse al impacto de la información de todo tipo —valiosa o estúpida— con un peso y una velocidad que, les aseguramos, el cuerpo humano es incapaz de digerir con inteligencia. La consecuencia inevitable es la bulimia informativa. Y hay que luchar contra ello.

Utilicen ustedes las vacaciones, si es que las tienen, o, en cualquier caso, la ralentización propia de los meses de verano, para reflexionar no solo sobre los temas que de verdad importan sino también sobre la necesidad de someterse al bombardeo de información y comunicación que nos llega al cerebro por múltiples canales: desde los grupos de WhatsApp hasta los muros de Facebook pasando por los titulares del Telediario.

Volviendo a lo nuestro, cada viernes reunimos en un Storify las historias que creemos merecen la pena atender. Quizá —nadie está a salvo— estamos ‘infoxicando’ también nosotros. Trabajamos por lo contrario. Decidan ustedes, con su mejor criterio estival, si merece la pena hacer clic.

Seguir leyendo »

  Captura de pantalla 2016-07-29 a las 10.05.11Globos para Eid, refugiado afgano en Paquistán. La fotografía es de Muhammed Muheisen.

Termina el mes y no vamos a dejarles a ustedes sin el storify semanal con algunas de las noticias que nos rompen, realizado junto con Yuly Jara de porCausa. En esta ocasión abrimos con un reportaje fotográfico de The New York Times en el que cuenta la lucha de los padres de los 43 estudiantes de Iguala (México) desaparecidos en septiembre de 2014 por encontrar a sus hijos. Las imágenes muestran un aluvión de rabia, empeño y ternura que bien puede reflejar lo que siente el conjunto del país. "Vivos se los llevaron, con vida los queremos".

El contrapunto lo ofrece Senegal, donde un puñado de mujeres estudiantes de programación han desarrollado una aplicación para identificar lotes de terreno disponibles para la compra en el país (The Guardian). Considerando el contexto, la iniciativa es revolucionaria por partida triple: lideran las mujeres, lo hacen en un sector económico de vanguardia tecnológica y contribuyen a desatascar el atávico problema de acceso a la tierra en Senegal. Bravo.

Seguir leyendo »

¿Debemos arrepentirnos de los ODS?

Por: | 28 de julio de 2016

Captura de pantalla 2016-07-27 a las 14.41.07La verbena de los ODS, en Technicolor. Foto: ONU.

[Esta entrada se publica simultáneamente en el blog Health is Global del Instituto de Salud Global de Barcelona.]

Cuando ya ha pasado casi un año desde que la comunidad internacional enterrase los Objetivos del Milenio y diese el pistoletazo de salida a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), uno empieza a preguntarse si todo esto acabará en algo más que un festival retórico. A menos que se tomen medidas urgentes para aterrizar los compromisos, la idea de reemplazar un puñado de objetivos limitados pero relevantes, comprensibles y realizables por esta suerte de self-service del desarrollo sin obligaciones inmediatas podría tener consecuencias para millones de personas.

Consideren el caso de la salud. La agenda de los ODM estaba centrada en una serie de metas vinculadas casi de forma exclusiva a la salud reproductiva y materno-infantil, la desnutrición y las enfermedades infecciosas. Tal vez era una lista de prioridades limitada, sí, pero ¿poco ambiciosa? Eso habría que preguntárselo a los 6 millones de niños cuyas vidas son salvadas cada año como consecuencia de las decisiones derivadas de esta agenda. Globalmente son 17.000 muertos menos cada día que en 1990 y un avance tectónico en regiones como América Latina y Asia del Este.

Seguir leyendo »

Captura de pantalla 2016-07-21 a las 19.53.39Foto: Santi Carneri/Univision Noticias.

[Yuly Jara y Dani Martínez, de porCausa, han recogido estas noticias que no nos dejan fríos.]

Nuestro storify de esta semana comienza con un deja vú: en medio de una monumental crisis social y política, una pequeña economía latinoamericana se enfrenta al impago de su deuda y el FMI recomienda... subir el IVA y reducir el gasto. Olviden las lecciones de los últimos 30 años. Vuelve la economía vintage.

Tampoco ha cambiado nada en el negocio del acaparamiento de tierras. Dos historias crudas y recientes de Univision/Desigualdad (sobre el Chaco paraguayo) y OM Colectivo (sobre la selva peruana) explican lo que ocurre cuando algunas empresas extractivas se encaraman a las fuerzas de seguridad locales para coger lo que quieren. Las imágenes duelen.

En nuestra sección habitual de Políticas Migratorias Canallas, esta semana destaca de nuevo Mr. Trump, el mejor tupé de Manhattan y azote de irregulares gorrones. En respuesta a su feliz idea, un par de artistas ha comenzado a completar el muro con México y endosarle la factura al vecino del Sur (The New York Times). También elevamos la sofisticación de nuestra gacetilla con una pieza en italiano sobre refugiados sirios, de la mano de la imprescindible referencia Open Migration (que publica parte de su material en inglés). Finalmente, The Guardian se hace una pregunta poco habitual: ¿qué ocurre cuando los refugiados retornan? Alguien en la UE debería leerlo.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal